El miedo a la libertad o cuánto cuesta ser sincero con uno mismo

Este post no (sólo) va de infidelidad (lo digo por la pregunta que aparece en la imagen superior y los llamativos resultados que arroja), más bien pretende ocuparse de lo que anuncia el título, pero antes, por favor, detente un momento, el necesario para plantearte el tema: ¿Serías infiel si supieras que tu pareja jamás se iba a enterar? No me negarás que la cuestión, planteada así, es de lo más interesante. Por favor, no te escaquees, justifiques, te indignes por mi osadía o te cuentes un cuento. Haz, mejor, un esfuerzo de sinceridad. Nadie -salvo que tú decidas lo contrario- se va a enterar de tu respuesta, o sea que sé sincera/o contigo misma/o.

Cuando, hace un par de días, ví esa “estadística” (estadounidense, pero no me extrañaría que traspolable a cualquier parte), pensé que quienes respondieron “no” debían pertenecer a una de estas categorías: estaban en la fase de enamoramiento y por eso no tenían ojos para nadie más (todo llegará) o eran asexuales o mantenían relaciones abiertas y por lo tanto no problem o mentían o… ¡ya lo estaban haciendo y les traía al pairo el riesgo! Una vez superado el momento risa pillina (mi mente ¿retorcida? me divierte mucho) la preguntita de marras me hizo pensar en la falta de sinceridad (con nosotros mismos) sobre la que muchos construimos nuestra sexualidad.

Siempre he pensado que “El miedo a la libertad” es un temazo… aparte de uno de los mejores títulos que se ha podido dar a un libro (me refiero a la obra de Erich Fromm). Qué gran verdad. Y llevándolo al terreno de este blog, ¡cuánto miedo solemos tener a reconocer nuestros deseos sexuales! Y, ojo, no solo hablo de nuestros posibles deseos de compartirnos con otro, me refiero también a muchos otros tan o más difíciles de confesar, como, por ejemplo, las ganas de someter o ser sometidos (la de emails que recibí a raíz del post Fantasías de violencia, excitación y culpa) o de adentrarse en prácticas sexuales poco convencionales. Tanto miedo que, a veces, ni nos los revelamos a nosotros mismos.

¿Cuántas cosas no reconocemos y, peor aún, NO nos reconocemos?
¿Cuánta vergüenza, miedo y/o culpa existe en cada uno de nosotros impidiendo que disfrutemos de la vida sexual con la que soñamos en nuestra cabeza (si es que, al menos, nos la permitimos ahí)?

Para acabar, no me resisto a subir esta imagen. ¿Existiría esta Audrey? Conste que es un montaje, pero me sirve para colocarle mi guinda a este post: nadie es lo que aparenta. Tal vez esta Audrey existió de puertas adentro, qué más da, no tenemos necesidad de saberlo. El problema es no saber qué deseamos nosotros.

¿Indagamos? Y, más importante todavía, ¿empezamos a darnos ciertos permisos?

Nota tras ver las primeros comentarios al post: OS RECUERDO que el tema que plantea NO es si seríamos o no infieles de saber que saldríamos “impunes” del lío, esa pregunta fue lo que gatilló que quisiera plantear aquí hasta qué punto somos sinceros con nosotros mismos y hasta qué punto somos capaces de afrontar/asumir nuestros deseos sexuales. Es decir, por favor, no os quedéis solo con esa interrogante planteada al principio… podéis contestarla y comentarla, pero que los árboles OS dejen ver el bosque.

143 respuestas a “El miedo a la libertad o cuánto cuesta ser sincero con uno mismo”

  1. inais dice:

    Ale Dios, ¿por qué llego tan tarde a lo que tanto me interesa en estos momentos?, 2012-2015..qué más dá; seguro que hemos evolucionado más..no he podido leérmelos todos pero me quedo con esto de Susana:
    “”Quién no pensó tiempo atrás que tomar un cafe con otro/a era ser infiel?””
    Ahora mismo, hoy mismo, en este preciso instante me debato conmigo misma en saber porque quiero tomar un café con un casado(mal avenido con su esposa, pero aún casado) y si yo, de verdad pienso que eso no es infidelidad.
    Sí, ¿quizás por que yo busco algo más? ¿quizás porque hace años cuando tenía pareja,seria,estable padre de familia cualquier acercamiento de este tipo me parecería un atrevimiento imperdonable?
    Pero, ¿cómo he podido evolucionar tanto en estos 3 últimos años y en especial desde que sigo este blog? y lo más importante, ¿hasta dónde quiero evolucionar?
    Si me soy sincera, el morbo que me produce saber que soy atractiva para este hombre, que nos miramos a escondidas y no tanto, que me lo monto en casa con su imagen que quiero hablarlo para entenderlo y de primeras, conocerlo…me sirve para no cerrar la puerta, siendo prudente y sabiendo que como me certifica mi amiga “M”, puedo salir escaldada..no seré yo quien cierre la puerta del todo, porque hoy me siento más valiente que nunca para enfrentarme a convencionalismos,costumbres y prohibidos…
    Si hemos avanzado tanto en otros temas, ¿porque no hacerlo en lo sexual?
    No aspiro más que a una primera cita, a no romper nada que no esté ya roto y a no exigir ni ser exigida que no es poco.
    De repente, me he quitado la venda de los ojos y ya no creo en el príncipe azul que tanto daño me ha hecho, ni siento la necesidad de decirle a nadie: “no me dejes nunca; no te vayas con nadie”(no sé llegado el caso seguría pensando lo mismo(ahora no tengo pareja)),pero eso en mi mente, ha cambiado;de repente, no quiero ver más allá que hoy, no quiero planes,ni veo futuros…de repente, me veo capaz de salir de cualquier situación por compleja que se me presente si hay que salir porque he perdido el miedo y aún a sabiendas de que quizás la otra persona no esté preparada para nada de lo que estoy barruntando en mi cabeza, no me importa seguir soñando con esa primera cita y lo demás que pueda o no suceder…porque me hace sentir viva!!
    Gracias por leerme igualmente

  2. anonimus dice:

    Realmente, si se me plantea esta pregunta años atras hubiera respondido claramente que no, pero hoy por hoy con mi trayectoria amorosa respondo POR SUPUESTO!! donde hay que firmar ????

    Una canita al aire, un polvazo una alegria pal cuerpo ¡claro que si! el sexo no lo es todo en la pareja.
    Hay miles de valores por delante de un encuentro carnal. Siempre que se quede ahí..y no confunda sentimientos.

  3. nube dice:

    yo sí soy infiel!!! y es por necesidad, eso hace incluso llevar mi matrimonio a flote.
    y esta infidelidad es algo no planteado, entró por una grieta abierta en mi matrimonio. espero solucionar esto y llegado el momento pueda hacer las cosas políticamente y socialmente “correctas”, por ahora sigo siendo infiel y felíz.

  4. Lana del Rey dice:

    Parece que desde que apareció Match Point, muchas personas, hombres y mujeres de mi entorno inmediato, han jugado a ser el protagonista de la película: infidelidad a la pareja, ésta no se entera, feliz de la vida con su amor, y mientras, amante al canto, que despecha cuando le interesa, tras falsas promesas de abandonar a su pareja… Y la pregunta es: ¿qué se pretende con ello? ¿Interés, egoismo, reafirmación de la propia seducción, placer y morbo…?

    1. Una infiel sin complejos dice:

      Cada uno tendrá sus razones para serle infiel a su pareja. Las mías son ganas de sentirme viva, joven, atractiva, gustarle a otra persona, el juego de la insinuación, sexo novedoso… Tengo muchas razones para hacer lo que hago. ¿Has léido EL Confesionario (II)? Verás otras razones…
      En tu pregunta parece haber un juicio moral y eso deberías pensarlo. Te propongo que leas todas las entradas y debates sobre el tema que hay en esta web.

  5. Dora dice:

    ¿Soy capaz de ser sincera conmigo misma? Por supuesto. ¿Soy capaz de reconocer, asumir y aceptar mis más profundos deseos sexuales? Sin duda. ¿Me he engañado alguna vez? En cuanto al sexo… no sabría qué decir… en cuanto a otros temas, rotundamente sí.

    Sin embargo, a pesar de tenerlo tan claro yo misma y para mí misma, y aún siendo capaz de mostrarme tal como soy con mis amistades (de compartir mis ideas), sigo sin ser capaz de hacer lo mismo con mis parejas. Sé lo que quiero, no veo nada de malo en ello, pero ¿por qué no puedo transmitirlo en mi relación? ¿Es posible que sea egoísta y me entienda a mí, pero no sea capaz de aceptarlo en la otra persona?

    1. Dora dice:

      Y tras esto, creo que está claro lo que respondería a la pregunta de la imagen. Aún así, la infidelidad está a la orden del día. Lo más probable es que nunca te pillen.

  6. Maria Tormento dice:

    Uy, que pedante yo…!!! jajajajaaaaaaaa.
    Creí que Eduardo se sintió molesto por algo que yo dije, jajajajajaaaaaaaaaaaa. Ya he leido todos los posteos y veo que no es así.
    Un exceso de autoestima, supongo.
    Insisto en que no nos deje, cada cual es libre de decir lo que le venga en gana

  7. Sonmar dice:

    Eduardo no te enfades hombre, aquí todos aprendemos y aportamos visiones interesantes, no te vayas. Por mi parte son bienvenidos todos los comentarios pero, y sin ánimo de discutir ni ofender, no puedes pretender que los únicos que no se comenten sean los tuyos y más cuando juzgas el primero. Si te ha ofendido mi anterior comentario, te pido disculpas, quizá fue algo tajante pero mi intención era solo explicar que en mi opinión, por desear a otro en algún momento, no significa que le eres infiel a tu pareja y que por ello, no deberíamos sentirnos culpables. Al igual sé que él puede desear a otras, es humano y no siento por ello que me quiera ni me desee menos.

    Pero cuando va más allá y sientes la necesidad real e imperiosa de estar con otra persona… (No todo el mundo siente esa necesidad, que quede claro, al igual que puede que no queramos llevar a cabo ciertas fantasías y es completamente respetable)… si es así ¿por qué no trabajar la confianza con la pareja? ¿es que no se podría hablar sobre el tema? ¿tanto miedo hay que es preferible que haya engaño sí o sí con el riesgo que supone? creo que se arriesga mucho más engañando que intentando abordar el tema aunque a simple vista lo más fácil sea caer en la tentación pero yo no quiero ese tipo de relación. Creo que a partir de la sinceridad y la confianza la relación tendría la oportunidad de evolucionar y solucionar los posibles problemas.

    No digo que sea fácil, las relaciones no lo son, casi nunca son blanco o negro y entran en juego los sentimientos, inseguridades hacia uno mismo y hacia el otro… por eso ha dado tanto de sí este post! pero coincido con Casimiro, el secreto está en hablar, hablar, hablar y la confianza.
    ¿No preferirías tener la suficiente confianza con tu pareja para abordar, por ejemplo, una relación abierta antes de que te engañara y engañar? ¿qué sentido tendría vivir así? No sé, a mí me parecería una vida hipócrita y me quitaría la oportunidad de crecer además del dolor que generaría, es mi opinión personal.

  8. Eduardo dice:

    Como parece que no está bien visto comentar las opiniones de los demás, o de algun@s, me retiro de este lugar. Ha sido un placer. ¡Viva la libertad de expresión!

    1. Maria Tormento dice:

      Edu, te pido disculpas… no fué mi intención molestarte. Por favor, no te retires, no volveré a decir nada
      Quédate.
      Saludos

    2. clara dice:

      No es la primera vez que me pasa. Mis comentarios escritos resultan muy cortantes y se interpretan todo lo contrario de lo que pretendo. Lo siento.

      Eduardo, tus notas a las opiniones me han parecido ESTUPENDAS (la mayoría las suscribo), y a la mia, más que ACERTADA.

      Espero que ahora se haya entendido como pretendo transmitir. Pienso que no deberíamos prescindir de ti ni de lo que piensas.

    3. Eduardo dice:

      Contesto desde aquí a todas, María Tormento, Clara, Sonmar.

      En verdad me habéis dado una gran lección de humildad, me siento avergonzado por haber sido un poco infantil con mi anuncio de retirada y por vuestra petición de disculpas que seguramente no me merecía. Os lo agradezco.

      Y para deshacer el entuerto, no me retiraré, aunque sí seré más cuidadoso, si cabe, con lo que pueda escribir. Procuraré no contestar ningún comentario y sólo dar mi opinión a los temas del blog, a ver si soy capaz.

      Gracias y besos de reconciliación.

  9. Maria Tormento dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con Susana, sin embargo se me plantea una duda.
    ¿No crees que sin el morbo, el misterio, los mitos, tabues y todo eso que tu has dicho no nos apetecería tanto hacerlo?
    Quiero decir, que probablemente el “encanto” es que no es algo cotidiano, normal y rutinario. Es el ser algo especial y en muchos casos prohibido lo que nos “mueve el piso” y nos trae de cabeza.
    El acto sexual tiene tres razones principales: La reproducción, el placer y la comunicación (afecto). Si con la pareja tenemos cubiertas la reproducción y el afecto, nos queda “SOLAMENTE EL PLACER” para esos otros deseos que tenemos “fuera de casa”. Hasta que no seamos capaces de darnos el privilegio de creernos con derecho a disfrutar sin más no conseguiremos nada en este tema de las relaciones con otr@s.
    Mi mas sincera y envidiosa enhorabuena a l@s que lo han conseguiro, jajajajajaaa

    1. Eduardo dice:

      No sé, yo creo que el hombre prehistórico no debía tener muchos tabúes y sin embargo estamos aquí.

  10. clara dice:

    Muchas veces necesito enorme valor para usar mi propia libertad.

    Muchas vecer necesito del coraje suficiente para serme sincera.

    Muchas veces decido no serme sincera o no ser enteramente sincera conmigo misma o dejarlo para más tarde. Y veo que es muy útil autoengañarme cuando la verdad es dura o no sé como afrontarla o por lo que sea…

    Muchas veces decido ser humana simplemente y me dejo ser y sentir lo que soy o siento en cada momento.

    Ahora tengo una relación sin compromiso, nos vemos y seguimos viéndonos sólo por el simple deseo de vernos (nunca es al cien por cien, simpre hay un poco de compromiso, de respeto, en fin de otras cosas…pero creo que nos entendemos).

    He decidido la gran aventura de la fidelidad, lo he decidido conmigo misma, no sé si lo conseguiré pero es mi elección. Sólo puedo hablar del presente. Ni él me lo ha pedido ni yo se lo he dicho. Es un compromiso conmigo y conmigo queda.

    En el pasado he sido infiel. Mi matrimonio se rompió por ser infiel. Iba a ser un encuentro puntual y mi marido no se enteraría, lo que no sabía es que ese encuentro puntual que tanto deseaba se convertiría en una pasión que me costaba enormemente detener y tuve que decírselo a mi ex.

    Cuando entré por la puerta de aquella infelicidad creí que lo controlaría pero no contaba con lo que surgió. Aquella aventura fue la más apasionante de mi vida. También la más dolorosa. Cada paso que doy en mi vida es una aventura de la que no sé como saldré parada, si soy valiente y honesta tengo que contar con eso.

    Ahora decido la aventura de la fidelidad, y nadie me lo ha pedido y no tiene nada que ver con una situación sexualmente idílica, y quizás por eso, apuesto por esta relación desde esta prespectiva. La de la apuesta, la de la evolución, la del trabajo.

    Ni idea de como saldrá.

    1. Eduardo dice:

      “Cuando entré por la puerta de aquella infelicidad…” Supongo que fue un lapsus o te traicionó el subconsciente. 🙂

      1. clara dice:

        Ahí lo dejo. Si ha quedado puesto eso será por algo.

        La felicidad o no en relación a la infidelidad es otro tema.

        Si no tengo un comentario tuyo en este post me habría desilusionado Eduardo, porque todos lo tienen. jeje

        Gracias

  11. Susana dice:

    ¿Quién no penso tiempo atrás que tomar un cafe con otro/a era ser infiel?
    ¿quién no penso que salir al cine, a la disco, tomar una copa… era ser infiel?
    ¿quien no penso o piensa, que darle un beso en la boca a otro/a jugando es infidelidad?

    Por qué no pensar que en un futuro, alguien no diga que antes pensabamos que hacer el amor o follar con otros cuando tenemos pareja era infidelidad… como prueba superada…
    Uff, cuanto me gustaria que por fin fueramos completamente dueños de nuestro cuerpo, sexo, libertad, etc…

    Pero nuestra cultura arraiga mucho de conservadurismos y estamos en un primer despertar… para muchas parejas actuales, las preguntas primeras que formulé con sus actos siguen siendo infidelidades!!!

    A mi aun me cuesta considerar acostarme con otras personas cuando tengo pareja, pero apetito no me ha faltado, y se que eso nos pasa a todos/as… ¿o acaso nunca lo has comentado con tus amigos/as lo bueno/a que está la panadera, el compañero, el vecino….? pero el miedo a la confusión amor- sexo, nos paraliza, y sobretodo, que todo esto al final significa traición- infidelidad.

    Que triste, no? que solo podamos gozar y disfrutar con uno/a, cuando si pudieramos hacerlo abiertamente traeriamos a casita muchas más experiencias que compartir!!

    ¿o quizas es que somos conscientes que después del sexo, nada me une a esa persona tan especial?… seguro que es tan especial entonces?? ¿ o es miedo a descubrir algo que no quiero ser porque aun no esta bien visto?

    La cuestión es que yo tambien me abstengo, justamente porque aun tengo esa sensacion de celos si se que ha estado con otras. Quizás por mi miedo a pensar que sea mejor que yo…
    Pero que tonteria, no? acaso me da miedo que sus amigas bailen mejor que yo? o que compartan más estilos musicales que yo con él? o que cocinen mejor que yo?… entonces… porque me da miedo que puedan ser mejor que yo en la cama?

    Supongo que porque el sexo sigue estando limitado y estancado, lleno de miedos, cadenas y prejuicios, muy ligado a la pareja… Tanto es así, que perdemos la cabeza por el sexo (como estatus máximo de una relacion). Parece que cuando ya has follado ya lo sabes todo del otro/a… sin embargo, esto no ha hecho más que empezar…

    Quizás si no hubiera tanto morbo, tanto misterio, tantos mitos y tabues, ni tanta prohibición en el sexo… quedar y echar un polvo, seria como una tarde de café con un amigo cualquiera…

    Voy a ver si después de esto, me analizo y me enfrento a mis miedos: los posibles celos.

    1. Eduardo dice:

      Fantástico, una exposición clara como el agua, y viniendo de una mujer es de agradecer porque nos confirma que no todas las mujeres están en el siglo XIX. Sé que me lloverán las críticas por esta manifestación, pero me sale del alma y me quito el sombrero ante Susana.

    2. Ojovertical dice:

      Cuando encuentras reflexiones como esta, que miran más allá de lo impuesto, que se replantean las cosas, que dudan y dejan las puertas abiertas de par en par a la sinceridad, uno vuelve a creer en las posibilidades del ser humano para superarse a sí mismo y poder evolucionar. La utopía sigue viva. Los lastres siguen pudiéndonos, pero cada vez menos…

  12. Casimiro dice:

    Muchas gracias Bes por…. tu envidia sana.
    Veras el secreto para mantener una pareja unida durante muchos años…. lo estoy desvelando poco a poco, en cada uno de los post que estoy escribiendo aquí en este maravilloso blog al que fuí invitado por Silvia, despues de haber cruzado con ella algunos correos.
    Para mi se resume en un tema muy concreto. El secreto etá en hablar y hablar y hablar y hasblar y hablar y hablar……………….. con tu pareja, pero no de lo que la sociedad ha malllamdo el deporte rey. No.
    El Deporte Rey, en mis cortas luces, lo entiendo como el Deporte de Alcoba. Este es para mi con gran diferencia el verdadero Deporte Rey. Y como tal hay que desgranar todas y cada una de las jugadas. hay que desmenuzarlas hasta encontrarles lo mejorcito…. para repetirlo y lo peorcito para eliminarlo.
    Pero ese trabajo no es comodo, te lo digo de verdad, y hoy vivimos en la sociedad de la comodidad y queremos que las cosas nos lleguen con facilidad.
    La convivencia de pareja no es cómoda ni mucho menos….. ¡¡¡Hay que currarsela!!!!! Como quien defiende un título en el más duro de los deportes.
    ¡Hay que salir del circulo de la comodidad! A mi esto me sonó.
    Bueno lo siento me llama….. la responsabilidad….. no `puedo seguir contando “cosilias” o llego tarde a la cita…..
    Sylvia esas dudas te hacen mucho más inteligente cada día. Esos pasos por Uvi…. si en ella te aplicas la “medicina” adecuada cada vez estarás más segura de por donde te puedan llegr los siguientes “ataques”
    Muchas Gracias por ser como eres, y mantenernos así de entretenidos…..

    Me voy que me lo pierodoooooooooooooooo.

    1. Bes dice:

      Cuánta razón tienes…

  13. sylvia dice:

    Eduardo, creo que muchas veces muestro mi opinión, incluso a la hora de elegir la temática del post, pero, sinceramente, quién soy yo para decir “esta es la conclusión”. Que lleve años dándole vueltas a estas cuestiones no me hace infalible (más bien me demuestra lo contrario), ni me revela la verdad… si acaso solo me revela la mía, que además cambia con el tiempo y me ha hecho pegarme unos batacazos de los que he salido y saldré, pero pasando por la UCI. De hecho, en estos momentos, estoy esperando que me trasladen a planta.

    El post iba de la sinceridad sexual con uno mismo. Reconocerse las oscuridades, lo retorcido, lo que nos puede avergonzar decir en voz alta, lo difícil de aceptar de nuestro pensamiento, deseo, fantasía… porque nuestra idea de lo que es normal y aceptable -correcto- es muy limitada. ¿Cuántos somos capaces de reconocernos en esos terrenos y asumirnos con todas las consecuencias? Pero la cuestión se ha desviado a la dichosa pregunta de la imagen superior. Lo entiendo, porque se las trae, porque no me supe explicar (mea culpa clarísima, pero insistiré en el tema en otro momento) y porque creo que es más fácil quedarse en discutir en torno a la infidelidad, mentir o no mentir, porque es algo más concreto y algo a lo que estamos (ya) más acostumbrados que plantearse la capacidad propia para aceptar ciertas cosas… léase, por ejemplo, me gustaría ser parte de un gang-bang, quiero que me hables guarro o, algo que me parece mucho peor, no soporto a mi esposo, le niego mi cuerpo pero que se aguante y me quiera mucho. Cuesta…

    En cuanto al tema de la infidelidad, me alineo con quienes dicen que no se puede opinar hasta que uno se encuentra en la situación. En principio, creo que mentir o no mentir, depende de muchas cosas… Por ejemplo, si tienes un acuerdo de libertad, ¿para qué mentirle? Pero si no lo tienes y quieres vivir esa historia, por los motivos que sea, cada uno ha de hacer lo que crea lo correcto y mentir puede serlo (uff, lo que acabo de escribir). Cada historia es una historia.

    Para acabar, no creo en las grandes palabras (promesas, juramentos), no creo en ningún “de esta agua no beberé” hasta que me tope con algo que me ponga a prueba y me revele como soy de verdad… bueno, como lo soy en ese momento de mi vida.

    1. Eduardo dice:

      Gracias Sylvia, creo que lo has dicho todo, a buen entendedor …

  14. Sonmar dice:

    Completamente de acuerdo con vosotras Anubia y LUNA. Una cosa es admitir que la inmensa mayoría en algún momento deseamos a otra persona que no es tu pareja ya que somos humanos, en fin… lo veo natural. Necesitamos a veces simplemente sentir algo nuevo y más cuando llevas muchos años de relación con sus más y sus menos. Para eso están las sesiones de automimo, la imaginación y la realización de fantasías con la pareja.

    Pero otra muy distinta es que tengamos que admitir que engañaríamos a nuestra pareja sí o sí. En mi caso, no hago a mi chico lo que no quiero que me haga a mí, preferiría sincerarme incluso si ambos estamos de acuerdo y asumimos el riesgo, llegar a ser una pareja abierta. Estas parejas no se engañan porque algunas incluso están juntas cuando tienen relaciones con otras personas. Todo antes que engañar o vivir engañada ya que puede que él no se entere y viva tranquilamente en la ignorancia pero yo tengo claro que no sería feliz.

    1. Sonmar dice:

      Y por supuesto tal y como han comentado ya, concibo que en una relación es fundamental el respeto y la sinceridad, mostrarse tal y como uno es, sin mentiras. Si le mintiera ya sea por una infidelidad o cualquier otro ámbito de la vida, yo ya no sería la persona que él creía conocer así que le estaría negando su libertad, su camino a escoger.

      Repito que yo creo que esto no tiene nada que ver con los deseos y fantasías que uno tenga. Sylvia se refería a que afrontemos nuestros deseos, independientemente de si seríamos infieles o no.

  15. Bes dice:

    Y añado, ahora que lo pienso… A lo que yo misma planteaba más arriba, de si nos gustaría conocer, en el caso contrario, una indidelidad de nuestra pareja…

    Ceo que (y que conste que todavía no lo tengo muy claro porque, que yo sepa, nunca me he visto en el caso) si fuera algo puntual, sin trascendencia para nuestra relación, preferiría no saberlo. Para qué? Pero si fuera algo más habitual, una forma de vida para mi pareja, sí querría saberlo, porque entonces yo estaría equivocada, y creo que él no sería la persona adecuada para caminar a mi lado…

  16. Bes dice:

    Sigo comentando después de leer todo lo escrito… Varias cosas:

    – Sobre la sinceridad; no veo lógico mentir en un medio anónimo como éste, a no ser que el que escribe se mienta a sí mismo. Creo que es algo que puede ocurrir, y por mi experiencia incluso diría que bastante más habitual de lo deseable (sobre todo para que el que lo hace, aunque a su pareja, si la tiene, también la puede fastidiar mucho).

    – Al comentario de Chaska: La única forma (creo yo) de conocernos a nosotros mismos es enfrentarnos con otras posturas, pensamientos, posiciones… Intentar comprender, empatizar… El mejor caldo de cultivo para la intolerancia, para la cortedad de miras, es ir por la vida con orejeras. No querer saber nada de lo que, a priori, pensamos que no nos interesa, que no va con nosotros. Yo no pienso igual ahora, con casi (ainsss) 40 que con 20 o siquiera con 30. Y afortunadamente! Escuchar, ésa es la clave. A uno mismo y a los demás. Y pensar. Mucho. Mira, a mi ahora veces me pasa. Alguna vez que mi pareja me hace una pregunta, o me plantea algo, y me quedo pensando, me dice que “no vale pensar la respuesta”, que “malo”… Pero yo no la pienso porque me la esté “inventando”, o porque vaya a e mentir… La pienso porque siempre estoy abierta a otras formas de verlo, porque la analizo, porque no quiero contestar lo primero que se me pase por la cabeza…

    Yo siempre tuve muy claro que soy una persona fiel, o leal, como apunté en mi (creo) segundo comentario en este hilo y como comentó Paseante. Es decir, pienso que la fidelidad es un ámbito restringido de uno más amplio, la lealtad. Hacia quien está a tu lado o comparte tu vida. Si una pareja se compromete a tener sexo solamente entre ellos lo lógico es que lo cumpla. Igual que no veo bien que se mienta o se traicione en otros ámbitos de su vida. La confianza es básica y necesaria en una relación.

    Otra cosa es que la pareja no necesite la exclusividad sexual y, en confianza, acuerden ser libres y promiscuos en ese aspecto, y contárselo incluso, cosa totalmente respetable y aceptable siempre que los dos estén de acuerdo.

    – A Casimiro: Pues tienes razón, eso sí que es bonito y envidiable. Que, teniendo libertad, os ciñáis el uno al otro después de tantos años, es para que nos paséis a los demás la receta. Y cómo os lo curráis. Yo no sé qué se puede sentir en una situación así porque la relación que más me ha durado ha sido de nueve años. Ya digo que ni me conformo ni me resigno ni engaño y,cuando no funciona, mejor terminarla y a otra cosa, mariposa. Pero lo vuestro me da envidia (sana, eh?) 🙂

  17. LUNA dice:

    Yo he sufrido una infidelidad, y mi actual novio otro tanto de lo mismo… después de ver lo que yo he sufrido, lo que él ha sufrido y las consecuencias de ello… Mi respuesta es NO, un no rotundo…

    Antes de serle infiel a mi pareja, en el momento en que sintiese la más mínima tentación, hablaría con él, intentaría solucionarlo y si no se puede porque hay algo más en el fondo de la relación, la dejaría.

    ¿Qué no se enteraría? ¿Y qué? Yo estoy con una persona por algo, porque la quiero, la respeto, la admiro y si eso se mantiene… ¿porqué querría engañar a una persona que despierta esos sentimientos en mí? Y si no se mantiene…¿ porqué engañarla y no hacer lo que es más lógico?: dejarla e intentar empezar algo nuevo.

    Y contesto en este post y leo los comentarios porque me encanta leer las opiniones de la gente y tener distintos puntos de vista, no porque esté mintiendo o simplemente planteándomelo. >>Si la pregunta fuese ¿serías un terrorista?. Nadie que respondiese No, ni se molestaría en responder, ni siquiera entraría en el post.<< Pues entraría en el post para poder conocer el punto de vista de los que respoderían afirmativamente.

  18. Anubia dice:

    Bueno, no tengo pareja por lo tanto no se si le sería infiel, o me apetecería serlo. Cuando la he tenido, no he deseado estar con otro. No me parece mal que una de las partes de la pareja se vaya con otr@. Lo que me parece fatal es el engaño. Sólo porqeu no tenemos la valentía de enfrentarnos a la situación que tenemos con nuestra pareja, hablando primero y pidiendo ayuda despues si fuese necesario. Pero yo conozco un caso en la que una parte de la pareja es infiel, pq su pareja no le “llena”, dice que lo ha intentado hablando pero nada. Y no se separa porque tienen hijos, y por nada del mundo quisiera perder “el cariño de sus hijos”. No es injusto?, que su pareja no tenga la oportunidad de saber, lo que pasa, para poder tomar una decisión?. Seguro que la otra parte tiene tanta responsabilidad en el asunto de pareja, pero me parece inadmisible el engaño manu.

    Ahhhh , pero la pregunta de este post es si sería infiel si mi pareja no se enterase, en caso de qeu la tuviese claro., pues yo creo que no.

    Besos

  19. Chaska dice:

    Después de leer todos los comentarios se me ocurre una pregunta. ¿Todas las personas que aseguran que nunca serían infieles, por las razones que sean, ¿qué hacen en este post?, el hecho de entrar en él ya implica cierta tendencia a plantearse ser o no infiel. Creo que asegurar que no se sería infiel implica querer convencerse a sí mismos. Si estamos seguros, de que no seríamos infieles ¿escribiríamos aquí?.
    Si la pregunta fuese ¿serías un terrorista?. Nadie que respondiese No, ni se molestaría en responder, ni siquiera entraría en el post.

  20. Maria Tormento dice:

    Dificil pregunta… y, en mi caso sencilla, escueta y honesta la respuesta.
    Si. Por primera vez en mi vida de pareja (casi 30 años) tengo la completa seguridad de que si lo haría… y lo “mejor” es que creo que sin remordimientos.
    Si nadie sufre, no hay problema.

  21. manu-pontevedra dice:

    Acabo de leerme todos los comentarios y muestran una discordancia con los datos de la encuesta que encabezaba este post.Ante lo cual cabe concluir que ….la gente no es sincera cuando responde a las encuestas,o… no es sincera aqui,o… las personas que siguen este blog son de convicciones muy firmes.Por lo que veo alrededor,en mi entorno no hay tanta gente con unos valores de fidelidad,lealtad,etc tan claros como los que he leido por aquí,tanto que casi me he sentido como un “rara avis” por reconocer abiertamente que soy infiel.Cuando digo que soy infiel,no quiero decir que no posea valores éticos como el que mas(entiendo que haya quien opine lo contrario),la infidelidad no entraba en mis planes hasta que unn día empiezas a plantearte cosas,comienzan las dudas,y sin buscarlo expresamente acabas cayendo en la tentación.Creo que soy la misma persona que antes,eso si con un mayor sentimiento de culpa pero no me arrepiento de haber explorado el “tenebroso mundo” de la infidelidad.No se entienda este comentario,en modo alguno,como una loa hacia el engaño,cada persona tiene sus circunstancias y no hay dos iguales.

  22. MissSoni dice:

    Hay dos reflexiones a las que llego tras la lectura del artículo y los comentarios posteriores. El primero hace alusión a la impresión de que vivo en un mundo paralelo al de mucha de la gente que ha dejado sus comentarios de “la fidelidad por encima de todo” por llamarlo de algún modo. En mi día a día la infidelidad, en sus multiples variantes, está presente y después de experiencias propias varias y de las de mi entorno diría que la fidelidad está sobrevalorada.

    Mi segunda reflexión, y ya va a colación del post, es que en mi opinión hay mucho miedo a la libertad en este aspecto, aunque sea simplemente con nosotros mismo. Muy posiblemente tenga que ver con la construcción social de los límites de la libertad, de lo que está bien o lo que está mal, y es que así es como se conforma una cultura. Romper las cadenas y liberarnos hacia los demás cuesta, pero no logro entender cómo seguimos autoengañándonos. La fidelidad, en mi opinión es es una opción no una normalidad. La libertad debería ser una normalidad y no una opción.

    s2 🙂

    1. mvf dice:

      Una reflexión muy interesante Sonia, no deja de ser parte de la libertad de cada uno decidir ser fieles por elección. El tema radicaría en el porcentaje de importancia que tiene nuestro entorno social y cultural a la hora de optar por esa opción.

      1. MissSoni dice:

        Totalmente de acuerdo, nada que objetar a la elección propia de se fiel, tanto como si la elección fuese no serlo. Y efectivamente el tema relevante es el aspecto cultural, que en mi opinión es el que marca la dificultad de ser totalmente sincero acerca de los deseos sexuales ya no solo ante los demás sino también ante uno mismo. Mi punto de vista, o el que quería transmitir, es que todo ser que vive en sociedad se encuentra influenciado por las normas que rigen en esa comunidad y como resulta complicado nadar contracorriente, intuyo que hay un porcentaje elevado de personas que reprimen o esconden ciertos deseos simplemente pq “no es lo correcto”, “está mal visto”, “no es lo normal”, y un sinfin de etiquetas que funcionan a modo de corsé oprimiendo.
        La verdad, es que podríamos profundizar en esta idea tan compleja hablando de las practicas de otras culturas en lo que a sexualidad se refiere y que nos daría un punto de vista realmente interesante, pero eso me parece que ya se sale de la idea inicial del post.
        A modo de conclusión me apetece añadir que, en mi opinión, si la palabra libertad ya de por sí está acotada socialmente, ¿cómo podemos hablar o permitir que nos impongan la “normalidad” como concepto universal y quedarnos tan anchos? Estamos aceptando un engaño de base, al que respondemos con engaño, he ahí la estadística.

        1. mvf dice:

          Chapeau!, lo suscribo. Y no solo en la sexualidad nos afecta, en casi todos los ámbitos de nuestra vida.

          1. MissSoni dice:

            Cierto, muy muy cierto.
            🙂

  23. Eduardo dice:

    Sinceramente, llegados a este punto, yo echo de menos alguna conclusión o resumen por parte de Sylvia. Comprendo que sus muchas ocupaciones le impidan ir dando respuesta a cada intervención nuestra en un blog tan amplio de temas y de intervenciones, pero pienso que tampoco se trata de tirarnos la carnada y ver si picamos ;-). Entiendo que Sylvia quiera aprender de nuestras respuestas a modo de encuesta, pero también a nosotros, o al menos a mí, nos gustaría saber sus conclusiones.

  24. Casimiro dice:

    No creo yo se esté traicionando a ninguna pareja ni persona cuando ésta sea consciente de lo que pudiere acontecer. “El que avisa no es Traidor”, esta frase ya la escuchaba yo entre los juegos de niños.
    Yo no promulgo ni incito a nadie a que comparta su pareja, ni su coche, ni su bici, ni el tomar unas cervezas, (que también lo podemos hacer solitos), ni jugar a las cartas que para eso se inventaron los solitarios……
    Ahora bien, lo que yo si aconsejaría es que nadie intente compartir su vida con una persona, si no va a ser capaz de permitir que la otra persona decida cuando y con quien quiere compartirla…., ¡¡ Ella!! sus tiempos y sus actividades.
    Si no va a ser capaz de… ESO. ¡¡¡No empieces nada con Ella”!!.

    Fran no sé si aquí, no recuerdo si aquí, en el Blog de Sylvia lo haya comentado alguna vez… en otros sí.
    Mi caso es el de una pareja que lleva más de treinta años conviviendo juntos y no hemos mantenido…. hasta hoy…. ninguna relación sexual fuera de nuestra pareja.
    Lo bonito es….. eso.
    Que teniendo un pareja, la cual sabe y tiene la completa seguridad de tener libertad absoluta para mantener relaciones con otras personas…. pasen los años y….. ¡¡¡¡Sigan eligiéndose a Ellos mismos!!!!.
    Del mañana…..
    Sigo trabajando para que me siga eligiendo.
    De no ser así….
    Me importa tres carajos…. lo que la sociedad pueda o intente condenar.
    Pues anda que está la sociedad como para ir…. o intentar condenar a…. los mortales que la componemos.

    1. Fran dice:

      Casimiro, creo que hablamos de lo mismo pero de diferentes perspectivas. Al final se trata de algo tan simple como la “sinceridad”. Si tú has llegado a ese acuerdo con tu pareja desde la verdad, me parece genial. Me alegro por los dos porque de esa manera nadie tendrá legitimidad para cuestionar vuestros principios. Sois auténticos y eso ya lo dice todo. Saludos.

  25. Bea dice:

    ¿Amor o sexo? ¿ pasión y lagrimas? casi suena a título de película, es que me parece que se da por entendido que con la pareja se tiene sexo porque se ama, y si no se ama es que ya no hay pasión,
    pero ¿se puede sentir pasión sin amar, y por ende practicar el sexo?
    Habrá quien diga que no, pero es posible que confunda la ilusión con las ganas, al menos en mi caso, puedo decir que he tenido parejas que me son profundamente atractivas y que me han inspirado una gran pasión, pero por quienes no he sentido amor, y no por ello he sido infiel.

    El amor no es sinónimo de fidelidad, ni la infidelidad de desamor, creo que es algo complejo, demasiado para decir un rotundo SI o No sobre ser infiel pensando que no se va a enterar la pareja.

    En principio, me decanto por el NO, pero habrá circunstancias, situaciones, momentos de total lucidez o locura y puede que un firme NO por convicción, se convierta en un SI por desvarío momentáneo, y lanzo la frase “nunca digas de esta agua no beberé” más bien, me esforzare por no hacerlo, así, el que este libre de pecado que tire la primera!

    1. Casimiro dice:

      Bea…. yo tengo meridianamente claro que el amor es una cosa y la sexualidad otra.
      Claro que se puede amar a una persona y y sentir “pasión” por otra.
      Pero bueno yo pienso que, en general a las mujeres os cuesta más separar ámbos conceptos.
      El amor es posesivo, cuando se adueña de la mente impide compartir el “espacio” en la propia mente.
      Mas…. cuando el ambiente está preñado de sexualidad, si queremos exigirle lo máximo a nuestra mente, deberemos… (hablo siempre segun yo lo intuyo) dejarle campo ancho, abierto, “darle memoria” de funcionamiento, de ocupación a nuestro cerebro. Solo así tendrá capacidad para regular y hacer que circulen el máximo de estímulos sexuales por la integridad de nuestro cuerpo.

      1. Bea dice:

        Es posible que tengas razón, excepto en el tópico de que a las mujeres nos cuesta separar los conceptos,
        la mayoría tenemos claro que una cosa en pasión y otra amor,
        pero cuando ambos coinciden sobre una misma persona, todo resulta espectacular y puede que por ello, algunas no quieran admitir que conocen perfectamente la diferencia.

  26. Paseante dice:

    No me he dado cuenta de si alguien ha hablado de lealtad, que parece sentimiento más noble que la fidelidad. Claro que no todas las parejas están preparadas para ser leales cuando hay aventuras con terceros. No voy a predicar ninguna verdad aquí. Diré simplemente que respeto a quien quiera ser fiel aunque eso le exija un esfuerzo. Sin embargo nadie piense que vivir una aventura, un amor en paralelo, puntual o pasajero, nadie piense -digo- que es algo fácil o cómodo. Puede hasta ser un cataclismo. Tal vez sea más atinado decir que una aventura paralela, amorosa o sexual es, per se, un cataclismo. No se lo recomendaría a nadie, como tampoco sugeriría pasar por la vida sin vivirlo al menos una vez.

    El sexo y/o el amor con una sola pareja en la vida ayuda poco a evolucionar y enriquecerse como compañero, amante y persona pero, como alguien ha dicho, cuando se tiene pareja es muy difícil compatibilizar de forma abierta esas situaciones que son a veces excluyentes. Nos pesa mucho la educación y la sociedad o bien será que la exclusividad es una condición necesaria para el éxito de una relación, no sé. Hay gente que practica el poliamor, pero son muy minoritarios. También cabe – como alguien ha señalado- que la pareja comparta las aventuras o que las tengan juntos, en realidad esta me parece la mejor opción pero hay demasiados prejuicios para que pueda convertirse en opción mayoritaria. Cuando se tiene una buena pareja, sí, lo mejor es compartirlo todo con ella, incluido el sexo con terceros, con otras parejas, en grupo, etc. El amor no se fracciona tan fácilmente como el sexo, por eso tal vez sea mucho más difícil compartirlo.

    1. ojovertical dice:

      Eso es Paseante, pocos plantean esa posibilidad de pareja abierta, y sin duda me parece a mí lo más ideal, y nada descabellado. Me encantaría compartir con ella esta visión y ampliar miras sexuales sin variar nuestro sentido de lealtad y amor mutuo. A mi chica no la cambio por nadie en el mundo, pero limitarse sex ualmente a estas relaciones monógamas y monótematicas es como limitarse a comer sólo huevos el resto de tu vida. Fritos, escalfados, revueltos … y un largo etcétera de recetas, pero ¡Siempre huevos!. Sinceramente me parece de locos. Y sin embargo hay much@s que que defienden esto por lo que veo. Me cuesta comprenderlo
      Un beso a tod@s

  27. nina dice:

    La pregunta tiene miga, y si, seguro que seriamos muchos infieles si no se enterara una pareja, quien no visto en algún momento alguien que ufffffffffffff te haga perder la cabeza y sueñes con ella, vamos yo seria infiel, lo mismo con remordimientos pero infiel.

  28. kano dice:

    Aparte de algunas (pocas), excepciones,…parece que por alguna conjunción astral, la mayoria de las personas que han leido y han escrito,…pertenecen a ese 26% de hombres y 32% de mujeres. Pero creo que en el fondo, detras de mcuhos de esos posts, o hay hipocresía, o simplemente alguna de las circunstancias “excluyentes” que se citaban en el post por la autora,….porque por lo demas, me parece que en este tema,…LAS CIFRAS CANTAN,..HABLAN SOLAS y bien claro!

    1. Belén dice:

      Suscribo todo lo que dices. A mi también me da la misma impresión, y si miro a mi alrededor no hago si no ratificarme en ello.

  29. Bes dice:

    Perdón, el anterior comentario puede parecer que va dirigido a Ann, pero no, es algo general…

  30. Ann dice:

    Me quedo con dos ideas de Sylvia la primera que no nos conocemos y la segunda que nadie es lo que aparenta. Yo hace solo dos meses en la vida hubiera imaginado poder ser infiel a mi marido. Me consideraba una persona totalmente fiel, y pensaba que no era honesto tener una pareja y andar con otras, para eso mejor dejar a tu pareja y hacer tu vida. Pero conoci a una persona por internet, y sin quererlo mis ideas fueron cambiando y ahora deseo estar con el una noche mas que nada en el mundo. Mi respuesta es si, si no se enterara claro que seria infiel. Una cosa es el amor que tienes a tu pareja y otra el morbo que da acostarte con otra. Una tercera idea, tambien hay que valer para eso, el dia que me lance y sea infiel tampoco se como lo llevare, seguramente me comere la cabeza. ¿Merecera la pena? El tiempo lo dira, pero no me quiero quedar con la duda…

    1. Bes dice:

      Al hilo de este debate, y después de leer algunos comentarios, se me ocurre también la duda contraria… Si tu pareja te es infiel, preferirías saberlo o vivir en la ignorancia? Y por qué?

      Yo es algo que tengo bastante menos claro que la pregunta inicial (a la que ya he respondido que no)…

      1. Fran dice:

        Preferiría no saberlo porque enterarme sería el principio del fin. Seamos sensatos. Si estamos colgados por una persona, la queremos para nosotros y, salvo excepciones, no nos va compartir. Que esté con otra persona implica que no eres especial y que eres fácil de reemplazar, por lo que, tu relación depende de las ganas que tenga o no de estar contigo tu pareja. Así, desde luego, no mola ninguna relación porque acabarás como segundo plato y con la autoestima por los suelos.

        1. Casimiro dice:

          Crasso error, a las personas no debemos pretender poseerlas, ¡Menos aún si las queremos!.
          El amor tiene que fluir desde la libertad d elección no desde la coacción.
          Yo te quiero, eres mía y no quiero que vayas con nadie más…. Puffff que mala pinta.
          Yo pienso que eso debería decidirlo la otra persona.

          1. Fran dice:

            En ningún momento he hablado de poseer, sino de desear, y creo que es algo lícito en cualquier relación. Querer no implica poseer pero sí un respeto, y ése se fundamenta básicamente en no traicionar la voluntad de tu pareja. Si no eres capaz de ello, tienes una opción muy simple, no empieces nada con ella. Busca a otra que sea afín a tu manera de entender una relación.

            No sé cuál será tu caso Casimiro, pero no conozco aún a nadie que quiera a una persona y le guste compartirla con sus amigos y cualquier desconocido. Sé que existen parejas que hacen intercambios. No es mi rollo, desde luego, pero también te digo que a la inmensa mayoría de parejas no les mola en absoluto que su chico o chica esté de flor en flor, ya no sólo por el daño sentimental que ello conlleva sino también por el desprecio y humillación social que supone.

            Sentirse especial es eso, saber que sin necesidad de coaccionar ni obligar, la otra persona te elige a ti por encima del resto. Cuando eso no es así, termina la relación.

        2. Eduardo dice:

          Por un lado no debemos pretender poseer a nadie, como bien dice Casimiro, y por otro lado ese sentimiento de no ser especial y ser fácil de reemplazar sólo es un reflejo de inseguridad en uno mismo, origen de los celos. ¿Quieres decir Fran que estarías muy a gusto con tu pareja aunque no fueras especial para ella, siempre y cuando no te enteres de eso? ¿Sólo dejarías de ser especial si ella tiene una aventura con otro? ¿Y si resulta que ya no eres especial aunque permanezca “fiel”? ¿Y por qué no pensar que el segundo plato es el otro?

          1. Fran dice:

            Eduardo, con respeto al tema de poseer ya le he contestado a Casimiro. En cuanto al reflejo de inseguridad, permíteme decirte que en la mayoría de los casos proviene por las provocaciones continuas de la otra pareja. Los celos se nutren de dudas y la verdad los deshace o los colma.

            ¿Quieres decir Fran que estarías muy a gusto con tu pareja aunque no fueras especial para ella, siempre y cuando no te enteres de eso?
            – Si no me entero, no sé nada, por lo que pensaría que todo es normal. Lamentablemente, nada es esporádico, y una vez que se hace, se vuelve a hacer. Basta un mal momento. Y qué quieres que te diga, acabarás por enterarte y entonces, para mí, será el fin de toda relación.

            Por lo que he vivido y he comprobado en otras relaciones, cuando una tercera persona entra en ellas, la relación, a medio o largo plazo acaba finiquitando. Puedes controlar a tu pareja manipulando cualquier conjetura que le parezca anormal (el amor es ciego), pero a la larga será imposible calibrar las reacciones de las terceras personas implicadas, y te aseguro, que todas, absolutamente todas las relaciones estallan por ahí.

            ¿Sólo dejarías de ser especial si ella tiene una aventura con otro?
            – Sí, si tiene una aventura con otro, no soy especial. Te lo puedo asegurar.

            ¿Y si resulta que ya no eres especial aunque permanezca “fiel”?
            – Si fuese así, la relación también estaría tocada pero se agradecería el respeto que implica cualquier relación. Eso se nota. Y lo más normal que llegado a ese punto, se hiciera lo posible por salvar la relación o por terminar.

            ¿Y por qué no pensar que el segundo plato es el otro?
            – Que haya un segundo plato ya es mal rollo en cualquier relación. Da igual que seas el primero o el segundo. Nunca sabrás de cuál saca mejor provecho. Lo mejor es que no exista. Que sea un menú de un solo plato.

            En resumen. Si no eres capaz de ser fiel a tu pareja, lo mejor es terminar. Lo contrario sería egoísta (sólo buscas tu placer) y cobarde (no eres capaz de sincerarte porque sabes que harás daño).

            Saludos.

          2. Maria Tormento dice:

            Eduardo, me resulta muy familiar tu forma de “afrontar” este tema…

          3. Eduardo dice:

            ¿En qué sentido Maria Tormento?

          4. Maria Tormento dice:

            ¿En qué sentido me resultas familiar?
            Pues dá la casualidad que tengo un amigo que tiene tu misma forma de pensar con respecto a la exclusividad sexual… la misma forma de expresarlo y afrontarlo. El mismo “empecinado” empeño en creer que está en posesión de la razón… y que por lo tanto, el resto de personas están equivocadas. No sigo que no esté de acuerdo contigo, solo digo que no es justo que cuestiones cada opinión que no se parece a la tuya.
            En relación con la pregunta yo lo tengo claro. Hasta ahora nunca tuve sexo con nadie “externo”… si bien, de un tiempo a esta parte mi idea al respecto está cambiando.
            Yo cambiaría el enunciado y en vez de decir ” si supieras que tu pareja no se iba a enterar” (suena a mentira) diría ” si supieras que tu pareja no iba a sufir”. Quiero decir, que lo que me “aterra” es que sufra él y mentirle yo. No sé si me expliqué bien… hoy ando un poco espesa.

          5. Sonmar dice:

            Maria Tormento creo que has dado en el clavo: (Yo cambiaría el enunciado y en vez de decir ” si supieras que tu pareja no se iba a enterar” (suena a mentira) diría ” si supieras que tu pareja no iba a sufir”. Quiero decir, que lo que me “aterra” es que sufra él y mentirle yo.)

    2. Fran dice:

      La vas a liar. Avisada estás.

  31. amiquemeaprendan dice:

    Mi mente retorcida me dice que si supiese que mi pareja no se iba a enterar de la infidelidad/infidelidades, me hace pensar que sería algo tan natural como la necesidad de ir al baño y no tener que estar en cada momentito comentado los pasos que uno va a dar.

    Pero como aun mi cabeza es más retorcida todavía y “SIN MENOSPRECIAR LA PREGUNTA”, pensaría que si soy infiel no se podría notar ningún síntoma:

    – NO PODRÍA HABER CAMBIO DE ACTITUD EN LA PAREJA
    – NO PODRÍA MERMAR MI DESEO SEXUAL HACIA MI PAREJA
    – NO PODRÍA BAJAR MI RENDIMIENTO
    – NO PODRÍA TENER NINGÚN TIPO DE INFECCION DE TRANSMISIÓN SEXUAL
    – NO PODRÍA VER A LA OTRA PERSONA COMO PARTE DE MÍ, SITUANDOLO SOLO EN SEXO
    – …

    Estos puntos serían todo un alivio para ser el infiel de los más infieles!!!.. y sabiendo que no se enteraría ni diossssssss…. No tendría ningún tipo de problema en ser infiel, pero conociéndome y autoescuchándome, sería incapaz de hacerlo, todos esos miedos al descubrimiento me harían vibrar de una forma anormal (entiéndase el comportamiento habitual en pareja) y no sería infiel porque sería descubierto al instante.

    Pero si todos modos esos miedos no existiesen, y seguro que no haría daño a nadie y sobre todo no me lo haría a mí. ¿Dónde hay que firmar??? Jajajaja… INFIEL INFIEL

  32. mvf dice:

    Creo que todo el mundo cuando es infiel cree o se autoengaña de alguna manera con que su pareja no se va a enterar porque si fuese de la manera contraria sería sumamente doloroso pensar que aunque tu pareja sabe que te dolerá, lo hace igual.
    Yo suelo ser infiel a mis parejas en la recta final de nuestra relación. No es algo que oculte. Soy sumamente fiel si la relación funciona y muy leal a la hora de luchar por nosotros, pero cuando algo hace crack ya no puedo volver atrás.

    1. Karicaturax dice:

      Estoy totalmente de acuerdo contigo

  33. Casimiro dice:

    Que la sexualidad es algo muy, pero que muy, personal, amí no me cabe la menor duda, pero….
    Cuando Bes dice: Si decido hacer un trio con mi chico, lo hago de mutuo acuerdo con él…y…. Bueno a eso… ¿le podríamos llamar infidelidad?.
    Yo pienso que no, pero entonces. ¿Que es infidelidad?.
    Para mí infidelidad es el engaño, la mentira, inclusive la hipocresía.
    Pero…. ¿ y esto es solo infidelidad cuando se produce en lo concerniente a la sexualidad?.
    Para mí una mentira es siempre una mentira, en el terreno de la sexualidad y en todo lo referente a la convivencia de una pareja.
    El que sea más o menos importante, esa mentira digo, no lo decide la persona, compañero-ra que la comete. ¡No!. ¡Lo decido yo!. Que a la postre soy el engañado y yo decidiré si el engaño tiene connotaciones relevantes o no.

    1. Bes dice:

      Claro, por supuesto que existen también las mentiras en otros ámbitos (yo me circunscribía a la infidelidad porque era de lo que aquí se hablaba…). Y algunas pueden ser bastante peores. Así que amplío mi opinión… No me gusta la infidelidad ni la deslealtad en ninguna de sus formas. Necesito poder confiar en mi pareja y que él sepa que puede confiar en mí.

      A la primera pregunta, no creo que un trío sea ser infiel, por supuesto! O cualquier otra forma de sexualidad donde los dos miembros de la pareja estén implicados o, al menos, tengan conocimiento y exista aprobación sincera.

  34. Vir dice:

    UNA COSA ES TENER LA TENTACIÓN, QUE TODO SER HUMANO LA TINE Y OTRA COSA LLEVARLA A CABO (INFIDELIDAD).
    LO MAS MADURO ES QUE AUNQUE TU PAREJA NO SE ENTERARA, NO COMETERLA, AUNQUER REITERO, TENER LA TENTACION ES NORMAL Y EN LA FANTASIA DE DEBE QUEDAR.

    1. Eduardo dice:

      Perdona Vir, en mi opinión si tienes esa tentación ya estás siendo “infiel” y si no la llevas a cabo te estás privando de esa libertad a que hace referencia el post.

      1. Dulcedehiel dice:

        O sea, que se puede ser infiel de pensamiento, palabra, obra y omisión. No, si al final vas a ser un liberal de boquilla 🙂
        Mira, una cosa es básica en una mentalidad sana: sólo se debe juzgar a alguien por sus actos, no por sus pensamientos, el único reducto de libertad real que tenemos (y ni eso). Las ganas de matar no te convierten en asesino.

        1. Eduardo dice:

          Dulcedehiel, yo sólo me atengo a lo que pretende el post, saber si somos sinceros con nosotros mismos, y por tanto el pensamiento está totalmente involucrado en esto. No se trata de juzgar a otros sino a nosotros mismos. Pero qué difícil es eso.

          1. Sonmar dice:

            Sí, se trata de ser sinceros con nosotros mismos y creo que la gente lo estamos siendo o al menos intentamos reflexionar. El que está juzgando continuamente a los demás eres tú Eduardo. Del pensamiento al hecho hay un mundo y no, por tener fantasías sexuales NO eres infiel. Forma parte de nuestra sexualidad y punto tampoco hay que darle más vueltas ni castigarnos por ello. Cada uno digiere esas fantasías esporádicas de forma distinta, yo las veo normales e incluso puede ayudar a romper la monotonía de la pareja.

      2. Vir dice:

        Yo creo que por tener fantasias con otras personas no eres infiel ni de pensamiento ni de nada. Infiel se es cuando se hace el hecho, pero no de pensamiento y creo que es lo mas normal del mundo (y no por eso quieres menos a tu pareja, sino nadie se querria)

        Y por otra parte, no eres mas libre por dejar llevarte por esa tentación, creo que lo contrario, no eres libre cuando te dejas llevar por algo que no deseas hacer ERES LIBRE CUANDO ELIGES y ES COHERENTE CON TUS CREENCIAS, VALORES O COMPROMISOS

  35. Bes dice:

    Eduardo, no estoy para nada de acuerdo contigo (y además tu respuesta me parece, incluso, pelín “cínica”). Según tu argumentación, sólo son libres los que deciden ser infieles, no? Curiosa libertad ésa…

    Yo nunca he sido infiel, y no creo que lo sea nunca. Mi cerebro podría verse seriamente alterado en un futuro, no lo sé; pero, a día de hoy, la respuesta es no. Y claro que tengo ojos en la cara y pueden parecerme atractivos otros hombres (y de hecho me lo parecen, evidentemente). Pero eso no significa, necesariamente, que me apetezca tener sexo con ellos.

    Al hilo de lo que planteaba Sylvia, ocurre lo mismo que con las fantasías. Yo puedo tener muchas (y de hecho las tengo), y ninguna de ellas me ocasiona ni el más mínimo sentimiento de culpa. Pero algunas son simplemente eso, fantasías, sin que me apetezca en absoluto llevarlas a la práctica. Otras ya las he cumplido y con algunas más espero hacerlo.

    Cada uno ejerce su libertad teniendo en cuenta varios factores. Uno de ellos es, como comentaban ya antes, dónde termina la tuya y empieza la del otro (o la del conjunto de la sociedad). O es que acaso ser libre significa hacer lo que a cada uno le dé la gana sin tener en cuenta ninguna otra consideración? Lo único que nos frena es la conciencia del castigo? El rechazo social? El código ético de cada uno? Éste es un tema con muchas implicaciones y que daría (y de hecho ha dado y sigue dando) para un debate mucho más extenso que el que aquí nos ocupa.

    Así que, restringiéndonos a la infidelidad, yo no soy infiel, ni lo he sido, porque elijo libremente no serlo. Claro que he tenido oportunidades, y en varias ocasiones con la certeza de que mi pareja no se iba a enterar. Por lo tanto lo que me frena no es eso. El rechazo social me importa bien poco, no entra en mis consideraciones en este tema, así que tampoco (en otras áreas claro que frena, pero la sexualidad de cada uno es algo estrictamente personal).

    Y por qué elijo esa opción? Pues, básicamente, respeto por mí misma y por mi pareja. Y no tiene nada que ver con la mojigatería, no van por ahí los tiros. Yo puedo hablar con mi chico y decidir hacer un trío, o tener sexo con más personas. Pero es algo que hacemos juntos y hemos acordado y decidido ambos libremente y de común acuerdo.

    Cuando hablo de respeto por mí misma, por tanto, quiero decir que mi pareja confía en mí. Confía en que yo no voy a serle infiel. Y como me respeto a mí misma y lo respeto a él, no voy a traicionar esa confianza.

  36. Casimiro dice:

    ¿Hay alguna diferencia entre contárselo y no contarselo?. ¿El desconocimiento te exime de lo acontecido?.
    Seamos animales….. RACIONALES…. por ahí se ha escrito.
    Pero la razon la debemos usar inclusive para reconocer nuestros deseos. Y si no me importa que mi mujer folle con otro hombre….. ¡No me importa! Conozca yo los hechos o no los conozca.
    Es más…. puestos a ser cinceros, hablemos de realidad, si queremos que nuestra paeja, (No me gusta hablar de MÍ MUJER), se lo pase bien nos gusta que se divierta y…. no nos importa que se lo pase bien con otro congénere, ¿Porque no saberlo?, ¿Porque no presenciarlo inclusive…? y así de ese modo ver lo devertido que pueda ser y lo bien que lo podríamos pasar todos.
    Al fin y al cabo ¿A quien hacemos daño?.
    Eso sí…. cuidadin con los brotes y ataques de celos o…. “cuernitis”.

    1. Eduardo dice:

      Totalmente de acuerdo. Lo que ocurre es que con ese punto de vista entraríamos en lo que se ha dado en llamar relaciones abiertas, que sin duda sería lo ideal, y como bien dices, lo pasaríamos mejor todos (y todas)

  37. Angel dice:

    A Sylvia le comenté este tema hace unos meses. Me planteó lo mismo que ha escrito con brevedad pero creo que acertadamente, en lineas anteriores. Mi problema era mayor puesto que al problema añadido del inmenso deseo que tenía por estar con otra mujer se añadía una doble problemática. Por un lado quiero mucho a mi mujer, le debo muchísimo ya que he estado con fuertes depresiones y siempre ha estado a mi lado, es buena persona, es maravillosa y sin embargo deseo estar con otras mujeres, siempre y cuando no se enterase. Egoista? Sí, evidentemente. Sincero? Sí evidentemente. ¿Cómo se soluciona esto?. Yo que creo que en esta étapa de mi vida en la que no soy nada machista sino todo lo contrario, aunque no lo creais por mis palabras debo resolver esto. Cada día siento un deseo creciente de acariciar, besar,hacer el amor co otra persona distinta a mi mujer. A mi mujer, cuando hemos estado haciendo el amor, vamos follando (me cuesta hasta decirlo de este modo), le he transmitido que no me importaría que hiciese el amor con otro, aunque evidentemente y es una realidad es mejor no enterarnos. Por eso y tras los consejos de Sylvia estoy convencido que podemos estar con otros y que el no decírselo a la pareja puede suponer una continuiddad de la misma y al mismo tiempo no romper con la convivencia que deseas con ella. Yo quiero follar con otras mujeres pero quiero a mi mujer, solo deseo sexo, bonito, pero sexo. Si a mi mujer le apetece, que haga lo mismo. ¿Existe algún problema por no contárnoslo? ¿Sería el único secreto que una pareja mantuviese? ¿Se quiere menos por follar con otro hombre u otra mujer? ¿Eres más feliz deseando a otro/a pero reprimiéndote porque si follas con otro/a demuestrasd que la quieres menos? ¿No será que nos estamos engañando?. Yo tengo 59 años y deseo estar con otra mujer.
    Aunque mi problema añadido es que soy muy tímido y no sé enrollarme, ya se lo comenté a Sylvia. Por otro lado y como le comenté a Sylvia, el irme a un club de alterne no es lo mismo. Por cierto a lo mejor he ayudado a María, a lo mejor.
    Angel

  38. Eduardo dice:

    Y bueno, ahora que ya me he leído todos los comentarios y he respondido algunos (a la porra lo de dormir, que no madrugo) trataré de ser un poco “duro”.

    Creo que much@s de los que han dicho que no serían “infieles” tienen el miedo a la libertad muy profundizado. Que levante la mano el o la que nunca haya pasado por su mente compartirse con otra persona distinta a su pareja. Otra cosa es que por innumerables razones que también se han expuesto aquí, se auto bloquee por ser lo políticamente correcto.

    Señor@s, seamos sinceros y analicemos lo que nos está queriendo decir Sylvia. Aquí no se trata de que hayamos firmado un contrato y respetemos sus cláusulas. Tampoco se trata de que que todo sea de color de rosa y no queramos perder lo que nos va tan bien por un desliz. La cuestión es, en tu fuero interno, ¿nunca has conocido a alguien con quien, de no tener tú pareja, te habría gustado intimar? Pues bien, si la respuesta es sí, es que serias infiel si supieras que tu pareja no se va a enterar, es decir, lo deseas, pero como tienes pareja lo evitas, te coartas, y por tanto pierdes tu libertad.

    Como bien dice Sylvia, qué difícil es ser sinceros con nosotros mismos en este tema. Ojo, que está muy bien lo del respeto, lo del qué dirán, lo de la conciencia, lo de la lealtad, lo de los miedos, lo de la moral, etc., pero la realidad es que con esas premisas nos autoimponemos el no hacer algo que deseamos y por tanto nos quitamos la libertad a nosotros mismos, eso sí, con mucho gusto, ¿o no tanto?.

    1. David dice:

      ¿Que nos quitamos la libertad?, Yo he elegido LIBREMENTE compartir con mi pareja el resto de mi vida, y decidimos sernos fieles para siempre, esa es MI LIBERTAD. Por supuesto que todos tenemos instintos, somos animales al fin y al cabo, pero animales racionales por el amor de Dios.
      Hay momentos en que todos haríamos cosas prohibidas por la sociedad, religiones, leyes… Todos mataríamos a alguien alguna vez, robaríamos un banco… pero si damos rienda suelta a nuestra “libertad”… esto sería un caos.

      Por lo tanto, una cosa es que seamos sinceros con nosotros mismos y otra bien distinta es hacer lo que a cada uno le plazca por muy libres que eso nos haga.

    2. Dulcedehiel dice:

      Me llama la atención que no comprendas algo que parece elemental: que no es necesario cumplir todos los deseos (sexuales o no) para ser feliz, y que del pensamiento al acto hay un mundo. De hecho, y comoquiera que vivimos en sociedad, la felicidad suele venir acompañada de un montón de renuncias: es el punto en que tu libertad interrumpe la libertad de otros. El punto en el que tu placer puede causar dolor a otros, y como consecuencia alterar tu vida significativamente. Todos los que tenemos parejas de largo recorrido pasamos por ese punto alguna vez, es ley de vida.
      Desear a otras personas no significa querer estar con ellas, sí o sí, de forma inmediata. No en esta sociedad y con estos principios, que aspiramos a cambiar pero están vigentes.
      Dicho de otra forma: uno puede ser consciente de su deseo y consciente de que, viviendo en pareja, llevarlo a cabo tiene unas implicaciones. Y elige. Que la elección sea sí, o no, o ya veremos…no cambia nada: es un ejercicio de libertad individual. El ideal sería la pareja abierta, sin posesión ni celos, una relación en la que dos adultos (o tres, o cinco) tienen una autoestima tan bien desarrollada que no son emocionalmente dependientes. Que el sexo y el amor no fueran exclusivos.
      A mi me encantaría ser así, pero no voy a engañarme: no he llegado a ese punto. Las emociones y los razonamientos están, aún, en territorios separados. En esta situación (por lo que leo, bastante común) lo lógico es dudar. ¿Me convierte eso en un cobarde?

  39. Eduardo dice:

    Perdón, contesté antes de leer porque es muy tarde.

    El miedo a la libertad creo que es algo que se va perdiendo con los años, a medida que desaparecen las cadenas con que nos educa nuestra sociedad. Eso sí, unos lo perdemos más deprisa y otros más despacio, tan despacio que se mueren llenos de cadenas.

  40. Eduardo dice:

    Bueno, a mí me gustaría ser “infiel” se enterara o no.

  41. Casimiro dice:

    ¿Miedo a la libertad sexual?. Ninguno siempre y cuando se respeten algunos principios para mí incruzables. La salud propia y la de la persona o las personas con las que se compartan momentos de sexualidad. Y por supuesto las decisiones tomadas con antelación o durante el tiempo de compartir sexualidad, las propias y las de los demás con los que hemos decidido compartir.
    Os cuento un caso verídico.
    Mujer que después del segundo parto queda inapetente y que una vez recuperada físicamente de todos sus desarreglos hormonales continúa con una apatía insufrible para su desesperada pareja.
    Vamos que andaba el hombre como el elefante del cual Sylvia ha publicado esa fotillo en el Facebook.
    Este hombre con mucha paciencia y tirando de mucha imaginación incitaba a su pareja aludiendo que cualquier día se vería en un compromiso… digo de nuevo… como el elefante de la foto… cometiendo una imprudente e irresistible puesta en escena de la desesperanza que le invadía, le dominaba y que inclusive no le dejaba ni le permitía descansar relajadamente.
    En castellano vivía de los cinco contra uno.
    Hete aquí que un buen día indagando descubre que a la mujercita, cuyo caso nos ocupa, le… “achispa”, vamos que siente alguna “curiosidad” ante los comentarios acerca de esa famosa puesta en escena en la cual la fermosa, aplicada y siempre afanada ama de casa, le… “pone” el repartidor de bombonas de butano.
    Joooodeeerrrrr.
    Ahí tenemos a ese hombre…. “convirtiéndose”, en el mejor, el más guapo y más atento de los repartidores de butano…. que por el domicilio de la pareja que nos ocupa, pasaba, repartiendo sus anaranjadas bombonas.
    Muy decidido el hombre ve luz al final del tunel. Después de todo que mas dá. El lo que quiere es que su pareja recobre el DESEO.
    Sin más miramientos… pone cara…. (la del reapartidor…. de bombonas), voz y diálogos… que él mismo va improvisando a medida que va descubriendo el efecto que producen cada una de las teatrales invenciones a las cuales va dando vida.
    ¡Casi tocan el cielo!. Él…. el aspirante a actor teatral-erótico-pornográfico, acaba de descubrir lo que muchas personas han llegado a decir acerca de las fantasías.
    ¿Infidelidades?. ¿Quien engañaba a quien?. Eso sí…. ¡Sin salir de casa!, sin más ayudas que las teatrales actuaciones relatadas….
    Los cinco contra uno fueron perdiendo fuelle, hasta quedar reducidos a meras actuaciones muy puntuales y en muy puntuales y especiales días.
    Al poco tiempo contábame éste especial amigo que habiendo tenido a grande fortuna comprar el libro de una prestigiosa sexologa, titulado: Tu sexo es Tuyo… a resultas de ofrecerselo a su pareja para que lo leyese…
    El remate de los tomates.
    Y a partir de entonces,este,mi gran amigo feliz como una perdiz, por el mes de abril.
    Perdón si ha resultado un poco largo.. he sintetizado todo lo posible.

  42. Maria Fernanda Peraza Godoy dice:

    Muy bueno!, solo tengo que decir que la comodidad que genera el pensamiento libre y permitirse en cada cabeza vivir la sexualidad como realmente se desea bajo el consentimiento propio y de tu pareja, debería venderse en cápsulas, deberíamos hacerle marketing viral!!!.A ver si así tenemos personas más agradecidas y felices.
    La clave de tu Post, la copio y pego…porque es ¨el mensaje ¨, es la cápsula de hoy jejeje!
    ¨ Tal vez esta Audrey existió de puertas adentro, qué más da, no tenemos necesidad de saberlo. El problema es no saber qué deseamos nosotros¨.

    1. Bertha Parra dice:

      El mundo de la libertad en las parejas de poder estar con otros es complicado. Se puede dar para malentendidos, corazones rotos… No dejamos de tener sentimientos y sabernos siempre correspondidos y respetados.

  43. Karicaturax dice:

    Mi exmarido siempre me culpó de haberle sido infiel con 2 hombres y jamás lo fui….(con ellos) Lo que nunca supo es que le fui infiel con otros…
    Nunca me mentiré a mi misma. Me quiero demasiado.

  44. Mírame dice:

    Cuando he leído la pregunta, sin dudar ni un momento me he dicho SI
    Cuando he abierto el post y lo he leído….y al seguir leyendo los comentarios que habeis escrito, he empezado a pensar…
    Creo que me seguiría apeteciendo probar con alguien diferente, pero esto me plantea , si lo deseo porqué sí o porque quizá la relación no es lo que ahora yo quiero.
    De hecho, en otra relación que tuve, cuando él me fué infiel no lo pasé nada bién y eso sirvió para abrirme los ojos. Si alguien podía ser infiel en algún momento, en el futuro se podía repetir…Terminé la relación.
    En la relación actual jamás se me hubiera ocurrido, hasta que Sylvia lo ha planteado, pero ¿seria yo feliz sabiendo que he sido infiel (aunque supiera que realmente no se va a enterar) y cargaría tan felizmente con ello?
    Ahora ya me plateo la rotundidad con que he empezado.
    Me sigue gustando la idea….pero no sé si lo podría llevar a cabo

    1. Eduardo dice:

      El tuyo sería un claro caso de miedo a la libertad, tu última frase lo resume.

      1. Mírame dice:

        Todos los comentarios dan que pensar (y mucho)…Le he ido dando vueltas….no se si se le llama miedo a la libertad, pero he decidido que no seria infiel, por respeto a mi (primero de todo), y a la pareja que escogí, libremente, en su momento.

  45. manu-pontevedra dice:

    A la pregunta de si sería infiel ya me he respondido hace tiempo.Lo soy.Desde el dia que decidí romper mis convicciones éticas me toca aguantar con un enorme sentimiento de culpa,he afrontado un gran dilema entre seguir siendo fiel a mi pareja y renunciar a explorar algo mas sobre mi sexualidad,o….atreverme a dar el paso y vivir una aventura.Hice esto último.Quiero a mi pareja,deseo estar con ella,se que es la mujer de mi vida,todo esto lo llamo amor.Luego para mi existe otra cosa que es el sexo,que tb tengo con mi pareja,y que segun mi modo de entender las cosas puede ir ligado al amor o no….Desde luego lo que mas me aterra sería hacer daño a mi pareja,le he sido fiel duraante 21 años y quiero seguir con ella.Por supuesto entendería perfectamente que fuese al reves,que ella fuese la infiel,me dolería pero lo aceptaría mientras solo fuese sexo y de forma esporádica.Si me dicen con 20 años que actuaría asi ni yo mismo me lo creería,pero cuando pasa el tiempo en pareja muchas cosas se van perdiendo,much@s direis que se puede mantener la pasión si se cultiva,en mi modesta opinión y despues de haberlo intentado ,soy de los que opina que el tiempo actua en una pareja como una lija que desbasta ilusiones,pasion,deseo,morbo,etc. y si la relación continua es porque hay un sentimiento de amor mutuo.

  46. Rosita dice:

    Inmediatamente, después de haber leido la pregunta respondí que si seria infiel, bajo esas circunstancias. Para que haya fidelidad debe haber 100% vinculo y satisfacción, y eso en las relaciones sube y baja

  47. Simon Templar dice:

    Yo siendo sincero, deseo a otras mujeres cada día, pero necesito pensar, que mi pareja también desea a otros hombres. Es como un sentimiento de culpa, muchas veces le hago esta pregunta y cuando me explica sus sensaciones hacia otros hombres, me siento liberado y a la vez orgulloso de que mi pareja se sienta atraída y que atraiga a otros hombres.

    1. Eduardo dice:

      Creo que ibas por buen camino, pero como que te has quedado corto. Me gustaría que desarrollaras más ese pensamiento.

  48. Belén dice:

    Del miedo a la libertad o cuánto cuesta ser sincero con uno mismo diré que tengo miedo a reconocer mis deseos sexuales desde que tengo pensamientos sexuales. Es decir, desde que pienso luego existo.

    Aprender día a día, aceptarme, opinar distinto a lo que me enseñaron o desviarme de los usos sociales habituales, me ha traído tantos dolores de cabeza (por negármelo) como alegrías (por dar el paso). Mis inquietudes no son las mismas que las de otras etapas de mi vida, ahora me parto de la risa pensando en cómo podía ser tan pava. Menos mal que a la vez que recibí una educación sexual nefasta, me inculcaron el pensamiento crítico y a no conformarme con la información que recibo. ¡Menos mal! Lo que me lleva a suponer que muchas veces esa falta de sinceridad para con nosotros es ignorancia.

    A día de hoy me sorprendo, a veces, avergonzándome de algunos de mis pensamientos, y claro que sigo teniendo miedo, pero no culpa. La culpa es una tirana venenosa, es hija de la represión y de la irracionalidad, no me deja ver más allá, por eso en cuanto asoma, la destierro. Por supuesto, hay fantasías que no confesaría en estos momentos, mañana quizás, quién sabe… Y es que la libertad puede tener un coste, a veces compensa más restringirla, y hasta eso es un acto de libertad porque eres tú misma la que eliges.

    ¿Serías infiel si supieras que tu pareja jamás se iba a enterar? Voy a dar un SÍ rotundo, teniendo en cuenta que la principal razón por la que no lo soy es que se pueda enterar, originándole un daño terrible e irreparable. Aunque también depende de lo que se entienda por “infidelidad” ya que este concepto se presta a muchas interpretaciones. Por eso, desde hace unos años, cuando empiezo con alguien le suelo preguntar (así como que no quiere la cosa) el significado de infidelidad , para saber a qué atenerme.

    1. Eduardo dice:

      Ya Belén, pero no se trata aquí de llegar a hacer esto o lo otro, con el coste que ello pudiera representar. Se trata de saber si eres sincera contigo misma y reconoces que por unas causas u otras tu libertad en esto queda coartada. Yo creo que sí lo eres.

      Y bueno, si tú crees que una auto imposición es un ejercicio de libertad, está bien, pero en eso disiento, al menos si las causas de esa auto imposición son ajenas a mí. Es decir, yo soy libre si me auto impongo una dieta porque no me veo bien físicamente, pero no soy libre si me auto impongo una dieta porque está mal visto no hacer dieta. No sé si me explico.

      1. Belén dice:

        Vaya Eduardo, acabas de removerme todo. Sí que tengo claro dónde está limitada mi libertad, y lo de la autoimposición, ya me chirriaba un poco mientras lo escribía ayer, pero al leerlo ahora creo que lo plasmé para autoconvencerme de algo que, como tú bien has observado, es un argumento con unas bases poco sólidas. Más cuando pienso en todas esas situaciones (no solo infidelidad) que me tiré de cabeza al abismo, porque para mi es lo más normal, pero al compartirlo en mi entorno me miraron como las vacas al tren. Y, por supuesto, es el jodido miedo lo que me hace ser una contradicción con patas.

        Como sea, gracias por hacerme pensar, creo que no me voy a aburrir en una temporada.

        1. Eduardo dice:

          Me alegro, Belén, lo fundamental es no perder esa capacidad de pensar, el pensamiento es raciocinio y nos conduce a la libertad.

  49. Cora dice:

    Este tipo de pregunta es de las que da para mucho debate, muchos puntos de vista, contestaciones encontradas, etc… Por qué? Yo creo que porque, hasta que surja la ocasión, son preguntas o planteamientos puramente hipotéticos. Como muchas otras cuestiones…
    Es muy fácil que te salga el NO o el SI rotundo, bien, porque tienes pareja y crees que nunca le serías infiel, bien porque no la tienes y crees que estás en disposición de comerte el mundo.
    Yo, creo que lo tengo claro. Y vaya por delante que no tengo pareja, con lo cual, si esta pregunta me la hacen en otra situación, quizá pudiera cambiar….
    Mi respuesta es que SI sería infiel, si las circunstancias fueran propicias para ello y realmente sintiera en ese momento el deseo y la necesidad de tener esa relación, o más bien, encuentro. Por supuesto, no lo contaría. Y parto de la premisa de que la otra persona no se fuera a enterar si no es porque yo se lo contara. Si cambiamos estas cuestiones… quizás mi respuesta ya no sería la misma.
    A medida que escribo el comentario, y me voy planteando otras situaciones, la respuesta va cambiando…
    Gran post y da para reflexionar muchísimo. Aunque, sinceramente, a las respuestas les daría muy poca credibilidad…Por favor que no se ofenda nadie!!!!!! Sólo pienso que éste post sólo lo deberían de contestar personas que hayan vivido la experiencia, que hayan tenido la opción de tomar esa decision …
    El resto, entre las que por supuesto me incluyo, es una respuesta hipotética y que quizás lllegado el momento, nos sorprendamos a nosotros mismos reaccionando de forma totalmente contraria a como lo hemos respondido hoy.

    1. dice:

      Yo hablo por propia experiencia, sí que me he visto en esa tesitura.
      Durante casi dos años mi pareja y yo hemos vivido en diferentes ciudades españolas muy alejadas y las circunstancias de trabajo sólo permitían que nos viésemos un fin de semana al mes y unos días de vacaciones.
      Yo he continuado saliendo y oportunidades de lío han habido bastantes (nuevas y del pasado). Pero he sido muy cortante con las intenciones de tonteo y absolutamente inexpugnable en cuestiones de más “profundidad”. Incluso si he quedado a tomar un café con algún “follamigo” del pasado con el que me lo hubiera pasado especialmente bien en su momento, no he dejado margen a que pretendiera nada.
      Me gusta esta etapa calmada. Me gusta la lealtad hacia la otra persona. Mi época “expansiva” duró algo más de tres años y la verdad es que al final el ligoteo, el tonteo, las fantasías con tal o cual, los rollos de medio día, los líos de una noche, los “follamigos”… habían perdido toda su gracia.

  50. Casimiro dice:

    De entrada diré y no quiero jactarme de ello, sino que esto significa seguir fiel a uno de mis principios que es decir la verdad.
    Escribiré digo que he tenenido oportunidad de ser infiel con un 99,999999999999999 por ciento de posibilidades de que no se enterase, (esto ocurrió al lado lado del Gran Océano), pero no fué por esa mínima posibilidad que no fuí infiel,la decisión la tomé por propio juicio.
    No recuerdo si alguna vez ya comenté que la única vez que digamos fui infiel… La primera persona en enterarse fué Ella, mi pareja digo.
    Y ¿seré infiel algún díade nuevo?. No lo sé.
    Circunstancias habran de mandar.
    Pero si esto ocurriese… mi pareja… o estaría al corriente o sería la primera en saberlo.

    Tengo más comentario pero ahora no puedo seguirrrrrrr………. en ……. ello……

  51. Lickbet dice:

    Creo que sí soy sincera conmigo misma y con mi sexualidad. Aunque cada dia me sorprendo más a mi misma cuando descubro cosas que antes me escandalizaban o temía y ahora de momento en mi cabeza funcionan sin problemas e incluso las cuento a mi pareja. Supongo que tengo mucho más q descubrir.

    El tema de la infidelidad siempre lo he vivido con miedo. A pesar de que si fuí infiel cuando era más cria (debido, tenga excusa o no, a que pasaban de mi en todos los sentidos), volver a hacerlo lo pensaria bastante.

    Puede que mi cabeza me dejase más o menos tranquila si decidiera hacerlo, pero…sí, por supuesto que lo haria o almenos desearía hacerlo. Aunque después fuese sólo eso acostarme con alguien que me atrae mucho. El hecho de probar otros cuerpos…me tenta bastante.

    Puede que por ello o tal vez no, dude de lo que tengo entremanos ahora. Pero ya que el deseo por otros cuerpos es normal aunque estés comprometido…no veo estraña la idea de que se deseara contestar que sí a la pregunta. De hecho lo veo igual de normal si fuese por parte de mi pareja como por mí. Porque la tentación y posiblemente el hecho de que esté prohibido creo que hace más deseable la acción.

    NO?

    1. Eduardo dice:

      Correcto, creo que tú también estás en esa fase de crecimiento personal que citaba Carmen Sánchez Ruano. enhorabuena.

  52. Tere dice:

    Pues yo creo que sí, que si nadie iba a salir perjudicado, más que yo que tendría que tragar con mi consciencia, lo haría!! Mi consciencia estaría muy tranquila porque tendría muy claro que se trataría de un idílio pasajero y nada más. Si haces una cosa así tienes que tenerlo muy claro, el problema viene cuando empiezas a dudar de si tu pareja es con quien quieres estar, etc. Si sabes lo que quieres y lo que buscas, ¿por qué no, si no haces daño a nadie más que a ti mismo?
    Esta claro que si se te pasa por la mente esto, deberíamos tener el suficiente valor y confianza como para contarlo a la pareja pero no siempre se tiene (sobretodo si sabes que tu pareja no lo aceptaría) y es mucho más fácil no decir nada ni hacer nada porque perder la relación que durante años has estado alimentando por un rollo pasajero no vale la pena.
    Ahora bien, si me aseguran que nadie se enteraría, por supuesto que sí lo haría.

    1. Eduardo dice:

      Otra persona sincera.

      1. Af dice:

        Eduardo, los que dicen que no tambien son sinceros a veces. ¿Solo es sincero quien concuerda con tu opinion de como deben ser las cosas? ¿todos los que dicen que no son unos mentirosos?¿eres Dios para dafirmar algo asi?

  53. Luisa Pérez Perezas dice:

    Como veo que no vi entre el bosque… O algo asi… Que no me entero mucho cual era la pregunta o el tema… Estoy espesa….

    Personalmente. A mi me duran poco las relaciones de pareja, so…. Creo que es hora y lo estoy haciendo, de tomar riendas en el asunto y tener más opciones que las establecidas… Dejar los convencionalismos de fidelidad, pareja monogama, lealtad, celos, pertenencia, etc… Porque mis relaciones se han pifiado o han fallado siempre porque no era perfecta y tranquila una vez pasa la fase de enamoramiento…. Alguna de estas definiciones fallaban y tiraban al trasto lo que habiamos construido.

    Libertad:
    Hasta donde tengo libertad para hacer lo que quiera en el sexo y con quien?, pues la que defina yo con mis parejas, y conmigo misma….

    Cómo, pues con sinceridad!!!!! Hablandolo, poniendo las fichas sobre la mesa.

    1. sylvia dice:

      jaja… la espesa soy yo que mezclo cosas, porque me bulle el coco y la lío. En realidad, lo ideal es que seas libre de comentar lo que te dé la real gana.

  54. Luisa Pérez Perezas dice:

    “El miedo a la libertad o cuánto cuesta ser sincero con uno ”

    No es miedo a la libertad, sino miedo a perder al otro al que le estás mintiendo con quien te has comprometido a serle fiel. (Porque parto de que esa es la negociación).

    Si se pacta tener una relación abierta, pues sería diferente, y tendrías otro tipo de libertad, osea, otro tipo de opciones, de posibilidades… Que es lo que la libertad marca. La de posibilidades en las que yo puedo escoger.

    En una relación de pareja exclusiva donde no puedo tener más sexo con otros, pues… La libertad no existe, porque no tengo más posibilidades u opciones para escoger. Solo las que nos brindamos dentro de nuestra pareja.

    La sinceridad….. Si me gusta otro y quiero estar con otro… Pues no mentir, y tener la opción de perder o no a mi pareja….

    1. Ojovertical dice:

      Muyy bueno Luisa , brillante reflexión!!!!

  55. Dejando de lado el tema de la infidelidad, que como bien dice Sylvia es sólo el planteamiento que sirve de excusa para este post, estamos de acuerdo con que el miedo a reconocer los deseos sexuales es un problema. Más allá de que pocos sean capaces de sincerarse con otros, el detalle está en que en muchas ocasiones no somos capaces de sincerarnos con nosotros mismos. Y mucho de esto, lamentablemente, tiene que ver con la educación sexual y esas conductas y prejuicios aprendidos socialmente. Cuando la sexualidad comience a tomarse como algo completamente natural, tal vez estas limitaciones autoimpuestas desaparezcan. Un saludo a tod@s y feliz semana!

  56. Dulcedehiel dice:

    No sé qué haré en el futuro. Hasta ahora, mi opción ha sido la “fidelidad”, o sea follar sólo con mi pareja y aguantarme las ganas de follar con otras, y tratar de que crezcamos juntos en la cama, como en otras facetas.
    ¿Lo he hecho así por miedo? ¿He disfrazado esta opción con unos valores morales que no tiene para acomodarme al modelo social imperante? Pues claro, como todo@s.
    ¿Se reduce todo a eso? No. ¿Es lo mismo una familia que una pareja? No.
    ¿Pondría en riesgo mi moderada felicidad/infelicidad a cambio de follar con otras mujeres (porque follar más no puedo, vamos que no me da el cuerpo para tanto ni me quedan horas, tendría que ser por más calidad o por un mero cambio de piel, para recuperar esas sensaciones que se pierden con la rutina)? Pues hasta ahora no, pero cada vez dudo más.
    ¿Seré más feliz si cumplo alguna de las fantasías sexuales con las que adorno el noble afán de la masturbación? No lo sé, en todo caso no aspiro a cumplirlas todas, no me hace falta.
    ¿Sería infiel si mi mujer no se enterara jamás? Y a mí que narices me importa eso, bastante tengo con saber qué quiero yo para mi vida. Hasta ahora he sido sincero en la medida en que el sentido común lo aconseja (el ser humano tolera mal la verdad) y he hecho de esa sinceridad (sí, parcial) una bandera. Para vivir con una experiencia de ese calibre oculta a los ojos de mi pareja (o sea mi chica todavía, mi amor) necesitaría un cambio de mentalidad muy profundo.
    Tendría que ser capaz de sentirme inteligente (pragmático) por ese ocultamiento, y aceptar una gran mentira (también) en una relación que yo quería especial.

  57. Mikel dice:

    Yo mismo pero sólo yo. Y como estoy bien seguro de mi mujer, lo que hiciera con las otras no afectaría para nada la relación porque ya digo que sólo sería un desahogo físico, una demostración de rendimiento sexual que les hiciera pensar: “jó, qué contenta la debe tener si lo hacen así habitualmente”.

    Una sola vez y sólo como experiencia.

    1. maría angustias dice:

      ¿Esto lo pensarías igual para tu mujer?

      1. Eduardo dice:

        Yo sí.

        1. Ojovertical dice:

          Suscribo, yo tambien, como Eduardo. Creo en el amor, en la pareja y en unas relaciones abiertas para realizarse sexualmente con plenitud.

          Si nos abrimos de corazón, con trasparencia y honestidad, creo que esto es posible cuando ambos están de acuerdo. A partir de ahí, sexo es sexo, no hay infidelidad. No mezclar con el amor hacia tu media naranja.

  58. Silvia dice:

    El problema es que siempre hay alguien que se va a enterar: tú mismo… y ahí hay que incluir a tu conciencia y tu moral… y ya está servido el dilema!

    1. Laia dice:

      Si, es eso, si no se fuera a enterar si que le sería infiel, lo que pasa que el saberlo yo me torturaría por dentro… así que si ni él ni yo nos fueramos a enterar sí le seria infiiel 😉

      1. malu dice:

        Hola lidia nosotros no tenemos problemas de ningun tipo somos parejas swinger y m la verdad k perfectp. saludos

    2. Af dice:

      ¿Engañarias a tu mujer con sus hermanas?

  59. Mikel dice:

    Claro, si no se enterara jamás, es evidente que se harían realidad bastantes fantasías y muchos sueños. Siempre hay una vecina, una antigua amiga, alguna profesora de tus hijos, alguna compañera de trabajo, e incluso las hermanas de mi mujer, o sea mis cuñadas. A las cuales he llegado a ver semidesnudas en algún momento concreto durante unas vacaciones comunes. Y con dos de ellas, solteras y sin compromisos, hemos llegado a ir mi mujer y yo a una playa nudista por probar la experiencia, que en mi caso no fue del todo buena porque tuve una erección que no me esperaba.

    De manera que cómo no dar rienda suelta a todo esto, si sabes que no se va a enterar nadie y que sólo va a ser un desahogo sin consecuencias.

  60. Carmen Sanchez Ruano dice:

    Pues mirando hacia atrás, en mi ya larga vida, veo que la creencia de la exclusividad en pareja ha sido un lastre que ha marcado mis relaciones y que mi ética, grabada a fuego, me ha impedido ni siquiera la idea de saltármela, porque lo que he necesitado estar libre, es decir, sin pareja para decidir sobre qué hago con mi cuerpo desde mi absoluta libertad personal… claro, con este planteamiento, imposible mantener una pareja (otra reflexión sería sí necesariamente tenemos que vivir en pareja)… y me hace cuestionarme esto de la “trasparencia”, punto que me parece fundamental para el mantenimiento de un vínculo de pareja pero para el que sería necesario un punto de crecimiento personal que dudo que estemos ahí… quizás generaciones futuras puedan acercarse!!!

    1. Eduardo dice:

      Buena reflexión, y sí, es muy posible que generaciones futuras se planteen las cosas de otra forma, por esa fase de crecimiento personal me encuentro navegando y te aseguro que es fantástica aunque difícil.

  61. Luisa Pérez Perezas dice:

    Visto lo visto en mi vida y al lado las de los otros… No sería infiel. No me sentiría bien engañando, mintiendo…. Mentir! Estaría mintiendo. A él, y a mi, a mi alrededor… Me he dado cuenta que lo que más me jode es que tengamos la necesidad de mentir. En ese momento se acaba. Lo más importante es la negociación leal con el otro que es mi pareja.

    En cuanto a que la gente es solapada en el sexo… Vaya que sí… Pero también en muchas facetas de la vida, no sólo en el sexo. También en la crianza de los hijos, en el trabajo, en la calle, en las tiendas, con el dinero, ….

    Resumen, cada cual es egoista y se salta un poco las normas o lo que impone la sociedad, haciendo un guiño y que no te van a pillar, asi funciona… Sin embargo si no fuéramos (yo también me incluyo, porque si no me estarían apeleando en la calle)… Si no fuéramos solapados, tendríamos más oportunidades de aprender compartiendo experiencias y seguramente nos veriamos atraidos a indagar más.

  62. María dice:

    Pues si!! Sería infiel pq cuando llevas muchos años con tu pareja, aunque sepas que es el hombre de tu vida, si se te cruza alguien que te parece interesante y te despierta esos deseos de la fase uno de enamoramiento, ¿Porque dejarlo escapar? Solo se vive una vez!!! A veces, lo dejas escapar pq no te apetece perder lo que llevas años construyendo con tu pareja, pero si supiera que no se iba a enterar… Bufff!!
    Yo hace años también pensaba que si realmente estás con alguien que consideras tu pareja ideal, sería imposible fijarte en otro, pero el tiempo me ha hecho ver que esto no es así!! A veces no todo es blanco o negro! Puedes tener claro que quieres pasar el resto de tu vida con tu pareja pero poder tener alguna historia de amantes en mitad del camino si sabes que no se va a enterar…. Quien se negaría a eso?? No seamos hipócritas!! Las mejores historias de amor son las que no se completan!!! Gran frase de Woody Allen!! Totalmente cierta!!

    1. Eduardo dice:

      Biennn, una persona sincera.

      1. Af dice:

        Eduardo, los que dices que no lo serian quizas tambien sean sinceros. Por cierto creo que no esta bien engañar a nadie, si somos tan liberales tenemos una relaicon abierta y ya esta. Entiendo que haya casos en que se pueda dar pero presumir de ello y verlo bien es otra cosa. Lo que dices de “intentar que te dañe lo que e otro haga” esta fuera de lugar, a todo el mundo le molestan quelo engalen.

        1. Eduardo dice:

          Tú lo has dicho, que lo engañen. Pero observarás que siempre uso la palabra “infiel” o “infidelidad” entre comillas, porque pretendo distinguir entre el engaño y el ejercer la libertad individual como persona. Lo que ocurre es que ejercer esa libertad casi siempre conlleva un engaño o al menos una ocultación, debido a las pautas por las que se guía esta sociedad hipócrita. De ahí que lo ideal fueran las relaciones abiertas que permitieran ejercer esa libertad sin engaños.

          Pero creo que el tema de este post es si reconocemos o no que seríamos “infieles” y que analicemos si nos estamos autoimponiendo un tipo de conducta por miedo a ser libres

    2. suerte101 dice:

      Totalmente de acuerdo María, hay que ser sincero con uno mismo y no dejarse engañar por las reglas sociales que nos prohibe tener relaciones fuera de tu matrimonio o noviazgo. Y más, si tu pareja no se entera. Lo dicho, totalmente de acuerdo, no podemos ser hipócritas. Saludos.

  63. Natalia dice:

    Nunca hagas lo que no te gustaría que te hicieran, esto es lo que pienso e intento cumplirlo…

    1. Eduardo dice:

      La solución es sencilla, trata de que no te disguste que el otro lo haga.

  64. chamaco dice:

    Totalmente de acuerdo con Su, si estoy casado y en pareja… es porque así lo hemos decidido… y luchamos (no sé si la palabra es la adecuada) por avivar el deseo del uno por el otro… Fantasías… MIL Y UNA, ¡faltaría más!… pero prefiero las que se pueden compartir en pareja (que también he cnseguido llevarme el gato al agua más de una vez)… Lo demás creo, es un absurdo… pensar en ‘ser infiel’ sin que el otro (la otra) no se enteré… que quereis que os diga… NO ME LO CREO!… y tampoco lo veo ético… estás o no estás… y punto!, creo yo vamos!

    Apapachos varios!

    1. dice:

      Suscribo, suscribo y suscribo 🙂

  65. Mary Warrior dice:

    Me encanta el post y es verdad que la libertad asusta, exije responsabilidad y apechugar con las decisiones. Creo que este de la monogamia puede que sea algo impuesto socialemente, que en realidad pasado un tiempo a todos nos aparece el instinto exploratoria y el deseo de vivir experiencias nuevas.Que en muchas ocasiones, la fidelidad se plantea por una mera cuestión de miedos e inseguridades personales, queremos tener atad@s a las parejas y nos da miedo que nos abandonen. Pero también creo que el sexo se está conviertiendo en un objeto de consumo, que en muchos casos, a perdido cierto valor y lo mismo uqe no somos sinceros exigiendo u ofreciendola fidelidad, se utiliza para cubrir huecos, rellenar autoestimas o una necesidad de sentirse gustado que “no acaba siendo sano del todo”…

  66. Carola Mola dice:

    Tal y como está presentado el post tengo la sensación de que da igual lo que opinemos, pensemos o sintamos, si se expone la opción de fidelidad aunque no se vaya a enterar la pareja somos hipócritas o faltos de libertad, nos autoengañamos….

    1. Regina dice:

      Totalmente de acuerdo contigo.

  67. dice:

    ¿Sería infiel si supiera que mi pareja nunca “de los jamases” se iba a enterar? No, categórico. No tengo deseos de compartirme con otra/s persona/s. Sí que he fantaseado con estar con tal y cual si no tuviera una relación. Pero estando en pareja, no. Me gusta mi chico, me resulta muy apetecible, tenemos caracteres compatibles y una visión de futuro en común muy, muy parecida. Es mi colega, un buen amante y un compañero vital estupendo bajo mi punto de vista. He encontrado una naranja entera, como yo :). Si estoy con él, estoy con él y punto, y es porque quiero, que nadie me obliga (cuando estaba sola, lo estaba porque podía y ya hice todo lo que me apeteció hacer) Y ya no me importa tanto el que él no se enterase, me bastaría con saberlo yo y a partir de ahí sé que no podría mirarle a los ojos. Por otra parte, los otros deseos sí que me los revelo a mí misma y sí que los comparto con mi pareja 😀 y hasta algunos los llevamos a la práctica con más o menos salero ;P

    1. jaja jeje dice:

      Yo sí que lo he hecho, además con un chico que también tiene su pareja (pero porque no lo sabía, me enteré después). Y que yo sepa, no he sido ni la primera ni tampoco la última – vamos que la novia de ese chico lleva una cuerna… que pa´que!! Yo tampoco nunca me imaginé que sería capaz de serle infiel a mi pareja, pero ese gilipollas era realmente muy bueno, se ve que tenía mucha experiencia (y es muy bueno en la cama). Era tan atento, tan romántico, además un tío muy inteligente, con una buena profesión… en fin: el hombre perfecto! Dejé a mi pareja por él!! (me tenía totalmente enamorada, claro) Hasta que me enteré que tenía novia ( y mira que se lo pregunte 20 000 veces, siempre lo negaba) Un hijo de puta! Resumiendo: A mi esta infidelidad me sirvió para ver que hay mucho imbécil suelto por allí y aprendí a no fiarme de la gente y en especial de los hombres. Ahora he vuelto con mi pareja y me siento más enamorada que nunca! 🙂 Lección aprendida!

  68. Fran dice:

    No, jamás, y hasta la fecha así ha sido con mis parejas. Eso sí, si existiera la tentación posiblemente me haría recapacitar de que algo falla en nuestra relación y por tanto hablaría con ella.

    1. Patricia dice:

      Coincido con Fran al 100%
      Siempre lo he dicho, en el momento que estando en pareja me atrae otro chico, es que algo va mal dentro de mi pareja y lo hablaría para dejarlo. La otra persona por respeto ha de aprovechar su tiempo, no soy quien para quitarle posibilidades de ser mas feliz con otra persona, aunque la decisión duela.
      Creo que el respeto es fundamental

    2. Eduardo dice:

      Fran, no te lo tomes a mal, pero como hablas de tus parejas, no puedo evitar el chiste de decir que si yo tuviera una pareja distinta cada, pongamos, tres años, prometería serle “fiel” a cada una de ellas.

      1. Fran dice:

        No me lo tomo a mal Eduardo. Pero a veces a uno no le queda más remedio que intentarlo una y otra vez hasta encontrar la pareja definitiva. Yo creí tenerla durante catorce años y no fue así. Eso sí, jamás le fui infiel ni lo haría con quien llegara a mi vida, porque no le mientes a ella, te engañas a ti y demuestras lo tremendamente egoísta que puedes ser jugando con la vida de tu pareja y de las que pasan por tu vida.

        El sexo es un maravilloso placer para disfrutarlo sólo o en compañía. Cuando sea en compañía, todos deben saber y respetar las reglas del juego que se acuerden entre ellos, sin trampas. La infidelidad, para mí, es una trampa.

        Saludos 😉

Deja un comentario

Los campos obligatorios están marcados con