Satisfacerle no es suficiente… y deja de engañarte

"Lo que quiero es satisfacerle". La de veces que he escuchado estas palabras u otras parecidas en boca de una mujer. No importa la edad. Jóvenes, adultas, maduras*... Todas ansiosas por lo mismo: por hacer felices a sus parejas en la cama, por estar a la altura de sus demandas y necesidades, por bordar esto o aquello (sexual, se entiende), por no ser destronadas por otra... De entrada, tanta generosidad y tanto "esfuerzo" parecen positivos, ¿no? Al fin y al cabo, desear la felicidad (sexual […]

Y tú, ¿qué opinas? (IV): “Quiero que mi esposa se acueste con otros” (y 2)

Hace algún tiempo, un seguidor de esta web quiso conocer las opiniones de otros hombres y mujeres sobre la cuestión que plantea el titular. La cantidad de respuestas que han llegado para ser subidos a ese post evidencia que es un tema que interesa y ¿apetece a muchos parroquianos? Seré sincera, he censurado unos cuantos comentarios porque no opinaban o expresaban sus anhelos y miedos de forma cortés,  sino que simplemente pretendían que esto se convirtiera en una página de contactos ( […]

Puesta a punto: ¿Qué sabes de tu sexo?

Lo que sigue, de simple hasta parece tonto, pero ya sabes que las apariencias engañan. El objetivo de esta puesta a punto es sacarte de tu zona de confort y empujarte a tomar conciencia de aspectos de tu vida sexual que tal vez debas atender, quizás perdonarte, igual cambiar... Dedícale un rato a tu paso por boxes e igual te sorprende. A mí no me dejo indiferente. Lo que te propongo es que completes las siguientes frases con la mayor sinceridad posible. Si te lo tomas en serio te darás c […]

Sexo y mindfulness (II): llegar no es el objetivo

  Cuando practicas sexo es probable que tengas un objetivo: alcanzar el orgasmo. Lo cierto es que suele ser nuestra meta, quizás no dicha, quizás no pensada, pero es lo habitual. Imagínate que vas caminando por un bosque, disfrutando del paisaje, los olores, los sonidos de la naturaleza. Te sientes feliz, completamente feliz, disfrutando del momento. Pero, ¡huy!, me olvidaba, resulta que llevas a un crío a tu lado y a cada cinco pasos te pregunta: "¿Cuánto falta para llegar? ¿ […]