Entrenando los sentidos (V): el olfato y cómo potenciarlo

© José Bustamante y Aldara Martos Palomeque, psicólogos y especialistas en sexualidad y pareja.*

La nariz es uno de los órganos sexuales más importantes del cuerpo humano. A través de ella nuestro cerebro puede diferenciar y reconocer hasta 10.000 olores diferentes. De hecho, el aroma es una de las principales armas de seducción y como tal juega un papel clave en materia sexual. Para bien o para mal, los efectos que el olor de cuerpos ajenos provoca en nuestros cuerpos son irreprimibles y automáticos. Cada persona tiene un olor único, que nos puede provocar desde una sensación excitante a no resultarnos para nada atractiva, y en cualquiera de los casos es probable que sin saber la razón.

El olor además tiene la capacidad de rememorar situaciones vividas, recuerdos que nos hacen sentir bien, sobre todo cuando hemos asociado un perfume a una persona en concreto y al olerlo, en cualquier parte, nos viene a la cabeza, tan vívidamente como si estuviese delante. Si bien el tacto, el oído, el gusto y la visión también tienen reputación de fijar recuerdos, éstos no son tan fieles como los que fija el olfato, y este poder evocador puede convertirse en un potente estimulante erótico.

Al hablar del olfato, es inevitable mencionar las feromonas, unos compuestos químicos que normalmente son segregadas a través de la piel y se dispersan por el aire, y que modulan la sexualidad de la mayoría de los animales. Hasta hace poco se creía que apenas significaban algo para el ser humano, sólo se aceptaba que eran capaces de sincronizar los ciclos menstruales de mujeres que conviven o trabajan juntas. Se decía que su receptor, el órgano vomeronasal cuya función es detectarlas, era un vestigio inservible y sin aparente conexión con el cerebro. Pero investigaciones recientes sugieren que tanto los compuestos químicos como las dos diminutas fosas situadas sobre el tabique nasal que los captan, son mucho más activos y funcionales en nosotros de lo que se creía.

Sin embargo, en la comunidad científica no existe consenso definitivo al respecto y no está del todo claro que esa atracción sea únicamente debida a las feromonas, es decir, no podemos olvidarnos del factor psicológico. Tomemos, por ejemplo, los productos que invaden el mercado actual “con feromonas” como reclamo: si realmente funcionan podríamos preguntarnos qué parte ha sido debido a ellas y cuánto se debe a nuestra percepción subjetiva. Dicho de otro modo, si creo que llevo algo o he tomado algo que me va a ayudar a ligar, mi comportamiento será más seductor, me sentiré más tranquilo y seguro de mí mismo, por lo que la probabilidad de atraer a alguien será mayor. Además, si esa química invisible posee algún poder, será únicamente el de aumentar la probabilidad de que el otro se aproxime, el resto dependerá del arte de la seducción.

Una advertencia: cuidado con hacer un uso abusivo de los perfumes, que se convierten en un obstáculo para el intercambio de información sexual olfativa. Nos empeñamos en oler bien cuando muchas veces lo que realmente excita a nuestra pareja es nuestro olor natural, el olor de la piel sin aditivos artificiales. Lo ideal es utilizar la cantidad correcta en el momento apropiado para impactar sin esconder, para seducir sin marear.

Y, por supuesto, no olvidemos incluir los aromas más sugerentes para ambos dentro del juego erótico, en forma de velas perfumadas, inciensos o aceites y no sólo para crear ambiente, sino también para estimular el deseo o dar tranquilidad –depende del olor-, o bien directamente sobre los cuerpos para descubrir nuevas esencias. Existe una relación muy estrecha entre oler y conocer: pasar una noche entera sólo oliendo al otro, como hacían en Bohemia los recién casados en el siglo XIX, sería un excelente ejercicio en pareja.

Si quieres potenciar tu sentido olfativo, te proponemos estos ejercicios para ayudarte a descubrir nuevas sensaciones. Necesitas la ayuda de otra persona.
– Buscar varios aromas que os resulten agradables: perfumes en un pañuelo, alimentos, especias…
– Uno, a quien llamaremos la nariz, se tapará los ojos con un pañuelo, venda o antifaz.
– La otra persona, le irá presentando los diferentes aromas, dándole tiempo para que sean olidos con detenimiento.
– Quien huele ha de centrar su atención y analizar cada aroma. ¿A qué corresponde? ¿Qué le llama la atención de esta manera de percibir el estímulo?
– Si mientras huele le aparecen sensaciones o pensamientos distractores, simplemente deberá dejar que se marchen y volver a centrar la atención en lo que está oliendo.
– Una vez finalizada esta primera parte del ejercicio, y con los ojos aún vendados, la otra persona deberá acercarse y dejarse oler las manos, el cuello, el pelo… ¿Qué experimenta la nariz? ¿Algo le ha resultado erótico?

*La dirección de los psicólogos, que ejercen en Alicante, Elche y online, la encuentras en la sección de Recursos. Si quieres leer la primera entrega de esta serie, sobre la importancia del centrarse en el aquí y ahora, la segunda, sobre cómo potenciar la vista, la tercera, sobre el oído, o la cuarta, sobre el tacto, pica sobre sus enunciados.

6 respuestas a “Entrenando los sentidos (V): el olfato y cómo potenciarlo”

  1. Blancaneus dice:

    Si tuviera que decantarme por un sentido predominante en mis relaciones sexuales, probablemente sería el olfato. Tengo un olfato muy sensible a las variaciones de cada individuo, y eso hace que sea uno de los pilares en cuanto a “me atrae” o “no me atrae”. Y en relación a los perfumes, aunque me guste olerlos, mi favorito es el sudor de alguien que me atraiga.

    Ha habido hombres que sin ser unos dandis me han cautivado por el olor que hacían, hasta el punto de acercar mi nariz para deleitarme con su aroma mientras ellos dormían. Sin embargo, la experiencia me dice que el olor puede cambiar.

    Mi ex tenía un olor que me atraía, nos separamos y seguía siendo así, hasta que un buen día, aún no se porque, empezó a desprender algo que no me gustaba, un olor desagradable. Y es lo que siento ahora cuando me acerco a él, rechazo olfativo. ¿Que ha pasado?¿las feromonas son diferentes?¿es una manera que tiene mi cuerpo de decirme que no me conviene?

    Ahora es el olor de mi pareja el que me gusta. Y ya no digamos el olor de mis hijos, tiene algo, un efecto de amor inconmensurable, que me invade cada vez que les beso o les abrazo.

  2. Erosplorer dice:

    Hay varios perfumes que presumen de poseer en su fórmula feromonas de cerdo. Espero que no sean muy efectivas porque una de las características de las feromonas es que son específicas. Esto quiere decir que sirven para atraer miembros de la misma especie. No tiene mucho sentido que la feromona de la Mantis religiosa atraiga mariposas, eso sería insatisfactorio para ambos individuos. La Mantis porque no podría reproducirse y la mariposa porque sería devorada.
    Por esta razón espero que las feromonas de estos productos no sean muy efectivas. Imaginaos a un pobre humano siendo acosado por dos o tres cerdas en celo simplemente por pasear dentro de los límites de la granja, donde ha ido a hacer turismo rural.

    1. Agusti Celma dice:

      Cierto y acertado comentario. En Tutto-Sensual las feromonas utilizadas son un compuesto de 3 hormonas humanas que debidamente mezcladas permiten que se puedan aplicar a distintos colectivos…heterosexuales, gays o lesbianas. Y los resultados son espectaculares.
      También es bueno resaltar que las feromonas no huelen a nada y por ello, el mejor de los productos son las feromonas inodoras que se pueden utilizar simultaneamnente con tu perfume habitual.

  3. amiquemeaprendan dice:

    Buenos días, leyendo el articulo es evidente que el olor es una cuestión bastante importante para el acercamiento entre personas. No se si los productos/perfumes con feromonas ayudan o no, pero soy mas de la opinión, aun ayudandose de esos productos con feromonas (“sin menospreciar sus cualidades seductoras” ) creo que lo que mas ayuda es LA PREDISPOSICIÓN A… Cuando uno compra algún producto de este estilo en un princio lo hace para sentirse seguro y receptivo exponiendo la baraja en la mesa y así motivar al personal para jugar una buena partida de cartas.

    Eso si, me gusta mucho el articulo … Tratare de no abusar de mi perfume, aunque no soy de los que marea tipo BARÓN DANDI, supongo que cuando habitualmente me dicen ¡Que bien hueles! Es probable que huela un poquito de mas … Voy a hacer deporte para sudar la camiseta ;p

    Buen finde. Congratulations Bustamante como huelas como escribes tiene que ser fantástico jejeje

  4. Agusti Celma dice:

    En lo que se refiere a las feromonas, cierto es que la comunidad científica no se pone de acuerdo sobre la verdadera influencia de ellas en las relaciones humanas. Pero hay que decir que el uso de productos que contengan feromonas es mucho más habitual de lo que nos imaginamos y no solamente en el terreno sexual.
    Tenemos ejemplos de personas anónimas y no tan anónimas que tras probar las que comercializamos, aseguran haber obtenido un resultado diferente a lo que ellas esperaban.
    Hay algo importante que si debemos decir y es que las feromonas no son milagrosas y no podemos transferirles poderes mágicos. Su función es la de conseguir un estado emocional propício para que ocurra algo. Eso es lo que consiguen las feromonas en los seres humanos.
    Para ello bastará que el producto adquirido lleve efectivamente feromonas ya que el efecto placebo no es suficiente y que las feromonas sean humanas ya que las feromonas animales o vegetales no son efectivas entre los seres humanos.

Deja un comentario

Los campos obligatorios están marcados con