Entrenando los sentidos (II): la vista y cómo potenciarla

© José Bustamante y Aldara Martos Palomeque, ambos son psicólogos y especialistas en sexualidad y pareja. Es la primera vez que Aldara escribe un post, aunque ya ha respondido a alguna consulta planteada por usuarios de esta web y participó en mi libro “Deseo”. Esta es la segunda entrega de una serie de seis posts que pretenden ayudarnos a potenciar el uso de nuestros sentidos durante las relaciones sexuales.*

Todo contacto se inicia con los ojos, los primeros en captar el estímulo erótico. Posteriormente participan los demás sentidos, pero la vista abre camino, ya que se calcula que el 80% de la información que recibimos implica este sentido (salvo, obviamente, en personas con pérdida visual). A los hombres es el sentido que más les excita y suele dominar sobre los demás. La mujer, en cambio, funciona de forma diferente: para ella también es importante, pero necesita sumar otros estímulos para excitarse. Eso explica, por ejemplo, que en el mercado exista tal variedad de lencería femenina, disfraces eróticos para mujeres, etc. Estos aderezos causan el morbo del varón simplemente con contemplarlos sobre el cuerpo de una mujer. (De hecho, para ellos es incluso más sensual y estimulante una señora semivestida que desnuda, ya que eso propicia que su imaginación se ponga en marcha y quiera investigar y descubrir; un juego, sin duda, de lo más erótico.) Por el contrario, este tipo de indumentaria no causa el mismo impacto en una mente femenina: puede gustarle, pero también puede producirle el efecto contrario y/o causarle risa. Pensemos, por ejemplo, que a ella la visión de su pareja desnuda con los calcetines puestos puede provocarle una pérdida del deseo, mientras que para él, no sería tan significativo. Otra prueba de la mayor relevancia de lo visual en el hombre es que ellos se decanten más por la pornografía y ellas escojan la literatura erótica cuando se trata de buscar estímulos externos para la excitación.

Decía el escritor francés Antoine de Saint-Exupéry, autor de “El Principito”, que “lo esencial es invisible a los ojos”, pero por hermosa que sea la frase, la visión tiene una especial relevancia para las cuestiones amorosas. De hecho ese cruce de miradas que se inicia durante el juego de seducción es lo que realmente va a provocar la atracción entre dos personas. Mantener la mirada clavada en el otro para captar su atención, mostrar de forma sugerente un escote o dibujar una sutil sonrisa… Todo ello entra a través de los ojos desencadenando una serie de emociones e impresiones claves para la conquista. Es más, cómo mira nos puede decir mucho de la otra persona: si es tímida no lo hará a los ojos directamente sino que se perderá hacia cualquier otra parte, de la misma forma que una mirada fija nos está diciendo que el otro se muestra seguro/a de sí mismo/a, además de su interés.

Asimismo, durante la relación sexual la visión adquiere una especial relevancia, ya que el encuentro entre ambas miradas produce un efecto altamente estimulante además de generar una complicidad especial entre los amantes. Contemplar los gestos o el cuerpo del otro o mirarle directamente a los ojos nos ayuda a captar hasta qué punto está siendo gratificante la relación y por supuesto puede resultarnos muy excitante. Mirar a nuestra pareja o incluso pedirle que nos mire mientras disfrutamos –y disfruta- es una experiencia erótica única… que no todo el mundo es capaz de soportar. ¿Lo eres tú?

Para finalizar, aquí tienes unos ejercicios para desarrollar el sentido de la vista. Objetivo: educar tu mirada erótica, ayudarte a aprender a apreciar los matices. Lo ideal sería dedicarles de 15 a 20 minutos a cada uno y no, no valen excusas:
– Busca un objeto, cuadro o fotografía que te resulte bello pero sin contenido erótico. Trata de apartar la atención del resto de los sentidos y concéntrate en la vista. Mira el estimulo visual escogido y percibe cada uno de sus detalles. Si aparecen sensaciones o pensamientos distractores, simplemente deja que se marchen y vuelve a centrar la atención en lo que estas viendo. Una vez finalizado pregúntate que te ha llamado la atención de esta manera de percibir el estímulo.
– A continuación escoge uno objeto, cuadro, dibujo o fotografía que te resulte erótico. Si lo prefieres escoge un vídeo con una escena erótica, pero asegúrate de apagar el audio, el sentido prioritario en este ejercicio debe ser la vista. Haz lo mismo que en el ejercicio anterior. A continuación describe las sensaciones experimentadas, prestando atención a qué partes del estímulo visual te han resultado eróticos.

Seguramente habrás apreciado algo nuevo. ¿Qué es lo que te mueve? ¿Qué te hace excitarte? ¿Qué te evoca? Ese es el camino a explorar.

*Si necesitas ponerte en contacto con José o Aldara, encuentras su dirección en la sección de Recursos. Si quieres leer la primera entrega de esta serie, sobre la importancia del centrarse en el aquí y ahora, con sus ejercicios correspondientes, clica aquí.

24 respuestas a “Entrenando los sentidos (II): la vista y cómo potenciarla”

  1. Tesis dice:

    Lo primero que miro en un hombre son las piernas, desde pequeña, es algo que siempre me ha atraido. Me gustan estilizadas y con algo de vello, y he tenido mucha suerte porque mi marido las tiene asi, de hecho muchas veces las miro con envidia, por no tenerlas asi (solo en lo estilizadas) y orgullo porque disfruto de ellas.

  2. sylvia dice:

    Un artículo de la psicóloga y terapeuta sexual Raquel Díaz Illescas que nos ayudará a reflexionar: Los privilegios de “VER”: de las relaciones interpersonales a las afectivas sexuales. Ennumera toda una serie de “acciones que una persona sin dificultades visuales puede llevar a cabo de manera normalizada en su vida cotidiana”, es decir, sin plantearse siquiera que algo tan aparentemente simple pueda resultarle difícil a una persona con limitaciones visuales.
    Uno de sus objetivos es ayudarnos a entender que “VER tiene privilegios, y esto no debería ser una ventaja para relacionarse, para interactuar, para amar, para flirtear, para mantener relaciones sexuales satisfactorias…No debería serlo si fuésemos capaces de desprendernos de tantos prejuicios, miedos y creencias en torno a la ceguera o la deficiencia visual, que condicionan el buen desarrollo y desenvolvimiento de las personas en sus relaciones afectivo sexuales”.

  3. Maria dice:

    Yo, en lo primero que me fijo es en el pelo, que aparezca cuidado y limpio, y luego o a la vez la boca, en particular, los dientes (un pelo “desaliñado” o unos dientes mal cuidados o poco limpios me tira para atrás, por más que el chico se parezca a Brad Pitt)

  4. carmen dice:

    Lo que más me atrae de un hombre es su nariz; luego bien, me gustan los brazos; si son musculosos no me gustan.

  5. isthar dice:

    Me pasa como a Ratoncita, me vuelve loca la mirada y la sonrisa.
    Saludos!!!

  6. fati dice:

    Yo también me fijo en las manos, adoro las manos grandes de un hombre, con dedos largos y las uñas mordidas, para imaginarme que siento la piel de esos dedos cuando me acaricie. Mi pareja tiene así las manos. No se si me gustó por eso, porque de primeras me entró por el ojo todo lo que observé. Pero sí que es cierto que algo a su favor jugaron.

    Eso sí, las miradas lo dicen todo. Hay un refrán que dice: las miradas dicen lo que los labios callan. Y es cierto que lo dicen todo, si están agusto, si disfrutan, si sienten….
    Una buena mirada borra todo lo demás, al menos para mí.

    Como otras partes muy sugerentes para mí diré que son los gluteos (sobretodo cuando se encogen uno contra otro en el momento de…..ya sabéis), los lóbulos de las orejas, y la zona que hay entre el ombligo y el pene, que se ve cuando están en ropa interior o bañador…ideal!!!

  7. tincho1125 dice:

    Que es lo 1ro que miro en una mujer? No se si hay un “primero”. Creo que empiezo por su cara o para ser más amplio, su cabeza (ojos, mirada, nariz, boca, peinado). Igual eso no deja de ser lo primero, creo que si el objetivo es ver si me gusta, trato de analizar todo lo que pueda hacerse visualmente para luego, si puedo, seguir con todo lo demás: su forma de ser, de comunicarse, etc.

  8. Nomataresi dice:

    Pues a mi lo que me encanta también es la mirada… Siempre es lo primero en lo que me fijo y por supuesto me encanta jugar con ella y cómo ellos se vuelven locos si les miras fijamente a los ojos…
    Y el cuello… ummm cómo me gusta perderme en él…..

  9. Escorpio dice:

    Para mi tambien es la mirada. Luego la manera de desenvolverse, de moverse. Y si esa mirada persiste, ¡fenomenal!

  10. Edmundo dice:

    A mí me encantan las axilas femeninas, ese gesto del brazo que se levanta y deja la axila desnuda, me entran unas ganas locas de vestirla de besos…

  11. Teresa dice:

    Hola Sylvia,
    Como te he dicho, yo también en lo primero que me fijo es en las manos, no sé si tiene que ver en que sea pianista!!:) El caso es que me encantan y me ponen mucho unas manos bonitas porque obviamente pienso en lo que pueden dar de si…
    Lo de relacionar el pianista con el buen amante no estoy muy de acuerdo, al menos por las experiencias que he tenido… Yo los chicos con los que he estado han sido siempre pianistas y no todos han sido buenos amantes (50% podríamos decir). También es verdad que excepto uno, los demás no tenían unas buenas manos (lo que yo considero buenas manos, claro).
    Así que bueno, lo dicho queda: las manos es lo que opino que más juego pueden dar en la cama y fuera de ella… si encima son bonitas y están bien hechas, todo un lujo para la vista y el tacto:)

  12. … Y lo que no se ve y se insinúa… ¡¡ES LO MEJOR!!…

  13. Los pies… sé que suena a topicazo pero son mi debilidad y creanme normalmente una chica con pies lindos… ¡es una chica linda!… Y una cara de mujer sin maquillar… es hermosa!

  14. Joaquin dice:

    Teniendo ella un cuerpo mínimamente bien formado, ni muy obesa ni delgada, lo que más me atrae es el lenguaje corporal y postural. Es decir, más que el cuerpo que tiene, cómo lo usa. Cómo lo mueve. Cómo se expresa con él.

    Personalmente, cuando el movimiento de su cuerpo me transmite “aquí estoy yo”, pero con suma elegancia, discreción y sencillez…saltaría encima de la susodicha como una pantera 🙂

  15. LP dice:

    EL CONJUNTO… que no tiene porque ser perfecto, simplemente me fijo de forma general, y si me atrae me fijo más, en ojos y boca, las sonrisa, y si realmente me gusta lo que estoy mirando, LE CALCO UNA RADIOGRAFÍA DE ARRIBA ABAJO!!!! Jajajaja.

    ¡¡Y las piernas!! ¿Cuándo veis un ciclista no os fliplan? … Me pierden,!! Jajaja..
    un día tendré un accidente por culpa su vestimenta!!… ahí siempre tan ajustados!! Jejeje.

    Y respecto a vestido o desnudo… tengo la sensación de que desnudos perdemos tod@s. Me pone más un bañador que nada.

  16. cristina dice:

    Estoy con Ratoncita a mi lo que me atrae visualmente es la mirada. cuando me miran y me sonrien ya hay algo que me atrae. También me suelo fijar en la espalda. Una espalda con hombros anchos me pone. y las venas que se marcan en el antebrazo el no va más.

  17. DANAE dice:

    A mi siempre me habían encantado las manos y, cuando conocí a mi actual pareja, como no, me fijé en ellas y no me gustaron nada, pero con el tiempo he aprendido a apreciarlas, ¡y de qué manera! y ya,ni siquiera me parecen tan feas estéticamente! Lo que me pirró fue que tenía algunos gestos, algunas formas de girarse y mirar que me parecían muy femeninas y eso me encantó. También me excita muchísimo mirarle a los ojos cuando hacemos el amor y mirar su lengua cuando nos besamos. ¡Y los huesitos de la cadera! … el tono de voz al hablar, si es dulce, me embelesa..
    En las chicas, quizás, esa primera toma de contacto cuando al conocer a alguien sonríes espontáneamente o no.

    1. sylvia dice:

      Gracias. Me ha encantado. A partir de ahora intentaré ir más allá de mi búsqueda de… manos de pianista. Cuando vea unas manos que no me convenzan pensaré en lo que has dicho. Por eso me encantan los comentarios, por eso mataría por ellos: me has dado otro enfoque. Ves, por eso necesito que compartáis. Compartir provoca cosas, genera… Mil gracias por ello.

      En clave de humor, os dejo este enlace. El locutor dice: “Salvo que las gafas hagan milagros, no pagues más de lo necesario”.

  18. Ratoncita dice:

    Hola a todos!!! Sin duda… la mirada de la otra persona… es lo q mas me atrae, sea hombre o mujer… después su sonrisa… si surge química… me basta para ponerme a tono!!!!!

  19. Paolo dice:

    Yo no me he acostumbrado a lo que se ve (o se imagina) en la tele o en la playa… “en directo” nunca pierde su poder! ¿Detalles? Las clavículas, como no (especialmente si están mojadas), pero aún más las dos líneas oblicuas que se forman entre la parte superior-delantera de los muslos y los lados del estómago, eso me vuelve loco pero loco… subiendo aún más, agrego que una mujer con barriga plana, por mi, ni se acerca a la atracción que me causa la curva de dos dedos de barriguita (que es algo muy distinto de un barrigón), y para completar el tema “curvas”, un par de caderas son lo que el doctor manda: a una mujer sin caderas le falta algo, por Dios! Y… muy por encima de todo… está la mirada que recibo, el “eye contact” como lo llaman los gringos: para mi, es la cerilla en el bidón de gasolina, de no estar lista mejor empieces a correr… ;o)

    1. fati dice:

      En un reportaje de Punset vi que había un estudio científico que decía que inconscientemente los hombres preferían a las mujeres más pronunciadas de caderas porque simbolizan la fertilidad. Es decir que inconscientemente se tiende a pensar que cuantas más caderas más fértil se es y más atractivo muestra. Aunque si tengo que dar mi opinión creo que las caderas no son lo determinante. Era simplemente un comentario jeje. Saludosss

  20. La visión de un cuerpo, de hombre o de mujer, desnudo, creo que han perdido morbo en nuestros días. Los podemos ver en la tele, en la playa o por internet. La insinuación, en la que juega un gran papel la imaginación, sigue siendo la reina. A mi, lo que me pierde, son los escotes de las mujeres: bendigo cada día el invento del push-up!!

  21. sylvia dice:

    Voy a abrir fuego, a ver si os animo. Lo que más me llama la atención de un hombres son sus manos: cómo se mueven, cogen las cosas, acarician o no los materiales… Eso me da pistas de si me encuentro ante un pianista = buen amante. Probablemente sea un error, pero no puedo evitarlo, porque me obsesiona acariciar los materiales. Más de una vez me he tenido que frenar antes de tocar el tejido de un traje a un desconocido; bueno alguna vez he tenido que disculparme. Sí, creo que el tacto es puro instinto.
    Si lo veo de lejos (al caballero o a la señora): el porte, cómo se mueve, la seguridad que emana…
    ¿Una parte del cuerpo? Depende de quién sea, si es hombre o mujer, y si me interesa o no y en calidad de qué.
    Las clavículas de una mujer…

Deja un comentario

Los campos obligatorios están marcados con