La primera vez, otra vez: cómo relajarse con una pareja nueva

© José Bustamante y Rocío Rico, psicólogos y especialistas en sexualidad y pareja.* Dicen que la experiencia es un grado, sin embargo, cuando se trata de acostarse por primera vez con alguien, por mucho historial que tengamos, no siempre lo vemos claro. Inseguridades, dudas, miedos… ¿cómo afrontar una nueva primera vez?

RESPUESTA PARA HOMBRES (apta para mujeres) por José Bustamante. “Estoy nervioso, ¡me pilla desentrenado!”, me cuenta un paciente ficticio que representa a la perfección a muchos hombres enfrentándose a su nueva primera vez. No es raro: todos podemos sentir cierta inseguridad ante un nuevo encuentro, sobre todo si hace mucho que no hemos estado con nadie o venimos de una relación larga y atravesamos desde su fin, o incluso antes, una larga sequía.

Pues bien, ahí tienes el manantial, es ella, por fin vas a volver a compartir tu piel y quieres, como todos, quedar bien. Primer consejo: ¡calma! Que haga mucho que no estés con una mujer no significa te lances, solo lograrás ponerla y ponerte nervioso. Un ejemplo: imagina que tienes mucha hambre y vas a un restaurante 3 estrellas michelín. Seguramente te apetecerá dejar libre al glotón que llevas dentro, pero para disfrutar te convendrá saborear con sosiego cada bocado.

Entiendo que aparezcan los miedos, pero, ¿a qué? Ella es responsable de su placer; tú, del tuyo, y juntos lo sois del disfrute de la relación sexual. Así que rebaja el listón, simplemente tienes que saber escuchar, explorar su cuerpo con cuidado y atender para descubrir lo que le agrada, corta o vuelve loca. Recuerda: nada pueda salir mal si el objetivo del sexo es pasar un momento placentero y transmitir lo que te inspira la otra persona: pasión, amor, cariño, lascivia… Para eso, para pasarlo bien y conectar, no necesitas aguantar horas, tener una erección potente o una tamaño descomunal. Seguridad compañero. ¿Tienes manos, labios, pene, lengua, imaginación, ganas? Basta tener alguna de estas herramientas” tienes la capacidad de hacer que ella disfrute, ¡imagínate lo que puedes conseguir si tienes más de una!

Un secreto, ella, seguramente, estará tan nerviosa como tú, así que ayúdale a quitarse esa prenda tan pesada y dejarla juntos fuera de la habitación.
(Cortes de la película “Cuando menos te lo esperas”, protagonizada por Diane Keaton, Jack Nicholoson y Keanu Reeves. La escena de sexo entre Keaton y Nicholson no tiene desperdicio. Si la tienes subtitulada envía el enlace a consultas@sylviadebejar.com para que la cambiemos.)

RESPUESTA PARA MUJERES (apta para hombres) por Rocío Rico. “¿Sexo? ¿Otra vez? ¡Ni me lo planteo!”, me dice soltando una carcajada una paciente que acaba de superar una enfermedad. Su risa transmite cierto nerviosismo. Normal, cuando pasas un tiempo de abstinencia sexual, el volver a la acción cuesta. Puede que te asuste la idea de haber perdido práctica o de no estar a la altura, o tal vez te dé miedo no agradar lo suficiente a la otra persona… Puede, pero en realidad, en lo único que deberías pensar es en ti. Cada uno debe hacerse responsable de su propio placer.

Hacer el amor es como bailar, puede que haga bastante que no practiques y al principio te resulte difícil seguir el ritmo, pero si cierras los ojos y escuchas la música te será más fácil dejarte llevar. Tu cuerpo entero es tu instrumento, deja que vibre y siente cada uno de los besos y las caricias que recibas. Tú le gustas, él te gusta, ¡os atraéis! No pienses en nada más, céntrate en ti, aprovecha el momento, y disfruta.

Además, si conoces bien tu cuerpo, ¡no hay razones para asustarse! Eso sí, no esperes que un amante nuevo borre tus problemas sexuales de un plumazo. Si te cuesta llegar al orgasmo, si necesitas estimularte de alguna manera o sabes que te va mejor una determinada postura, propónselo. Él no es un adivino, no te conoce, eres nueva para él, y seguro que estará encantado de estar con una mujer decidida, capaz de tener un papel activo en la relación sexual. Siéntete libre, pues, para decidir lo que quieres y expresarlo. Si aún así, el orgasmo no se produce, ¡tranquila!, pueden estar influyendo muchos factores como estar preocupada por tu actuación o el propio miedo a perder el control. Concédete otras oportunidades y si aún así el clímax te esquiva, pide ayuda a un profesional.

Cuidar los detalles te dará seguridad: un conjunto de ropa interior sexy, el lugar elegido para el encuentro ¡y no abusar del alcohol! (puede dificultar tu orgasmo). Para acabar, no permitas que los nervios arruinen tu noche. Recuerda: él, seguramente, estará tan nervioso como tú.

 

* José Bustamante, autor de “¿En qué piensan los hombres?”, ejerce en Alicante, Elche y online. Rocío Rico tiene consulta en Barcelona y Vilanova i La Geltrú. Las direcciones de ambos las encuentras en la sección de Terapeutas sexuales.

40 respuestas a “La primera vez, otra vez: cómo relajarse con una pareja nueva”

  1. Ana dice:

    Hola,

    He encontrado este post y he decidido escribiros a ver si alguien puede aconsejarme..

    Después de años de amistad, en la que desde el principio hay una atracción extrema entre nosotros y han habido preeliminares durante tiempo, mi mejor amigo y yo hemos tenido relaciones sexuales. Ambos estabamos deseándolo y que ambos teníamos grandes expectativas. Era todo pura pasión y nos comíamos con la mirada pero no queríamos estropear la amistad.
    Lo dicho, pasó. Y para mi sopresa fue un auténtico desastre. Hacía tiempo para los dos que no estábamos con alguien y, aparte, yo iba muy insegura y todo era muy acelerado por mi parte. Yi estaba muy insegura de que me viera físicamente y de que aparte me viera en ese momento tan íntimo… No nos entendimos, no se por qué. Desde que pasó la semaba pasada no hemos vuelto a hablar. En mi mente, si esto pasaba, sería genial y pasional pero no fue así. Pienso que es cuestión de volver a intentarlo… pero no se.
    Por lo demás, no se ni qué hacer, ni qué decirle, ni cómo actuar.
    Algún consejo?
    Gracias!

    1. Fernanda Medrano dice:

      Hola Ana, parece estar leyendo mi propia historia, a mi también me pasó, llevábamos 1 año de tener una bonita amistad, como amigo, como ser humano es excelente, y este año intentamos una relación amorosa, al principio y con los preliminares nos fue bien, y el día del encuentro total, nos fue desastroso, no logré conectarme, no disfrute, mis expectativas eran muy altas, el tampoco disfruto me imagino, empezó a decirme que yo debía conocerme más, ese día no hubo nada bonito, dejamos de hablarnos como 2 semanas y ante su indiferencia yo decidí terminar la relación… a la fecha no nos hablamos, nunca hablamos del tema, pero lo que sí aprendí es que me debo dar tiempo a mi misma, amarme, aceptarse y respetarme tal como soy, evolucionar, en aquel encuentro buscaba satisfacerlo a el, olvidandome de mi misma como mujer… desde que empecé a cerrar bien ese ciclo de mi vida, he tomado mas conciencia de quien soy y que quiero, Enamórate mas de ti Ana, amate a ti misma, y si las cosas son de Dios, El se encargara de unirlos otra vez, con aprendizaje incluido y puede que está vez si les vaya mejor, lo dijo por tu situación y por la mía, un abrazo, bendiciones

  2. soledad dice:

    conozco un hombre casualmente, trabajando, un cliente empezamos a conversar y conectamos con temas e ideas me agrada, le agrado. Nos vemos como amigos y un día me propone sexo, me niego pero luego me siento mal por hacerlo y comienzo a darle lugar, lo hacemos. Yo por mi parte estaba muy tensa pero totalmente dispuesta, él decidió tratar de excitarme y no penetrarme hasta que yo se lo pidiese. Mientras me besaba me preguntaba una y otra vez que te gusta? que debía contestarle yo? luego la penetración dura dos minutos y acaba y ni siquiera había erectado bien. Alguien puede darme una explicacion sobre todo esto? estoy desconcertada ya que no habia tenido relaciones jamas con alguien que no fuese mi marido.

  3. sonia dice:

    A ver chic@s yo ya tuve mi primera vez con mi antigua pareja y hace tiempo que estoy con un chico con el cual se ha hablado del tema y puede que en uno de los proximos encuentro surga nuestra primera vez pero estoy nerviosa no se como actuar me da como verguenza que hago

  4. brenda dice:

    Hola buenas tardes, tengo 30 años y hace tres meses me puse de novia con una amigo de hace cuatro años, no nos vemos seguidos porque no vivimos en la misma provincia…la última vez que nos vimos quisimos tener relaciones pero me puse muy nerviosa y no disfrutamos casi nada…además el se cansa muy rápido es 15 años más grande que yo…en mis otros encuentros sexuales la pase muy bien pero en esta no…que podrá ser?

  5. Rufi dice:

    ¿Existen señores que no aburran? Me explicaré: mujer, 56 años. Apenas veo al señor con quien he quedado citada (primero algún chat en redes sociales, etc.) para conocernos personalmente, y ya lo desestimo como pareja. El encuentro dura lo que tardamos en consumir un café o refresco. Sólo deseo largarme, quitarme de delante a ese hombre tan convencional. Lo siento por mí: me gustan los pillos; me repelen los buenos, los padrazos, los que no saben conversar. No busco un hermano. Tampoco un revolcón. Busco pareja. ¿Soy extraterrestre?

    1. Cindy PEREZ GARCIA dice:

      Noooo yo soy esa misma clase de mujer, pensamos igual. Yo tengo 27! Gracias por hacerme saber que no me volveré aburrida y convencional!!!!!

  6. loren dice:

    hola, he encontrado este chat, y necesito contar algo que me ha ocurrido al respecto, que no me había pasado antes, y no sé muy bien qué pensar
    Después de un bonito coqueteo, mensajes, citas… por fin conseguimos tener una cita, los dos teníamos claro que iba a haber sexo, por lo que viene a casa a cenar, preparación de la cena por poco se nos quema, toqueteo, besos, de todo por todo, terminamos de cenar y continuamos
    todo muy placentero, pero él tiene un gatillazo, intento estimularlo, y tranquilizarlo, yo en realidad estaba encantada de que tanto placer se prolongara,
    él me confiesa que quiere penetración, que lo desea pero no puede
    nos despedimos, yo me sentía fatal por él, sin consuelo el pobre,
    le digo que me gustaría volver a verle y que he disfrutado mucho
    me gustaría saber qué puede sentir, qué le puede haber pasado, y sobre todo me encantaría volver a quedar con el pero no sé qué decirle.
    Para mi ha sido una noche fantástica, no eche de menos la penetración, me dio mucho placer

    1. jssjs dice:

      son los nervios. ayuda a que se relaje y que no le de mas importacioa sino cada vez sera mas grave. tomaros una copita de vino para relajaros y no esteis tanto tiempo de preliminares.

    2. Lulu dice:

      Dícelo tal cual lo dices aquí. Dile que te encantó y que disfrutaste mucho y que quieres estar con él. Eso le dará seguridad.

  7. Buenísima dice:

    Este es un foro fantástico, me encanta la libertad y sinceridad con la que habláis.
    Yo estaba muy nerviosa la primera vez que lo he hecho con mi amante, así que no conseguí orgasmo, tenía miedo de no dar la talla. Sin embargo, me encantó el encuentro, fue fluido,hubo de todo y nos sentimos muy a gusto, ambos queremos continuar. Sin embargo, le he notado frío después de estar en la intimidad.
    Previamente él me había dicho que yo era diferente de las anteriores y tengo miedo a que empiecen a aparecer los sentimientos, se agobie y desaparezcs como ya me pasó en otra ocasión. Todo eso condicionará mucho mi relajación para conseguir un orgasmo.

  8. Antonia dice:

    La primera vez que se hace con otra persona diferente, siempre es una nueva 1º vez. Quizás, al no ser ya adolescentes y muchas veces más exigentes, se corre el riesgo de que si la cosa no funciona, no se sea tan paciente como cuando eres adolescente, y muchas personas prefieran abandonar la situación o relación y buscar alguien diferente, en vez de intentar mirar en qué se ha fallado o cómo puede ser mejor o más placentera esa relación.

  9. Este post es muy bueno y además creo que muy real. Nosotras tras un tiempo sin relaciones, quizás muchas nos ponemos a la expectativa y esperamos más de lo que tuvimos durante la relación anterior, si bien es cierto que para ellos su gran preocupación es la de quedar bien, hablo naturalmente de una buena relación, osea cuando de verdad te interesa la persona, porque sino para un buen rato de sexo, todas conocemos al de turno que de normal lo hace bastante bien.

  10. Yo mismo dice:

    Creo que lo más importante en la cama es el diálogo y estar pendiente el uno del otro del placer mutuo.
    Así de simple.

  11. Veo que este post invita a los hombres a estar pendiente del placer de la mujer y a las mujeres a estar pendientes de sí mismas y de su placer. ….Hay algo que no me cuadra.
    Un comentario en cuanto al lenguaje: cuando habla Rocío dice “Cada uno debe hacerse responsable de su propio placer”, quizá sería más oportuno… “Cada una…”

  12. Claro de Luna dice:

    Respondiendo a la pregunta de José Bustamante tengo que decir que mi caso coincide con el último párrafo de Misogata. Evidentemente un orgasmo es un pequeño momento comparado con el tiempo total del acto, pero es una bomba de felicidad y bienestar que me encanta tener. Tengo una pareja desde hace muy poco tiempo y me resulta muy difícil llegar por la tensión de esa primera vez que se extiende a la segunda, sin embargo, la experiencia ha sido estupenda. Él estaba un poco preocupado, casi se sentía egoísta porque había tenido sus orgasmos y no sé si he sido capaz de hacerle ver que las causas estaban en mí, que debo relajarme y dejarme llevar. En general me cuesta un poco llegar así que intento disfrutar de la relación completa.

  13. mer dice:

    Contestando a José Bustamante, nunca jamás juzgo una primera relación por la ausencia de orgasmo, es más no se puede valorar la relación en base a cómo se haya producido… valoro otros muchísimos aspectos…. la relación sexual al fin y al cabo es un acople que necesita de confianza y práctica.

  14. mer dice:

    Vaya, pensaba que era la única!!!

    Yo desde siempre y he tenido varias parejas sexuales, he tenido problemas para relajarme y disfrutar las primeras veces… Hasta que no está establecida la relación no llego a entregarme y abandonarme, sólo entonces llego a los orgasmos.

    Y al contrario de lo que podría pensarse, cada vez me cuesta más meterme en la cama con un nuevo hombre, creo que eso es debido a que con 44 palos, dos hijos, dos divorcios y estando completamente a gusto con mi vida y situación no me lanzo fácilmente… además nunca me atrajo el sexo por el sexo, necesito sentri algo más y eso cada vez es más difícil…

  15. Misogata dice:

    Cada primera vez que me he acostado con algún hombre, he llegado al orgasmo, ya que, por el tiempo de abstinencia o ganas acumuladas, me ha sido realmente fácil conseguirlo. La primera sesión de sexo condiciona en parte el hecho de seguir acostándose con cada uno, pero yo creo que lo mejor es cuando la otra persona juzga lo ocurrido, te lo cuenta y puedes junto con él poner las herramientas para mejorarlo las veces posteriores.

    La primera vez que me acosté con mi pareja actual sabía que él estaba muy nervioso, porque no terminaba de creerse que quisiera algo con él, y su pene estuvo un poco desconcertado. Le tranquilicé lo mejor que supe y desde entonces no hemos vuelto a tener mayor problema.

    A día de hoy, para mí el éxito de una sesión de sexo no se mide en orgasmos. Me gusta tenerlos, pero me cuesta llegar de forma habitual desde siempre, así que la mayor parte del tiempo para mí es más importante el placer que haya podido alcanzar. Mi pareja, en cambio, sí que mide el éxito en orgasmos. A veces se obceca un poco con que es su deber conseguírmelos y me cuesta hacerle entender que es cosa mía.

  16. Paseante dice:

    Creo que un encuentro sexual es difícil no juzgarlo por el placer sexual intercambiado, siendo el orgasmo lo que más cuenta en la suma. Así pues, me temo que tenemos un problema que sólo se resuelve con la experiencia. Para ilustrar diré que tengo menos problemas de erección con mi pareja de 50 años y tras 30 de relación que con una amazona ninfómana de 30, así pues, hay que hacerlo 10 veces con la ninfómana treintañera para que la cosa empiece a ir bien. Tampoco está tan mal la penitencia…

  17. Gracias a todos y todas por vuestros comentarios. Quería sin embargo expresar una sensación. ¿Evaluamos el éxito o fracaso de una relación sexual por el alcanzar o no el orgasmo?
    Cuidado con esto, a fin de cuentas un orgasmo son sólo unos segundos, sin duda una parte muy pequeña de todo lo que supone una relación sexual (Deseo, cortejo, excitación, placerización, etc). Es más, si lo pensáis bien, seguro que recordáis relaciones sexuales con orgasmo incluido que no han sido tan placenteras como otros momentos de intimidad que por circunstancias acabaron sin clímax.
    No es una cuestión filosófica, es real que el orgasmo es sólo algo más y que es un error evaluar en relación a tenerlo o no.

    ¿Qué opináis?

    1. Atrevida dice:

      Entiendo que la meta no deba ser únicamente el orgasmo, y estoy totalmente de acuerdo que una relación sexual puede ser muy satisfactoria sin alcanzarlo…..(me ha pasado…..pero la verdad es q en cuanto he podido quedarme solita he necesitado rematar la faena, eliminar la tensión acumulada!!)
      pregunto….acaso cuando nos masturbamos no lo hacemos con ese fin??
      Si mi chico no se corre con la penetración(cosa bastante frecuente)le pido q acabe con la mano….además m encanta el espectáculo!! Yo hago lo mismo……
      Está claro q si en un encuentro hay dificultad para alcanzar el orgasmo mejor olvidarnos de “buscarlo” y simplemente dejarnos llevar……
      Aprovecho para darte la enhorabuena por tu libro “EN QUE PIENSAN LOS HOMBRES” y recomendarlo a todos los que se asoman por aquí!!!
      Gracias a ti, a Rocío Rico y a Sylvia

  18. Menta dice:

    Muy buen artículo, tan cercano como sensato. Llevo tiempo pensando y sitiendo que la única vez que me puse nerviosa, y que más tarde disfruté como nunca lo hubiera imaginado, fue un ex novio, él me llevó de la mano hasta que entendió que estaba preparada pada disfrutar, para compartir y hacer disfrutar. Lo hizo tan bien, me gustó tanto y fue tal la experiencia, que desde entonces disfruto del sexo, pero quizá porque el juego sexual no me lleva a nada más(relaciones serias), sin embargo, tardo mucho más en dar el paso al juego sexual cuando la otra persona me gusta, me emociona, me despierta, me planteo más y más.
    Será pues, que el mero hecho del juego sin más, me relaja; mientras que sentir cómo se acelera mi corazón con quien podría ser mi cómplice y compañero de viaje… me pone muy nerviosa y desacertada.

  19. Juan70 dice:

    Que fácil resulta decir que hay que relajarse, dejarse llevar por el deseo, por las ganas de disfrutar de ese momento tan deseado y a la vez tan temido. Llevo mas de veinte años con mi pareja y no he pasado un periodo de tiempo de “sequía” como se explica en el post, pero hace poco tuve una relación fuera de mi matrimonio y he de decir que estaba nervioso como si fuera un completo novato, la situación era completamente nueva para mi y eso hizo que no pudiera disfrutar del momento tal y como me hubiese gustado, espero que si se repite la situación pueda poner en practica algunos de estos consejos .
    Veo por los comentarios que esta situación no distingue de sexos, así que animo y valor para tod@s.

    1. antonio dice:

      A mi algo parecido me ocurre tengo mi pareja 15 años tuve una aventura y me comporte como un pendejo no logre la concentracion total en mi ereccion y no pude por nervios no se pero era una exquicites que ocurre con esa sensacion de nervio que pasa por la mente

  20. Claro de Luna dice:

    Me ha encantado este post. Me he sentido tan tan identificada. Para mí la primera vez con alguien es casi como la primera vez absoluta. Empiezo a pensar mil cosas (relacionado con el post “Espectador o protagonista” de hace unos días), me pongo nerviosa porque él va a verme sin ropa y sólo con esa tensión, ya no llego al orgasmo aunque mi pareja haga mil cosas.

    Ojalá pueda seguir los consejos del artículo. ¡Qué falta de confianza tengo casi siempre! Esa es la raíz del problema.

  21. Neofita dice:

    Es reconfortante saber que hay muchas personas con esas mismas dudas y temores que lo asaltan a uno a la hora de acostarse por primera vez con una pareja nueva. En mi caso concreto durante muchísimo tiempo descarté siquiera la posibilidad, porque creía que mi cuerpo no estaba a la altura: rellenita, con 3 embarazos y respectivas cesáreas encima, con pechos grandes y completamente “naturales” lo cual en este país es casi que un pecado, etc. Sólo cuando entendí que aún cuando no tuviera un cuerpo de miss, sentía y padecía igualito y de que lo que se trataba era de quererse y conocerse a uno mismo, sentirse bien en su propio cuerpo (a lo cual también contribuyó, entre otras cosas y dicho sea de paso, el hecho de decidirme a hacer dieta e ir al gym como una actividad regular, con lo que logré rebajar como 13 kgs) cuando logré superar esos temores y comenzar a disfrutar de una nueva etapa en mi sexualidad. Siempre habrán temores, obvio, pero son muchísimo más fáciles de superar si uno está consciente de sus potencialidades y limitaciones.

    1. Nina dice:

      Con los años ganamos experiencia y todo eso redunda en nuestro placer. La forma del cuerpo no es tan importante como la forma en que lo utilizamos. La de chavalas tuenti que son sacos en la cama y/o nodisfrutando por no saber cómo usar lo que tienen, o sea que no te cortes y a vi. vir que son dos días. Por nada del mundo querría tener 20 salvo que me garantizaran que sabría lo que sé ahora. solo le pido a dios que me de larga vida sexual para poder disfrutar de todo lo que quiero disfrutar que es mucho. soy más mayor que tú y estoy haciendo descubrimientos que me tienen tan o más divertida que a los 30 y los 40, y, sin dudarlo, voy a por todas…

      1. voyeur dice:

        Pues no te cortes y cuentanos esos descubrimientos, que a muchos nos vendran muy bien, jajajajaja

  22. Seductor dice:

    Soy casado, en los cincuenta y tantos y mi vida sexual dentro de la pareja es recíprocamente placentera y divertida después de más de 25 años juntos.

    He conocido a una mujer extraordinaria hace pocos meses y además de una buena amistad nos une y nos anima un creciente gusto de estar juntos y mucha atracción del uno por el otro. Ella está separada.

    Hace poco tuvimos nuestra primera relación sexual después de algunos tiras y aflojas, propios de estas situaciones. A lo largo de mi vida matrimonial he disfrutado de varias relaciones extramaritales y, en general, siempre han sido cortas y ocasionales, salvo algunas excepciones en las que su duración fue mayor. Nunca he tenido problemas de pasarlo y hacerlo pasar bien en el sexo con ellas. He aprendido y experimentado muchas buenas situaciones a lo largo del tiempo que me han enriquecido y ayudado a mejorar en mi relación de pareja.

    Una vez tuve el típico gatillazo. Me sucedió con una mujer bella, más joven, enormemente inteligente y muy sensible además de sensual y amorosa y a la nunca pensé tener entre mis brazos.

    Mi actitud con ella fue la de entregarme absolutamente en darle placer con la máxima ternura y dedicación y llegó al orgasmo dos veces. Yo sin embargo no me pude siquiera poner erecto. Ella fue muy paciente y comprensiva con mi situación.

    A la siguiente ocasión en que nos vimos lo hablé con ella y le expliqué que creía que todo se había debido a mi actitud de agradarle y hacerla sentir bien y a un total olvido de mi placer, en parte por creer que ella estaba por encima de mi.
    Esa vez y las posteriores todo fue muy bien y nunca más tuve gatillazo con ella.

    Con esta nueva amiga nos hemos visto 4 veces en la cama a lo largo de varios meses y salvo en una ocasión, las tres restantes no he sido capaz de ponerme erecto y llegar a correrme. Ella sin embargo en todas las ocasiones ha llegado varias veces al orgasmo, pero obviamente, no se siente bien del todo al faltar la reciprocidad en el placer.

    Creo que la causa mayor de los gatillazos podría resumirla así: tengo temor a no estar a la altura y sigo empeñado en negarme a mi mismo el placer para quedar bien con ella. Ella afortunadamente es muy paciente y tolerante. Lo estamos hablando y espero poder resolverlo, si no será cuestión de dejarlo.

    Le he dado vueltas al asunto tratando de entener lo que me pasa

    1. Seductor: Efectivamente tu miedo a no estar a la altura y la obsesión con negarte el placer, provocan que no puedas tener una erección. Después de 4 encuentros, ella ya sabe qué tipo de amante eres, y por lo que explicas, ha quedado satisfecha. Sin embargo, se siente mal, porque tú no tienes erección y no llegas a eyacular. Así que, ha llegado el momento, de ser tú el protagonista, de centrarte en ti. Ella se sentirá muy feliz al comprobar que también disfrutas. Y para futuras ocasiones, debes controlar tu “miedo escénico”, y confiar en tus habilidades como amante, tienes experiencia, y tampoco te va tan mal, no?

    2. Mi querido Seductor, lo primero darte la enhorabuena por saber atender y hacer disfrutar a tus parejas sexuales, ello habla muy bien de tí, de tu capacidad de escucha y empatía.
      Donde tengo que regañarte un poco es la importancia que le estás dando a la erección, esa última frase, ese “le he dado mil vueltas al asunto” es parte del problema, sin duda. La erección es un mecanismo que funciona cuando no sentimos peligro, cuando el estímulo (visual, olfativo, táctil, sonoro, gustativo o mental) nos mueve, que se de la erección pasa por que no creamos que es una cuestión de vida o muerte el que se dé o no.
      Te recomendaría que llenaras tu mente de fantasías mientras tenéis las relaciones, bastará con que cierres los ojos he imagines lo mismo que ella te está haciendo, si por ejemplo te está acariciando mientras tú te tumbas, cierra los ojos, relájate e imagina sus dedos recorriendo tu cuerpo con deseo. El foco de atención debe estar en el placer, en lo que nos “pone” no es evaluar como va el soldadito. Quizás va siendo hora de que además del placer de ella, dediquéis una sesión a dejarte tocar, besar, etc.

      Este es sólo un consejo pero por experiencia sé que hay problemas de erección que son más complicados de resolver y requieren algo más que una indicación, te recomendaría por tanto, que si lo necesitas acudas a un buen especialista en sexología, en pocas sesiones puedes resolver un problema que te preocupa tanto como cuentas. AL MENOS INTÉNTALO!! ¿De verdad crees que es mejor romper la relación antes de intentar resolver un pequeños problema?

      Mucha fuerza seductor, quedo a tu entera disposición.

  23. May dice:

    Muy buen artículo, me veo reflejada, como en muchos de los que se comentan en esta página, por eso me gusta tanto. Me recuerda el de las espectativas, y es que el sexo es como todo lo demás en la vida, influye mucho el cómo nos enfrentemos a ello, y la seguridad es fundamental, si nos lanzamos pensando en que no tenemos buen cuerpo, o si pensamos que vamos a hacer un papelón sin dudas lo haremos o al menos, no llegaremos al orgasmo, me ha pasado y estoy casi segura de que a todos en alguna ocasión también. Es normal, pienso yo, pero cómo dejar esos temores a un lado?

  24. hum dice:

    Tuve ese problema y no fui ni capaz de disfrutar ni correrme, tenia en la cabeza a mi ex de aquella después de 15 años estaba con otra mujer, me preocupaba el satisfacerla, si lo hacia de manera correcta después de varias veces mas comprendes que tienes que relajarte, entablar amistad y conexión con la chica que estas sea noche lo demas sigue su camino de manera correcta; buen articulo conecta con el de neofita

  25. dudas dice:

    Cuando me acuesto con un tipo q no m importa no me corto un pelo, soy muy lanzada y me corro porque me toco o le pido sexo oral, pero cuando lo hago con alguien q me gusta de verdad soy incapaz. Prefiero q se corra el y volver a empezar. Así me quito presión. La segunda es la buena. Soy la única que le pasa? Qué hacéis? También quiero que los hombres me den su opinión. Les parezco rara?

    1. Belén dice:

      A mi me pasa lo mismo, solo con los que me atraen muchísimo, con el resto el sexo fluye sin problemas. Me gusta mucho este post —es como una respuesta a mis plegarias—, pero es muy difícil controlarlo. Preguntas qué hacemos, pues yo el tonto. Menos mal que doy con gente que tiene sentido del humor y paciencia, que quita hierro al asunto y me ayuda a pasar ese estado de gilipollez transitoria. Estoy de acuerdo en lo de cuidar los detalles, probé para relajarme tila alpina, valeriana, marihuana y/o alcohol, resultado: una hecatombe. Y encima, se lo cuento a mis amigas y no se creen que pueda llegar a actuar como una oligofrénica de manual en esas situaciones. Así que, no te sientas tan sola, aquí tienes una compañera de batallas.
      Repito, gracias por este artículo tan oportuno, lo estoy estudiando a fondo.

      1. dudas dice:

        Gracias Belén. Me has hecho reír. Me apunto lo del estado de gilipollez transitoria…. me siento así. Deseo tanto q no puedo y una vez pasado el examen es como q se van las presiones.
        Puedo saber que les preguntas? O mejor no me contestas?

        1. Yo tambien dice:

          Gracias!! pense que era la unica con gilipollez transitoria jaja yo tambien me lo apunto, me pasa lo mismo, si el chico me gusta lo llego a pasar mal, que nervios… me convierto en otra persona, tomare nota de todo lo que poneis que buena falta me hace

    2. No es que seas rara, si no que aumenta tu inseguridad “cuando alguien te gusta de verdad”. Probablemente si alguien te interesa mucho, y lo ves como un firme candidato con el que te gustaría tener algo más, que un encuentro sexual, se incrementan tus nervios. Quieres quedar tan bien, que estás pendiente de otros detalles, y se te olvida ser tú misma. Piensa que a lo mejor a él, le ocurre lo mismo. ¿Alguna vez lo has planteado?Si el sexo es bueno, porque no proponer otra cita y ya se verá. De hecho dices, que la “segunda es la buena”, tan mala no debe resultar la primera cuando puedes repetir!Ánimo

  26. Olivia Uve dice:

    Muy oportuno este post! precisamente hablaba con una una vecina ya madurita, que había estado largo tiempo en secano, y me comentaba lo difícil que era para ella plantearse hacerlo después de tanto! Le daba vergüenza pensar en como sería… le daba vértigo imaginarse entrando en faena con un desconocido! y no solo le preocupaba si ella estaría bien, sino como estaría el otro! Como dicen nuestros expertos, hay que animarse a perder el miedo, y saber afrontar las cosas con una buena dosis de sentido del humor: qué mejor que un poco de espontaneidad para romper el hielo!

Deja un comentario

Los campos obligatorios están marcados con