Sexo oral, cuestión de práctica

Recibo y resumo la carta de… R.M. (una muchacha de veintipocos): “Me cuesta hacerle una felación a mi pareja: me dan arcadas y además él insiste en que llegue hasta el final, pero no puedo. Él me presiona mucho, se mosquea y yo me siento fatal. Nuestra relación se está resintiendo y no sé qué hacer. También quiero saber si es verdad que el semen engorda mucho”.

Respuesta. ¿Tu pareja te presiona, se mosquea y tú te sientes fatal? Sinceramente, considero más preocupante la forma en que estáis afrontando la dificultad, que la dificultad en sí. El sexo es una actividad con fines placenteros (dar y recibir placer, más concretamente), ¡no una obligación!, y tienes todo el derecho del mundo a rechazar una práctica que no te convence y a esperar que él respete tu decisión. Esto último, deberías tenerlo claro y, además, exponérselo claramente a él. Y si después de lo leído aún te tienta justificar su actitud, plantéate si tú te comportarías así con él. ¿A que no? Pues tú no te mereces menos. Piénsalo un poco, no debes restarle importancia a ese tipo de señales. Una persona que dice quererte (es tu pareja, se supone que es así, ¿no?) debería elegir otro camino para lograr su objetivo: dialogar, buscar soluciones, llegar a compromisos.

Dicho esto, si realmente quieres hacerle una felación, es decir, lo deseas tú y no es por miedo o culpa, ¡ánimo!, nadie nace sabiendo y el buen sexo oral es cuestión de práctica, por lo tanto, no te fustigues y sé paciente contigo misma. Vamos a por las dificultades que expones, que, por cierto, son de lo más común. Primero, las arcadas: el mejor truco para evitarlas consiste en que sólo introduzcas en tu boca su glande (la cabeza es la zona más sensible de su pene, o sea que placer sentirá y mucho) mientras sujetas su tronco con la mano, que así actuara de freno a la vez que te permitirá estimularle manualmente. Con tiempo, no lo dudes, ganarás en pericia y, seguramente, irás a más. Como dice acertadamente el dicho: “La práctica hace al experto”.

En cuanto al semen, no estás obligada a acogerlo en tu boca y menos aún a tragarlo. Pídele que te avise cuando vaya a eyacular, así te dará tiempo a retirarte, aunque sin dejar de estimularle con la mano o hacer lo que él te indique (a veces, prefieren que paremos). Más adelante, cuando te sientas más cómoda y segura, quizá quieras dar un paso más y permitir que eyacule en tu boca (¿a ver qué sucede?). Entonces, tampoco estarás obligada a tragar su semen. Bastará con que discretamente lo escupas en un pañuelo de celulosa o toallita que tendrás a mano. Luego te enjuagas la boca. Asunto arreglado.

Dejo lo de que engorda para el final, porque, sinceramente, se me salen los ojos de las órbitas con esta obsesión por los kilos. El semen está compuesto básicamente de fructosa, que hace de combustible para que los espermatozoides se muevan y lleguen a su objetivo, y además contiene postraglandinas, fosfatasas ácidas, ácido cítrico… Y no, no creo que subas de peso por su culpa, es más, el ejercicio sexual que realizas quema calorías. ¿A que no habías caído en eso?

44 respuestas a “Sexo oral, cuestión de práctica”

  1. nube dice:

    a mi desde luego una pareja que se enfada ,por no llegár donde él quiere,en principio me parece egoista.
    tú chica no te impongas , hacer nada que no te apetezca,no hagas nada por agradár al final estarás mal contigo misma. la felación es para disfrutarla los dos,no uno solo…

  2. Carola Mola dice:

    Antes de nada me gustaría reclamar una buena educación sexual y emocional para nuestros jóvenes. Que nadie llegue a los 15 años pensando en que el semen engorda, o que se sientan presionadas/os a realizar determinadas prácticas…l as que sean.

    Con relación a todo lo demás creo que con una mente abierta, diálogo y una buena pareja todo se soluciona.

    Y una pregunta, dura y difícil: ¿Fantasías con menores? Cuando se roza lo patológico, peligroso, denunciable…

  3. sylvia dice:

    Salvo que haya una razón orgánica, la edad no debería ser impedimento para el deleite. ¿Conoces ese dicho que dice quien tuvo retuvo? Si eres una persona sexualmente activa no dejarás de serlo, amoldándote, eso sí, a las circunstancias físicas que te toquen en suerte.
    Tb hay quien se escuda en la edad para decir que eso ya no toca o ya no tan a menudo… que ya somos mayorcitos y eso es de jóvenes.
    Es una pena, porque quien cuida ese aspecto de su vida puede llegar a una edad gozando. Con más de 70, incluso de 80, y ejerciendo hay más personas de las que creemos. Recuerdo ahora la anécdota de una ginecóloga. Se le presenta una mujer de 83 y le dices que tiene un problema en los genitales. La médico piensa en todo menos en lo evidente… y pregunta y pregunta y pregunta, hasta que la señora, cansada del interrogatorio, le suelta: “Es que he cambiado de amante y su barba me irrita”. Al ver la cara de la doctora, la “anciana” (¡y un cuerno lo de anciana!) le dice: “¿Si no se lo puedo decir a mi ginecóloga a quién se lo voy a contar?” NO es broma es real. Ocurrió de verdad.
    ¿Nos retamos a llegar hasta allí? Que el cuerpo se aje no implica que el placer haya de perderse, pero para correr esta maratón hay que entrenar desde mucho antes.

    1. Alejandra dice:

      No baja nada! Al contrario, como dice Paseante aumenta,por la libertad de estar sin hijos ya, sin regla,etc…Pero como todo, es relativo, hay para todos los gustos.
      Personalmente “sufro” recién ahora con 55 años mi primer “bajoncillo” sexual, y me tiene hablando sola, sé que muchas veces influye el tema hormonal,etc..pero,no me imagino mi vida sin sexo, tengo pareja estable desde hace 30 años, y ambos ( por suerte) estamos en este punto así bajo,pero lo hablamos mucho,respetamos mucho nuestras necesidades, y hasta nos reímos,pensando que estamos pasando una época de “compañeros de piso” . Por eso,comenté en algún otro post por aquí,que me estoy currando muy mucho el libro Deseo,porque es como verme reflejada en muchas de las propuestas de trabajo interno que propone Sylvia.

      En fin,que creo que tenemos que relajarnos lo suficiente como para echarle ánimo y valor en las horas bajas, y ánimo y alegría en las horas de locura!

  4. Paseante dice:

    Una gran parte de los problemas sexuales entre hombres y mujeres se resolverían (o se reducirían mucho) si nuestros deseos sexuales fueran de similar intensidad (bueno, quiero decir cualitativa y cuantitativamente). Pero hay una gran diferencia. Mucha diferencia. No sé cómo estará esto en las generaciones jóvenes pero en los que frisamos los 50, ¡qué gran socavón! Y, como ya dije en otra ocasión, esto no se debe a que los hombres-compañeros hayamos sido torpes y no les hayamos permitido descubrir las maravillas que entraña el sexo, del mismo modo que nuestro gran apetito sexual no se debe a las enormes destrezas sexualesz de nuestras mujeres-compañeras. No, esto depende fundamentalmente de lo que cada uno es capaz de proponerse, desear y trabajarse. Hay campos en las que ellas se sienten muy cómodas, dominan y se entusiasman (campos en los que nosotros nos inhibimos fácilmente, tal vez), y otros en los que sucede lo contrario. Tengo un unánime paisaje a mi alrededor que me lo confirma sin excepción. Dicho sea sin acritud ni ánimo de provocar.

    1. Nytharina dice:

      ¿A partir de los 50 baja mucho el deseo sexual en la mujer? Lo digo para aprovechar ahora, que tengo solo 42…

      1. Paseante dice:

        A partir de esta edad y teóricamente, podría suceder que aumentara el deseo (tras la menopausia, tras liberarse de hijos, dejar atrás ciertos prejuicios, superar separaciones, etc.) pero muchas parejas están con el depósito vacío tras años sin rellenarlo. Y a todo se acostumbra una pareja: si hay mucho y buen sexo, quiere mucho y bueno; si no lo hay o es poco y/o malo, se conforma. Todos nos conformamos, pero particularmente ellas, los hombres al menos se quejan. Tópicos, tópicos, como las procesiones en semana santa, pero no por ello dejan de ser reales.

    2. Dulcedehiel dice:

      Bueno, esos campos en los que los varones de cierta edad se (nos) inhibimos y en los que ellas se desenvuelven con supuesta mayor naturalidad (lo cierto es que se dejan la piel en ello) son entre otros:
      -gestión de la vida doméstica .
      -cuidado de los hijos.
      -cocina.
      -cuidado de parientes ancianos (incluidos los padres de él).
      A esto añádele (ojalá) su propio trabajo, y ahora pongámonos en su piel y pensemos si, tras una jornada que incluya todo esto, nos comeríamos un rabo (es un decir). Ya te digo que yo no. Son tópicos, sí.
      ¿Está claro que el deseo de hombres y mujeres va a diferentes ritmos? Parece que los estudios (y nuestras lamentaciones) lo demuestran. ¿Es esta diferencia atribuible sólo a ellas? Evidentemente no. La mayoría de hombres que frisan la cincuentena (y no hablo de ti) harían bien en compartir ciertas cargas, para situarse así en un plano de igualdad/respeto/amor/deseo real. Eso incrementa su deseo de forma significativa.

  5. Nytharina dice:

    Pues a mi me encanta darle sexo oral a mi marido, es algo tan excitante, notar como aumenta su deseo (vaya si aumenta la cosa). En esos momentos una mujer se sienta tan poderosa, a la vez que generosa, porque estás solo para darle placer a él, aunque nosotras sentimos otro placer paralelo al suyo, no? Creo que el asco que se le pueda tener a un pene muchas veces es resultado de la educación que se ha tenido, de lo reprimida sexualmente que pueda ser una. De todos modos un hombre no debería forzar a una mujer para hacerlo por muchas ganas que tenga, así solo aumentará su rechazo.
    Por mi parte solo tengo que decir que me encanta y lo considero mi “especialidad” (tengo marido para rato jajajaja).
    Besis.

  6. Fernando Rodriguez Martín dice:

    Mmmmm… cuantas cosas interesantes se van aprendiendo, ¡Voy aprendiendo!. ¡Todos los días son días de aprender!
    Gracias Michel. Verás alguna vez mi pareja me comentó acerca de mi “valor” mi entrega por disfrutar realizandole a Ella el sexo oral. Al parecer de Ella es más “sacrificado” por parte del hombre que de la mujer… Yo siempre he sido fiel seguidor de tus teorías. Si mi pareja disfruta yo tambien disfruto… Si Ella disfruta mucho, yo disfruto más todavía y menos “trabajo” me cuesta llegar a todas partes. Es más, con el tiempo termina porque inclusive ciertos sabores-olores realacionados con… provocan en mi pasiones que antes desconocía.
    Ella va un poco más “atrsailla” lo intenta, cuando quiere, le cuesta un poco, pero está mejorando mucho.
    A veces pienso que…
    Bueno que los hombres somos como un poco más lanzados nos gusta más el sexo y que las mujeres pués os cuesta un poco más o estáis pensando más en lo romántico y menos en las caricias, pero veo que todas por fortuna son así
    Me encanta tu comentario.
    Espero que muchas mujeres sigan tu ejemplo.

    1. Fernando Rodriguez Martín dice:

      Perdon me dejé un No atrás, cuando digo que
      Por fortuna No todas las mujeres son así

    2. María Lasa Muga dice:

      …dudo que los hombres seáis “como un poco más lanzados…” o q “os nos guste más el sexo” o …”q a las mujeres nos cueste un poco más”… o q …”estemos pensando más en lo romántico”… Señores padres, hermanos, maridos, novios…hombres del mundo mundial…! No os olvidéis de q “nosotras las mujeres”…”vivimos aún muy sometidas a ésta, nuestra sociedad”… Sres. nosotras aún andamos reivindicando nuestro derecho a disfrutar!! Aunq esto esté cambiando… la cosa va lenta!! Y bueno, esto tb lo digo para que lo sepan mi madre, mi hermana, mi prima y mis amigas!!! yo quiero vivir disfrutando de mi sexualidad y me encantaría saber q tb vosotras lo estáis haciendo!!!

  7. PAPILOCO dice:

    Dejando de lado la repulsa que pueda dar el pensamiento del sexo oral empezaría por un punto mas inicial sobre el sexo oral.
    Ni yo ( el burro por delante) ni nadie nace enseñado, como publico una admirada en un libro como explicación.
    De entrada creo que ni el nació sabiendo lamer, jugar y mordisquear un dulce manjar escondido ni ella aprenderá nunca si no le explica con cariño y comprensión lo que le gusta y como, se cuida un poco la imagen la visible y la que no, recuerdo que a nosotros nos gustan depiladitos con gracia, etc. Tal vez ella entienda que se puede, si ademas es un tema de sabores y gustos, que los hombres solemos ser demasiado Macho Ibérico y eso ya ha pasado de moda.
    Así que volvemos al principio! Hablar explicar entender ser racional y persona y si aun y así no quiere me imagino que algo bueno tendrá que no se base una relación en si la chupa y bien para continuar, si no….

  8. No he leído nada de los olores. Los olores de los genitales pueden variar según la alimentación o la medicación, y aunque la higiene sea buena puede darse que el olor genital de mi pareja no me agrade. Esto tiene una fácil solución con los lubricantes de sabores.
    Otro asunto es cuando lo que no nos gusta es el sabor del semen.

  9. MIO... MIO... dice:

    Yo creo tener un problema… llevamos dos años y casi uno viviendo juntos, nos queremos y compenetramos perfectamente, pasamos los cincuenta años. El madruga mucho y por ello se va a dormir de diez a once de la noche, esperamos el fin de semana para tener sexo, últimamente una vez y como mucho dos, no noto deseo sexual en él aunque dice tenerlo. Ya hemos hablado del tema ya que lo dialogamos todo habitualmente y siempre dice que tengo razón y que lo haremos más, pero eso nunca ocurre. Estoy acertando al pensar que tenemos un problema?

    1. Un seguidor dice:

      Leete el libro de sylvia deseo, es muy bueno y quizas sea una buena solucion, o en todo caso ir a un terapeuta.

    2. PAPILOCO dice:

      El deseo no es cosa de uno, aunque no es culpa del otro.
      Tal vez el ir a dormir un día a la semana mas temprano te fastidie por la serie de turno, pero a el a lo mejor le hace ver que necesitas un abrazo, el cual induce a una caricia, que induce a un beso, que…
      Quien sabe, el variar lo que tiene a ratos es que da emoción a la relación… o un nuevo énfasis
      Con perdón si molesta

  10. Michele Bitsh dice:

    Amor… Entrega… Devoción… Yo no soy capaz de sentir otra cosa cuando mi hombre y yo nos encontramos en dicha situación. ¿Por qué? Lo adoro, lo quiero, lo idolatro… Me entrego a él en cuerpo y alma y su placer es mi placer. No hay más consejos posibles, di de cómo hacerlo ni por dónde hacerlo. Sólo sentirlo.
    Y una vez alcanzado ese estado deseo, en el que sientes que serías capaz de todo por esa otra persona, podemos decir que estamos listas para hacerlo. Porque si hay actitud, queridos míos, lo demás surje solo. Yo disfruto, me apasiona ver sus gestos, sentir su placer como si fuera mío, pero es que, al fin y al cabo lo es. Al fin y al cabo de eso se trata, somos uno, y si él sufre, yo sufro. Si el goza, yo gozo y si él siente placer yo me desvivo por darle más aún.

    Querida mía, como anteriormente te han dicho, si tú no sientes esto ante el miembro erecto de tu novio, e incluso en ocasiones te provoca arcadas… Cambia de pareja. Porque puede ser que en otros aspectos de la vida sea un hombre ejemplar, pero si no es capaz de aceptar tu reparo…. Mal asunto
    Y oigan, no conocía las palabras de Allen hasta ahora, pero no podría estar más de acuerdo. Para mí, el sexo, cuanto más guarro mejor. Y si podemos añadirle perversiones que a los “profanos” les suelen asustar, mejor aún.
    Pero no olvidemos que es sexo, y es cosa de dos (o de tres, o de cuatro, o de quince…) pero siempre, al menos de dos, porque si no, hablaríamos de un ejercicio onanista, o de masturbación.
    Y principalmente, como hay un mínimo de dos personas, es indispensable que ambos estén de acuerdo, y que ambas partes disfruten, puesto que, como aquí todos somos ya mayorcitos, no será necesario que explique cómo se le llama al sexo cuando no hay consentimiento por una de las dos partes

    En resumen y para terminar, queridos míos. Las cosas, o se hacen con entrega, deseo, paisión y disfrutando de ellas, o mejor nos dedicamos a otra cosa

    ¿No creen?

    1. PAPILOCO dice:

      Amen!
      La verdad es que es así, pero el mal rollo aleja si te relajas y con un simple abrazo se recuperan los malos rollos y las tonterias

    2. sylvia dice:

      Vaya vaya con Michele… Bienvenida. Me encanta la gente que no se corta y habla clarito. Gracias!

      1. Michele Bitsh dice:

        No hay de que, Sylvia, me encantará aportar mi granito de arena a tu rincón, y por supuesto (como no puede ser de otra forma) de la manera más clara posible

    3. Tintoretti dice:

      Vaya un aplauso enorme por todo cuanto dices y por supuesto suscribo cada una de las palabras que dices: ¡¡¡¡OLE!!!! ¡¡¡¡¡OLE!!!!! y ¡¡¡¡¡OLEEEEEE!!!!!1

      1. Michele Bitsh dice:

        Gracias, estas cosas solo pueden decirse cuando verdaderamente salen del corazón. Un saludo

        1. Tintoretti dice:

          Pues menudo corazón ese se merece una matricula de honor, bravissimo.

  11. Dulcedehiel dice:

    Para esta chica que consultaba: chupar según qué pollas puede dar mucho asco, es normal lo que sientes. Sobre todo si en el otro extremo de esa polla hay un tipo así. En tu vida encontrarás muchos hombres que consideren que amorrarse al pilón y tragarte su semen es un símbolo de tu entrega hacia ellos. Si lo piensan es porque, seguramente, han probado su propio semen y saben que su sabor y textura no son lo que se dice para untarlo en pan. Es posible que alguno de ellos confunda porno y realidad, dominio y pasión, sumisión y placer.
    También conocerás otras mujeres, unas que disfuten haciéndolo y otras no. Tú sólo prueba y elige.
    Y aunque pueda parecerte raro, incluso conocerás hombres a los que esta práctica no les parezca imprescindible, o piensen que está sobrevalorada, o algunos (aquí ya ha hablado alguno) que prefieran dar placer a recibirlo, lamer a ser lamidos. ¡Algunos hasta tienen cerebro!
    Respecto a la técnica: el glande es la parte más sensible de un pene (pero no de un hombre), en especial la parte protuberante y la del frenillo. El resto (del pene, no del hombre) es más bien insensible si lo comparamos con muchas otras partes del cuerpo que rara vez lamemos, por desgracia. Pero querida amiga/o, por favor, no lo olvides: trata a las pollas como te gustaría que te tratasen a tí y olvida los tópicos. No son helados, ni mancuernas, ni su piel es la funda de un paraguas, no son surtidores descontrolados, ni mazas…Es posible que cualquiera de estas variantes anteriores surja como fantasía, pero por favor, para empezar trátanos con cariño.
    Recuerda que la lengua y los labios tienen una gama finita de movimientos, y que lo que de verdad nos pone es la actitud.

    1. Alejandra dice:

      Aplauso y ovación Dulcedehiel!!!!

      1. Dulcedehiel dice:

        No se merecen, Alejandra, pero ¡gracias!. Es que con esto de la felación, como con todo, los tópicos no nos dejan ver.
        A mí me gusta también eyacular sobre el cuerpo de mi compañera y es fantástico cuando te lo hacen hasta el final y sin reparos, es una de tantas cosas que producen placer psicológico y que están ligadas, de una u otra forma, a fantasías de dominación, de entrega. Pero vamos, que hay muchas formas de entregarse, ésta es, aparentemente, “la forma oficial” y es un tema recurrente en las conversaciones entre amigotes.
        Personalmente, me niego a aceptar que sea el sumum del placer. En mi ránking pondría antes otras cosas.

        1. María Lasa Muga dice:

          Sobresaliente!! Estupenda reflexión. Magnífica explicación. Esto ya es otra cosa!!! Dicho así… quién puede resistirse a hacer una felacion?… A ver si muchos hombres lo leen y aprenden a disfrutar de la realidad! Menos pelis porno y más “fantástica realidad”!!!

        2. lau dice:

          Genial tu comentario! Muy claro y acertado creo. Por cierto, con este tema del semen o no y demás, que opinas u opinan los hombres respecto al sexo oral con preservativo? Quita tanto placer o aun vale la pena??

  12. Fernando Rodriguez Martín dice:

    Por cierto Sylvia para cuando prepares el post acerca del tema del “tirarse al pilón” que decimos por mi tierra… Tengo una historia personal, con final feliz, (a decir de algunos el final feliz no existe, sencillamente no se habría llegado al final… pero yo aquello lo dí por zanjado felizmente), que prometo contarla auinque necesite un par de post. Te gustará.

  13. Fernando Rodriguez Martín dice:

    El Sexo no es guarro.
    Sólo el buen Sexo es… “Guarro”.
    ¿Pero qué sera… ser guarro?.
    Ante todo completamente de acuerdo con las apreciaciones de María Lasa Muga, son de diez. Que mal debe estar el “mercado” de chicos para que chicas así soporten tipos como el descrito.
    1º La salud propia.
    2º La salud de nuestras pareja y la de cualesquiera que pudiese entrar… en el juego.
    3º Igienizemos el cerebro, limpiémosle de “toxinas trasnochadas” démosle imaginación.
    Todo lo demás que seamos capaces de crear alrededor del mundo de la Sexualidad… Mejor que Mejor.
    Y… (con permiso de los fumadores), ¡cuanto más guarro es fumarse un cigarrillo! ¡Cuantas chicas y chicos lo hacen a diario solo por seguir el ejemplo de “otros ***” (ofensivo), sin pensar en las graves consecuencias que ello les puede acarrear!.
    El otro día se reían un grupo de chicas, por el lado de ellas, paseaba, y en vióndolas fumarse el cigarrillo con prisas por aquello de tener que entrar rápidamente a clase. Yo les decía:
    ¡Cuidado con fumar, no os va permitir desarrollar plenamente las tetas!.
    No… si a los chicos tambien les he advertido en algunas ocasiones… pero es claro diciéndoles que corren serio peligro de quedarse “pichicortos”.
    Lástima cada día el ser humano…. con tanto auricular puesto, tanta música y tanto producto adulterado, está dejando su cerebro anestesiado, incapaz de realizar una de sus funciones básicas. ¡¡¡ Pensar !!!

  14. Un seguidor dice:

    Totalmente de acuerdo con los mensajes, yo a mi mujer cuando me lo quiere hacer, igual no tan a menudo, no le dejo si a mi no me deja hacérselo a ella y aun casi prefiero hacérselo yo a ella antes que a mi, hay que quedar segundo siempre no llegar el primero y ahí sí que puedes tener más control

  15. sylvia dice:

    Paseante, creo que Allen fue más allá, si no recuerdo mal la frase dice: “el sexo es guarro o no es sexo”… pero lo que significaba ese guarro, cada uno que lo interprete como quiera.
    Todo lo demás, me hace decirte, una vez más, querido parroquiano, que sigas siendo tan políticamente incorrecto, porque eso nos obliga a plantearnos muchas cosas. Y nada hay más divertido que sentirse espoleada a darle vueltas al coco. Por cierto, el post sobre el cuni (odio esa palabra) caerá… no lo dudes. Es más, si tuviera un par de o…… hasta os grabaría un vídeo. jajaja…

    María Sánchez, no dudes de la generosidad de Paseante, de la del chico que provoca que su niña escriba… pues de ese, ¿qué quieres que te diga? Lo mismo que María Lasa Muga.

    Por cierto, he de decir que Paseante es de las pocas personas que no han huido o tirado la toalla cuando se han metido con él. Hay mucha gente que grita, insulta, despotrica, pero no soporta cuando le llevan la contraria o le leen la cartilla, aún cuando se lo merecen. Es más, no sé si alguien más aparte del caballero y yo misma ha sido capaz de disculparse cuando ha herido a alguien o no ha sabido hacerse entender. Paseante no necesita que le defiendan, pero como le valoro muchísimo… me da igual que se me vea el plumero.

    María La Maleta Roja (te adoro), genial tu reflexión acerca del amor verdadero, suscribo totalmente.

    1. Paseante dice:

      Muchas gracias, Sylvia, por tus palabras cómplices. El mayor mérito es tuyo por ofrecernos este lugar acogedor e incitarnos a desnudarnos en él con sinceridad y desenfreno, como si de sexo se tratara. Es un gran placer.

  16. María Lasa Muga dice:

    Descrito como dice la chica mas q sexo oral parece sexo sado-oral… !! …”Me dan arcadas y además él insiste en que llegue hasta el final, pero no puedo…”…Leo esto y me da hasta fatiga!! Para mí el sexo oral es de lo más relajante y relajado… Incluso para momentos en los que estás muy cansado…es ideal por lo sencillo y cómodo… unas caricias con la mano acompañadas de una suave felación…sin arcadas, sin obligaciones…! un masaje tranquilo… un placer sosegado… Es cierto q, a veces, también se puede hacer con estilos y matices más intensos (tipo peli porno).., pero, precisamente para evitar arcadas, un estilo más pausado creo q podría ser conveniente…

    …”Él me presiona mucho, se mosquea y yo me siento fatal…”. Yo sí q me mosqueo al leer esto!! No entiendo como puede haber gente tan bruta!!! Y siento penilla por la pobre chica porque encima ella se siente fatal… El que debería sentirse fatal debería ser él… porque está viendo q la chica lo intenta y él no es capaz d hacerla sentir lo suficientem segura y relajada como para q ella pueda disfrutar de hacerle una felación… Si él colaborase un poco y aportase algo de comprensión y buenas prácticas…estoy plenamente convencida de que todo iría genial…

    “..Nuestra relación se está resintiendo y no sé qué hacer…”… Yo creo q sí deberías saber que hacer!!! Cambiar d chico!! Buscar uno que supiera apreciarte, valorarte y disfrutar de tus felaciones…!!’

  17. Alejandra dice:

    Ah otra cosita..el consejo para esta chica sería en todo caso,que antes del sexo oral,practicaran sexo oral ( el hablado), mucho diálogo,mucha comunicación expresada antes de pasar a cosas que requieren muchísima confianza,seguridad ,intimidad y deseo.

  18. Alejandra dice:

    Poco queda por decir,después de leer a Sylvia y a Paseante…excelentes ambas reflexiones,acertadísimas,y solo añadir,que se va aprendiendo por el camino..que la meta en realidad no es el objetivo,sino el camino que es realmente lo que nos hace crecer y ser mejores amantes,personas,etc….

  19. tl dice:

    para mi y mi marido es lo mejor ,,,, a mi me encanta su sabor es increible y yo sabia de que se compone el semen pk un dia lo lei , pero nunca pense en si engordaba o no ,,,, y ademas como tu dices se queman muchas calorias y mas si eres multioorgasmica ,,,, todo es practica y paciencia , y la persona que te ama tiene que entender eso es igual que el sexo anal ,,,, que para mi tambien es una pasada increible y de dolor nada , pero tambien depende del hombre que tengas al lado eso es delicado , un beso

  20. Maria La Maleta Roja dice:

    Totalmente de acuerdo…. El problema de esta pareja no es el sexo oral, tienen un problema “un poco” más importante, pero como lo has definido tú tan bien, pues no entro…

    Pero sí te dejo un chiste al respecto…

    ¿Qué es amor verdadero? Amor verdadero es decirle “chupa, chupa, que yo te aviso”, avisarla… y que siga chupando… Eso es amor verdadero…

    😉
    Buenos días, buena semana.

  21. Completamente de acuerdo con Paseante: Habría que ver si este hombre luego se lo hace a ella, porque este tipo de individuo, tal y como lo describe, suele ser bastante egoísta. Creo poder asegurar que si él no la presionara y planteara el tema de otra manera a ella no le gustaría más; vamos, que lo que está haciendo con ese comportamiento es potenciar su rechazo…

    Interesantísima entrada.

    Un saludo

  22. Paseante dice:

    También hay hombres a quienes les da asco o reparo practicar un cunnilingus. Pero tanto este como la felación, son prácticas que desean recibir las unas y los otros. Es incluso más fácil proporcionar un orgasmo a una mujer mediante un cunnilingus que mediante la penetración, por tanto, es una práctica altamente recomendada, sea como finalidad en sí misma o como medio para preparar para la penetración. Yo diría que la única condición que se debe imponer, tanto para el cunnilingus como para la felación es la higiene, es una deferencia hacia el otro, amén de una sana costumbre.

    No comparto mucho esa creencia -a veces principio sagrado- de que hay que respetar lo que el otro quiere y que no se debe hacer lo que uno no desea hacer. Si el sexo se practica a dos, está claro que hay que encontrar acuerdos, que hay que tratar de satisfacer al otro y no sólo a sí mismo. Por tanto habrá que bajarse de las posiciones maximalistas de cada uno y tratar de encontrar términos medios. La experiencia muestra que ciertas prácticas que un día fueron difíciles e incluso no deseadas, con el tiempo se tornaron fáciles y muy agradables. Una de las cosas más agradables en el sexo es dar al otro el placer que más desea. Y eso incluye como el otro lo desee. Esto no es esclavitud ni renuncia, sino juego, generosidad, compartir, ayudarse, pedir, etc.

    Como dice Sylvia al respecto de los grados de introducción del pene en la boca, si dejar que él eyacule dentro, si tragar el semen o no, se puede ir progresivamente y tratando de encontrar la parte buena de todo. Puedo asegurar que para un hombre uno de los mayores placeres es que su pareja le practique sexo oral con delicadeza, delectación y entrega máxima. Mi pareja, que no siempre lo vio posible ni fácil, lo hace con total entrega y excelente destreza y me atrevo a decir que mi placer al llegar al orgasmo sólo supera ligeramente al suyo por provocármelo. Vale esto también cuando se trata del cunnilingus. Yo me delito practicándolo y me deleito más cuando ella corresponde desatando todos sus líquidos y placeres.

    Para terminar como el sexo oral y Woody Allen se merecen, diré que sólo encuentro una cosa más agradable que ser “víctima” de la destreza en el sexo oral de un@ buen@ compañer@ de juegos: ser víctima de la destreza combinada de dos compañer@s, o sea, que te lo practiquen dos simultáneamente o alternativamente y si a ello se añade que te besen con lujuria de vez en cuando, de modo que tú mismo@ sientas en tu boca los sabores y de alguna manera seas el tercer practicante del sexo oral sobre tí mism@. ¿Se excitaría o me excomulgaría el obispo de Alcalá? ¡Qué gente!

    Como dijo Woody Allen, el buen sexo es guarro, si entendemos por guarro ese deleite con o en las prácticas y placeres que requieren traspasar las fronteras de lo cómodo, fácil y aséptico.

    1. Dora dice:

      Totalmente de acuerdo contigo Paseante. Lo que sí es cierto es que no podemos obligar a nadie a hacer algo que tajantemente no quiere hacer. Hay personas que ven el sexo o ciertas prácticas sexuales como algo totalmente prohibido, es cuestión de educación. De ser ese el caso, quizás lo mejor es que la persona que se sienta frustrada (tanto por no recibir el sexo que desea como por no ser capaz de darlo) se plantee seriamente si, a lo mejor, es que no hay compatibilidad entre ambos.

      Yo siempre he defendido que el sexo es un reflejo de la salud de una pareja, lo mismo me equivoco, pero desde luego en mi caso ha sido siempre así.

      1. Paseante dice:

        De acuerdo que no se puede obligar a nadie a hacer algo que no quiera hacer. Dicho esto, yo creo que es imposible o un milagro que dos personas, de entrada, sean exactamente el uno para el otro como ambos desean y que eso, además, ocurra en todos los momentos de la vida de esa relación. Creo que el sexo se aprende, se evoluciona también, se pasan etapas flojas y otras estupendas, hay accidentes en la pareja, descubrimientos, etc. Por tanto, yo creo que en una pareja hay una dialéctica, una tensión, un tira y afloja, como queramos denominarlo. Nos movemos en zonas pantanosas, donde no es posible ni probablemente conveniente tener posiciones claras, enteras, definitivas, independientes del otro, etc. Como todo en la vida, mejor es ser flexible que tener creencias fuertes porque estas no encajan con la vida. Ante los baches del camino, el coche que mejor los supera no es el más rígido y granítico sino el que tiene amortiguadores absorbentes, cosa que se basa más en la flexibilidad que en la rigidez.

        1. Dora dice:

          Amén.

          (Tienes toda la razón 😉

Deja un comentario

Los campos obligatorios están marcados con