Quiero ser infiel .com

© Rebeca Lajos Rañó, psicóloga-sexóloga*

De un tiempo a esta parte viene proliferando un nuevo modelo de negocio cuando menos peculiar: las webs para infieles, plataformas online donde nos facilitan un espacio seguro, discreto y sencillo para estos encuentros fuera de la ley.

Estamos ante un tema polémico. Desde el mundo empresarial nos dirán que simplemente responden a una necesidad que ya existe, que nadie “obliga” a entrar en este portal, y que simplemente facilitan un canal de comunicación entre personas que así lo demanden. Desde las posturas más “fieles” al “matrimonio de toda la vida”, este tipo de iniciativas se ven como algo amoral y también como una amenaza. ¿Dónde posicionarnos?

Personalmente creo que ni el bueno es tan santo ni el malo tan diablo. Los modelos de pareja son múltiples y ninguno tiene por qué ser mejor que otro a priori. Es una cuestión de consenso y de similitud de criterio dentro de la propia pareja.

¿Es mejor un matrimonio convencional, con su estabilidad, su seguridad afectiva, su compromiso… aunque eso pueda implicar ausencia de novedad, rutina o falta de pasión? ¿O quizás es preferible una relación más abierta, con más diversión, deseo, emoción… aún a riesgo de que se genere desconfianza, inseguridad o culpa? La respuesta… “a gusto del consumidor/a”.

Cada modelo de pareja tiene sus ventajas y sus inconvenientes y el conflicto no surge normalmente del modelo en sí, sino del grado de consenso en el mismo. Si uno/a de los miembros de la pareja opta por un modelo más cerrado y convencional y el otro/a miembro prefiere uno más abierto… Cariño, tenemos un problema.

Es probable que tal dilema requiera de unas buenas habilidades de negociación para tratar de encontrar un modelo que sea cómodo para ambos, o bien que optimice las ventajas y minimice los inconvenientes. En este sentido, si nos decantamos una fórmula más tradicional, habrá que estar pendientes de no caer en la rutina, de innovar en lo cotidiano (tanto dentro como fuera de la cama), de estimular la imaginación (¡recurso ilimitado donde los haya!)… En fin, de conseguir que algo que es repetitivo y con mucha probabilidad nos generará “habituación”, se convierta en algo versátil y atractivo.

En caso de que optemos por un modelo más “abierto”, será importante consensuar unos ciertos límites a esa libertad, de manera que no peligre la seguridad, la confianza y el compromiso. De hecho, lo que la mayoría sigue considerando reprobable, independientemente de lo que consideremos es o no una infidelidad, es el engaño… Lo que no se suele llevar nada bien es que uno traicione la confianza del otro. Un ejemplo: si mi límite en la fidelidad está en que puedes acostarte con otra persona, pero que ésta no sea conocida mía y tú lo haces, eso es un engaño, porque te has saltado nuestros límites…

Como conclusión podemos decir que los límites de la fidelidad son bastante elásticos, dependiendo más del criterio de la propia pareja que de un constructo social o del significado que a la palabra le de la Real Academia Española. Aunque lo que sí es cierto de manera prácticamente generalizada es que si un determinado comportamiento es “justificable” para uno/a (véase, una pequeña aventurilla sin importancia…), la misma vara de medir deberíamos tener con el otro/a.

Ahora te toca decidir lo moral o amoral que te resultaría según qué comportamiento propio o de tu pareja. ¿Dónde está para ti el límite?

* Rebeca ejerce en el centro Aidé Psicología Sexología de Sevilla. Más info en Recursos.
– Extra. Este enlace contiene un vídeo en el que se habla sobre estas webs y de la infidelidad. Lo mejor: participa el psicólogo y terapeuta sexual José Bustamante, habitual de esta parroquia.

47 respuestas a “Quiero ser infiel .com”

  1. Antonia dice:

    Profesional y personalmente la infidelidad es algo que me molesta mucho, y más teniendo en cuenta que conozco casos cercanos (no personal) en que hay personas que han dejado arañazos a sus amantes aún sabiendo que tenían pareja por el simple hecho de sentirse superiores o competir con la esposa/novia, dudo mcuho que a nadie le gusta que le sean infiel, por muy morboso que pueda resultar, por lo que me pregunto: ¿trata esta gente a los demás como nos gustaría que lo hicieran?

  2. Tato1963 dice:

    LLevo días con ganas de escribir algo en este post. Voy a ser muy claro en cuanto a lo que pienso.
    Me dirijo fundamentalmente a las personas escandalizadas por este tipo de agencias o lo que sean. Me recuerdan a esas mamás tipo “cuidate mucho juanito de las malas compañias” (Serrat).
    Os lo digo a todos, con la mejor intención. Si existen estas empresas es porque hay mercado. Uno puede ligar en el bar, en el trabajo, en la calle…
    Creo que lo que tenemos que hacer todos es mirarnos dentro y descubrir que es lo que nos une y que es lo que podría distanciarnos.
    Besos

  3. Maria B dice:

    Pués, no sé!. Con tantísimo infiel por ahí…y ninguno por aquí!. ¡Qué bién! ¿no?. Claro, si estamos muy enamorados, satisfechos, comprometidos….entiendo que no tiene lugar la infedilidad a pesar de que pueden aparecer ocasiones, pero es fácil ser fiel. Cuando después de muchos años de compromiso, de hijos, de historia y de cosas en común, se ha acabado el amor (enamorado) que quizás no el cariño, ni el compromiso, ni los hijos, ni tantas otras cosas pero se fue la satisfacción y con ella la ilusión…ya resulta más fácil entender la infidelidad.
    Lanzo una pregunta: cuando uno/a ya no se siente enamorado ¿hay que romper inmediatamente la relación?. Yo no me he atrevido porque muchas cosas funcionan en mi casa, en mi relación, pero no el sexo, ni la atracción y he sido infiel. Le he sido infiel a mi pareja de más de 25 años pero no creo haberlo sido comigo misma. Creí que era eso precisamente lo que necesitaba. Sentirme deseada y ilusionada de nuevo. Cuando la convivencia es posible y en la ruptura se arrastran muchas otras cosas….¿por qué no una infidelidad?

  4. amiquemeaprendan dice:

    Bufffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff!!!!
    como la propia palabra indica INFIEL, no es FIEL… y esto es una movida!!!

    … estoy tratando de escribir algo y no me sale todo lo que llevo dentro. SNIF SNIF…

  5. sylvia dice:

    Lo acabo de leer en twitter: “Casa-dos, Enamora-dos, Comprometi-dos, Apasiona-dos, Enoja-dos, Son cosas de “Dos”, No de tres.”
    No quito ni pongo. Ni entro ni salgo, que no me apetece nada discutir. Sólo comparto, porque me ha hecho gracia.

    1. Tintoretti dice:

      Es muy curioso si pero yo diría que se puede ser comprometi-tres y apasiona-tres, con respeto, cariño y sinceridad.

  6. Alba dice:

    Con Amor, no concibo la infidelidad.
    Entiendo lo que leo y he leido del tema, es interesante, ya como echo social, pero creo que una pareja unida, comprometida, satisfecha mutuamente sexualmente, que se ama; difícilmente tolerará una infidelidad…
    Si las cosas se hablan, se ponen límites, se comparte la idea del sexo fuera de la relación como actos puntuales, que no van más alla…. no lo sé.
    No lo comparto, pero si comprendo que el mundo está lleno de personas diferentes, que nos pueden atraer, dar morbo y eso no quita que queramos a nuestras parejas…. Es un tema dificil.

  7. Jesus dice:

    Aunque no tenga que ver, quisiera compartir con vostr@s: estoy viendo “cronicas – mujeres supervivientes” en tve. Intentad verla en la web de tve o consultar en la programación si lo emitiran otra vez. QUE MUJERES!! HEROES, pero que cojones les pasa a tantos y tantos hombres agresores que hay???. Perdonad el cambio de tercio, pero me ha emocionado ver a estas ex maltratadas que afrontaron y salieron del pozo

    1. Tintoretti dice:

      Totalmente de acuerdo no hay peor alimaña que la que abusa desde su posición de superioridad, me destroza el corazón cada vez que oigo algo de este tema, me repugna.

    2. Alba dice:

      yo también, es brutal.
      más aún que hoy dia España, en concreto viva esta realidad tercermundista.
      Me parece una desgracia increible.

  8. Esther dice:

    Pues después de pasar por todos vuestros post, unos mejores que otros, pero todos con algo cierto, solo diré al respecto que la infidelidad llega el día que la pareja deja de atraer, otra cosa en la que ahondara nuestra experta un día es “tríos” y demás…

    Pienso que nadie se casa o se empareja con la idea de ser infiel, eso surge, y surge en unos momentos en que la pareja esta mal, por causas conocidas o desconocidas, y siempre o casi siempre por falta de conversación (ojo!, no de gritos y palabras soeces del uno al otro).

    Si surge y funciona, nadie se entera pues genial, hasta que la cosa se complica. Si quien no debe enterarse lo hace, ahi viene la otra parte de la cuestion: ¿que hago? ¿le digo que lo se y lo hablamos? pues, si, seria lo mejor y dejar las cosas claras. Pero, no, los humanos somos raros y orgullosos y intentamos por todos los medios saber mas, investigar, seguir, coger las manos en la masa y la cagamos totalmente. cual nata montada la vida de pareja se va al traste en un plis plas…

    Si hay que ser infiel, mejor pensarlo, porque hay dos opciones:
    1- hablar con tu pareja, decirle que no va bien, intentar arreglarlo, ser infiel con tu misma pareja…
    2- hablar, y contarle que vas a hacerle daño y prefieres dejar la vida en común.

    Los dos casos requieren de mas valentía que sencillamante, ser infiel.

  9. Tintoretti dice:

    La base de toda relación de cualquier ámbito, a mi entender, es el respeto y sobre todo la sinceridad a partir de estas dos máximas todo es posible.

    1. Jesus dice:

      Yessss Tintoretti. Muy bien expresado!!!

  10. Javier de Culleredo, A Coruña dice:

    Hola, por cierto, a propósito del tema de hoy en la radio, el pene (que tentado de llamar haciéndome el despistado confundiéndote con Martín Berasategui, _ Martín, ¿el pene al dente, cierto?).
    Me extraña que no se hable de la morfología del pene, me acuerdo cuando estuve estudiando en un colegio agrícola, que estábamos fascinados con las formas de nuestros penes, algunos escoraban a la derecha y otros a la izquierda y luego estaba el típico gordito que llevaba su micropene debajo de la barriga, el chico era odioso, algo tendría que ver colgar con ese micropene. Luego lo mediamos, nos mediamos los penes. Yo me lo medí “en la intimidad”, me daba corte. Aquellos chavales se lo medían semanalmente. En fin, “pedazo de tema”, nunca mejor dicho. A ti la radio te limita un poco y a mi me produce ciertos reparos, a pesar de lo que suelto por aquí tengo mis introversiones como todo quisqui.
    Tengo ganas de ser fiel. No se como me lo tengo que montar. Bueno si, me lo estoy montando en plan fiel. Seré fiel. Aunque me cuente que le gusto y tiene otra persona le seré fiel. ¿Porqué no enfocar la fidelidad como una liberación?. La deseo. Algún día compartiré un momento de sexo o de vernos las caras. Le dedicaré los cinco sentidos. Estaré atento a cada gesto. Cada caricia será como la última (y puede que lo sea).
    Tengo un problema con la gente. Me siento evaluado. En el poco trabajo que tengo, en las cosas que pienso hacer y no hago (y lo cuento). En el sexo. En mi aspecto físico. En mis ganas y en mis desganas. Echando la vista atrás.
    Es liberador ser lo mas leal que se pueda. Es increíble pensar que solo tienes espacio en tu mente y en tu corazón para una persona. Esto es muy raro. No quiere decir que no charle con chicas. Que no nos miremos, que no nos tanteemos. Es que no me producen la menor pulsión. Me parecería injusto que me surgiera una relación y no estar al 100 x 100.
    Creo que todos nosotros vivimos de forma economicista nuestras relaciones personales. Yo ya no puedo. No me lo tomo como una tragedia, mas bien pienso que es una oportunidad. Creo que es un poco soberbio este enfoque pero es lo que siento. Tu cuerpo es tuyo, tu mente estará siempre con quien tu quieras. Es lo que me ocurre a mi. En mi total libertad siento que solo tendría sentido tocarte a ti.

  11. Ivan dice:

    Pienso que el problema es que en el 90% de los casos, tanto hombres como mujeres, ven con mejores ojos echar una canita al aire que saber que es su pareja la que lo hace. Por otro lado, es un tema delicado de proponer, porqué si una de las dos partes es feliz con esa “monogamía” el simple hecho de que su pareja le proponga abrirse a otras personas ya puede causar un daño terrible.
    Supongo que la gran ventaja de los solteros, es que no tenemos que pensar en esas cosas 😉

  12. Emma dice:

    Qué buenos post!.Difícil añadir algo más interesante. Sólo la experiencia personal de cada uno hace sacar conclusiones. Lo de “pareja abierta”, estupendo en época de vacas flacas, …a mi entender, un riesgo inasumible. Lo llevaría fatal. Y no creo que por celos, si no por sensación de fracaso comunicativo.
    Sinceramente, lo dificil es convivir, es la prueba de fuego de la pareja, a eso cuando le añades niños pequeños, hipoteca, horarios insufribles de trabajo,..Ahí es donde hay que sacar toda la artillería antirutina,emplearse a fondo ( si hay amor, claro) y eso es lo dificil, sobre todo cuando la comunicación está tan deteriorada que casi no existe, y hay que intentarlo por los dos !! . Lo fácil, dejarse llevar por el mercantillismo de una empresa proinfidelidad… No sé que pensáis, los humanos somos cada vez más vagos, ya ni hablar con tu pareja, ala a engañar, que es más facil y emocionante….Y no puede ser igual o más emocionante reencontrarse de nuevo al cabo de los años y las dificultades ?? A ver si sale una empresa que tranaje en ese terreno…Saludos a todos / @s

  13. CHAMACO dice:

    Quien escribe el artículo nos pone una paradoja simple (y compleja), nos dice: ‘¿Es mejor un matrimonio convencional, con su estabilidad, su seguridad afectiva, su compromiso… aunque eso pueda implicar ausencia de novedad, rutina o falta de pasión? ¿O quizás es preferible una relación más abierta, con más diversión, deseo, emoción… aún a riesgo de que se genere desconfianza, inseguridad o culpa?’

    O esto o lo otro… Aquí no comparto la definición de ‘o tienes matrimonio convencional (y aburrido) o tienes una relación abierta con riesgo a romper la relación estable. El hombre por naturaleza no es monógamo, como seres humanos sociales nos ‘inventamos’ en pareja… Pero nuestro cerebro está diseñado para amar a más de una pareja, a tener relaciones homosexuales o bisexuales pero a lo largo de la vida, vamos ‘domesticando’ a nuestro cerebro para decir ‘yo soy monógamo’.

    Con el tiempo nos damos cuenta que hemos deformado nuestros impulsos cerebrales y nos hemos limitado a ‘lo convencional’, lo ‘socialmente correcto’. Pero debemos tener claro que el cerebro de la mujer es el más evolucionado, el que sabe ‘escoger’ para perpetuar la especie, las mujeres son más selectivas, más inteligentes ya que de ellas, en mayor medida depende, el éxito de la familia… no recae en los varones.

    Los hombres aprendemos ‘a ser padres’ (por ejemplo)’ a través de patrones de copiado, y la sociedad nos ‘premia’ por ser buenos padres… Sin embargo las mujeres neuronalmente son madres ¡desde que nacen!

    Quiero decir que los modelos y las necesidades son de entrada ‘distintos’ para hombres y mujeres, por ello creo que hablar de infidelidad es mucho más complejo que solo hablar de opción A u opción B.

    La monogamia es una opción de vida y puede ser plena y satisfactoria, por ello si se pretende ser infiel creo debería ser una opción ‘consensuada’ por ambas partes… No se vale yo soy infiel y tu lo aceptas ‘per se’. Debemos tener claros que los primeros 3 años de relación la dopamina está a tope, y el enamoramiento es feroz… y en este tiempo ‘evaluamos’ a la persona que tenemos a nuestro lado y DECIDIMOS quedarnos y comenzar una nueva etapa de búsqueda de la felicidad… Si los niveles de testosterona bajan, esa pareja está en peligro de la separación.

    Y es aquí que corremos el riesgo de tener la sensación de ‘monotonía’ y viene entonces la necesidad de ‘buscar’ nuevas relaciones… Es decir, el aprendizaje ‘social’ se agota y empieza nuestro cerebro retoma su camino ‘natural’ de la bioquímica de la poligamia.

    Por ello si queremos ser fieles, lo debemos trabajar día a día… Evitar el ‘aburrimiento’, la monotonía… debemos ‘reinventarnos’ como pareja cada día… Es una apuesta que yo hago hace tiempo!… prefiero los hoteles a la habitación de casa, prefiero fines de semana sin hijos, que monotonía sexual en silencio… Debemos necesariamente ‘reinventar’ la fidelidad de la monogamia claro… si es la opción que hemos escogido.

    Espero no haberme enrollado demasiado!
    Un abrazo fraterno a tod@s los sylvianos

    1. sylvia dice:

      Reinventarse… Estoy contigo. Es la única posibilidad para una monogamia no forzada, no aburrida, no sentida como un lastre, pero, querido amigo, eso requiere un esfuerzo (el trabajo diario del que hablas) y sobre todo no caer en la falsa creencia de que el amor lo arregla/lo puede todo.
      En el tema del deseo, fiu! el amor es precisamente el gran enemigo… No frunzas el ceño, déjame explicarme. Una vez ese amor inicial (la química/el enamoramiento/la pasión) deja lugar al amor que solemos llamar el amor de verdad (ni entro ni salgo en juzgar ese calificativo) entramos en zona de peligro. Ese amor que nos hace seguros el uno para el otro, conocidos, no inasequibles, no conquistables, lo que ya me sé, mi zona de confort es el peligro. El deseo necesita de novedad, misterio, imposibilidad… Ver al otro como algo independiente de mi, no mi media naranja…
      Bueno, en vaya lío me estoy metiendo… Resumir en una cajita, decenas de páginas de mi libro me parece imposible.

      1. Jesus dice:

        A comprarli y a leerlo, no hay mejor receta!!!

      2. CHAMACO dice:

        … ‘El deseo necesita de novedad, misterio, imposibilidad… Ver al otro como algo independiente de mi, no mi media naranja’…

        Totalmente cierto Sylvia querida, pero si lo haces ‘conciencia’ y ‘porque así lo quieres’… es gratificante, sigo mi recorrido… hasta hoy el esfuerzo ha valido la pena… Porque tal como dice la neurociencia ‘el amor se acaba’ por ello yo al menos, intentaré seguir reinventándome… reinventándonos.

        Apapachos amiga!

    2. Dulcegustosw dice:

      Totalmente de acuerdo contigo CHAMACO. En una pareja se deben pactar muchas cosas además de a cual colegio llevamos a los niños, o qué coche compramos.

  14. jesus dice:

    Me atrevo a ser el primero en manifestarme pero dudo de estar fino en mi aporte (estoy un poco espeso).
    Quizás nadie masculino opinó, en parte por casualidad (tiempo al tiempo), y, en parte por que al ser los hombres, en general, más sexuales, también somos más propensos a estas prácticas libertinas, que en su mayor parte se ralizaran ocultándoselas a la pareja. Reconozcamos que de boquilla parece que muchos de nosotros hemos evolucionado o cambiado mucho en este aspecto Pero la realidad, me da en la nariz, sigue siendo prácticamente la de siempre, la de este país de latinos – beatos (menuda mezcla). El que siente la necesidad de una aventura, y la lleva a cabo, casi siempre lo hará en secreto por miedo a afrontar el asunto con honestidad y que la otra parte no pueda aceptarlo y seguir juntos como si nada. Por esa misma razón habrá algunos que prefieran no sincerarse demasiado en este blog y correr riesgos innecesarios. Otros muchos bajo un sentimiento inevitable de culpabilidad. Yo lo hago ahora mismo escribiendo esto. Pero espero no ser mal interpretado. Yo no me meto en ese montón que acabo de suponer que existe por lo que percibo en mi ciudad, en mi entorno y en la red. Pero claro, ahora ¿quién piensa que miento y que lo que digo es por propia experiencia, y quién que soy sincero? No tengo dudas de que la cosa estará bien repartida. Yo me quedo tranquilo sabiendo que no podría vivir así con una mujer tan maravillosa como tengo en casa y por tanto me niego cargar con el mal cuerpo y dolor por haberla traicionado a sus espaldas.
    Una relación abierta, para mí, es bien distinta de esto que promueven estas empresas, y que se basa, por otro lado, en algo tan habitual y viejo como la humanidad.
    Un abrazo parroquianas (y ¿¿a ver donde están los demás parroquianos?? !!! creo que es el primer post de este blog en el que ocurre esto ¿No????)

    1. Mil gracias Jesús por “romper el hielo”.. Eres un valiente!
      Esperamos que más se unan a ti!

  15. Bertha dice:

    Me pregunto por qué ningún hombre ha puesto su comentario de esto?

  16. Bertha dice:

    Otro aporte…

    Yo no prefiero ni un matrimonio convencional ni una relación abierta. Yo prefiero tener una relación con alguien que me quiera, que yo lo quiera, no nos hagamos daño y procuremos hacernos felices… ¿utopía?

    Pero con mis amigas por face hemos deducido que esto queda para las peliculas y los libros. Para la realidad, nos quedamos con los momentos que nos da la vida de compartir con otros, aunque se pueda sufrir por las infidelidades o por cualquier otro problema en una relación.

    Besos y espero que cada una encuentre una pareja que le llene y con la que pueda negociar lo que sea mejor para cada una.

  17. Muchas gracias por vuestros comentarios! me gusta que se enriquezcan de esta manera los artículos… Sólo decir que echo de menos una voz masculina, pues creo que todas las que habéis hecho aportaciones, sois mujeres… ¿me equivoco?
    Hombres online!! Manifestaos!

  18. Susana dice:

    Yo lo que creo que es triturar las lentejas a quien se las puede comer enteras. No se, si te llega la hora de ser infiel, el currártelo tiene su encanto, no??
    Por el camino que vamos, acabaremos pidiendo que nos los traigan a casa, elegimos a uno/a y nos lo tiramos, mientras el resto entretiene a la pareja para que no te pillen. ajajaja

  19. Irma Amry dice:

    El límite de una pareja está en lo que cada persona esté dispuesta a aceptar por y para sí misma evitando adoptar falsas identidades encaminadas a complacer a la otra parte. Nos cuesta comprender que a quien debemos satisfacer principalmente es a uno/a mismo/a. A veces algunas mujeres renuncian demasiado a su ser interno en favor de la persona que tienen a lado. También algunos hombres que pierden la identidad y tragan carros y carretas con o sin… (la rima fácil, jajajaja).

  20. Jordina dice:

    Relacionado com el tema os recomiendo esta entrevista de La Contra.

  21. Dora dice:

    Obviamente, cada pareja es un mundo. Lo que pase en ese mundo es cosa y decisión de los participantes, de nadie más. Ahora, ppor aportar mi propia opinión, yo sería más partidaria de apostar por una relación abierta con ciertos límites, pero jamás JAMÁS podría perdonar el engaño (lo he perdonado de palabra, pero en el interior no es real). Creo que es una buena forma de mantener un poco la chispa en la vida (para mí), aunque supone asumir ciertos riesgos… ya que no todo el mundo que pasa por tu vida te es indiferente, un polvo y ya.

    Puede que dependa del momento de la vida en el que estés. También puede depender de la personas que tienes al lado, a lo mejor hay personas que no te generan la necesidad de buscar la chispa en otro lado…

  22. sylvia dice:

    Hace unos años, cuando estas webs aún no funcionaban en España, leí un artículo sobre una estadounidense. Como soy una curiosa elevada al cubo y con la excusa -mi trillada excusa- de que me dedico a conocer todo lo divino y lo humano relacionado con el tema (es que es mi curre, ¡no placer/no pecado!, trabajo de campo, una dura obligación…) me hice socia para ver qué pasaba. No puse foto, no me describí como alguien espectacular, más bien normalita del montón (lo que soy), no me describí como alguien que tuviera especial afición por algo que pudiera resultarle atractivo a alguno de los usuarios (sexo oral, domina, fist, no sé….), no dije que vivía al otro lado del Atlántico (a qué yanqui no le gusta España), es decir, no hice nada que pudiera llamar la atención, servir de gancho descarado… No voy a decir que mi correo se colapso, pero si me llegaron varios emails ¡cada día! hasta que dije “vaya peñazo” y decidí darme de baja. En fin, entiendo que, como ya ha dicho alguien, puede engancharte (ya lo creo que puede), porque ese flirteo con posibles siempre resulta divertido, te alegra la vida que te escriban bonito, te deseen… pero, como han dicho otras personas, primero una/o ha de tener sus ideas muy claras (qué buscas, qué esperas, qué quieres) y, sobre todo, los deberes domésticos (si compartes techo) hechos.

    1. Bertha dice:

      Me encanta tu curre… tu obligación.. jaja

        1. Anonimo dice:

          Comparto contigo Sylvia, nada como tener las ideas claras antes de aventurarse a lo que sea…

          Bien por tu obligación 😉 jeje

    2. Tintoretti dice:

      Cuando la obligación es ademas devoción, como parece que es tu caso, nacen cosas que merecen la pena mucho como este blog o tus libros, como dice una canción “unica como eres, inmensa cuando quieres, gracias por existir”.

      1. sylvia dice:

        Muchas gracias de corazón! Gran sonrojo… (no se subir ese muñequito).

  23. Katalluna dice:

    El artículo es interesante y realmente estas webs se multiplican a diario. Por algo será.
    Yo creo que la fidelidad es básicamente la falta de mentira, y estas web simplemente facilitan lo que se haría igual si surgiese la oportunidad, pero por suerte para la mayoría de parejas esa oportunidad no surge. No es porque la gente tenga claro que quiere ser infiel, pero pocas son las parejas súper felices, que improvisan y mantienen la llama a diario. Por ese motivo es fácil entrar con la excusa de no busco nada, sólo quiero curiosear, y no es difícil que entre la gente que conoces surja esa oportunidad que la rutina no te ofrece y sólo sabiendo anteponer la racionalidad al apasionamiento del momento se puede mantener la fidelidad, y eso ya es más complicado, porque como con todo tenemos tendencia al: a mi no me van a pillar.

  24. Bertha dice:

    El limite lo pone la pareja (de dos) de acuerdo a sus negociaciones dentro de la misma, sea negociada de forma explicita o sin hablarlo. Lo que cuenta y define el límite es lo que la pareja ponga en común. Si se hace algo en contra de esta negociación, ya se jodi& el cuento y empieza alguno a sufrir y sentirse engañado, empiezan los dilemas.

    Como todo en esta vida, y más la de pareja, uno vive, es individuo, de por si: egoista! (individuo, persona, hombre, mujer… da igual… el “uno” del otro “uno” en la pareja).
    Existen individuos que les gusta jugar con sus parejas a ver qué consigue de cada una, y engaña, pasando por encima de lo que el otro individuo piensa que ha sido negociado.

    Y ahi están los problemas.

    El negocio para aprovechar que se da a la luz que hay infidelidad (estar con otro que no es mi pareja)… será que sí funciona? si traerá beneficios? Porque me parece que la bondad de la infidelidad es para el infiel que le gusta ser infiel y jugar, el juego es hacer lo prohibido, entonces para que se va a meter a un sitio donde todo el mundo engaña, no creo que al infiel que le gusta engañar, le guste ser engañado… o me equivoco? Cómo les irá a estos sitios de infieles?

    Una vez tuve una pareja intentando que fuera abierta la relación, y poder estar con otros…. no resultó, siempre aparecian los celos de él o los mios.. Es complicado de llevar.

    1. Bertha dice:

      “El negocio para aprovechar”.. me refiero a los portales estos de internet de infidelidad…

    2. Llevar una relación abierta puede ser complicado… requiere de grandes dosis de confianza mutua y de autoestima.

  25. Adria dice:

    Me parece excelente el artículo y las opiniones vertidas de los lectores. El matrimonio como era pensado hace muuuchos años es hoy algo prehistórico y me parece bien! Creo que es bueno formar pareja despues de haber vivido de verdad, porque todo compromiso implica que seguramente algo de nosotros tendremos que ceder al momento de la convivencia y tenemos que saber que si cedemos y nos sentimos mal por eso, la cosa no va a funcionar. Es dificil saberlo de antemano y se descubre precisamente en la convivencia! En cuanto a estos sitios que proponen “seguridad” a los infieles, me parecen un negocio muy bueno para el que lo presta pero muy estúpido para el que lo contrata! Si uno decide ser infiel porque algo no esta cerrando el la pareja, es mejor hablar del tema y tratar de solucionarlo; si no tiene solución hay que ser maduro y franco! Decirle a tu pareja “te voy a ser infiel porque no me gusta esto y esto” es dificil pero muchas veces necesario. Se que suena ridiculo pero es mucho peor contratar este servicio, ser infiel, probar a escondidas si te gusta el otro y vivir bajo un manto de hipocresía y tal vez despues de un tiempo de haber jugado volver a tu relación estable como si nada hubiera pasado! En ese caso habras sido infiel con tu pareja, con tu amante y sobre todo con vos misma.

  26. Maria Dudas dice:

    Quien no quiera lazos que no se ate. Yo creo que es muy difícil lograr esos “acuerdos” sobre límites en la pareja, porque sólo con que uno sea mas intransigente que el otro, lío…Muchos acuerdos de estos vienen con letra pequeña

    1. Cierto… la letra pequeña puede volverse muy grande!

  27. Ari dice:

    En cualquier caso es complicado, ser sinceros y justos por completo requiere una madurez mental y emocional, y una generosidad que es difícil poseer. Y creo que a la mayoría de la gente le queda muy lejos…

    1. Yulunga dice:

      Estas tres últimas líneas Ari me han encantado, lo has bordado. Y creo que ahora lo único que importa en esta sociedad materialista es el dinero porque esta nueva moda es para sacar más dinero como lo fue en su momento las empresas de bodas, bautizos, comuniones y bodas gays. Money, money, money y el love queda en una parte mucho más supeficial y materialista.
      Buen artículo y muy buena ilustración!

  28. Ari dice:

    Depende de muchas cosas. La “apertura” puede hacer mucha pupita y ser puerta a un “todo vale” y al egoísmo y manipulación, (aunque en un principio no fuese la idea acordada) sobre todo cuando hay uno más entregado.

    El modelo tradicional muchas veces es un “cerrar los ojos” mientras se mantenga una posición económica, un status y una comodidad doméstica, o una hipocresía en la que uno de los miembros se beneficia de ventajas aparte y a escondidas, mientras le exige a su pareja algo distinto (disfrutando de la seguridad de tenerla en exclusiva e incondicionalmente) y encima suelta discursos moralizantes. O como mínimo, reprimir una parte de los sentimientos complejos de otra persona.

    Estoy de acuerdo en que lo importante es la honestidad entre las personas, no tanto porque se haya “acordado” sino en que los demás traten de ser justos y proporcionales con la otra persona y que no se pierda la vista quién es lo importante (nuestra pareja) y estemos ahí para ella siempre y nos esforcemos en todos los sentidos por hacerla feliz.

    Lo que me asquea de estas empresas es que basan su modelo de negocio en la mentira, la manipulación y en el que uno de los miembros de la pareja exija más al otro de lo que da.

Deja un comentario

Los campos obligatorios están marcados con