¿Qué necesitas para que ella te considere un buen amante?

¿Dulce, sensible y cariñoso? ¿Agresivo, salvaje e impulsivo? ¿Cómo tiene que comportarse un hombre para que las chicas le coronemos con notaza o le demos suspenso y puerta? Obvio que hay mujeres de todas clases, desde la tradicional no sabe, no contesta (¿hay vida en ese cuerpo?) a la devora hombres (¿que los agarrota de miedo? ¿Acaso no os gustaban las chicas con las ideas claras?), y unas y otras no compartirán necesidades. O sea… cada caballero tendrá que plantearse cómo es la mujer con la que está lidiando y decidir qué pases pone en práctica. ¿Vamos allá?

1. Haz que se sienta especial. Da igual si la conoces desde hace 10 minutos o llevas una eternidad con ella.  Cuando estás conmigo no existe otra: soy la reina. Para quienes tengan una relación de pareja seria, no aventura casual, un buen consejo es que se fijen en las películas, los libros, las revistas que gustan a sus parejas. Si sabéis dónde mirar, somos un libro abierto. Extra (aunque no venga al caso): haz que se sienta cómoda contigo para que quiera abrirse a nuevas experiencias. Si confía en ti, lograrás lo que quieras.

2. Más preliminares. Clásica queja: dos besos, tres toqueteos mal orquestados, coito y se acabó. No puedes pretender acariciarle dos minutos y que esté encendida, salvo que ella te indique que es rápida como el rayo, solemos querer tiempo, dedicación y… más tiempo. ¿Acaso mentís cuando aseguráis que os gustan los preliminares (=sólo lo decís porque creéis que es lo que toca decir)? En serio: si realmente os gustan, ¿por qué soléis desarrollarlos de una forma tan rápida?

3. Mímale entera. Su cuerpo no sólo son pechos y vulva. Todo su cuerpo es una zona erógena. TODO. Insisto: todo su cuerpo es susceptible de gozar. Explóralo con ganas. Y déjale explorar el tuyo.

4. Bésale mucho. Tres cuartas partes de las mujeres consideran que besar es más íntimo que mantener relaciones sexuales. Y si vives en pareja, no solo la beses cuando quieras cama.

5. Entrena tus manos y tu boca. El coito no lo es todo. Quiere tu pene, claro que sí, pero también tus manos, tu lengua, tu boca… Y más toqueteo manual y, sobre todo, sexo oral, aunque se haga la estrecha porque no está limpia, huele o se lamenta porque te vas a cansar. Dile que hacérselo es lo que más te gusta en el mundo y se dejará hacer. El cunnilingus (como odio esta palabra, propongo cambiarle el nombre) es una de las prácticas sexuales que más gusta a las mujeres cuando se lo permiten. Si además le haces un dedo (en busca del punto G), quizás le regales uno de los mejores orgasmos.

6. Exprésate: hazle saber que te vuelve loco. Quiere oír cómo disfrutas. Gime cuando te gusta, dile lo bien que lo hace, necesita -tanto como tú- que le reafirmes. Quiere oírte, saber que te lo pasas bien, que ella te pone. Que seas más animal, más bestia, menos contenido. Otro extra (y esta vez sí viene al caso): Hablar de sexo es indispensable, si no comentáis la jugada cómo pretendes que mejore la relación. Y cuando te diga que algo no acaba de cuajar no pienses automáticamente que te está criticando, juzgando, midiendo. Lo que quiere es mejorar lo vuestro.

7. Corre riesgos. ¿Se te ha ocurrido que igual está harta de ser una santa? ¿Que tal vez esté cansada de ir de mojigata o de objeto de porcelana y espera que le des luz verde para sacar su lado más salvaje? No se rompe… y tal vez quiera sentir que es mala, transgresora, pura lascivia. O sea que no te andes con chiquitas: trátale como si lo vuestro fuera puro sexo, se rudo, demuéstrale tu pasión, háblale fuerte, átale… Hasta la que no sabe, no contesta te puede deparar una sorpresa.

8. Duchaditos. Si no, no pretendas que se te acerque… y aún menos que se te coma. Lo siento, nuestro olfato suele estar de lo más desarrollado.

9. El pos sexo. No te gires y a dormir, no te levantes y te largues… Cinco minutos, mejor diez de reposo juntitos. Eso para las parejas, claro. Si es sexo casual, quizá no haga falta tanto, pero ella no se merece menos respeto. Ante todo, sé un caballero.

10. Especial parejas: respétale. Muchas mujeres pierden el deseo porque están más que moscas con su pareja: porque él no mueve un dedo en casa (si no hay yogures y el polvo ha enharinado todo, también es cosa de machos), pero, en cambio, sí tiene tiempo para hacer un master o el partido de los jueves (claro, como ella se ocupa de todo lo demás); porque su carrera es más importante que la de ella, porque nunca tiene un detalle… Conclusión: su chica se siente ninguneada, en definitiva, poco respetada y eso hace que deje de tener ganas de sexo. Chicos, toca ponerse el delantal, compartir sus inquietudes y respetar sus necesidades. (Si estás con las orejas gachas, te recomiendo que leas “Deseo” , con un poco de suerte, igual captas el mensaje de una vez por todas.)

Admito sugerencias y, por supuesto, críticas.

18 respuestas a “¿Qué necesitas para que ella te considere un buen amante?”

  1. braian dice:

    eva .. me enamore de un chica grande. ja pensaras cuánl grande es la chica tiene 23 y yo 16 . es una diferenciaa .. pero a eso no lleva el caso. ella sabe lo que siento y ella quiere conmigo .. porque se lo dije tiernamente y lo que quiero que voy a tener relaciones con ella pero es obvio que ella tiene mas experiencia que yo y quiero quedar bien y que piense que yo también puse lo mio. por favor desime algo gracias .. me llamo braian ..

  2. No te imaginas cuanto tiempo he estado aspirado ubicar esta informacion. Me economizaste mucho vigor

  3. Son maravillosas las diez reglas de oro. No soy especial, pero las veo tan normal para el desarrollo de una relación, que creo que todos debríamos hacerlo así. Tan sólo hay que poner mucho cuidado en ser receptivo, pues cada mujer es un mundo y no se pueden aplicar como un patrón a seguir.

  4. isthar dice:

    Cuanta información!!!! Buen post.

  5. Európides dice:

    Hola Sylvia.
    Al margen de todo lo relacionado con los prolegómenos o cosas que se deben de dar por hecho, como el aseo o el estar bien con la pareja, me centro en lo importante que es la complicidad y el no ser tan directos, sino el empezar en poco para terminar en mucho.
    No quiere decir que siempre deba ser igual, porque no se debe caer en la monotonía, pero lo ideal es empezar siempre con besos y caricias, ignorando como bien dices su preciado bien y sus pechos, porque ya habrá tiempo más adelante de dedicarles mayor atención, por lo que las manos, la boca y la lengua, han de desempeñar un papel importante para estimular otras partes del cuerpo para que se sienta mayor deseo hacia las zonas más poderosas y ardientes de la mujer.

    No deben de existir las prisas, sino el pensar en realzar cada momento y hacerlo único y cada vez más placentero, creando un clima de deseo mayor, en cada paso que se da o cada vez que se avanza un poco más a lo más ansiado. Porque eso es lo que hay que lograr, que todo, vaya siendo ansiado y que la imaginación, juegue a nuestro favor un papel importante.

    Como sé que no te gusta la palabra “cunnilingus”, que realmente suena fatal, te la cambio por la de “sexilengüí” o “sexilenghuí o “sexileng”, pero sin olvidar que con los dedos, se logran sensaciones diferentes que nada tienen que ver con el placer que se pueda dar con los labios o con la lengua, pues la presión, movimiento y estimulación de las zonas o de la misma zona, es igualmente diferente.

    Me ha encantado Sylvia toda tu exposición, muy completa y además útil para todo aquel que la lea y necesite de sabios consejos. Debo felicitarte por ello. 🙂

    Por cierto, el archivo de errores que te manda Eva, he visto que está cargado a su vez de errores y quien lo hizo, denota un grado de inexperiencia abismal. Para hacer el amor, no hace falta llevarse la guía Campsa, sino saber lo que se quiere o desea en cada momento y hacer lo que se debe en cada momento pensando en la otra persona, que la otra persona ya pensará en ti o la puedes hasta dirigir y pedirle en su momento lo que deseas, pero de forma natural e innata y no como una receta de cocina…

    Besos. Un abrazo amiga.

  6. Nieves dice:

    Genial! esto debería ser un “padrenuestro” para muchos hombres, sobre todo lo de hacernos sentir especiales, lo de besar, lo de tomarse su tiempo, que un toqueteo rápido normalmente: no es suficiente.

    También es verdad, que muchos otros ya se lo tienen bien aprendido, lo cual me parece genial y felicito a sus parejas…

  7. Eva dice:

    Sylvia , me parece genial que todos podamos opinar sobre ese tema “Cada hombre es una caja de sorpresas y cada cremallera, el lazo para descubrir de qué calibre es el regalo”
    Lo espero ansiosa ya tengo ganas de dar mi opinión.

    1. Con tu permiso Eva, me apunto esto para el post.

      1. Eva dice:

        Hola José Bustamante tienes todo mi permiso y con ello un placer para mi.
        Para cuando el post? Las ansias me pueden!!!

  8. Eva dice:

    Otro de mis archivos

    ESTOS SON LOS 51 ERRORES QUE COMETEN LOS HOMBRES DURANTE EL SEXO.

    1- Ir directamente al tema.
    Hay que tener claro que normalmente hay “un camino que recorrer” dentro de toda relación sexual… ir directamente a meterle tus manos bajo la ropa interior tras apenas un par de besos posiblemente conseguirá el efecto contrario al de excitación que perseguimos.

    2- No saber cómo besarla.
    Hay muchas formas de besar y sólo una o dos son adecuadas para cada situación. Apasionado, sensible, fuerte, suave… besar bien es un arte que lubrica los engranajes del sexo. Aprender a besar es indispensable para disfrutar de la experiencia… piensa que un beso (en la boca) ya es en sí mismo un acto sexual, así que si no sabes besar tu pareja podría pensar que tampoco sabrás ir más allá. (Yo no sé besar, ¿quién me enseña?)

    3- Ser demasiado brusco/rudo cuando tocas sus zonas erógenas.
    A nosotros nos suelen gustar más las caricias fuertes (a mi no), pero a ellas ese tipo de caricias sueles producirle más dolor que placer (y en algunos casos lo agradecen). Su clítoris es el punto más sensible de todo su cuerpo así que hay que tener mucho tacto a la hora de tocarlo. (dedos, manos, lengua, labios y nariz lubricados, please).

    4- No acariciarla.
    El segundo mayor órgano sexual de la mujer es su piel (el primero es su mente). Puedes convertir cada roce sobre su cuerpo en una caricia sexual… concentración, suavidad y calma (que parezca que sabes lo que haces).

    5- Engancharse a sus pezones como un recién nacido.
    Reconozco que en este punto siempre caigo… veo un pezón y me lo tengo que meter en la boca. Pero, por lo visto, antes debemos jugar con la lengua sobre su areola y el resto del pecho (sin olvidar las caricias, of course)… les encanta.

    6- Morderle el lóbulo de la oreja porque crees que es sexy.
    Puede que ella no piense lo mismo. En cualquier caso hay que hacerlo suavemente y esto también va por vosotras… que más de una vez he estado a punto de irme llorando a casa.

    7- Hacerle un chupetón en el cuello
    Si tienes más de 16 años esto no se debe hacer… si necesitas saber porqué es que tienes menos de 16. Dejar marcas sobre el cuerpo en zonas visibles sólo lo hacen los ganaderos con las vacas… respeta a tu pareja. (jaja, parece un slogan: “respeta a tu pareja y… no toméis drogas“)

    8- No afeitarse antes del sexo.
    Esto es obligatorio, la barba de dos o tres días se clava en la suave piel de las féminas con tremenda facilidad. Seguro que a ti tampoco te gustaría hacerlo con un tío que no para de clavarte su barba.

    9- No lavarte (en general y antes del sexo).
    La higiene es esencial… tampoco es plan de ir al baño justo antes a lavarte los bajos como si estuvieses con una prostituta pero hay que salir limpio de casa para asegurarse de que los calzoncillos no hacen ruido al despegarse de tu piel.

    10- Olvidar que su cuerpo está esperando a ser tocado.
    No hace falta llegar a la cama para comenzar las caricias… de hecho cualquier momento es un buen momento para tocarla sutilmente (o no tan sutilmente). A veces un roce de manos mientras camináis puede excitarla mucho más que las caricias premeditadas y evidentes.

    11- Intentar meter tus dedos bajo su ropa interior antes de que esté preparada.
    Tómate tu tiempo, deja que la situación se desarrolle con naturalidad… a veces la certeza de “lo que está por venir” es más erótico y excitante que el acto por sí mismo.

    12- Tirar el condón al suelo.
    Capullo, como tú no limpias… lo ideal es tirarlo a la basura. Evita lanzarlo al inodoro porque a veces se queda flotando… se han dado casos en los que se atascan las tuberías y no es una situación agradable. Tampoco suele ser agradable ver cómo lo guardas en el bolsillo/cartera como trofeo.

    13- Ir directamente al clítoris durante el sexo oral o la masturbación.
    A diferencia de nosotros, esto a ellas no tiene porqué gustarles. En todos los casos será mucho más excitante y placentero que te centres en la zona que hay entre su vulva y sus piernas, al rededor de los labios y su clítoris o incluso en otras zonas del cuerpo… seguro que provocarás más placer que sólo estimulando su clítoris.

    14- Parar justo cuando ella no quiere que pares cueste lo que cueste.
    A veces puede ocurrir que ella esté disfrutando tanto de la relación que se olvide por un momento de participar de forma activa… eso significa que lo estás haciendo bien, no que esté pensando en qué habrá para cenar.

    15- Ser torpe al desnudarla.
    En todo momento debe parecer que sabes lo que haces, eso es algo que consigue excitarlas más de lo que creemos y lo notan en seguida. Nunca he tenido problemas para arrancar un sujetador, pero sé que muchos se atragantan en este punto… si no estás seguro de hacerlo bien, NO LO HAGAS… sigue excitándola y se lo quitará ella misma.

    16- Quitarte la ropa de forma ridícula.
    Ten en cuenta que te está viendo alguien, procura quitarte la ropa con algo de dignidad. No hay nada más patético para una mujer que un hombre en calcetines y calzoncillos… salvo, posiblemente, un hombre en calcetines. El orden más adecuado es: primero parte de arriba (camisa, camiseta, etc), después calcetines, después pantalones, etc… evitar dar saltos por la habitación para hacerlo y mantener el equilibrio. O lo haces bien o darás que hablar en su círculo de amigas.

    17- Esperar que se depile su “cosita” para ti.
    Este punto me cabrea. A todos (o casi) nos encanta ver esas zonas depiladas… al menos parcialmente… pero a ellas les pica (prueba a depilarte tú y entenderás, como yo, porqué no lo hacen). Si no te puedes resistir pídeselo o explícale porqué quieres que lo haga, pero si dice “no” no la agobies y acepta su decisión.

    18- Meterle un dedo en la vagina antes de que esté preparada, listos, fuera!!
    En general, les gusta ser penetradas tanto como a nosotros penetrarlas. Pero sólo les gusta cuando es el momento correcto, es decir, cuando están lo suficientemente excitadas para disfrutarlo. Por ejemplo, durante el sexo oral mientras estimulas su clítoris (y alrededores) con tu lengua, llegará un punto en el que ella deseará tener uno o dos dedos dentro… comienza con uno y, si crees que le gustará, usa también otro… a no ser que tengas dedos de duende: CON DOS BASTA.

    19- Atacar sin preguntar.
    No coincido con este punto… ¿qué pasa con el factor sorpresa? Evidentemente debemos estar seguros de que ella está de acuerdo en tener relaciones y saber hasta dónde nos va a dejar llegar… eso no significa que tengamos que preguntar cada vez que queramos hacerlo, sino simplemente leer sus gestos (Piernas abiertas = Si; Corte de Mangas = No).

    20- Intentar meterla a ciegas una y otra vez sin conseguirlo.
    Si por alguna razón no encuentras la entrada al templo maldito… pídele que te ayuda. Notar como lo intentas en vano puede provocar carcajadas.

    21- Esperar hacer el amor con ella dándote la espalda.
    A muchas les encanta esta posición, pero a muchas otras les hace sentir incómodas… pueden ser más conscientes de su culo o sentirse como un objeto sexual por lo impersonal de la postura. Explicándole porqué te gustaría hacerlo así seguramente hará que coopere.

    22- Empujar demasiado fuerte.
    Como en el caso de la barba, a ti tampoco te gustaría tener a un tío metiéndotela demasiado fuerte. Al principio hay que ser suave y poco a poco aumentar la fuerza (si es necesario), pero nunca pasarse… si oyes crujir su cadera ya es tarde.

    23- Correrse demasiado pronto.
    No hay muchos hombres que puedan durar lo suficiente para satisfacer a una mujer que disfruta de su estimulo vaginal y punto G. A pesar de todo hay técnicas para intentar controlarnos como por ejemplo la conocida como “¿cuál era el nombre de aquel libro de Paco Umbral?”… u otras mejores como el Tantra.

    24- No correrse o perder la erección al ponerse el condón.
    El primer caso es poco habitual, así que soy raro hasta en eso… el segundo es casi la norma y prácticamente todos perdemos algo de vigor si no somos rápidos al ponerlo. “No terminar nunca” puede resultar molesto para ella, que puede pensar que no te excita lo suficiente o doloroso por erosión… puedes visitar a un especialista para ver si tienes algún problema. Para no perder la erección mientras nos ponemos el condón ya se han hecho muchos avances (PRONTO!!)

    25- Preguntarle “¿Te ha gustado?”
    Serás chuloplaya… si le ha gustado es algo que te comentarán los vecinos al quejarse de los gritos. Como mucho podrías preguntarle: “¿Qué te gustó más? ¿cuando te hacía xxxx o cuando te hacía xxxx?”

    26- No darle sexo oral cuando lo está pidiendo a gritos.
    A la mayoría nos gusta y nos excita… pero es que hay chochos y chochos. Si te desagrada el olor o el sabor podéis probar a ducharos/bañaros juntos antes del sexo. En cualquier caso, si no se lo haces no esperes que ella te haga lo propio a ti.

    27- Fallar en darle placer si te corres demasiado rápido.
    Recuerda: “Ella debe terminar primero!!”. Nosotros acabamos y perdemos por un pequeño lapso de tiempo el interés sexual (a mi no me pasa… yo voy a piñón fijo), pero suele pasar. Asegúrate de haberle dado placer antes (durante el sexo oral) para que ambos hayáis disfrutado de la relación. Si no consigues que disfrute se aburrirá en tu cama… y no quieres que eso pase.

    28- Intentar coaccionarla para que te haga sexo oral.
    Si quiere hacerlo lo hará y si no NO. Ella no te obliga a ti, así que respétala… no me hagas sacar otra vez el ejemplo del hombre de la barba.

    29- Intentar forzar su cabeza para “que entre toda” mientras te practica sexo oral.
    Aquí si… el hombre de la barba te hace eso y tú haces de todo menos disfrutar. Se trata de una relación entre dos personas que quieren pasarlo bien… ¿tú te lo pasas bien cuando tienes ganas de vomitar? (Pues vete al parque de atracciones). Lo que realmente nos da placer es su lengua jugando con el glande, mantén tus manos alejadas de su cabeza o, como mucho, sujeta su pelo y disfruta del espectáculo.

    30- Sujetar su cabeza mientras te practica sexo oral.
    Parecido al anterior pero no necesariamente igual… puede ser útil durante un momento, pero mantener la mano sujetando su cabeza puede llegar a agobiarle. Esto es muy común en el porno USAmericano, pero no por eso adecuado en la vida real.

    31- Correrte en su boca sin haberle preguntado si está de acuerdo.
    “Es que si le pregunto me dice que NO”… ya, ya lo sabemos, pequeño Timmy, ninguna te dice que SI la primera vez… pero al final se cansan, las convences o pierden una apuesta y consigues tu deseo. El sabor del semen (a mi me lo han contado) no es precisamente el de las uvas en enero… es algo desagradable y, si lo hace, lo hace porque A TI te gusta. De tragar ni hablamos… muy hambrienta tiene que estar una mujer para hacerlo sin tener en cuenta tus gustos. (Que también son los míos).

    32- Pensar que el porno tiene algo que ver con la vida real.
    La prueba: Levanta tu camiseta, ¿hay abdominales marcados? El porno no es real (por mucho que me joda), la mayoría de las prácticas son desagradables tanto para ellas como para ellos…

    33- Poner una película porno sin preguntarle.
    A ella puede desagradarle o hacerle sentir que no te excita por si misma. Puede ser una experiencia muy satisfactoria si está de acuerdo pero también un gran fracaso si no lo está… asegúrate antes.

    34- Pedir perdón por el tamaño de tu pene.
    Lo que me faltaba, esto no lo había oído nunca. A quien lo haga se lo cortamos. Recuerda: El 98% de las mujeres prefieren tener un amante sensible antes que uno con un gran pene. Tener la polla grande sólo te garantiza trabajo en la industria del porno… complacer a una mujer requiere mucho más.

    35- Responder sinceramente cuando te pregunta “¿cómo era tu última amante?”
    JAMÁS LE DIGAS A UNA MUJER QUE TU ÚLTIMA NOVIA/ROLLO/AMANTE ERA GENIAL. JAMÁS. Si te pregunta si está gorda, ¿le dirías la verdad? Pues ya está. “Mi última amante era lo peor, no sabía hacer nada y tuve que dejarla por eso…” Puede que tu pareja no te crea pero es justo lo que quiere oír.

    36- Preguntarle si quiere hacer un trío con otra chica.
    Suelen proponerlo ellas, casi ninguna quiere probar con otro chico pero sí con otra chica. La cuestión es que si se lo propones tú pensará que necesitas algo más y si hablas de una chica concreta se pondrá celosa. A mi me lo han propuesto en alguna ocasión pero con condiciones… una de las cuales era casi siempre: “pero a la otra no se lo puedes hacer, sólo a mi”

    37- Hacer que ella haga todo el trabajo.
    Cambiar de posición de vez en cuando siempre es buena idea para pasarlo bien. No le digas siempre que se ponga ella encima u os estanquéis en una misma postura… imaginación!!

    38- Intentar meterla por detrás “sin querer queriendo”
    El sexo anal es algo que se consigue hablando. No creo que para ellas sea una experiencia agradable (al menos no las primeras veces) y mucho menos si se hace en un momento inesperado. En cualquier caso, decir que fue “por accidente” no sirve de nada… no te creerá.

    39- Fotografiar o filmar vuestras relaciones sexuales.
    Desafortunadamente tomar fotos o grabar un vídeo de vuestras relaciones sexuales es poner cierto poder en las manos de la persona que tiene las fotos. Debemos estar seguros de la lealtad de nuestra pareja para poder hacer algo así y estar tranquilos… si los dos estáis seguros puede ser realmente morboso.

    40- Caer en la misma rutina cada vez que lo hacéis.
    Salvo que tus relaciones sexuales tengan la finalidad de procrear y sólo esa, no debes permitir que la rutina se suba a vuestra cama. Cambiar de posiciones, de roles, compartir fantasías, realizar juegos (vendarle los ojos, por ejemplo) o incluso hacerlo en sitios distintos al habitual… hace que la chispa nunca se apague.

    41- No mantener el romance.
    El romance es parte esencial de toda relación… vuestra historia (la parte que se saltan en las pelis porno) es una de las partes importantes del sexo. Ser romántico (pero no empalagoso) es algo difícil y que requiere mucha experiencia… no estamos hablando de escribirle poesías y comprarle bombones, sino de, por ejemplo, la sensualidad en las miradas y los gestos que hacen que note tu presencia aunque estéis en puntas diferentes de una misma sala. (Las poesías suelen ser malísimas, cutres y muy empalagosas).

    42- Abofetearle el culo sin saber si quiere jugar a ser dominada.
    Timmy, no importa lo excitante que te parezca… intenta algo más suave primero para ver cómo reacciona. Si no lo haces, te devolverá la hostia en la cara o, peor, en las pelotas.

    43- Intentar hacerlo tal y como lo hacen en algún libro (o película).
    Puede resultar divertido si lo habéis acordado, si no seguramente a ella no le gustará. Comunicación.

    44- Jugar con su ano antes de que esté suficientemente excitada para que le guste.
    Mientras estimulas su clítoris y tienes un dedo en su vagina quizá pienses que le podría gustar algo de jugueteo anal. Podrías usar tu dedo meñique para tocar suavemente su ano mientras que tu dedo índice juega con su punto G. Esto le encantará si está muy excitada o cerca del orgasmo… pero podría cortarle el rollo en caso contrario, hay que estar muy seguro de cuándo hacerlo.

    45- Dejarla sorda gritándole al oído cuando te estás corriendo.
    Muerde un rato la almohada o no habrá una segunda vez.

    46- Decir guarradas sin estar seguro de que a ella le gusta.
    En general un poco de lenguaje soez ayuda a aumentar la excitación. La primera vez que tu pareja te diga que “le folles su caliente y mojado coño” entenderás lo que te digo. Si aún no ha pasado puedes proponérselo a ver qué hace… quizá ella no se haya atrevido a hacerlo. Recuerda que según las malas lenguas “las más calladas son las que más se sueltan“.

    47- Tumbarte sobre ella.
    Si no quieres que muera aplastada o por asfixia… mantén con los brazos tu propio peso.

    48- Eyacular sobre ella sin preguntarle.
    Hacerlo es de lo más excitante (hacerlo sin preguntarle también), pero es preferible haberle preguntado antes. Luego se pone todo perdido y pasa lo que pasa.

    49- Eyacular sin control.
    Me refiero al efecto “manguera a presión – bombero pequeño”. Por cierto, si le das en la cara “sin querer” tampoco te creerá.

    50- No tenerla un ratito entre tus brazos después del sexo.
    Esos momentos son en los que tu pareja se siente (o debería sentirse) más cercana a ti… quiere saber que es especial, que es querida… quiere sentirse adorada por el hombre que está junto a ella. Darse la vuelta y quedarse dormido es, además de una falta de respeto, el acto perfecto para no volver a compartir cama con esa mujer. Préstale la atención que necesita.

    51- No limpiar después del sexo.
    Las cosas se ensucian, las camas se deshacen, la ropa termina tirada por todas partes… lo lógico es ayudar a recoger el campo de batalla. Si lo hacemos es muy posible que tengamos oportunidad de volver a destrozarlo.

    1. sylvia dice:

      Eva, creo que Karina anda buscando el baúl!! Tengo que leerme ese listado con calma. Pero por ahora estoy alucinando con lo de “pedir perdón por el tamaño de tu pene” y la verdad es que se me parte el corazoncito. ¿Sabes qué? José Bustamante me ha comentado hoy que va a colgar un post sobre el tema, o sea que en breve hablamos de tamaños y de las neuras que genera el temita.
      Isabel… un maridito que lo hace todo??? Haz un corta y pega, quita el 10 y en vez de eso, ponle, hazle muchos regalos o lo que te interese!!! O cámbialo por uno de la lista de Eva. Como comprenderás, estoy de guasa. Más de una te propondría un trueque sin pensarlo!

  9. Alejandra dice:

    Yo añadiría que se soltaran que se atrevieran a jugar, a fantasear más a seguirnos el rollo…
    Si a tí (hombre) te gusta vernos con ropa interior sexy, prueba a ponerte algo especial tú también (aunque a tí te de igual) que sepas que a ella le encantará porque nos gusta mucho también (y no hablo del tanga de leopardo, aunque… por qué no si a ella le mola?) pero un boxer o un modelo de calzoncillo diferente al de siempre, algo que te diferencie.

  10. Isabel dice:

    😀 Apartado 10: En mi caso él lo hace todo, es demasiado meticuloso, tanto que no me deja que haga casi nada. Imagino que muchas sentirán envidia. ¿Y ahora? Ahora es él el que quiere todo planchadito y ni una mota de polvo. He pensado en imprimir esto para que lo lea, pero claro, con eso de abajo… jajjaajaj ya no me cuadra. Pues yo hago cosas que él no puede ni sabe hacer, e irremediablemente he de hacer, y en ocasiones, horas extras. Pensaré he hacer un popurrí, o no sé. ¿Qué me decís?

  11. Jesus dice:

    Pues veo difícil añadir algo más. Quizás como he dicho en el otro post. No des todo por sentado, abre la mente y las orejas y estate muy dispuesto a aprender y mejorar todo lo posible.
    Montse, lo de la barba “asesina” ¿cómo es?. Es que a mí me parece que no todas estarían de acuerdo contigo ¿no?
    Bes@s a tod@s

    1. Alejandra dice:

      ejej.,..Jesús,soy una de ellas…de las que no está de acuerdo con lo de la barba asesina…a mi ME ENCANTA.

  12. Lola dice:

    Sylvia qué maravilla!! enhorabuena por el post! me ha encantado porque me he sentido muy identificada, sobretodo con la primera sugerencia: es importantísimo que nos hagan sentir auténticas DIOSAS!
    Con tu permiso le enviaré el enlace a más de uno que creo que le va a venir muy bien…

    Gracias y saludos
    Lola

  13. Montse dice:

    Muchas gracias Sylvia, hay otro detalle, la barba de los tres dias, es la peor, para besar, hasta se puede activar el virus del herpes labial.

  14. Ester Díez dice:

    Que buenos consejos…
    Mil gracias por compartir tan necesaria información.

Deja un comentario

Los campos obligatorios están marcados con