Me has engañado… ¿y ahora qué?

© Emilio López Bastos, psicólogo y especialista en sexología. ¿Cómo se resume en un unas líneas la situación de una persona que se ha enterado de que su pareja le ha sido infiel? No se puede generalizar, hay muchos factores en juego, pero lo común es que el engañado, sea hombre o mujer, pase por distintas fases, que pueden ir desde la hostilidad abierta hasta una profunda dependencia emocional, en función de las reacciones iniciales de su pareja y el proceso que sigan ambos. No es fácil pedir que se responda con calma ya que es una de las situaciones que mayor sufrimiento emocional acarrean dentro de una relación. Pueden surgir sentimientos de desconfianza, inseguridad, miedo, incertidumbre, inferioridad, derrumbe de la autoestima, autoculpabilización, incomprensión, hostilidad, venganza, ira, cólera, reproche… incluso en el caso de que hayan sido, a su vez, también infieles (lo sepa o no su pareja).

Así, es frecuente que el engañado pueda desplegar una serie de conductas que no hacen más que empeorar la situación: infidelidad por venganza, fiscalización absoluta por una completa desconfianza, espionaje activo en busca de pruebas, confrontación directa con el tercero en cuestión, identificarse con el otro y cambiar para “estar a su altura”, etc. Estas reacciones no dependen exclusivamente de la personalidad o circunstancias del engañado, ya que tienen mucho que ver con la actitud y las respuestas del que ha sido infiel, y muchas veces éstas no suelen ser las más apropiadas: evitación, falta de empatía, reproche, autojustificación excesiva, culpabilización del otro, impaciencia, excesiva docilidad, falta de comunicación sincera, ira, victimismo, desprecio, orgullo…

Por ello, es habitual que en una situación de infidelidad haya que enseñar al que ha sido infiel cómo entender y tratar a su pareja. En esto reside una de las claves fundamentales de la superación de este tipo de crisis. De hecho, una infidelidad no es algo que “surja por casualidad” o se produzca de forma no intencionada. Siempre que tomamos una decisión, sencillamente, la tomamos. A partir de ahí defenderse con expresiones del estilo “fue algo sin importancia” o “no sé como ocurrió, pasó y pasó”, ante una persona que está sufriendo no es una buena forma de afrontarlo. Y si existen motivos más profundos, como sentirse desatendido o poco valorado, la monotonía, la insatisfacción sexual, la búsqueda de nuevas sensaciones, la idealización del enamoramiento, etc., tampoco se pueden utilizar como justificaciones después de cometida la infidelidad si antes no se han puesto encima de la mesa e intentado resolver abiertamente.

Entraña una gran dificultad pero es determinante no establecer una guerra entre oponentes, por ejemplo, sobre quien ha sufrido más o quién es el más perjudicado o culpable para haber llegado a esa situación, y hablar sobre el tema de forma abierta, responsable y madura; a fondo y con una absoluta honestidad. En este momento la pareja “traicionada” tiene derecho a saber qué terreno pisa y no hay que centrarse en el cómo de la infidelidad, sino en las raíces de ella. Y aunque no debe entrar ni en el rol de víctima ni el de culpable de la situación, hay que tener en cuenta que el engañado suele sufrir una devastadora “soledad social” a causa de la visión y opinión negativas que existen alrededor de la infidelidad en nuestra sociedad. Puede tener miedo de compartir lo que le sucede porque teme ser ridiculizado, no recibir sinceridad de su entorno o incluso recibir una excesiva “presión” para tomar una decisión que en el fondo no quiere tomar. Además contarlo supone dar explicaciones sobre muchas cosas íntimas que no son fáciles de contar.

Si gestiona el problema con madurez, paciencia y prudencia es habitual que una pareja salga muy fortalecida del terremoto emocional que implica una infidelidad. Por ello, si existen dificultades para la comunicación o un sufrimiento emocional alto, es bueno que se reconduzca a través del consejo profesional. Curiosamente, solemos pensar que de darse esta situación terminaríamos con la relación, pero esto no suele suceder, ya que al encontrarnos con esta realidad y hacer el balance entre pérdidas y ganancias que implicaría la ruptura el resultado suele ser distinto a lo que inicialmente creíamos.

Una recomendación final. Es frecuente que las parejas que pasan por esta situación jamás hayan hablado de que pudiera darse, porque todo lo relacionado con la infidelidad suele silenciarse. Así, una vez que sucede lo único que argumentan es aquello de “se suponía que esto no iba a pasar”. Mejor es no suponer nada y hablar abiertamente con la madurez que requiere la cuestión sobre lo que se piensa acerca de la infidelidad y qué supondría de producirse.

© Emilio López Bastos ejerce en Vigo. Más información en la sección de Recursos.

73 respuestas a “Me has engañado… ¿y ahora qué?”

  1. inais dice:

    hola.
    Veo que esto ha empezado y necesito relatar algo que me ha ocurrido este verano.
    Al fín, me dejé llevar, tontee con un casado y llegamos a acostarnos.
    Pero duró un mes; me sentí presionada con él para quedar(simplemente para cafés) y porque le ví, demasiado pillado por mí.
    Yo, no sé si lo estaba igual, porque le pedí, expresamente que se olvidara y cuidara su matrimonio, al que solo le faltaba sexo,lo demás, normal.
    Le intenté apartar como amigo,cuando me hizo la broma de que su mujer se había enterado, ahí, me dí cuenta de que mi sentimiento de culpabilidad era tremendo y ya no he vuelto a ser capaz de disfrutar de su amistad, por más que me asegure que no se va a enterar de lo que pasó, porque de que somos amigos, ya se ha encargado él, de que se entere.
    ¿por qué puede ser tan fuerte mi sentimiento de culpa? y ¿por qué a veces siento que me he perdido y me pierdo algo bonito pero prohibido?

  2. Dora dice:

    Es el mejor artículo sobre infidelidad que he leído. Ojalá me hubiese topado con él años atrás, cuando sufrí la más decepcionante de todas. Me identifico totalmente con lo que dices. En mí caso, tomé la venganza por mi mano.

    1. Mikael dice:

      Y como lo hiciste? Terminaste la relación, o te vengaste con otra infidelidad? Hoy he tenido yo una muy decepcionante también

      1. Alixa dice:

        Yo creo que lo mejor es estar en paz, la tercera persona solo esta de sobra, ya que la decisión la tomo tu pareja y es con quien estas decepcionado, yo también pase por esto y quise actuar con violencia, sin embargo, vale mas estar en paz que ocasionar una guerra, por pequeña y breve que sea.

  3. May dice:

    hola!!! no me fue posible entrar a la página hasta hoy, Atrevida, en mi caso tambien ganó el deseo jajaj, sabes qué? he estado leyendo algunos de los comentarios que han publicado las demás y me sumo a ellos, también necesito de esa emoción de las primeras veces, es lo que mas disfruto, el jugo de conocer, seducir, el quiero pero no puedo es lo que mássssss me pone, como dirían aqui como una moto jjajaj. los hombres en su mayoría, al menos en mi país, piensan que las mujeres no tenemos derecho a sentirnos atraídas por otros hombres, que nosotras no nos aburrimos, que si somos infieles somos unas put…, y no se percatan de la realidad, las mujeres nos aburrimos mucho más que los hombres, de hecho, pues un orgasmo para nosotros es más complicado, necesitamos estar en sincronía, concentradas, incluso nos agobian más los diferentes problemas diarios: los niños, la casa, y cuando llegamos a la cama solo queremos que nos relajen, y en cambio nos encontramos con un hombre con la panza hacia arriba esperando que lo hagamos todo en la cama. hay que ser infiel? pues la verdad no lo sé, a menos yo no me conformo con la monotonía sexual… lo más probable es que yo esté rompiéndome la cabeza con el tema de la infidelidad y ya mi pareja tenga otra persona,,,, y mi8ra que he perdido tiempo y orgasmos jajajaja.un beso a todos. los extrañé

  4. Berta de noche dice:

    Yo soy un@ de las que lleva leyendo algunos días y no he comentado, pero aunque opinión tengo, por supuesto, como alguien decía antes, a veces es difícil añadir algo, y se descubre un@ torpe expresandose por escrito.
    El tema de esta entrada era para mi un tema incontrovertible e incuestionable antes, pero hace unos meses, por una circunstancia que viví, he empezado a cuestionar las “normas sociales” que se nos imponen sobre fidelidad, por supuesto sexual, frente a la lealtad que un@ se auto impone o elige para con su pareja.
    En este cuestionamiento vital, me esta ayudando mucho este estupendo blog, aprovecho para darle las gracias a Silvia desde aquí, tanto las entradas como los comentarios, por la apertura de miras de la gente que comenta, por la tolerancia que se respira, nunca o casi nunca se juzga, y por la gran capacidad de las personas de “desnudarse” , hablando de sus deseos, sentimientos mas íntimos, que nos ayudan a todos a aprender.
    Solo añado una cosa mas, gracias.

  5. becades puerto dice:

    muy bueno el artículo de emilio.
    la infidelidad existe y quizas haya que afrontarla siendo abiertos en las relaciones, entendiendo que es dificil la exclusividad, aunque muchas personas la necesitan porque si no su mundo se tambalea.
    cuando establecimos pareja, siempre dije que no podía asegurar la fidelidad. pero si el respeto: nunca utilizaría la misma cama.
    si que creo que en los matices, a veces, dicen mucho: cuántos hombres ligan poniendo a parir a su pareja, cuantos crean expectativas que saben a ciencia cierta que no van a cumplir, etc.
    sin duda la infidelidad tiene numerosos aspectos positivos uno de ellos para mi es que te sube la autoestima al cielo, te mantiene muy activo sexualmente, Y otros no tanto.
    Recuerdo que una mujer anduvo detras mio durante una larga reunion de amigos y conocidos de fin de semana. Interpreté, no se si correctamente, que solo quería “poner los cuernos a mi pareja”. También interpreté que no gozaba mucho de sus relaciones sexuales. En un momento le dije: ojo ten en cuenta que si nos acostamos juntos te voy hacer disfrutar, me gusta trabajarme el sexo. tu verás. Se alejó de mi todo lo que pudo.
    historias.

    1. Anubia dice:

      Increíble, jajajaja.

      1. becades puerto dice:

        bien quizas olvidé decir que el alcohol anduvo por medio. pero si decirte que por increíble que parezca, en situaciones de este tipo se juega al ligue por desinhibición alcohólica. aunque quizas de eso se trata.
        bueno solo quería decirte que creo que todos nos debemos preguntar el para qué de la infidelidad. y encontraremos como dices muchisimas respuestas, tantas como personas.
        y estoy contigo en que el concepto de infidelidad debe desaparecer, pero en todas las relaciones, incluidas las sexuales, también debemos tener en cuenta las formas de hacer las cosas. Como siempre ando recomendando cosas hoy toca la película “una relación privada”

        1. Anubia dice:

          Me vuelvo a perder, es qué la infidelidad no se refiere siempre al tema sexual, de una parte de la pareja con un/a tercer@?. Al menos en este lugar, donde hablamos de ello continuamente.

          1. becades puerto dice:

            cierto anubia, la infidelidad es sexual. no me he expresado correctamente y eso hace que te pierdas. Solo vuelvo a resaltar que sí a la infidelidad pero con formas para no dañar ni faltar al respeto de tu pareja. solo eso.
            espero ahora haber sido algo más explícito.
            por eso de las formas recomendaba ver la película titulada “una relación privada”

  6. Anubia dice:

    Pues si manu, ojalá algún día la monogamia dejase de ser un impedimento para que las personas puedan desear libremente sin ese sentimiento de culpa, que es totalmente cultural. Ojalá que la infidelidad pase a ser un concepto en desuso, una palabra de museo. Eso querrá decir que la pareja no basará su amor o interés por el otro en la posesión., y ninguna de las dos partes sufrirá ante la inseguridad que produce que tu pareja te es infiel.
    Hace algún tiempo a mi me costaba aceptar la infidelidad, porque yo misma la padecí y lo pasé mal. Desde entonces ya ha llovido,. creo que ahora mismo no sería tan dura juzgándo, es más ahora no la juzgo. Hay tantas razones como personas.

    1. manu-pontevedra dice:

      ojalá sea asi algun día,pero mucho me temo que a la inmensa mayoria de parejas les resulta mas fácil ser infiel que plantearse la posibilidad de ser menos posesivos.Afrontar ese planteamiento supone todo un reto para cualquier relación y quizá tengamos miedo al posible resultado.

      1. Anubia dice:

        yo creo que a lo que tenemos miedo es a no ser lo suficientemente amados por nuestra pareja, y eso para mi está muy relacionado con la autoestima personal, pienso que alguien que sabe gestionar sus emociones, que se conoce, casi me atrevo a decir que por narices tiene que ser una mente abierta, y por lo tanto, confiará más en sus posibilidades y conocerá también a su pareja, con la que se comunicará y habrá una base de confianza. Al menos se peleará por eso,. Y entonces, quizás el que a la pareja le guste o sea más promiscuo, no se le de tanta importancia o se compartiría…jajjaja. Mira que me gusta arreglar el mundo eh. y esto no se yo, si tiene arreglo, jajaj.

        1. manu-pontevedra dice:

          has dado en el clavo¡¡¡creo que lo que mas tememos es que nuestra pareja disfrute mas con otr@s,que termine amando a alguien mas que a nosotros mismos.Definitivamente tengo que subir mi autoestima.

          1. Anubia dice:

            Me he quedado ko…no entiendo…me refería a que la engañada o engañado sufre, por ese miedo a perder al otro, (otra vez la posesión) porque teme no ser lo suficiente meritorio del amor de su pareja, me había puesto en el lugar de “la víctima”, pero me haces pensar, claro en realidad es posible también que quien “busca” fuera sea el /la que tiene el problema de autoestima.

          2. manu-pontevedra dice:

            mis disculpas si no me he expresado bien,me refería al miedo que ambos pueden sentir al tener sexo su pareja con otras personas,y cuando digo de subir mi autoestima es en el sentido de no temer un encuentro de mi chica con otro
            .

  7. manu-pontevedra dice:

    Que acertado lo de que dejarse llevar por el deseo es abrir la “caja de pandora”,se corre el peligro de volverse adicto y no ser capaz de dejarlo.Yo he sido infiel,me costó pero al final he logrado dejar de serlo.Tengo clarísimo que mi pareja es la Mujer de mi vida y que jamas amaré a nadie como a ella,pero sentir la emoción de desear con pasión a otra,sentir esa ilusión,experiemntar ese impulso sexual…..es muy tentador.Aunque he llegado a tener mucha empatía con mi amante,lo nuestro era solo sexo,nada mas.Desde que lo dejé con la amante,mi relacion con mi mujer ha mejorado,no se cuanto ha influido mi sentimiento de culpa que hace que preste mas atencion a mi chica,como si pretendiese redimirme…..También influye que he valorado mucho mas mi relación de mas de 20 años,el temor a perderla.A pesar de todos los inconvenientes reconozco que sigo teniendo tentaciones de ser infiel de nuevo,pero me reprimo.Ojalá algun día reinventemos la manera de poder conciliar pareja estable y el deseo hacia otras personas,que todo fuese mas natural,planteandose llegar a algun acuerdo en la pareja para “saltarse” la monogamia que a much@s nos parece una imposición moral.

  8. Bes dice:

    @Ojovertical, nada más lejos de mi intención que “bajarte los humos”. Tú sigue escribiendo, por favor, que me encanta leerte 🙂 Yo no tengo demasiado tiempo y ahora mismo estoy pasando una temporada… no sé cómo definirlo… Quizás, como ya apuntaba, mentalmente perezosa…

    1. OjoVertical dice:

      Bueno, era un decir lo de los humos. Me refiero a que has puntualizado algo muy oportunamente.
      Te entiendo a la perfección lo de mentalmente perezosa. A mí me ha pasado igual en otros momentos.
      Un beso y que te recuperes pronto de esa pereza , a mi también me encanta leerte!!

  9. OjoVertical dice:

    Paseante, en realidad no tengo ninguna duda de que ya lo sabes tú de sobra y de que no hace falta decírtelo, pero siguiendo tu juego e ironía te contesto:
    Claramente la primera premisa no es cierta. Las mujeres (ni los hombres) que escriben aquí representan al común de las mujeres (ni de los hombres). Si fuera así, no escribirían aquí y pasarían a formar parte de la inmensa mayoría, la verdadera media representativa del común de los mortales. Los que leen y gustan de cotillear por aquí pero no se atreven, no quieren o no saben qué escribir. Y por tanto no se significan, ni se mojan. Esos son los que representan al común de las mujeres y de los hombres. No mojarse sobre algo que es “íntimo”, intocable para que lo sepan otros. En fin, no comparten pues no les reporta nada a cambio. Eso es lo que les define bajo mi punto de vista.

    1. fulanadetal dice:

      excelente reflexión OjoVertical!

      1. Ojovertical dice:

        Muchas gracias. Para ser honesto es algo que me viene carcomiendo ya hace bastante. Sé que puede parecerexagerado por mi parte, pero lo cierto es que me da rabia que una labor tan maravillosa como la que ha hecho Sylvia hasta aquí no se vea justamente refrendada por los lectores. Somos unos cuantos parroquian@s los que nos manifestamos, eso está muy bien. Pero tan pocos en comparación con los que deben de entrar en el blog…!!

        1. Bes dice:

          Bueno, algun@s, pese a que leemos, escribimos poco, pero no porque nos resistamos a compartir, sino porque no vemos nada interesante que aportar… O porque el cansancio nos vuelve mentalmente perezosos, y a veces no hay ganas de armar un comentario medianamente coherente…

          1. OjoVertical dice:

            Sí Bes, sin duda. Cada persona es un individuo y no todo es blanco o negro. Es que tenía ganas de desfogarme, pero sin duda que generalizar así a la ligera es un error. Afortunadamente hay diversidad y colores como gustos.
            De hecho a mi me da por temporadas por que hay veces que me ha pasado exactamente lo mismo que tú comentas. Aunque en tu caso es una pena redoblada. Ya te lo dije una vez, hiciste unos comentarios muy agudos.
            Gracias por este de hoy, tan coherente, que me baja un poco los humos.

  10. Paseante dice:

    Si las mujeres que escriben aquí representan al común de las mujeres, entonces las mujeres con las que uno suele coincidir no son, como uno cree, unas nifunifa sexuales sino unas ninfómanas hipócritas (lo digo por su apariencia, no porque critique su ninfomanía). Y por la misma lógica, los hombres con los que tengo la mala suerte de coincidir, y que van por ahí mirando, deseando y manifestando compulsivos apetitos sexuales por toda fémina implume que ven y, al mismo tiempo, poca empatía sexual por sus compañeras/esposas (que, según decía antes, son en realidad unas ninfómanas discretas), mis amigos, digo, deben ser unos bocazas impotentes. Dado que yo también soy de los que miran con ojos libidinosos a las damas pululantes (y también a la que pulula en mi casa), no sé dónde meterme y qué creer que soy en realidad. Me estáis creando dudas sobre si es verdad que cometí los pecados que cometí y sobre si es verdad que quiero cometer más, y hasta dudo sobre si seguir tratando a mis prójimas como damas difíciles de conquistar o como ninfómanas compulsivas. ¡Qué encrucijada!

    1. Tomorrow dice:

      Jajajajaja paseante perdona que me ria pero al final todo resulta un trabalenguas.

      Personalmente creo que hay de todo un poco: chicas a las que conquistar y que conquistan; chicas mal llamadas fáciles y las divinas difíciles…. etc etc y no pararía en una semana…

      En definitiva cada persona es un mundo…. a mi aveces me apetece ser una ninfómana otras soy Sor María.

  11. Ann dice:

    Hola Sol, he leido tu caso y me siento muy identificada contigo, el caso de mi amante, que no llega casi ni a eso, mas bien es ciberamante aunque alguna vez si hemos estado juntos personalmente, es para mi como una droga que no puedo dejar. Me da emocion y sensaciones que con mi marido nunca he sentido. Problema, pues que soy una maldita sentimental y que lo que deberia ser solo sexo puro y duro para mi es algo mas pero para el no y sufro por eso. Y luego esta mi marido, buenisima persona al que no querria dejar nunca, buen padre y compañero pero del que no estoy enamorada, pero aun asi le quiero y me siento culpable. Todo muy complicado. Pienso como tu que ojala nunca hubiera descubierto que es el engaño, la pasion que eso conlleva, en fin ya no hay remedio…

    1. Sol dice:

      Te entiendo perfectamente Ann! Llegados a esta situación es muy complicado decidir pero en tu caso igual sin saberlo tienes a tu favor que él solo quiera sexo. Igual con el tiempo te hace ver que tu como quieres algo más no te interesa y lo acabas dejando… Quien sabe! Yo es que he tenido la buena y mala suerte de que las dos veces se me han implicado bastante emocionalmente. Y ahora con este último la verdad es que es de locos pq le veo unas 3 o 4 veces por semana y hacemos casi más cosas juntos que con mi pareja! Incluso voy de vez en cuando a comer con su família! Llevo lo que se dice literalmente una doble vida y esto es agotador! Pero de momento me compensa cada minuto que vivo. Si él solo viniera por sexo ya le hubiera dejado pq ncesito implicación por la otra parte. Por eso te digo que igual aunque ahora sufras pq quieres algo más de lo que te da, en el fondo esto es bueno para ti.
      En fin que nos complicamos mucho la vida nosotras! Lo queremos todo y a veces habrá que aceptar que no es posible….

  12. Ann dice:

    Yo antes tenia una teoría que todos los hombres son infieles por naturaleza, la diferencia es que unos son infieles por que buscan las infidelidad y otros porque la encuentran y no pueden resistirse. Despues de mis ultimas experiencias, cambio la palabra hombre por persona. Si yo he sido infiel estoy segura que puede serlo casi cualquiera (a mi me buscaron y me encontraron). He consultado mi caso con una psicologa y me ha recomendado que nunca se lo cuente a mi pareja. Que mi marido lo sepa nos haria a los dos un daño irreparable que dificilmente podria ser superado. Y otra que tenga cuidado, segun ella aunque mi marido no lo sepa conscientemente su subconsciente si lo sabe, es tanta la union y cercania que hay en una pareja de tantos años y los pequeños y grandes cambios que experimento con esta historia son percibidos por el. Y la tercera cosa, que aunque yo crea que no, y este con mi marido casi mejor que nunca, una historia a tres va minando una relacion.

    1. Sol dice:

      Hola Ann,
      Por mi propia experiencia te digo que si es la primera vez que te ocurre puede que te sirva para estar mejor con tu pareja y darte cuenta que lo que tienes en casa es mejor que lo que hay por ahí fuera. A mi la primera vez me pasó también sin quererlo ni buscarlo y al final decidí dejar a mi amante y mi relación de pareja fue a mejor, como volver a empezar de nuevo. Jamás se lo digas, esto es cierto, sería mucho peor pq le harias mucho daño.
      Eso si, si ahora crees que estás mejor con tu pareja es el momento de dejar a tu amante. Almenos es lo que hice yo y me funcionó! A la segunda ya no me ha funcionado, también te lo digo. Pero cada caso es un mundo. Que tengas suerte!

  13. Ojovertical dice:

    Breve y pefecto encuentro marvillosamente relatado en el capitulo 9 (pag. 127 a 130) de “Ciudad abierta” de Teju Cole (editorial Acantilado)

  14. Anubia dice:

    La infidelidad es doblemente dolorosa, por un lado está la causa, desde mi punto de vista , más importante que es la falta de comunicación y confianza en/con la pareja. Y por otro el tema de “las apariencias”( lo que es y no aceptado socialmente). Creo que la infidelidad tiene tantos motivos personales, como personas son infieles., estoy de acuerdo en lo que dice eros , cuando dos deciden estar juntos se establecen unas reglas explícita o implícitamente en la convivencia . Si la pareja ha elegido la fidelidad como norma, y uno de los dos rompe la norma, debería hacer que la persona engañada lo supiese, me parece sino una falta de respeto hacia el/la otr@, porque ya no están en la misma partida, se han cambiado las reglas . Pero claro, la vida no es blanca ni negra. Creo que el día que la sociedad deje de vendernos el mito del amor romántico y se supere, se dará un gran paso en las relaciones de pareja., habrá una mayor madurez en las relaciones y nos ahorraremos mucho dolor innecesario.

  15. Pretty Nuit dice:

    Pienso que en la infidelidad es muy importante y en casi todas la ocasiones determinante la actitud de la persona que ha sido infiel para la posible reconciliación. Si muestra arrepentimiento verdadero ( porque realmente todos nos equivocamos), se desvive por recuperar la relación, te demuestra (no en un día ni dos, sino durante bastante tiempo) que te quiere y desea, entonces es posible que se pueda llegar a un intento de recuperar la relación. Cosa a parte es que luego la persona engañada perdone y olvide, sobre todo eso, olvide…

    También pienso que una vez que perdonas e intentas seguir adelante sin mirar atrás, pierdes el derecho a reprochar cada vez que te venga en gana que una vez te engañó y te hizo daño, no estoy de acuerdo en el constante martilleo psicológico que después tenga que recibir el infiel. Si ambos decidís daos una oportunidad, que sea limpia y sincera.

    Un saludo

  16. Una dice:

    Antes de nada, respondo a “Paseante”. Las mujeres también tenemos deseo. Si algunas no lo expresan o lo expresan menos es por la educación que recibimos que nos hace negar de nuestra sexualidad. El origen de tu justificación de la infidelidad rezuma un poquito de machismo: “los hombres es que somos así, no lo podemos evitar”. Bueno, las mujeres también “somos así” cuando nos liberamos, ojito. También deseamos con facilidad, caemos con facilidad, nos gusta sentirnos deseadas, caer en la tentación. Y follar. Nos gusta bastante.

    Ahora, me gustaría contaros mi distinción entre fidelidad y lealtad. Fidelidad se limita únicamente a respetar la monogamia. Cada vez creo más fervientemente que la fidelidad es una imposición, esto muy de acuerdo con lo que comenta Bea (primer coment.) sobre el origen de la monogamia y creo que es así. No es normal desear a una sola persona durante toda la vida. Es normal que desees a muchas. ¿Es preferible estar con una persona que no te desea o a la que no deseas, con la que no tienes confianza, con la que dejaste de tener un proyecto común pero con quien mantienes una fidelidad impoluta? La lealtad, se salta ese paso, va más allá. La lealtad es ser sincera contigo misma y con tu compañero/a de vida. Tener confianza, compartir inquietudes, alegrías, pensamientos, incluso los más secretos o más tabú. Claro que sí. Respetar los pactos, cualquiera que sean, pero para que haya un pacto, tiene que producirse previamente una “negociación”, o más bien una reflexión común sobre temas como convivencia, monogamia, amor vs sexo, orientaciones, preferencias… La mayoría de parejas siguen la corriente de lo que se considera “normal” sin plantearse si podría reflexionar (negociar) con su pareja los términos del proyecto común. Por poner ejemplos propios:
    – Partimos de la base de que somos dos personas diferentes, con ideas, necesidades y gustos diferentes. Respetamos la individualidad del otro. Nuestra relación es de a dos, no es “social”. Parece una tontería, pero esto conlleva muchas cosas. Por ejemplo, no me gusta visitar con frecuencia a la familia de mi pareja, me aburro. A él, le ocurre lo mismo. Vamos muy de vez en cuando. Lo decimos abiertamente y no pasa nada. Nos ahorramos discusiones inútiles. Nuestra relación no es social, es nuestra. Punto.
    – Me gusta estar sola, disfrutar de tiempo de calidad conmigo misma. A él, también. Mucha gente no nos entiende porque al parecer cuando estás enamorada debes alienarte de ti misma y fusionarte las 24h con el otro.
    – Deseo a otros hombres. Él a otras mujeres y a otros hombres. Comentamos por la calle con toda naturalidad si pasa alguien que nos gusta. También si un/a conocido/a nos atrae. Hasta aquí me parece que todas las parejas deberían hacer un ejercicio de reflexión y sinceridad tanto solos como de a dos porque eso le ocurre a todo ser que pise la tierra. Quien diga que no mira a otras mujeres u hombres, miente bellacamente.
    – Intentamos relación abierta sin confesar los pecadillos. Fue una paranoia porque creíamos que el otro estaba todo el día de flor en flor. Nos contamos lo que había sucedido por cada parte y sufrimos todos los “síntomas” que mencionan en el post sobre la infidelidad. Fue duro, nos lo montamos mal. Salimos adelante por nuestra lealtad, porque decidimos cerrar la relación por el momento y sabíamos que ambos íbamos a respetarlo. Esto no quiere decir que no haya gente a la que esta fórmula le funcione.
    – Más adelante decidimos volver a intentar la relación abierta porque realmente no creemos en la monogamia. Ahora solo tenemos pecadillos en compañía. Es decir, con el otro delante. Es decir, de a tres. De momento va bien. Si algún día uno de los dos siente que no quiere seguir, lo dirá porque somos sinceros y llegaremos a otro acuerdo y lo respetaremos. Nuestra relación es más sólida que nunca. Después de 8 años de relación, lo sigo queriendo con locura y deseando con locura.

    Como decían más arriba, las relaciones son cíclicas, no lineales. No son para siempre, en principio. Puede que sí, puede que no. Hay que ser consciente de ello, no hacer planes de aquí a 20 años porque no es realista y tener presente que la ruptura puede producirse. De hecho, a mí eso me sirve para vivir más intensamente a mi pareja. Me niego a vivir una relación sin sinceridad. Aunque implique riesgos, incluso el riesgo de perderle. No quiero convertirme en esas parejas que conozco que llevan juntos 20 años y ni se llevan bien, ni se desean, ni desean a otros. Que viven una relación por costumbre. Que solo se quieren por aburrimiento.

    1. Eduardo dice:

      La mejor respuesta hasta ahora. Sólo añadír que aplaudí la de Paseante porque aún no siendo tu caso, Una, parece que lo normal es que la “infidelidad” de las mujeres lleve implícitos unos sentimientos que son más raros en el hombre. La mujer se enamora de la tercera persona y es “infiel”, el hombre es “infiel” y luego puede o no enamorarse de la otra mujer. Pienso que es o ha sido la norma general, aunque pueda tener sus excepciones.

      1. Bea dice:

        Una, ole por la madurez que tenéis como pareja,

        Eduardo, no es raro que una mujer solo quiera sexo con un hombre, volvemos a los mitos de lo que es “normal”;
        No todas la mujeres se enamoran de un tercero y por ello son infieles, muchas, créeme muchísimas de las mujeres que han sido y son infieles es por pura vanidad, es decir, es por deseo, lujuria, sexo y nada más, y muchísimas de las mujeres que no tienen pareja estable, también buscan sexo sin compromisos, buscan pasión!.

        1. Helenna dice:

          Totalmente de acuerdo Bea, soy una de “esas” que en estos momentos de mi vida disfruto del sexo sin compromiso. Con sorpresa para algunos, que siempre esperan que tengas sentimientos y te quedes pillada y a la espera de sus llamadas. Y ni se imaginan que en una semana o incluso en el mismo día te puedas tirar a otro. No necesito enamorarme para sentir deseo.

          1. OjoVertical dice:

            Algunos se sorprenderan Helenna, pero estoy seguro que en la mayoría de los casos lo que más causaras es agrado, sin duda. O una agradable sorpresa.
            Quizás despues, a la larga seamos nosotros más románticones, quizás solo, no estoy muy seguro.
            Pero en primer lugar lo que soñamos casicasicasi todos es sexo, sexo, sexo.

          2. OjoVertical dice:

            Bea, yo tambien estoy totalmente de acuerdo contigo.
            Lo que ocurre quizás es que una cosa es la realidad tal cual, lo que es (que creo que es lo que tu has dicho). Y otra, desgraciadamente, muy distinta, es la de las apariencias. Y esta es la que prima. Cuesta mucho decir las cosas en crudo, es más fácil adornarlas y rodearlas de justificaciones mejor aceptadas a ojos de los demás. Por ello tenemos una idea falsa de lo que unos y otros buscan con un affaire de infidelidad en la inmensa mayoría de los casos. Por supuesto que a veces se tratará unicamente de buscar un cariño que no hay en la pareja habitual, u otra cosa de esa índole, una carencia. Pero es una minoría de casos, me atrevo a opinar!!

    2. Anubia dice:

      Estoy de acuerdo Una.

  17. Sol dice:

    Os contaré mi propia experiencia por si sirve de algo a alguien. Llevo 10 años con mi pareja y le he sido infiel un par de veces. La primera fue absolutamente sin darme cuenta. Además que reconozco que estabamos muy bien, llevabamos 4 años y yo estaba muy enamorada de él (o eso creía). Nunca me fijaba en otros tios pq el mío para mí era perfecto (guapíssimo, inteligente, romántico, buen cocinero…). En fin que de repente en un curso que hice empecé a hacerme amiga de un chico con el que congenié muy bien y con el que me reía mucho. Él tb tenía novia con lo cual no se me pasó en ningún momento nada por la cabeza. Total que en dos semanas una moche que salimos con todo el grupo por ahí de fiesta, le dije que me sentía atraida y que no podía aguantarme. Fue mutuo y desde entonces estubimos unos 6 meses liados. Se complicaron muchos sentimientos por enmedio… Pero al final decidí que quería quedarme con mi novio y me sirvió para darme cuenta de que era el hombre de mi vida. Fue como volver a empezar de nuevo la relación (por mi parte).
    Al cabo de tres años yo reconozco que “necesitaba aquello otro vez”. Estaba de bajón en mi relación, cansada y con pocas ganas de compartir cosas con la ilusión de los primeros años. Debo resaltar que mi pareja sí tiene la misma ilusión que al principio y le encanta hacer cosas conmigo. Total que de repente se me apareció un chico que fue quedar con él y tener claro que quería una aventura. Supongo que si hubiera sido otro con el que me hubiera sentido mínimamente atraida, tb hubiera caido pq estaba abierta a esto.
    Le dejé claro desde el principio que no quería nada más que una aventura sexual sin implicaciones (aunque no me lo creía ni yo pq lo que buscaba es sentirme enamorada de nuevo). Total que a las pocas semanas ya estaba enamorada perdida. En el fondo pensaba que me pasaría como con el otro y me serviría para reavivar la llama con mi pareja pero no fue así. Pasaron los meses y yo cada vez estaba más enamorada de mi amante y menos de mi pareja. Sigo con mi amante con el que llevo casi dos años con una historia de amor digna de película. Mucho mejor que en las películas!! Pero con mi pareja lo llevo muy mal hasta el punto de no querer ni tener relaciones sexuales (y debo reconocer que mi novio es mucho mejor amante en la cama que mi amante). No os puedo explicar el final de la historia pq no lo sé, lo que si tengo claro es que no quiero dejar a ninguno de los dos. Mi pareja me da una estabilidad que no me daría jamás mi amante y además tiene un montón de cualidades que tampoco tiene mi amante pero con mi amante vivo al límite, me lo paso en grande como si tubiera veinte años (tengo 35)….
    Es triste que exija una estabilidad y una fidelidad que yo no doy pero pienso que la clave está en que ninguno de los dos sufra. Yo jamás se lo diría y siempre procuro que no lo note aunque a veces con el tema sexo me cuesta.
    Si alguien ve algún final para esta historia que me lo cuente. Yo veo dos finales: o que se entere y se vaya todo a la mierda o que mi amante me deje por otra… O bien que me desenamore de mi amante (ojalá!!!).

    1. Elena en secreto dice:

      Me has dejado muy intrigada. Si tu novio es mucho mejor en la cama que tu amante, ¿qué ta aporta tu amante? Entiendo que el sexo no lo es todo en la vida, pero me intriga y me encantaría entenderlo.

      1. Sol dice:

        Hola Elena,
        Te lo explico: en mi caso lo importante no es el sexo sino volver a sentirme enamorada. Lo único que busco en mis relaciones fuera de la pareja es volver a sentir lo que se siente los primeros meses que conoces a alguien: sentir que se acelera el cuerpo cuando te toca, cuando te mira…. Buffff! En fin, eso que con los años se pierde (que es normal, quedan otras cosas pero a mi me cuesta aceptarlo pq adoro sentirme enamorada, ese es mi error)!!!
        Espero haberte aclarado algo y si quieres saber más no dudes en preguntar. Pero recuerda que cada una somos distintas;)

        1. fulanadetal dice:

          Sol,
          creo que lo buscas es enamoramiento y pasión conjugados, y eso tarde o temprano con cualquier pareja se acaba, ojo, del enamoramiento se puede pasar al amor y alimentar la pasión, las relaciones no tiene porque ser precisamente etiquetadas como “normales” ; vive tu vida como quieras, pero si ya no tienes interés sexual en tu pareja formal, quizás deberías reflexionar si has de plantearte dejarlo.

          1. Sol dice:

            Ya te entiendo pero me cuesta mucho aceptar que el amor es distinto y aparte no quiero dejarle pq no me veo con 60 años sola… Y se que si le dejo me juntaría con otro tio y me pasaría lo mismo con el tiempo. Es una rueda de la que no sé muy bien como salir. Quiero salir pero no se como, es una droga y me cuesta dejarla. Espero que se me abra la luz algún día. Pero gracias por tus consejos.

        2. Elena en secreto dice:

          Me confirmas lo que pienso. Yo también soy infiel porque necesito sentir esa emoción y es verdad que el sexo no es lo único que te la hace sentir. Lo he sido muchas veces y ya explique en otro comentario que fue caer una vez y abrir la caja de Pandora. Sentirse deseada es una droga dura.

          1. Sol dice:

            Bufff, pues no sabes como me alegra saber que hay alguien más como yo. Es que en estos temas uno se siente muy raro y como no lo cuento a nadie pq esto hay que llevarlo con la máxima discreción para no herir a nadie… Sí que es verdad que es como una droga! Siempre lo pienso que ojalá no hubiera pasado ni la primera vez, así no sabría lo que es. Un día una amiga que no me conoce personalmente, solo por Internet, me dijo que estaba muy cansada de su matrimonio de 16 años (dsd los 17 con el mismo tio) y que no sabía si eso de buscar amante le resolvería el tema. Yo le dije que no lo hiciera pq una vez has probado esto y vuelves a sentirte como el primer día, ya no quieres nada más. Mejor no saberlo;) Y tu como lo haces? Tienes la misma pareja desde hace tiempo y has tenido varios amantes? No te cansas? Es que la verdad es que esto de llevar doble vida agota mucho sobretodo cuando te implicas tanto emocionalmente.

          2. Nat dice:

            “Sentirse deseada es una droga dura.” Me quedo con esa frase.

          3. Tomorrow dice:

            “Sentirse deseada es una droga dura” Cuanta verdad en una frase…

            Yo por ahora no he sido infiel, incluso era de las que creia en la fidelidad 100% pero la tentación está a la orden del día y nuestras necesidades son cada vez más y más… por lo que hoy día no soy capaz de decir que sería fiel, con total seguridad. Nunca se sabe… aún así, siempre espero fidelidad, así que hay que dar de lo que se pide.

            Otra cosas que me sorprende… hay muchos testimonios de chicas infieles…. también se me ha caiso el mito de los hombres jeje

    2. karlos dice:

      tu estas esperando desenamorarte de tu amante , tu misma sabes lo que va a pasar las mentiras tienen patas cortas y perderas a tu novio que es mejor amante que tu amante lo que a voz te gusta es sentir la adrenalina ,el peligro .no te importa tu novio cuando no lo tengas te daras cuenta quien es la que esta mal

  18. LUNA LLENA dice:

    Por muy positivos que seamos , tengamos una mente muy abierta, etc, creo que en realidad nunca se perdona una infidelidad, aunque lo intentemos siempre va a estar ahí, comienza la desconfianza y con ello se enfria la relación para terminar con el desamor. Tengo a mi alrededor varios casos y ni uno lo han superado.

    Saludos.

  19. Paseante dice:

    La introducción de este post me parece que contiene todo lo importante (y real) sobre la infidelidad. Aunque cada pareja tiene, aplica o improvisa su propio método. Otro detalle: no estoy seguro de que las infidelidades ocurran siempre por una razón (un motivo sólido y presente antes de la infidelidad); creo que, a veces, uno puede verse sorprendido, cautivado, caer inocentemente… y luego la cosa se complica o no. Por último y al menos en lo que a los hombres se refiere, no es que tengamos un problema con “la” nuestra o que ya estemos aburridos, es que “nos gustan todas” (incluida, muchas veces, “la” nuestra), no necesitamos un problema latente para desear a otras mujeres, las deseamos con una facilidad pasmosa, y podemos caer en un abrir y cerrar de ojos. Creednos señoras: el sexo, la conquista, sentirnos deseados y estar envueltos en la lujuria son suficientes para hacernos caer en la tentación.

    1. yofuiinfiel dice:

      Estoy absolutamente de acuerdo contigo. Yo, si bien soy mujer, también me sentí atraída a un amigo muy cercano. Y no fue necesario que hubieran problemas en mi relación para ser infiel. Como bien tu dices: sólo es necesario verse sorprendida, deseada, cautivada para caer (no sé si muy inocentemente, jajaja).
      Hasta hoy me pregunta por qué lo hice. No me creen el hecho de que yo haya sido infiel sin haber tenido problemas con mi pareja. Y es difícil y un trabajo que cansa mucho, estar dando la misma explicación una y otra, y otra vez.

    2. Susana dice:

      Paseante,
      No creas que por ser hombre teneis esa exclusividad de “gustarte todas”. A mi quizas no todos, pero a veces se me van los ojitos… y eso que el mio esta bastante completito, pero el sexo es el sexo, y el deseo, y la pasión, ays, ays. A las mujeres la conquista, el sexo y sentirnos deseadas nos gusta tanto o más que a los hombres.

      Por ahí alguien ha dicho que solo consideramos infidelidad en la pareja al hecho sexual, y creo que comentar esto es conveniente. Aún no entiendo que aquellos que se han casado y jurado amor eterno y compormiso y apoyo, y bla bla bla, solo señalen como infiel a su pareja cuando se acuesta con otro/a. Sin embargo, parece que no nos importa que nos fallen en los tantos otros compromisos con los que habiamos pactado (compartir las responsabilidades del hogar, de los hijos, mimarse cuando toca, etc…).¿¿ No nos damos cuenta que “la infidelidad sexual” nos la han impuesto los modelos conservadores??
      Igual que hace 30 años tomar un café con el vecino era ser infiel y mujer mala, igual que llevar las manos a la vista y el pelo se considera desleal en muchas culturas,… Pues igual que todo eso, es hoy infidelidad satisfacer tus necesidades sexuales con quien te apetezca.

      Pero señores, el humano (hombre o mujer) es sexual por naturaleza. El instinto erotico, el placer y el deseo sexual estan presentes hasta que nos morimos. Reprimir esa necesidad y pulsió sexual y vincularla a una sola pareja estable, es anular una parte de nuestra característica humana. Desgraciadamente, en cuando a lo sexual, seguimos siendo bastante reprimidos!! tendriamos que aprender del resto de animales!! Que felices seriamos!!

      1. Casimiro dice:

        O.K. Susana, completamente de acuerdo. No me voy a repetir pero…. Como tú dices, que felices seríamos.

    3. Eduardo dice:

      La mejor respuesta.

  20. Atrevida dice:

    De jovencita tuve un novio, estudiábamos juntos en el extranjero, cuando acabó el curso escolar, cada uno volvió a su ciudad……seguimos llamándonos a diario, nos carteábamos, y cuando podíamos cogíamos el avión para vernos……recuerdo q cuando nos teníamos q separar, llorábamos abrazados durante horas, y yo enfermaba….llevabamos varios meses sin poder vernos y conocí a otro chico, llamé a mi novio y rompí con él, le dije q quería estar con otro, así tal cual!! Y q prefería cortar q serle infiel…..rompió a llorar y destrozó su habitación…..a los dos días m arrepentí, pero ya era demasiado tarde…..pensé q la infidelidad a lo mejor no le habría dolido tanto!!!! (.con el otro no llegó a pasar nada!!!! M besó…..enseguida su mano buscó mi entrepierna y NO PUDE!! Hablamos y seguimos siendo amigos pero nada más…..) volví a saber de mi novio…cuando se enteró q m iba a casar, m llamó…y m rogó q no lo hiciera, q estaría siempre enamorado de mi…..q bonito recordarlo….
    Pero m casé….y enseguida m quedé embarazada…….m llegaron rumores q mi marido m había sido infiel….él siempre m lo negó y…..yo tenía cosas más importantes de las q ocuparme….la llegada de mi bebé….y la cosa quedo en el aire, con el tiempo supe q era cierto, ya no m importaba, tb m enteré( ya separada) q en los últimos meses s había ido de putas…en los 11 años q estuve con él jamás le fui infiel……hasta q m enamoré de mi actual pareja…..en diez o quince días ya estaba separada.
    Todavía no convivía con mi pareja y un día descubrí en su móvil un mensaje sospechoso de una compañera de trabajo…..se m desgarró el alma, mi pareja m aseguró q no pasó nada (sexual) q sólo había sido un simple tonteo…..le dije q hubiese preferido q hubiese pegado un buen polvo!!!! Eso del tonteo m dolió mucho más!!!! En fin…..le dije q si el se comportaba como si no tuviera pareja yo haría lo mismo……Entoncés quiso hacer un pacto y no salir ni hacer nada por separado!!!! jaja!! m negué en rotundo….había llegado mi hora….la “niña mala” había despertado!!! a partir de ese momento empezé a coquetear con otros hombres(si m gustaban)…y si en alguna ocasión he tenido la oportunidad de DARME UN GUSTITO…… pues lo he hecho, NO PROMETO FIDELIDAD Y TAMPOCO QUIERO QUE ME PROMETAN NADA!!!!! Él NO ES MIO!!!! es dueño de su cuerpo y de sus sentimientos………M NIEGO A SER HIPÓCRITA!!!!!!!! Nos queremos, y cada día q pasa es un regalo, por estar sanos y felices!!!

    1. May dice:

      Atrevida me gustó mucho tu historia.. aunque del lado aca del mundo pensamos diferente jajaja, me gusta mucho la libertad e independencia que tienen por alla las mujeres, ni puedes imaginar como son las cosas aqui, principalmente porque todos viven pendientes de lo que hacemos. hace poco salí de mi ciudad, fue maravilloso sentirme libre, nadie me conocía, que sensación tan rica. Mi pareja está lejos, y no sé cuando pueda volver a verla, debe demorar un año más,,,, extraño mucho el sexo y más en este invierno que recién comienza. En días como hoy sinceramente siento deseos de estar con alguien, aunque sea él la persona que quiero,,,,, y aqui estoy: luchando contra mi conciencia y el deseo, cuál ganará?

      1. Atrevida dice:

        May…todos tenemos nuestras “historias” y m gusta q t guste la mía….de hecho gracias a esas “incomodas vivencias”x las q pasé, soy como soy, no cambiaría nada de mi pasado!!!
        es una pena q estemos tan condicionados por la sociedad…..debe ser duro pasar tanto tiempo sola….en mi caso ganaría el deseo, no tengo la menor duda!!!!
        Un beso enorme

  21. May dice:

    Al igual que algunas mujeres he estado al otro lado de la infedelidad, y creo que por eso me he vuelto tan desconfiada jajaja, en serio, las teorías que plantean algunos aquí son aplicables en sociedades como las suyas, en la mía, en el lugar donde vivo, es casi imposible encontrar un hombre casado sin amante, me atrevería a asegurar que casi nadie esta solo, pues aunque se hayan divorciado recientemente ya tenían una amante que se convierte eventualmente en su pareja oficial…. no se si pueden entender mi trabalenguas.
    También he sido infiel, algo que no me hace sentir orgullosa, pero ha sido por las mismas razones que plantea Emilio en su maravilloso artículo, pero la razón principal ha sido por las dudas que he tenido sobre mi pareja, hablo del despecho, la soledad y el diablillo que llevamos dentro, sin justificación.. pero puedo asegurar que después de hacerlo me he dado cuenta que ni siquiera disfruté el acto sexual, y termino por sentirme mal conmigo misma.
    En lo personal creo que las parejas que no hayan hablado sobre la infidelidad como una opción, serían infelices si, luego de conocer de la traición, siguieran juntos… al menos yo pienso así pues se destruiría la confiansa, y siempre estaría la duda aunque no nos estuvieran engañando.
    Es un tema para hablar y bastante…….

  22. Vanesa dice:

    En los casi 3 años que han pasado desde que dejé a mi pareja, he compartido cama (y otros lugares) con muchos hombres. La mayoría tenían pareja. Y al igual que con Helenna, ninguno mostró el más mínimo signo de remordimiento, pero si ganas de repetir.
    Creo que si decidiera tener una relación estable, sin duda, hablaría con mi pareja sobre la infidelidad.

  23. Marta PMD dice:

    En mi caso hay silencio total sobre el tema, el único comentario fortuito: “no me lo digas”.

    Estamos dando por hecho que si ocurre, el otro no debe enterarse? estamos dejando con ello la puerta abierta? comprendemos y aceptamos? por qué decimos sí pero … mientras no me entere??

    Quizás sea una salida “inmadura”… no somos capaces de reconocer abiertamente lo que pensamos y sentimos (incluso aunque se pueda comprender y ambos hayan sido infieles)… o es una forma de evitar el daño (inevitable?) en el otro??

    Muchas cuestiones… alguien tiene respuestas?

  24. Erosplorer dice:

    Una infidelidad es, para mí, no respetar el pacto establecido por todos los miembros de la relación. Sea esta de pareja, de trío o de grupo.
    Es una falta cuya gravedad depende de lo importante de la obligación no respetada. No socorrer al otro cuando está enfermo o tiene una situación económica crítica también es una infidelidad. Para mí mucho más grave.
    La sociedad ha asociado la fidelidad con al exclusividad erótica. Es una norma de obligado cumplimiento incluso para aquellos que han pactado no respetarla. Es también obligación reaccionar de forma cuanto menos ofuscada (violenta no, ahora está mal vista. Pero todo lo agresiva que se pueda).
    El resto de infidelidades, si no son graves, son perdonables e incluso compresibles. Lo importante es mantener la exclusividad.
    Todos los miembros de una relación deberían llevar a cabo un proceso de negociación intenso de cara a establecer las normas desde cero, intentando evitar en lo posible la influencia social.
    Esto no evita el daño moral de un engaño. Porque aun teniendo una pareja abierta puede haber engaño. Siempre habrá límites y quien se los salte. Lo que proporciona, en mi opinión, es más solidez a la relación porque todos los miembros tomarán las normas como propias. Es más difícil incumplir una norma una norma autoimpuesta.

  25. Helenna dice:

    He estado ” al otro lado” en varias ocasiones. Concretamente en tres. Uno de ellos llevaba casado sólo un mes. Tuvimos algo en el pasado, se acabó y seguía fantaseando conmigo. Era el típico hombre que juraba por los siglos de los siglos ser fiel.
    El segundo casado durante años, pero confiesa no creer en la fidelidad y necesita ese escape de vez en cuando.
    Y el tercero llevo 10 meses con él, sexo de 10, pero ni se plantea dejar a su mujer.
    Ninguno de los tres ha mostrado el mínimo signo de arrepentimiento, es más, deseando repetir, pero dejando clarísimo que sólo hay sexo, con pánico a ser pillados y cumpliendo su papel de padres y maridos a la perfección. Al menos eso me han contado.
    Entiendo su necesidad, yo estuve casada y llega un momento que el aburrimiento y la rutina te ahogan. Pero no quieres perder lo que tienes. Ni hacer daño a nadie.
    Mi concepto de fidelidad desde luego ha cambiado y mucho. Ni yo misma creo que pueda volver a serlo.

    1. karmela dice:

      Hola Helenna,q locura lo tuyo,con todos mis respetos por supuesto.
      ¿Pero cómo puedes vivir así?

      Yo creo q no podría,un saludo.

  26. Martina dice:

    Sylvia decias alguna vez que “no creías” en el término: Infidelidad, por qué este post? Por qué retomar este tema del que tanto se ha hablado unos años atrás?
    _________________________________________
    Aparte y mis comentarios:
    Creo que la infidelidad forma parte de las vivencias en pareja, que ojalá no se diera, porq es como mentir, una simple mentira o no, dependiendo del peso que tenga para cada uno. Más que infidelidad se debería hablar de no ser leal con tu pareja con quien tienes un convenio de ser exclusivo. Si hablas con tu pareja y acuerdas que puedes estar con otras personas o tener otras relaciones, ya no hablamos de infidelidad, ni mentir, ni ser deseal… Se habla de otra cosa.

    En una pareja monógama donde alguno es infiel, esta actividad es porque algo falla en la relación y hay que solucionarlo o poniéndole fin: “apaga y vámonos”. Gracias porque este post da soluciones para las parejas que lo estén sufriendo y quieran seguir o puedan trabajarlo antes de qué ocurra para bien o para mal, engañando o que sea consentido (no sería infidelidad, se llamaría de otra forma, “parejas complemento”?).

    ________________________
    Le preguntaba el otro día a mi hermano, quien tiene dos hijos (yo tengo uno), si quería de igual forma a los dos. Me dijo que no había pensado en eso (no le ha dado tiempo… jaja). Mientras hablaba conmigo… me decía: Que se notaba que al segundo no lo mimaba como al mayor, pero que creía que los quería por igual. No creo que yo vaya a tener más hijos, sin embargo me pongo a imaginar cómo sería querer a otro como mi hijo, y si inclinaría la balanza… no lo sé… si me sentiría culpable por inclinarme hacia alguno u otro…. ¿Por qué escribo esto aquí? Si una es relación filial y aquí estamos hablando de relaciones entre sexos, porq yo he probado “sin querer queriendo” el querer a dos personas a la vez, es muy complicado dedicarse a dos, siempre terminas inclinándote por ser exclusivo a alguno. No sé si por lo que he aprendido que hay que ser exclusivo. Me he sentido mal queriendo a dos personas, más cuando una de ellas es mi pareja monógama y no sabe que estoy queriendo a otro. Culpa? Cultura? Deslealtad?.Total, acabo por ser leal a mi pareja con quien tengo este convenio.

    Me siento más a gusto estando tranquila con otra persona con quien tengo este convenio de ser exclusivos. Aunque tenga el acuerdo de poder tener varias parejas, no me siento cómoda. Creo que partiendo de que me gusta que me traten con exclusividad. (Vaya, lo dije)

    Lo mismo que las relaciones laborales donde tienes que ser exclusivo…. Relaciones comerciales… Donde haya deslealtad… Se acaba el contrato y/o habrá sanciones. Habría que hablar de “no cumplir con lo acordado” irrespetando al otro.

  27. Creo que no hay que dar por hecho la fidelidad, como tampoco se puede dar por hecho que el otro te deseará y te amará siempre. La pareja está en constante creación: no podemos pensar que es algo en el que nos metemos, como si entrásemos en una habitación, y permanecemos para siempre. La pareja es algo dinámico y, por tanto, puede suceder de todo: incluso que dure eternamente. Pero nada es seguro, y hay que contar con ello.

    1. Martina dice:

      De acuerdo.

  28. OjoVertical dice:

    Estupendo post. Se agradece mucho la orientación y consejos Emilio. Para guardar en el cajón y por si acaso y ojalá que jamás tenga que recurrir a él.
    Pienso que deberíamos quitar drama a algo que es tan común como humano. Y sobre todo reflexionar cada uno consigo mismo para ponerse en situación y pensar en ello antes de que ocurra, que no nos pille de sopetón como algo que jamás te esperarías. ¿Tan diferente nos creemos al resto de los mortales?. Quitar hierro a priori.
    Después, cuándo ocurra, las reacciones de cada pareja son muy respetables, pero cuánto más maduras y menos pasionales sean mejor. Y sobre todo quitarse las vendas y “desnudarse” mutuamente y tener la capacidad de conocer al otro tal cual y no ta como nos gustaría que fuera. Bajar de nuestra nube y pisar la Tierra, vaya!!. Y no hacer de ello el Dramón de nuestras vidas, por mucho que duela. Afrontarlo con valentía y serenidad sería lo ideal (qué bien suena la teoría, ¿verdad? Luego hasta que uno no lo vive… pues eso. Pero insisto, proyectar la hipótesis es para mí lo mejor a priori). Nosotros hacemos eso también con nuestra vida en común, desde el primer día cuestionamos que lo nuestro sea para toda la vida. Es lo que deseamos y en ello estamos, ojalá. Pero miramos a nuestro alrededor y “pisamos tierra”. Y desde luego preferimos afrontar las cosas como son y tenerlo presente, a obviarlas por omisión, dar la espalda y sumirnos en el silencio y dejarnos llevar por la inercia hacia un matrimonio anodino y sin vida. Eso también lo vemos desgraciadamente a menudo a nuestro alrededor.
    Muchas gracias Emilio López Bastos

  29. Fran dice:

    He conocido varias parejas que han pasado por esta sensible y comprometedora situación. Una de ellas rompió sin ninguna contemplación y rehicieron sus vidas con otras parejas. Las otras perdonaron pero nunca fue lo mismo, entre otras razones, porque con el tiempo las infidelidades volvieron a surgir de mano de quien la cometía siempre. Incluso en una de las parejas llegó a ser recíproco por despecho y así siguen. Nota importante, en la primera pareja ninguno de los dos dependía económicamente del otro, en la otras sí. Que cada uno saque sus conclusiones. Saludos 😉

  30. Bea dice:

    He conocido varias parejas que han pasado por este trago, y digo trago porque han tragado y pasado página, aunque no es lo habitual, y he visto las reacciones que explicas.

    La monogamia es una cuestión social, moralmente aceptada, por no decir impuesta, habrá que preguntarse si uno decide ser fiel o si es una dictadura de la moral en turno, pues en otras culturas la poligamia es algo habitual, machista la mayoría de las veces.

    Alguna vez alguien dijo que el ser humano es un multisexual por naturaleza (hombres y mujeres incluidos) y sociedades primitivas la exclusividad sexual solo tuvo importancia hasta que hubo capital, es decir, una vez que el hombre se hizo sedentario y hubo acumulación de riqueza, la descendencia primogénita tuvo pues una gran importancia y se convirtió en un valor social, posteriormente la religiones monoteístas lo convirtieron la fidelidad en una virtud, no obstante tanto los judíos como los musulmanes contemplan la coexistencia de varias esposas o concubinas.

    Historia a parte, algunas parejas si hablamos del tema, en mi caso, a veces la infidelidad es una fantasía con algún personaje que nos parece atractivo, pero en cuestión material, tenemos el acuerdo de que si existiese alguna vez un “afair” preferimos no saberlo, a menos que sea algo que vaya a más, es decir, que implique la ruptura porque es algo más que una simple aventura.

Deja un comentario

Los campos obligatorios están marcados con