Los hombres también fingen

© José Bustamante, psicólogo, especialista en sexualidad y pareja, y autor de “¿En qué piensan los hombres?”*

Pues sí, los hombres también fingen y, aunque habrá a quien le cueste asimilarlo, cada vez se evidencia más lo rancio de la afirmación: “Un hombre tiene un orgasmo cuando quiere”. Lo de que “para él es muy fácil” no es verdad. No lo es y el hecho de que nosotros también finjamos es una prueba, otra más, de que la sexualidad está cambiando, que lo que antes eran verdades absolutas ya no lo son tanto y que también nosotros, los hombres, empezamos a necesitar nuestra propia revolución sexual.

“¿Lo dices en serio? ¿De verdad hay hombres que fingen?”me preguntan ellas incrédulas. Que sí, que sí, palabrita de sexólogo. Y tras rumiárselo un buen rato y cuando parecen empezar a aceptarlo, surge el inevitable: “¿Y cómo?” La duda tiene sentido, porque a los hombres no les basta con unas buenas dotes artísticas para engañar a sus parejas. Hay algo más que ocultar, la eyaculación, o mejor dicho, la no eyaculación. Al final sin embargo es una cuestión de logística, quienes fingen con frecuencia explican que lo hacen ayudados por el preservativo, por lo general nadie pide la prueba física de un orgasmo. Los que no utilizan este método lo tienen algo más complicado, pero suelen decir que últimamente no tienen mucho volumen de semen. ¿Qué la pareja lo crea o no, ya es cuestión de cada uno?

Pero esto no es lo relevante, la pregunta realmente interesante es: ¿Por qué lo hacen? La respuesta es de esas que hacen que uno se replantee si es verdad que hombres y mujeres somos tan diferentes en esto del sexo. La realidad es que en esto de fingir y en otras muchas cuestiones, somos cada vez más parecidos. Dicho de otro modo, si buscamos en los motivos de ellas y hallaremos los de ellos. Vaya… ¡qué solemne me ha quedado la frase!

Solemne o no, es lo que sucede. Al igual que las mujeres, los hombre fingen los orgasmos para acabar con algo que ya no les está resultando placentero, para no herir la sensiblidad de la pareja, para no tener que dar explicaciones a preguntas del tipo ¿Pero estás bien? ¿Es qué no te gusto? ¿Te pasa algo? Todos estos son motivos comunes, pero sobre todo y por encima de todo, los hombres fingen en el sexo para esconder un problema.

Y es que hay hombres, cada vez son más en la consulta, con problemas serios para lograr eyacular y/o alcanzar el orgasmo estando con la pareja. Por lo general suelen ser personas que funcionan perfectamente cuando se masturban a solas, pero que en compañía, aunque consigan tener y mantener una erección, no logran alcanzar el clímax ni la eyaculación. Hay a quienes sólo les pasa con determinada compañera sexual y no con otras, otros que no pueden sea quien sea la pareja y otros tantos que pueden hacerlo siempre que no sea mediante la penetración, es decir, con sexo oral o masturbación por parte de la pareja.

Como imaginaréis todo un problema que, tal y como os anunciaba, se ven cada vez más frecuentemente en terapia y que no distingue entre parejas hetero, homo o bisexuales. Pero como hoy solo hemos venido a hablar de los hombres que fingen en la cama, de  la anorgasmia masculina, los problemas físicos que pueden generarla, la diferencia entre orgasmo y eyaculación, etcétera, nos ocuparemos en un próximo post.

* José Bustamante ejerce en Alicante, Elche y online. Su dirección la encuentras en la sección de Recursos. Si quieres hacerte con un ejemplar en papel de “¿En qué piensan los hombres?” pica sobre el titular, y en este otro enlace si lo prefieres en e-Book.

28 respuestas a “Los hombres también fingen”

  1. May dice:

    Pienso que los hombres fingen en la misma medida que se exijan a ellos mismos. Por ejemplo: hay todo un mito en la sexualidad cubana, y sin embargo al cubano también le suceden estas cosas, solo que las lamenta mucho más. He tenido unas cuantas parejas, en varias ocaciones, han tenido un problema de erección, he tratado de apoyarlos y dejar las cosas en el preciso momento en el que pasa, pues mientras mas forcemos la situación, más complicada y tensa resulta. Después han vencido estas barreras y todo ha vuelto a la normalidad. Cuando algo no funciona es mejor intentar después, así nos machacamos menos. Ojalá puediera leer todos estos libros que tanto me interesan. Saludos desde Cuba

  2. katalluna dice:

    Me lo pido para reyes!
    Creo que muchas veces las mujeres defendemos que no todas somos iguales, que queremos que nos entiendan, no nos gustan los estereotipos ni generalidades pero cuando miramos a nuestra pareja, la metemos en un saco donde estan todos los hombres. Y debemos aprender a escucharlos, saber interpretar sus estados de ánimo sin sentirnos culpables y hablar de todo, incluido sexo.
    Seguiré este post con atención.

    1. Estupenda reflexión Katalluna!! Espero que disfrutes del libro.

  3. elizabeth dice:

    me encantan todos estos comentarios gracias x todos ellos

  4. Gracias a todos y todas por los comentarios. Estoy en plena promo por Barcelona. En cuanto acabe la presentación de Excellent os cuento.

    Un abrazo

  5. Pepitogrillo dice:

    Que los hombres finjan, pues, ¡claro que puede ser verdad!, pero otra cosa es hacer querer hacer ver una posibilidad como un comportamiento frecuente.
    Hay, me parece, muchas diferencias entre las razones del fingimiento femenino y el masculino y creo se incurre, no sé si en el libro o en este artículo, en querer hacer cierta similitud entre el comportamiento sexual masculino y el femenino. Una cosa son los patrones culturales y otros los sexuales. Que en nuestra cultura se quiera convertir la mentira en algo corriente no me extraña, pero de ahí a extrapolarlo a la biología ya me parece un abismo.

    1. Bes dice:

      No quería responder ahora porque es muy tarde y no estoy yo por la labor de explayarme. Pero bueno, un par de apuntes…

      Me gustaría que argumentaras algo más tu comentario. Y, además, tu crees que el sexo es solamente biología?

  6. tl dice:

    hola guapa mmm interesante aunque el no finge jajja y yo tampoco , pero bueno creo k me lo comprare para investigar eso es muy bueno en horabuena exitos sigue asi un abrazo

  7. Raquel Artemisia dice:

    Me ha encantado conocer la existencia de este libro porque aunque en el último de Sylvia, “Deseo”, ya se plantean algunos tabús de la sexualidad masculina creo que es un mundo claramente inexplorado, o por lo menos poco divulgado y que genera muchos sufrimientos tanto a la persona como a la pareja. Por ejemplo, el maldito tópico de “los hombres siempre tienen ganas” que hay que mantener a costa de lo que sea, cuando la realidad es que para muchos hombres, como para muchas mujeres, el estrés es una causa directa de falta de deseo. Con lo cual no me extraña que algunos hombre puedan llegar a finjir, especialmente por ese “acabar ya” y poder dormir que también afecta a algunas mujeres. Pero de eso rara vez se habla. Un libro para apuntar, gracias.

  8. Sara Palmer dice:

    Ho creo que en estos casos una de las claves para salir adelante es la comunicación y la complicidad con la pareja, porque si no ello puede acabar afectando a la autoestima de ambos, es decir, un desastre. No obsesionarse, relativizar su importancia en la satisfacción de ambos, reintentar o reinventarse pueden ser caminos que os acaben llevando a buen puerto. Según mi experiencia, puede reconducirse.

    1. becades puerto dice:

      estoy muy de acuerdo contigo. la comunicación es lo primero. hablar las cosas es increiblemente terapeútico. poder mirarnos a los ojos.
      lo has expresado en pocas palabras pero muy bien aconsejado. enhorabuena.
      yo ya soy un poco viejuno, ando camino de los cincuenta. Y reconozco haber tenido mas de una vez problemas de llegar al orgasmo. Causas muchas: preocupaciones, falta de deseo hacia mi compañera, algún gatillazo por alcohol en exceso, etc.
      eso se relativiza y se supera añadiendo un poco de estrategias sexy en nuestra vida: juguetes sexuales, literatura erótica, ropa interior sexy, proposición de fantasias a tu pareja, pensar en llevar a la otra persona a que toque la luna con los dedos,…..
      vale que me enrollo demasiado

  9. OjoVertical dice:

    Una cosa es la erección y el nivel de excitación, y otra llegar al orgasmo y eyacular (o tan sólo tener el orgasmo sin eyacular). Creo que hasta aquí todo es bien evidente.
    Yo he pasado una etapa de leves disfunciones eréctiles de origen claramente psicológico. Se podría decir que andaba en una onda sexual muy diferente a la de mi chica y ello me fue llevando poco a poco a una situación de ansiedad creciente por esa falta de sintonía y a que cada vez que teníamos una relación mi cabeza no fuera capaz de disfrutar plenamente.
    No lo traté, ni siquiera llegue a analizar bien lo que estaba ocurriendo, pues no lo tenía tan claro ( ahora con perspectiva es mucho más evidente ). Fué una etapa de cinco o seis meses que afortunadamente pasó. Y con ella los quebraderos de cabeza.
    Durante ese periódo yo me sentía obligado a fingir y no evidenciar el problema (gran error sin duda, pero temía infantilmente destapar la caja de los truenos). Me esforzaba por no quedarme del todo out, y a menudo lo conseguía. Es decir, conseguía la erección mínima para poder continuar, si bien esta no era plena, e intentaba llegar al orgasmo aunque las ganas escasearan. Cómo digo algunas veces lo conseguía y otras me quedaba sin orgasmo pero sin hacer de ello un drama.
    Por tanto, depende de la gravedad del problema de disfunción. Si este es leve sí que se pueden fingir las ganas y forzar una erección “light”.

    1. OjoVertical dice:

      Mucha Suerte con el libro José Bustamante, y muchas gracias por compartir!!!

    2. mvf dice:

      Que valiente eres al hablar así de tu propia experiencia. 🙂

      1. OjoVertical dice:

        Muchas gracias mvf. Me alaga oír eso.
        Pero más que de valentía yo hablaría de ser honestos. Este es el mayor tabú que debemos afrontar a todos los niveles para mejorar la sexualidad, ¿no creéis?
        ¡¡Aquí podemos empezar!!
        (De hecho yo no fui valiente con mi pareja y no afronté el problema con ella desde el primeer momento sino que me quede asustado y perdido conmigo mismo por miedo a decírselo)
        Gracias mvf de todas formas.

    3. Fran dice:

      Nunca es tarde para enmendar. De todo se aprende, de las buenas y malas experiencias. Lo importante es que hayas superado esa etapa, que como a la mayoría de los hombres, se deben a causas psicológicas. No te sientas diferente porque ese problema que comentas es más común de lo que parece. El famoso gatillazo, y no, en absoluto es excepcional. Ése es el verdadero tabú que hay que romper.

      No se trata de fingir o no, que lo veo, cuanto menos, mucho más difícil que en el caso de las mujeres por el tema de la erección y de la prueba semental. Pero en fin, parece que con grandes dotes teatrales y mucha ingenuidad por parte de ella, se puede solventar. Ahí quedan mis dudas… Se trata por tanto de afrontar un problema psicológico de disfunción eréctil temporal que puede obligar a tener situaciones incómodas como la que comentas.

      En resumen, ¿puede haber hombres que finjan el orgasmo? No lo dudo, pero por cada uno que lo consigue, hay una inmensa mayoría a los que no les cuela la interpretación por muy buenos actores que sean, por lo ya comentado.

      Ya sabéis, tratadlo. No es una enfermedad, es un síntoma nada más y pasajero.

      Saludos.

  10. María Clara Del Pino Algaba dice:

    Este libro lo estaba esperando. En cuanto pueda quiero el mío. Un artículo genial. Me alegro muchísimo que esta obra sea ya una realidad.

  11. Fran dice:

    Entiendo que se finja cuando hay viagra de por medio y mucha picaresca porque cuando no hay ganas no basta con abrir las piernas, hay que tener una buena erección y ahí dígame cómo se puede fingir.

    Lo que aquí se presenta no es fingir, es un problema muy serio de disfunción eréctil, que en un elevado porcentaje se debe a causas psicológicas y que por tanto, TIENE SOLUCIÓN. Lo primero, pedir comprensión a la pareja y que no se llene la cabeza de pájaros sobre si no le pongo y demás historias que lo único que hacen es crear más ansiedad. Lo segundo, y por mucho que cueste, es consultar al médico de cabecera quien seguramente te hará un chequeo para descartar cualquier patología orgánica.

    Las disfunción no es una enfermedad sino un síntoma de algo más serio, como por ejemplo una diabetes, cuando se debe a causas orgánicas. Como he dicho, en la mayoría de los casos se debe a causas psicológicas que con tiempo, paciencia y mucha compresión, se supera.

    Por tanto, NO, los hombres NO PUEDEN FINGIR.

    1. Fran dice:

      Por cierto, tener una erección y no mantenerla durante el acto sexual, también es una disfunción eréctil, no severa, pero lo es. Me supongo que a estos casos se referirá en este artículo. Que ves que no llegas y prefieres cortar por lo sano. Mal hecho. Para y vuelve a intentar. Si ansiedad y si no, otro día, pero es muy importante que tu pareja sepa lo que ocurre sin malos rollos. De verdad, no dejéis estas cosas y tratarlas.

  12. Come! dice:

    Muchos factores pueden influir, estar mas pendiente de otras cosas, niños, trabajo, rutina, etc… que tu pareja de repente ponga cara de ¿acabas ya?, que tú quieras cambiar de postura, no experimentar cosas nuevas, y te diga que no, al final puede llegar el momento que le dices, “déjalo que este me lo acabo yo”, otra opción es fingirlo como tal, pero en mi situación que no utilizamos preservativos lo veo complicado, ya que alguna vez que por lo que sea eyaculo poco pregunta, “¿te has hecho una paja?”. Pero resumiendo, hay muchos factores que lo pueden causar.

  13. amiquemeaprendan dice:

    El libro ya es mío desde hace unos días… lo estoy leyendo y mascullando … creo que me esta aclarando muchas cosas.

    Gracias y Felicidades por ofrecernos esta buena lectura Bustamante.

    1. Gracias a ti “amiquemeaprendan”,

      Es emocionante saber que otros están dedicando parte de su tiempo, de su valioso tiempo, en leerme.

      Ya me cuentas que tal. ¿OK?

      1. amiquemeaprendan dice:

        Ok José Bustamante … Me esta gustando mucho. Te contaré te contaré eso no lo dudes. Pero me esta sentando de maravilla la lectura. :))

  14. Atrevida dice:

    Lo primero desearte muchísima suerte!!! Me parece un libro de lo más interesante!!! mi pareja me reconoció que había fingido con sus dos anteriores novias, tenía dificultad para llegar al orgasmo en pareja….y además enseguida perdía el deseo, me dijo: “tú m has curado” , aunque tengo q decir q no siempre tiene orgasmos durante el coito…..la saca y acaba con la mano….o hacemos muchas otras cosas……

  15. No me extraña que los hombres finjan orgasmos. Ni que lo hagan las mujeres. Llegar al clímax, experimentar lo máximo, pasárselo bomba se ha convertido en una obligación cada vez que nos vamos a la cama; y en una obligación que ha de hacerse con los genitales, además. Y a veces no tenemos demasiadas ganas y, una vez metidos en harina, las ganas no aparecen. Si nos rajamos podemos “hacer daño” o creer que tenemos un problema. ¿La solución? No te impongas nada, ni siquiera te impongas desear. Las leyes del deseo son traviesas: anhelan la libertad.

  16. Belén dice:

    Estupendo artículo. Me ha impactado, además del hecho de que los hombres finjan orgasmos, los problemas causantes de tal comportamiento. Bueno, y para ser sincera, tras leerlo, estoy haciendo inventario de mis relaciones sexuales pensando si alguno pudo fingir conmigo, y  cómo reaccionaría si lo sorprendiera haciéndolo. 

    Suerte con el libro, de seguro aquí tienes una lectora que intentará sacarle provecho. 

Responder a jose bustamante Cancelar respuesta

Los campos obligatorios están marcados con