Importa o no importa: a vueltas con el tamaño del pene

© José Bustamante, psicólogo, especialista en sexualidad y pareja.

¿Importa el tamaño? Pues… en realidad, importa, pero tanto como que él sea rubio, moreno, argentino, delgado, musculado o que tenga un culito respingón, y tanto como nos importa a nosotros su acento francés, que se haya hecho las ingles brasileñas o tenga unos pechos más o menos grandes.

Por el momento, lo que la ciencia cuenta, es que una vez alcanzada la talla mínima, 7 centímetros (siempre medidos en erección), el placer sexual que se obtiene durante la penetración NO tiene relación alguna con el tamaño. Recuerda que la fuente principal de placer en la mujer, se localiza en clítoris y este está fuera de la vagina por lo que para alcanzarlo no hace falta buscar en lo más profundo de la cueva, basta con quedarse en el dintel de la puerta.

Si claro, eso está muy bien,  pero ¿y el punto G? Calma, es verdad que la vagina también tiene terminaciones nerviosas y por tanto capacidad de proporcionar placer, sólo que esta sensibilidad se concentra en el primer tercio, justo en la entrada y donde, fíjate que coincidencia, se encuentra el punto G. Así que el largo del miembro masculino poco tendrá que ver.

Vale el largo no, pero ¿Y  el grosor? Es cierto que si el pene es más grueso puede proporcionar una mayor fricción en las paredes de la vagina y por vibración facilita la estimulación indirecta del clítoris (*). Sin embargo esto es relativo, ya que esa fricción tiene mucho más que ver con la fuerza de tu suelo pélvico. La vagina es un músculo flexible con la capacidad de adaptarse a lo que se introduzca, si la musculatura es fuerte la vagina abrazará con fuerza un tamaño mayor o menor provocando la misma fricción, sin embargo si está débil cada vez se irá dilatando más durante la penetración y perdiendo esa sensación (Ver post “No importa la edad que tengas, cuida de tu suelo pélvico”.)

Puedes estar de acuerdo o no y, si eres mujer, podemos pasarnos la vida discutiendo si para ti es o no importante, si disfrutas mucho más con un pene más largo o más grueso y seguramente tendrás tu parte de razón (todos la tenemos), porque el placer tiene mucho menos que ver con las terminaciones nerviosas o las sensaciones físicas de lo que pensamos y mucho más con lo que “nos pone” del otro. De hecho, el placer es subjetivo, los gustos se entrenan y tienen mucho de lo aprendido socialmente y alimentado por el cine y la televisión. Un ejemplo claro, precisamente, lo encontramos en los casos del pene y los pechos: son símbolos de masculinidad y femineidad, por eso nos llega la idea de cuanto más grandes más hombre o mujer somos.

El caso es que, al final, los hombres seguimos mirando hacia abajo, midiéndonos a escondidas y preocupados por si será o no suficiente para ellas, e incluso incómodos cuando se repite el enésimo chiste sobre el tamaño; mientras vosotras soñáis con una talla más de sujetador, con mayor firmeza o con reducir la celulitis de quién sabe donde. A menudo se nos olvida que sin nuestra complicidad, no tienen ningún poder estas proporciones.

Sin duda, el tema promete. ¿Alguien quiere abrir fuego?

Añadido por José Bustamante (26 de septiembre de 2011).

Bajemos a la realidad. A raíz de subir este post, hemos estado debatiendo y casi filosofando sobre la influencia del tamaño del pene en el placer sexual. Científicamente tenemos las cosas claras, sin embargo creo que conviene aclarar esa parte subjetiva de la hemos hablado y sobre todo colocarla en su lugar exacto. Mi experiencia profesional en consulta, el trabajo en foros sobre sexo y los debates que se propician en institutos o en los talleres con adultos, me dice que el tamaño es una preocupación mucho más del hombre que de la mujer.

A la mayoría de las mujeres habitualmente no les importa (exceptuando “micropene”)** y a las que si le conceden cierto valor al tamaño, lo engloban dentro de un montón de características (que sea atractivo, que me atraiga su olor, que sepa tocarme, que me haga sentir deseada, etc.) y de esa larga lista el tamaño no está, ni mucho menos, entre la más importantes.

La pregunta es : ¿dejaría una mujer de acostarse con alguien que le atrae y le gusta, porque tiene un pene normal o pequeño? o ¿Tendría sexo con un hombre que no le gusta, simplemente porque la tiene muy grande? A la hora de la verdad, estoy convencido de que la inmensa mayoría de mujeres no lo harían en ninguno de los dos casos. Algunas ideas de lo que de verdad les importa a ellas las encontraréis en el post de Sylvia: “Para ellos: ¿Qué te hace falta para que te consideremos un buen amante?”

En definitiva la única ventaja real de un tamaño mayor es la seguridad por sentirse más viril o el morbo inicial que despierta, pero en la practica incluso parece una desventaja, porque los estudios hablan de que los hombres que se saben con un pene grande, se centran mucho más en la penetración. Mientras que aquellos que se ven con un pene pequeño, tratan de compensar esto dedicando más esfuerzo a satisfacer a sus parejas y las juegos, caricias, masturbación y sexo oral.

—– —– —– —– —– —– —– —–

* El clítoris no es ese guisante que nos hacían creer hasta hace bien poco. Su tamaño interior es considerable, como podrás comprobar entrando en este enlace.

** Micropene es un término médico para referirse a un pene que por su tamaño no es funcional para poder tener relaciones sexuales con penetración. Para considerarse tal, este debe medir menos de 7 cm en erección. Habitualmente este problema se observa desde el nacimiento ya que en la mayoría de los casos la causa es el bajo nivel de testosterona en el feto. En estos casos se aconseja recurrir a la cirugía, y esta no es considerada una operación estética.

—– —– —– —– —– —– —– —–

Añadido por Sylvia.
ATLAS DEL TAMAÑO DEL PENE. Si picas en este enlace, encontrarás el The Penis Size Worldmap (Atlás del tamaño del pene). Si además quieres ver los datos país por país (no están todos, pero Chile, Colombia, Ecuador, España, México y Venezuela, sí), imágenes y más curiosidades, entra en este enlace.

Si entiendes inglés, puedes ver el simpático reportaje realizado por un periodista británico preocupado por el tamaño de su pene y capaz de muchas cosas (desde hacerse un molde del suyo a andar por la calle con un cartel que reza “Quiero hablar de penes” para ver si alguien acepta su invitación, pasando por una exhibición de fotografías de falos) para entender porque a los hombres les genera tanta ansiedad la dichosa cuestión del tamaño. Su título “My penis and everyone else’s” (algo así como “MI pene y el de todos los demás”). Advertencia: incluye unas imágenes no aptas para sensibles de una operación de alargamiento de pene.

Importante: José Bustamante ha ido contestando a algunos de los comentarios colgados a raíz de este post. En ellos y en los comentarios de otros usuarios, incluidos los de Sylvia, encontrarás más info sobre el tema. No dejes de leerlos.

35 respuestas a “Importa o no importa: a vueltas con el tamaño del pene”

  1. Alkmst dice:

    Buenas, yo vengo a aportar mi granito en este interesante debate, aún no me he leído todos los comentarios pero creo que puedo aportar un punto de vista diferente…

    Es por todo sabidos que el falo siempre ha estado vinculado a la fertilidad y a la virilidad, por lo que desde tiempos prehistóricos siempre han existido representaciones de grandes falos… por lo que se puede decir que un gran falo siempre ha estado asociado a una buena fertilidad.

    Pero la atracción por los penes grandes es debido en gran parte a una construcción cultural (como bien indica José Bustamante), una construcción cultural basada en el falocentrismo como valor de todas las cosas… cuanto más grande la tienes, más fuerte eres, más macho eres, y por tanto más vigor sexual tienes… axiomas completamente falsos y erróneos.

    El mejor ejemplo son las culturas griegas y romanas a quiénes les horrorizaban los grandes penes, considerándolos atributos propios de salvajes y bárbaros, o acaso no se han fijado en ese “pequeño” detalle de las esculturas griegas. Para un griego y un romano un pene “pequeño” era lo perfecto, lo ideal, lo civilizado…

    Es más aquellos seres representados con grandes falos estaban relacionados con las fuerzas de la naturaleza más salvajes e incontrolables (sátiros, Príapo,…)

    Por lo tanto como construyeron esa idea cultural de poner en alza los penes pequeños, podemos imaginar que ese concepto se lo transmitieron a sus mujeres, así que si preguntásemos a una mujer griega o romana que prefiere seguramente se decantaría por un pene normal-pequeño que uno normal-grande.

    Con esto llego a la conclusión de que tener el pene grande !claro¡ que es una ventaja, como ser guapísima y tener unas medidas perfectas… lógicamente vas a excitar más a tu pareja (al menos a primera vista) pero es que esos son los valores que nuestra sociedad nos ha vendido (el cine, el porno, y especialmente el falo como medida del hombre y de nuestra sociedad).

    Y es que en esto del sexo, los gustos, la moral, los tabúes, lo correcto o lo incorrecto ha variado enormemente a lo largo de los siglos. Así que si les interesa esa parte les recomiendo (un poco de spam) mi blog sobre Arqueología e Historia del Sexo 😉

  2. Ivonne dice:

    A mí personalmente me gustan los penes de buen tamaño (18cm-23cm) no solamente por el componente emocional y estético que suponen. A nivel físico la fricción del glande con el cervix es muy placentera y la sensación de sentirme llena por un miembro grueso es insuperable.

    Al ser muy sensitiva obviamente disfruto de otros placeres como el sexo oral y la masturbación, pero la penetración sin duda es una rutina deliciosa e indispensable para mí.

  3. remon dice:

    Es muy fácil hablar cuando no tienes el problema, yo si lo tengo y mi pene a mis 37 años no pasa de los 2cm fláccido y erecto de a malas llega a 8 cm, el gran problema de los que escriben estos artículos es que no tienen ni idea de lo difícil que es esto, algo que en Inglaterra, único país que reconoce esto como una discapacidad, tratan de solucionar y aportar medicación. Yo he leído de todo, que si el amor, que si la previa, pero la realidad es que voy a un grupo y ya dos miembros se han quitado la vida … Yo por fortuna , lo acepto y no preocupan las mujeres he decido vivir mi vida sin sexo , que no es tan importante en la vida , por lo menos para mi. Llevo una vida normal y bueno así he elegido …pero amigas que han hablado con confianza conmigo , me han dicho que relacionarse con un hombre que padece esta condición supone una decisión difícil y que lo más probable traerá consecuencias en la vida matrimonial. Hay un estándar , es la realidad …saben ustedes la presión y la gente que he visto que sufren de presión arterial , simplemente por tener una novia y tener que confesar que tienes micropene , lastimosamente estos artículos tienen que tratar sobre hombres con un pene promedio , los que tenemos micropene estamos en otra liga , y a menos que tengan un hijo con esta condición sabrán lo que se siente … puedes tener un pene promedio es una cosa , micropene es otra

    1. S.k. dice:

      Totalmente de acuerdo, a una mujer le queda muy fácil decir por un foro o página web, que le tamaño no importa, pero la realidad ha de ser totalmente distinta. Por aquí es muy fácil ser hipócrita, y la gran mayoría de mujeres que dicen que no importa mienten, son hipócritas y hasta ellas mismas se contradicen, dicen que no importa el tamaño del pene pero sin embargo dicen que visual y mentalmente uno las excita MUCHÍSIMO más que cualquier otro pene, o que su actual pareja la tiene normal (más de 16 cm y un ancho superior a la media) o grande y grueso, eso de que un pene MUY grande les causa dolor solo es una excusa barata para maquillar su descarado egoísmo e hipocresía. Los penes MUY grandes (de 22-23 cm hasta 25 cm) son muy pocos, y los penes grandes (18-21 cm) son mucho más comunes que los penes pequeños, y obviamente que los micropenes. El tamaño si les importa, solo que dicen esa mierda de frase sin sentido de “no importa el tamaño sino como se usa” para ser políticamente correctas y engañar a los demás y, quizá, a sí mismas.
      Los micropenes no son el único problema, los penes pequeños y delgados también. A mi me mide 13.5 cm de largo y 3.5 cm de ancho, es delgado (por no decir bastante) y eso puede ser tan problemático como un micropene, porque casi no sienten la penetración. Supongo que un pene delgado es tan malo como un micropene, y estoy seguro que ninguna mujer querría JAMÁS encontrarse con uno así. Pero claro, a ellas no les importa o pasan del tema, porque si a ellas no les gusta pueden cambiar de pareja y ya esta, en cambio un hombre no puede cambiar de pene. Por eso es que las mujeres le dan meno simportancia, no porque no les importe, sino porque ellas no padecen de eso. Los senos y la cola se pueden operar, además no intervienen DIRECTAMENTE con el placer sexual como el pene, dan morbo y exitación pero no placer sexual DIRECTO como lo da el pene, la vagina o el clítoris. Una mujer normal física y mentalmente puede estar con muchos hombres, por qué tendría que quedarse con uno que tenga micropene o un pene pequeño y delgado, si puede fácilmente buscarse otra pareja? No tiene sentido. Una mujer guapa o normal nunca estaría con un hombre con pene delgado y pequeño o un micropene, el porcentaje mundial de hombres así es muy poco, inferior al de los hombres con pene normal. Un pene de 16 cm y grueso es MUCHO más grande que uno de 13 cm y delgado. Yo ya esoty cansado de leer tanta basura escrita por gente que no “padece” de esto, como las mujeres o hombres con un pene normal o normal-grande. Me parece hipocresía barata.
      Las mujeres que serían capaces de casarse, o tener un noviazgo largo con un hombre con micropene o un pene DELGADO y pequeño, son las que no tienen muy pocas oportunidades con los hombres, tanto sexual como amorosamente (ya sé que la belleza es subjetiva y tal, pero las cosas como son) e incluso así habría problemas, y además está la posibilidad de que consigan a otro que “las llene” en todos los aspectos. El sexo es muy importante tanto en la vida como en la relación de pareja, por esa razón no entiendo por qué una mujer estaría con un hombre así, puediendo estar con un hombre dotado o con un pene normal, que le daría mucho más placer, que el si hay amor y tal no importa, pero eso es mentira. El sexo y el amor van de la mano, y teniendo en cuenta que el ser humano no es un animal cualquiera y tiene razonamiento pues obviamente elegirá lo que le de más placer, un hombre dotado o con pene normal que la ame. Tanto cliché de mierda y tanta hipocresía son vomitivas, en serio.

      1. pancho dice:

        Soy hombre y tengo un pene más bien pequeño y estoy aconplejado por ello (13cm en erección), pero lo tuyo demuestra que eres un AMARGADO CRÓNICO SIN REMEDIO y un MISÓGINO DESPRECIABLE. Me has motivado a seguir feliz con mi vida sexual porque lo último que quiero es SER COMO TÚ…

  4. Carlos dice:

    Lo que mas les interesa a ellas es el grosor y no el tamaño, y esto es debido a que así se estimula mejor las paredes de la vagina en los primeros 5 centímetros, que es donde se encuentra la mayor cantidad de terminaciones nerviosas que les da placer a ellas, no hace falta mas.
    Pero también hay que tener en cuenta el aspecto psicológico de ellas, no es lo mismo ver un pene de 7 cm que uno de 13 o 16 cm. Para que entiendan si vemos una mujer con senos duros y trasero bien formado ¿Como sera nuestra excitación? Pues mayor, así estéticamente un pene de tamaño promedio visualmente es importante para ellas. Pero generalmente las mujeres ven al hombre en su conjunto y no se enfocan en un detalle específico de este.
    En este blog explica la Importancia del Tamaño, lo explica mucho mejor que yo.

    http://salud-del-pene.blogspot.com/

    Salu2s

  5. Eduardo dice:

    La verdad es esta: “…el placer tiene mucho menos que ver con las terminaciones nerviosas o las sensaciones físicas de lo que pensamos y mucho más con lo que “nos pone” del otro.” Digamos que cuando se dispara la imaginación es importante el tamaño, de un pene, de unos senos, etc, pero a la hora de la verdad son otras cosas las que funcionan.

    No me he leído todos los comentarios y no sé si ya alguien lo ha apuntado, pero con independencia del morbo, un pene largo puede dar más juego, por ejemplo, para practicar determinadas posiciones en las que las zonas genitales no pueden acercarse del todo. A parte de esto no le veo mayor utilidad.

  6. Bajemos a la realidad. Hemos estado debatiendo y casi filosofando sobre la influencia del tamaño del pene en el placer sexual.

    Científicamente tenemos las cosas claras, sin embargo creo que conviene aclarar esa parte subjetiva de la hemos hablado y sobre todo colocarla en su lugar exacto.

    Mi experiencia profesional en consulta, el trabajo en foros sobre sexo y los debates que se propician en institutos o en los talleres con adultos, me dice que el tamaño es una preocupación mucho más del hombre que de la mujer. A la mayoría de las mujeres habitualmente no les importa (exceptuando si es un “micropene”, lo defino más abajo) y a las que si le conceden cierto valor al tamaño, lo engloban dentro de un montón de características (que sea atractivo, que me atraiga su olor, que sepa tocarme, que me haga sentir deseada, etc.) y de esa larga lista el tamaño no está, ni mucho menos, entre la más importantes.

    La pregunta es : ”¿Dejaría una mujer de acostarse con alguien que le atrae y le gusta, porque tiene un pene normal o pequeño? o ¿Tendría sexo con un hombre que no le gusta, simplemente porque la tiene muy grande?” A la hora de la verdad, estoy convencido de que la inmensa mayoría de mujeres no lo harían en ninguno de los dos casos.
    Algunas ideas de lo que de verdad les importa a ellas las encontraréis en el post de Sylvia: “Para ellos: ¿Qué te hace falta para que te consideremos un buen amante?”

    En definitiva, la única ventaja real de un tamaño mayor es la seguridad por sentirse más viril o el morbo inicial que despierta, pero en la practica incluso parece una desventaja, los estudios hablan de que los hombres que se saben con un pene grande, se centran mucho más en la penetración. Mientras que aquellos que se ven con un pene pequeño, tratan de compensar esto dedicando más esfuerzo a satisfacer a sus parejas y las juegos, caricias, masturbación y sexo oral.

    Micropene es un término médico para referirse a un pene que por su tamaño no es funcional para poder tener relaciones sexuales con penetración. Para considerarse micropene, este debe medir menos de 7 cm en erección. Habitualmente este problema se observa desde el nacimiento, ya que en la mayoría de los casos la causa es el bajo nivel de testosterona en el feto. En estos casos se aconseja recurrir a la cirugía, y esta no es considerada una operación estética.

  7. Juanje dice:

    Muchas gracias José por el post, es muy interesante lo que cuentas y ayuda a quitarnos falsos mitos de la cabeza 🙂

    Lo malo es que después de leer todos los comentarios tengo la sensación de estar un poco como al principio. Es decir, el tamaño del pene no determina el placer que se obtiene con él, pero sí puede determinar el morbo que dé o lo que atraiga, con lo cual… en el fondo sí que importa.

    A ver, entiendo que es como todo, habrá a quien le atraiga más, a quien le importa más otro atributo corporal, quien esté tan obnubilada con su encanto personal que no le preste atención, etc, pero hasta la hora de demostrar si se es un buen «mago», como comentaban por ahí arriba, puede ser algo a sumar o restar puntos.

    Pero bueno, supongo que mucho no podemos hacer ahí. Igual que hay a quien sólo le gustan los rubios o sólo le gustan los morenos, quienes los prefieren mientras más altos mejor y a quienes no le importa la altura.

    De todas formas, por lo menos sí que sabemos algunas cosas interesantes sobre lo que no son los gustos personales y podemos desmitificar ciertas cosas respecto al tamaño 🙂

    Por cierto, hablando de gustos y tamaños, este post me ha recordado a más de una amiga que me ha comentado que se ha encontrado con algún chico con un tamaño considerable (o haberlo visto en alguna peli) y decir: «¡eso no entra aquí!» muy en serio… No sé si alguien ha vivido una experiencia similar.
    La verdad es que una de ellas, terminó cambiando de idea porque le pudo el morbo, pero otra no se lo vio claro y pasó.

    Si es que, al final, sobre gustos no hay nada escrito…

  8. sylvia dice:

    ¿Afecta la circuncisión la sensibilidad masculina? (De afectar la femenina, sólo sería una cuestión subjetiva)
    Me copio a mi misma (lo extraigo de “Tu sexo es tuyo”): “Existen diferentes puntos de vista acerca de cómo afecta la circuncisión a la sensibilidad masculina. Hay quien defiende que para nada, que incluso aumenta, y hay quien asegura que sí, porque, al estar siempre expuesto, el glande pierde algo de sensibilidad. En todo caso, quienes mejor pueden dilucidar esta cuestión son aquellos varones que habiendo sido circuncidados de adultos pueden comparar su antes y su después. Por ello, me hago eco de uno de los pocos estudios realizados al respecto. Se hizo en Uganda, como parte de una investigación más compleja en torno a los efectos de la ciruncisión en la prevención de Infecciones de Transmisión Sexual realizada por un equipo de la John Hopkins University. La mitad de un grupo de 4.456 hombres fueron circuncidados. Al cabo de dos años se les preguntó sobre su placer y su satisfacción sexual y se compararon sus respuestas con las de quienes no fueron intervenidos. No hubo diferencias sustanciales: el 98,4% de los circuncisos dijo estar satisfecho, el 99,9% de los no intervenidos afirmó lo propio”.
    Ya puesto y como muchas se quejan de la falta de higiene de algunos caballeros, añadiré lo siguiente (tb del libro): “En caso de no estar circuncidado y para evitar la aparición de hongos e infecciones en el tracto urinario es primordial mantener una buena higiene. ¿Cómo? Tirando del prepucio hacia atrás para evitar que se quede pegado al glande (adherencias) y lavando la zona para retirar las secreciones del pene y los restos de semen, orina y fluidos vaginales, lo que evita malos olores, picores y/u otras molestias”.

    En cuanto al estudio de la longitud de los dedos… Hay muchos estudios supuestamente científicos que no lo son. Algún día colgaré la historia de cómo los laboratorios organizaron una conferencia para “definir” una enfermedad que permitiera calificar la falta de ganas femenina como una disfunción sexual “curable” con una medicina (viva el negocio) o como consiguieron que la viagra “fuera necesaria” para gente que realmente no la necesitaba (viva el negocio) o como se convirtió el defícit de atención en algo de lo más común (viva el negocio). Nunca hemos de perder de vista que los laboratorios farmacéuticos buscan ganar pasta. En fin, no quiero decir con ello que este estudio no sea serio (sobre todo, porque no sé qué dinero ganan diciendo eso, si hubiera un efecto económico, dudaría de él, fijo) pero en principio, como dice JB, los medios de comunicación se hacen más eco de nuestra necesidad de morbo (“si le miro la mano, ya sabré su tamaño”) que de las opiniones que pudieran rebatir esa teoría si es que las hubiera.
    En todo caso, me apunto a lo que nos explicó Delia y subrayo Jesús como frase a tener en cuenta: “Lo que importa no es la varita sino el mago”.

    Por último, Jordi comenta que lo importante es que esté “muy dura y dure”. Tienes tu parte de razón, pero no toda:
    – a medida que el hombre se hace mayor, pierde turgencia y no por ello pierde la capacidad de gozar y hacer gozar (tenerla dura no siempre es lo más importante);
    – hay hombres que duran un montón y no por ello hacen felices a sus parejas. Si ellas no consiguen la estimulación adecuada, el coito puede durar un minuto o 200 que le va a dar igual. Me corrijo: más bien preferirá que el tío vaya rápido para acabar de una vez. Remito al post sobre El coito insuficiente.

  9. Isabel dice:

    Bueno, parece claro que el tamaño no importa tanto o no importa demasiado, pero qué esté circuncidado, ¿afecta a la sensibilidad? ¿es mejor o peor? No sé, siempre me lo he preguntado y he preguntado y he oído opiniones para todos los gustos.

  10. Pilar dice:

    Aunque tópico prefiero calidad a cantidad, y no me refiero con calidad al típico semental que vibra como un toro y cree que está haciendo a la persona que tiene delante sentir como una bestia…hablo de vivir deseos, sueños, juegos, provocaciones, intentar buscar el placer máximo de la persona sin tapujos ni rodeos, hablo de hacer sentir a la otra persona que en ese momento no cambiarías ese momento por nada ni nadie, hablo de hacerla vibrar recorriendo su piel palmo a palmo, con fuerza y mimo, deteniéndote que el tiempo que requiera cada rincón…y desde luego para eso el tamaño queda en un segundo plano.
    Quizás los hombres que no tienen más que un gran pene, se refugian en el hecho de que el tamaño importa… y quizás lo sea, pero creo que más bien importa el tamaño del cerebro y de cuanta imaginación seas capaz de aportar.

    1. Una lección de baile ese juego de caricias viajando por cada poro de la piel. Cuanta sensualidad despiertan tus palabras Pilar, desde luego lo último que te evocan es el tamaño de este o aquel miembro del cuerpo.

  11. Sinpelosenlalengua dice:

    Es verdad que la longitud de los dedos de las manos predicen el tamaño del pene?
    Os paso el link donde lo he leído: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/07/04/sexualidad/1309771400.html

    1. Cuidado con este tipo de estudios, durante un tiempo estuvo vigente una supuesta “verdad” científica que hacía referencia a la relación entre ser zurdo y homosexual, al tiempo se comprobó que el método científico utilizado era más que cuestionable y se rebatió sin dificultad. No conozco en profundidad el estudio citado, pero me plantea varias dudas y despierta mi actitud crítica. Conviene atender a que este tipo de “revelaciones” tienen una difusión muchísimo mayor por parte de los medios que el estudio que aparezca para rebatirlo.

  12. cristina dice:

    Para obtener placer físico no me importa el tamaño para nada. Lo he obtenido sin tener nada que ver con el tamaño. Ahora, tener delante un pene grande reconozco que me pone y me excita más que uno que no lo sea. Entonces para mí, no me importa para conseguir placer pero si me agrada para esa subjetividad.

  13. Vanessa dice:

    El mayor órgano sexual tanto en hombres como en mujeres, se encuentra sobre los hombros ¡qué gran verdad!

  14. C. Budweisser dice:

    Que si el clítoris, que si la vagina… el punto G, la fricción, los pechos, el pene, su tamaño, los dedos… las caricias, la lengua y el buscado placer sexual… ¡Tantas opiniones como personas!

    Poco a poco, José, has ido desmontando con argumentos objetivos extraídos de la ciencia, cualquier opinión femenina que pudiera darle importancia al tamaño… ¡Más de uno habrá suspirado aliviado! Pero llegas al punto cúlmen: la subjetividad. Y allí, no hay estudios científicos que puedan aliviar al más temeroso. Respecto a cómo cada uno obtiene el placer sexual, de nuevo, encontramos tantas maneras como personas.

    Así que: chicos y chicas, descubrid lo que “les pone” a vuestras parejas. Si vuestros atributos no se corresponden con sus más ardientes fantasías, habrá que crear y currarse otras. Puede que a ella sí le importe el tamaño del pene… Puede que a él sí le importe la forma de tus pechos…

    Si lo que manda es la subjetividad, poco importa que el punto G se encuentre en el primer tercio de la vagina. Poco importa lo que nos diga la ciencia. Son otras terminaciones nerviosas, fuera de los órganos genitales, las que alimentan la sensualidad, el erotismo y el más profundo de los sentimientos enlazados a la sexualidad. Así que habrá que ir preocupándose en descubrir qué pensamientos, imágenes y emociones juegan en la mente de la pareja (¡y en la nuestra!) cuando nos encontramos entregados al arte de dar y recibir placer.

    Pienso que puedes seguir preocupándote por el tamaño de tu pene, o por si tu figura es más o menos esbelta (el cuerpo es el lugar físico favorito donde colocar aspectos que no podemos resolver a nivel psicológico); pero a nivel sexual, preocúpate por descubrir y cultivar “la subjetividad” propia y de tu pareja… sin olvidar la realidad física de la estimulación a esas terminaciones nerviosas genitales… cuyas preferencias son también diferentes de una persona a otra.

    Muy buen post, José… Aunque como ves, no nos libra de la pesada carga de la preocupación por si somos capaces de dar placer sexual a nuestra pareja… Creo que debe ser un estímulo positivo esta preocupación para alimentar y cuidar (¡incluso!) nuestra relación con ella.

    1. Gracias por tu comentario Budweisser.

      Me gusta ese enfoque de convertir la preocupación en acción, estimulación, motivación. Pero cuidado con cruzar la delgada línea que separa un sano cuidado por el cuerpo y la creencia errónea de que sólo los cuerpos jóvenes y bellos pueden disfrutar del sexo.

      El trabajo sobre todo, debe ser mental, aprender a fortalecer el músculo más importante para el sexo, que no está bajo la cintura sino por encima del cuello.

      1. C. Budweisser dice:

        Totalmente de acuerdo, Jose.

        A lo que me refería es que inevitablemente seguiremos preocupados por nuestro cuerpo, juzgando su atractivo, ya no sólo por el placer sexual, sino por lo satisfechos que nos sintamos con él… Y esa satisfacción se notará a la hora del “cuerpo a cuerpo”.

        Defiendo a ultranza la “preocupación sana”; sea por nuestro cuerpo, por nuestro placer, por el placer del otro, etc. Y creo que ésta no es otra que la que te mueve a cambiar y mejorar.

  15. Alejandra dice:

    Yo creo que el tema de los “tamaños” tiene que ver más con una especie de atavismo,de reclamo sexual primitivo…”pene grande” “grandes pechos” “un buen culo” etc..
    Son caracteres sexuales que nos diferencian y actúan como reclamos ante el macho o la hembra. (teoría pedorra de ama de casa,pero,creo que puede tener un fondo cierto).

    En cuanto a la realidad,estoy de acuerdo con todos, se trata más bien de “saber usarla” vulgarmente hablando.

    1. Lete dice:

      Alejandra los primitivos escogían a las mujeres con mas cantidad de sangre en sus reglas o periodos menstruales, entendían q eran mas fértiles (no existía las compresas con o sin alas)… Pero ahora somos tan pero tan primitivos q no buscamos personas con gran cabeza sino con grandes miembros o cuerpos esculturales… Eso si con hipotecas y teléfonos móviles pequeños!!! ¿Quienes son mas inteligentes?

      1. Alejandra dice:

        :)…tal cual…

  16. lete dice:

    PERO SEGUIMOS Y SEGUIREMOS DANDOLE VUELTAS A LO MISMO DE SIEMPRE!!!… esto es como, por poner un símil, ir en un 600 o ir en un FERRARI.. hay al que le pone más, ir despacio disfrutar del viaje, o a quien le pone ir a toda hostia y soltar la adrenalina, ¿quizás más cómodo (“el Ferrari”)? No lo sé, nunca me subí a uno; no obstante si hay que ir de Barcelona a Madrid, tanto en saxo como en Ferrari, los dos llegarán uno más lento que el otro pero los 2 llegan, y mira entre tiempo y tiempo (“me refiero al 600 de toda la vida”) uno tiene más motivos para usar los complementos, la radio (“la lengua”) y la palanca de marchas (“los dedos”)… y en el Ferrari ¿qué? Tu pisas A FONDO y listo ni cambio de marcha ni tiempo a escuchar una canción… y el viajecito se termina en un momentito. Así que visto lo visto, casi me quedo con 600, apago la radio, canto yo!! y al mismo tiempo.. tocó las palmas!!! ¿me explico? Jajajaja.

    Pues eso que el tamaño no lo es todo, para que están los preliminares, no obstante entiendo que el tamaño es bueno para algunas posturas, porque si es pequeña no sé podrá realizar todo el KAMASUTRA, pero vamos que con un poco de ejercicio se soluciona.

    La culpa de todo esto lo tienen , desde mi más humilde punto de vista LAS PELIS PORNO , que lo distorsionan todo!!! Poniendo TÍOS MACIZORROS, que para tener ese cuerpo tienes que vivir en el GIMNASIO!!! Y para tener ese PENE solo tienes que tener un poco de suerte con los genes, mucho petisuisse y si la cosa no llega … pues una cámara gran angular (“no sé si se dice exactamente así”) pero vamos… te lo alarga todo!!

    Al que le guste o a la que le guste un tamaño o varios, que lo disfrute, mientras se pueda, ¡¡que al final todo baja!!

    Buen fin de semana a todos y que seáis muy felices subiéndoos a un 600 o aun Ferrari, y el/la que no consiga subirse a ninguno… pues que le de a la cabeza!! Que con imaginación y un poco de ganas todo se consigue!! Y ya no hay problema de tamaños.

  17. jordi dice:

    Creo que lo importante es saber usar el miembro. El tamaño no es importante, lo único importante es que este muy dura y dure, pues si es enorme y no dura creo que a las mujeres no les sirve. Que este dura y dure.

  18. Fati dice:

    Hola de nuevo José! Muy buen post. Cuando yo trabajaba la sexualidad con jóvenes (adolescentes), tenía alguna que otra consulta referente al tamaño del miembro. Muchos chavales angustiados por su tamaño, cagados de miedo por si les llegaba la hora de mantener relaciones sexuales y bastante acomplejados. Sobretodo me preguntaban por si su tamaño era normal y qué medida era la normal. Volvemos de nuevo a lo que es socialmente normal, o aceptable. Cuánto daño hace en ocasiones la tv, el cine!…Ellos esperaban una respuesta contundente, en plan: tantos centímetros son los normales; y al ahondar con ellos en el asunto y contarles los mitos del sexo, la existencia del clítoris, formas de obtener placer a parte del coito, etc., es como si esa angustia se les quita de momento para pasar a un estado de..uff…menos mal! (ya que como socialmente se piensa acerca de que los hombres y su pene son los responsables del placer femenino). Me dio por pensar que esa angustia no venía por el tamaño en cuestión, sino en la responsabilidad que recaía en ellos al pensar que eran los sumos responsables de su placer y el de su compañera.
    No obstante, el problema no se soluciona con explicar tan sólo eso, tienes razón en que seguís mirándoos a escondidas vuestro miembro en cuestión…será porque tenemos muy inculcado que cuanto más grandes son los pechos y los penes, más sexys somos.
    Lo que me pone de los nervios es cuando salen anuncios de “alargadores de pene”, y salen chicas diciendo: “el tamaño sí importa”, o, “desde que mi marido lo usa nuestras relaciones son mejores”, me dan ganas de soltarles un soplamocos! (lo que me gustaría saber es si el cacharro ese funciona), aunque me da igual. Preferiría que las personas nos sintiéramos más a gusto con nosotras mismas seamos como seamos, qué utopía!

  19. Delia dice:

    En esto del sexo, por más antiguo todavía nos queda mucho que aprender a tod@s.
    Tuve un amante que me decía: “Lo que importa no es la varita, sino el mago”. ¿Qué os parece? Creo que tiene mucha razón.
    He tenido amantes de todo tipo y los mejores no han sido los que tenían el mayor pene.
    La penetración es solo una parte del juego y, como bien dice José, el clítoris de la mujer no está dentro, cosa que muchas veces olvidamos.
    También es verdad que en esto fallamos todos, tanto hombres como mujeres. Tenemos que dejar viejos prejuicios atrás y centrarnos en jugar, en besar, en tocar, en lamer… pues anda que no hay cosas!!!

    Un placer pasar por aquí!

    1. Jesus dice:

      Espero Sylvia que estes anotando citas para la antología de este Blog. ya van unas cuantas en poquitas semanas.

      “Lo que importa no es la varita sino el mago”

      Genial Delia, gracias.

      1. Delia dice:

        Nada Jesús! Cada uno su granito de arena.

        Un saludo.

  20. Nomataresi dice:

    Para mí el tamaño no importa de hecho los mejores orgasmos que consigo son con estimulación clitoriana directa y estimulación manual del punto G. Creo que los hombres basan más su creencia de buenos amantes en cuál grande es su pene y deberían saber que para satisfacernos no necesariamente necesitamos que nos introduzcan su pene en nuestra vagina. Que nos pueden satisfacer de mil maneras…

  21. ratoncita dice:

    Buf! como empiezo, bueno, yo para llegar al orgasmo no necesito introducirme nada en la vagina, siempre he llegado presionándome de forma indirecta el clítoris (en el lado derecho de la vulva), aunque en los últimos años (tengo 42) si a la vez introduzco un consolador o el pene de mi marido en una posición en que presione la vagina (supongo que el punto g) tengo varios orgasmos seguidos y muy intensos (aunque esto no me sucede a menudo). Una vez estaba tan excitada que me corrí haciéndole una felación a mi marido (sin ningún tipo de estimulación) y varias veces he tenido sueños eróticos llegando al orgasmo dormida, o sea que está claro que el tamaño no debe importar mucho!!
    Pero, una vez tuve una aventura con un chico que la tenía enorme!!! Tan grande que cuando me la metió noté dolor (cosa que no me ha pasado nunca). Reconozco que el morbo que me produjo el tamaño de su pene durante el encuentro fue increíble y las fantasías que tuve durante mucho tiempo también. A pesar de esto pienso que para ser un buen amante no es necesario tener un pene grande!! Es más, los hombres que la tienen grande, muchas veces, no se esfuerzan tanto en proporcionarnos placer de otro modo (con sus manos, su boca, palabras…), porque se creen que con su enorme pene nos tienen totalmente satisfechas, y están bien equivocados!!! GRACIAS JOSÉ, GRACIAS SYLVIA.

    1. Gracias a tí por contarnos tu historia, es realmente interesante.

      En relación al morbo que te supuso aquel affaire con alguien con un pene de gran tamaño, es justo una de las claves del tamaño, culturalmente y/o personalmente nos “ponen” determinadas características. Por ejemplo, puede que algunas personas disfruten más del sexo cuando están con una mujer completamente rasurada, no porque esto haga que se estimule esta o aquella parte de tu cuerpo, sino por el morbo que les produce. No podemos olvidar que el organo más importante para el sexo es el cerebro y que el mayor tamaño para el placer, debe ser el de la imaginación.

      1. Jesus dice:

        Lo has clavado ratoncita. En el morbo está el Quid del asunto. En la imaginación de disponer de algo de considerable talla, fuera de la norma. Da lugar a la pura fantasía. A mí me pone pensar en mi pareja con alguien con un gran pene, verla disfrutar con ello. Supongo que no es algo demasiado extraordinario pero que cuesta oírselo decir a los hombres por que les toca en el amor propio (tamaño y cuernos en una sóla entrega). Yo no lo veo así pero bueno , a ver que opinan otros.
        Bes@os a tod@s

        1. Jesus dice:

          He olvidado añadir:
          Esto no quiere decir que a nivel personal yo me sienta insatisfecho o acomplejado. Creo estar en la media y me encuentro relativamente satisfecho puesto que considero , como bien habéis dicho ya varios de vosotros, que es quizás de las cosas menos determinantes para ser un buen amante. La sensibilidad, la empatía y el cariño – interés es lo que puede marcar la diferencia para dejar a gustito a la amada.

  22. Lucas dice:

    Más claro agua 🙂
    La comparativa más clara es con un dedito, anda que no se hacen maravillas solo con un dedito.

Deja un comentario

Los campos obligatorios están marcados con