¡Hagan el favor de dejar mis genitales y mis orgasmos en paz!

Esto ya pasa de castaño oscuro. Llevo un tiempo siguiendo la cuestión y no logran pasar doce meses sin que los medios de comunicación se hagan eco de un estudio (muchos de pacotilla) que pontifica sobre los genitales y/o los orgasmos femeninos. Esta vez los titulares se los han llevado unos investigadores italianos (estoy conteniéndome para no calificar a estos genios). ¿Qué dicen? Pues que el punto G es un invento, que el clítoris interno no existe y que lo nuestro, ¡lo nuestro!, debería llamarse pene femenino. Por ningunear a las mujeres, ¡qué no quede! Pues bien, estoy hasta las narices de tanta intromisión en mi genitalidad. ¡Todas las mujeres deberíamos estarlo!

Me dirijo, primero, a nosotras. (A los hombres, pedirles paciencia -lean lo que sigue poniéndose en nuestra piel- y,  luego, si les parece, atiendan a mi ruego final.)

Señoras, digamos basta. Neguémonos a leer, escuchar o hacer caso de todo aquello que no venga a mejorar nuestro sexo. O suma (a favor de nuestro placer y nuestra tranquilidad) ¡o ni caso!

No nos dejemos arrastrar por científicos que, en ocasiones, solo buscan fama y pasta*, porque si no acabaremos creyendo que estamos mal, que no funcionamos, que nuestros genitales son raros (o no tan buenos como los de ellos) y que nuestros orgasmos no son como tienen que ser, porque no se ajustan a lo que nos dicen tan sabias testas (curiosamente, suelen decírnoslo hombres, ¡manda bemoles!)**

Chicas, atendamos SOLO a nuestro cuerpo, escuchémosle solo a él. Juguemos con él, mimémoslo, toquémoslo y dejémonoslo tocar en busca de placeres que nos abran a todo tipo de sensaciones y, a ser posible, nuevos descubrimientos. Sin compararnos con nada ni nadie, sin juzgarnos y viviendo y aceptando lo que es en cada momento. (Si en su momento no leíste mi artículo «Otra forma de compartirse» te animo a hacerlo.)

No importa cómo nombréis a vuestros genitales u órganos del placer o de dónde obtengáis vuestros goces, lo que importa es lo que sentís. Clítoris, punto G, cul de sac, orgasmos clitorianos, vaginales, uterinos… ¡A tomar por el saco! Es triste que caigamos en estos baremos, estas jerarquías orgásmicas, estas cuestiones tan infantiles. (Si no lo escribo, reviento: pocas cosas me sulfuran más que toparme con mujeres emperradas en demostrar a sus congéneres que ellas sienten de libro, que tienen orgasmos solo con la penetración o que lo suyo es mejor que lo de las demás = versión femenina de la mía es más larga que la tuya. Pocas, pero haberlas haylas… ¡y me las suelo encontrar! Patéticas.)

Dicho esto, recordar que si algo nos preocupa o sentimos desconexión respecto a nuestro propio cuerpo (y eso lo decidimos nosotras, ¡nadie más!), entonces sí es bueno buscar ayuda, consejo, guía, pero de alguien que nos escuche de verdad y que nos entienda.

Y, para acabar, mi ruego a los señores: preguntarnos, acompañarnos, proponernos juegos para descubrir las sutilezas de nuestro sexo, pero nunca nos digáis cómo o dónde hemos de sentir. Son nuestros genitales, nuestros orgasmos, nuestro cuerpo, nuestra vida. (Al respecto, me viene a la mente la historia de sir Gawain y lady Ragnelle: él logro romper el hechizo que la condenaba a ser horriblemente fea, gracias a que fue capaz de dejarla decidir por si misma cuándo ser hermosa. Si no conoces la leyenda, lo que acabas de leer quizás te parezca incoherente: sal de dudas buscándola en Internet.)

* Publican en revistas cientificas (lo que sea, pero publicar) para ser reconocidos y avanzar en su carrera, y si su nombre sale en los medios de comunicación masivos tienen más puntos para que los laboratorios les quieran contratar para participar en una investigación o para promocionar sus productos. Por un lado, porque si son famosos, los periodistas les escuchan y se hacen eco de la investigación/el producto, y, por otro, porque la gente los cree, porque salen en los medios. Un pez que se muerde la cola y un buen negocio.

**En esta caso, por desgracia, una mujer partícipa en el desaguisado, porque el equipo italiano está formado por un padre y su hija, Vincenzo y Giulia Puppo. Todo queda en familia.

22 respuestas a “¡Hagan el favor de dejar mis genitales y mis orgasmos en paz!”

  1. Gloria dice:

    Acabo de descubrir tu blog y, este post hace que me declare publicamente fan tuya. admirable tu sinceridad. te pienso seguir y sigue tan implacable. nosotras no podemos ser un negocio.

  2. Tina dice:

    Creo que Sylvia es agresiva para nada y que no entiendo bien el estudio de Puppo. Puppo dice casi lo mismo que Master and Johnson y Shere Hite he dicho con nuevas pruebas. No veo nada mal a que la investigacion cientifica progresa, para une mejor conocimiento de nuestro cuerpo. Muy pocos estudios y muy poco presupuesto asignado a estas investigaciones importantes para las mujeres. Y demasiados charlatanes mienten a las mujeres para fines comerciales, como esta historia punto g. Me gustaría que el estudio de Puppo es una revolucion para el derecho de todas las mujeres al placer y la salud mental.
    Espero que salgamos de este oscuro período de oscurantismo y ignorancia.

  3. Elsa Nascimento dice:

    «»The internal clitoris does not exist, the entire clitoris is an external organ,» Vincenzo said. It is composed of an externally visible glans and body, like the male penis, and of roots, which are hidden, he said.
    But to back their assertions regarding the correct terminology to use, the Puppos employ no actual subjects or data and instead use 12 diagrams, 11 of which come from their own previous publications (the 12th is from Wikipedia).» Esto es un artículo sobre este tema que merece la pena leer aquí: http://www.dailymail.co.uk/wires/reuters/article-2796098/Female-orgasm-battleground-science.html

    Si quieren llamar de penis feminino a lo clítoris igual si lo pueden llamar de clítoris masculino a lo pénis, pues machos y hembras genitales comienzan a cabo la misma manera.

    «Al igual que las gónadas internos, los testículos y los ovarios, desarrollarse a partir de la misma estructura fetal, los órganos reproductivos externos también se desarrollan a partir del mismo conjunto de tejidos. Hasta aproximadamente 2-2,5 meses después de la concepción (o fecundación), los machos y las hembras tienen el mismo aspecto, incluso en el exterior!»
    Ver más aquí: http://education-portal.com/academy/lesson/external-genital-development-in-males-and-females.html#lesson

  4. Àngels dice:

    Completamente de acuerdo Sylvia. Y me encanta que Puppo haya intervenido: porque se retrata a si mismo al demostrar que no aporta nada nuevo (se remite a los primeros estudios de hace ¡50 años!) y porque, como dice el dicho, «quien se pica, ajos come».
    Salvando las distancias, esto me recuerda un sesudo estudio sobre insomnio que leí hace años en el que el investigador apuntaba varias «soluciones» para conseguir el sueño. Una de ellas era realizar el coito, ya que el orgasmo «favorece la relajación y el sueño». Sin embargo, apuntaba, «en algunas mujeres podía provocar una respuesta contraria y desvelar a la paciente» (cito los entrecomillados de memoria).
    Inmediatamente pensé en la mujer del reputado doctor comprobando cómo éste se quedaba dormido después del coito mientras que ella seguía despierta porque se había «quedado a medias».
    En fin, y respecto a los autores del estudio, creo que no es una cuestión de género cómo se aborda el tema (he conocido a algunas ginecólogas realmente desconocedoras del cuerpo femenino y sus múltiples respuestas), sino de investigación, investigación y más investigación rigurosa partiendo de una actitud abierta ante la experiencia (que no tiene porque ser propia, pero sí amplia en cuanto a número de sujetos) y no de una hipótesis que se intenta convertir en tesis pese a la multitud de pruebas empíricas en contra.

  5. Hugo dice:

    Así que el clítoris es el pene femenino. Pues no sabía yo que el clítoris puede eyacular o que servía para vaciar la vejiga de las mujeres. Porque supongo que los señores que llevaron a cabo el estudio tienen claro cómo funciona el pene y para qué sirve. Tonterían a parte, me parece aberrante y preocupante que alguien pretenda reducir todo el sistema reproductivo y sexual de la mujer a una mera imitación de la masculina. Por cierto, ¿dicen algo a cerca del punto P o eso no lo han investigado?

  6. andrés dice:

    Querida Silvia( y damas lectoras) no deben darle a estas tonteras mas entidad que la que tiene, ningún hombre jamás va a entender ciertos sentimientos y sentires del cuerpo femenino, por el sencillo echo de que es femenino, es asi de simple. Por otra parte estos pseudo genios vienen tambien a complicarnos a los hombres comunes, una vez que habia localizado el punto G me dicen que no existe? por mas cientifico que sea ya me cae mal jajajajaja y por último y sepan que todas esas «nuevas genialidades», erroneas por cierto, lo que me causan es gracia. Sigo creyendo que mas allá de los nombres que quieran inventar el placer está en saber que es AHI donde a ella o a el le gusta que le toquen, de todas maneras lo mas lindo es descubrirlo y compartirlo. Me juego la cabeza que estos cientificos han metido sus narices mas entre las hojas de un diario que entre las piernas de una mujer, hablan como podría hablar yo de inteligencia artificial o de la NASA, desconociendo y sin haber volado a Marte o amarte jajajajaja como prefieras…besos

  7. Vincenzo Puppo dice:

    «Todo queda en familia» : Sylvia de Béjar: shame! «Todo» in Clinical Anatomy, an international journal! Please STOP with hypothesis and personal opinions!! For women sexual health: Vaginal orgasm and G-spot do not exist. As male orgasm, “female orgasm” is the correct term! Orgasm is the subjective perception of a peak of pleasure to sexual stimuli. Physiologically all female orgasms follow the same reflex response patterns, no matter what the source of sexual stimulation. An orgasm that comes from rubbing the clitoris cannot be distinguished physiologically from one that comes from intercourse or breast stimulation alone. The primary focus for sensual response in the human female is the clitoris. The labia minora were determined to be almost as perceptive to superficial tactile sensation as the clitoral glans. The labia minora are as important almost as the clitoris as a source of erotic arousal. The “vaginal” orgasm that some women report is always caused by the surrounding erectile organs. The majority of women worldwide do not have orgasms during intercourse: sexual medicine experts, sexologists, sex therapists and psychologists must use the (scientific) term female orgasm, so women worldwide will not feel inferior or abnormal for not reaching a vaginal/G-spot orgasm or vaginally activated orgasm, and for the women who report “vaginal” orgasms (they use the term because in the mass-media, and in sexual education, the sexologists use it), the use of “female orgasm” makes no difference. In all women, orgasm is always possible if the female erectile organs are effectively stimulated during masturbation, cunnilingus, partner masturbation, or during vaginal/anal intercourse if the clitoris is simply stimulated with a finger…Masters and Johnson reported in 1966 on the importance of development by partners of specific coital techniques to facilitate clitoral stimulation and that the female superior coital position allows direct stimulation of the clitoris to be achieved easily with the fingers, also and especially during the “first time… see in clinical anatomy 2103 with 21 figures and 1 video and clinical anatomy 2014 with 12 figures and 1 video.

    1. sylvia dice:

      So… Have you discovered anyhting new? Have you brought new light to women’s sexuality?
      I believe I have a right to express my opinion about something that affects women: the way are genitals are talked about. And I am sorry to tell you, my opinion about your paper is shared by people whom I do admire and are very important in the sexual field. By the way, I believe they have been less kind then me when commenting on your work.
      One last thing: that idea of a female penis is one of the best jokes I have heard in years!

      En español sería algo así como (que conste que mi inglés tampoco es para tirar cohetes):
      «Veamos… ¿Ha descubierto usted algo nuevo? ¿Ha arrojado nueva luz sobre la sexualidad femenina? / Creo tener derecho a expresar mi opinión sobre algo que afecta a las mujeres: la forma en que se habla de nuestros genitales. Y siento decirle que mi opinión sobre su trabajo es compartida por personas a las que sí admiro y son importantes en el campo de la sexualidad. Por cierto, creo que han sido menos amables que yo al comentar su trabajo./ Una última cuestión: ¡la idea del pene femenino es una de los mejores chistes que he oído en los últimos tiempos!

      1. Luis dice:

        Sin ánimo de ofender a nadie, pienso que ninguno de los dos tenéis razón. El uno pretende centrar la obtención del orgasmo femenino en el clítoris, llamándolo para más INRI «pene femenino» y tú, Sylvia, si no te entiendo mal, quieres que ese centro de obtención de placer lo determine por sí misma cada mujer según lo sienta.

        Pues bien, físicamente hablando, todo es posible, también se han dado casos de orgasmos femeninos por estimulación de los pezones ¿y qué decir del coito anal?

        Mi teoría es que el factor más poderoso es el cerebro y que este es el origen de todos los orgasmos, tanto masculinos como femeninos. Y no lo afirmo porque sí, o por ser algo obvio, lo mantengo por mi propia experiencia ya que a causa de mi enfermedad, mi cuerpo desde aproximadamente el pecho hasta los pies no siente nada, ni siquiera el glande, normalmente tan sensible, es capaz de detectar un roce, sin embargo, a base de concentración, imaginación y de la ayuda de mi pareja, consigo orgasmos tan fuertes o más que antes, incluso sin una erección medianamente normal.

        ¿Entonces a qué viene tanta discusión? Realmente hemos interiorizado que determinadas partes de nuestro cuerpo son las que deben darnos el máximo placer, y de hecho esto se basa en el mayor o menor número de terminaciones nerviosas. Como el órgano más sensible del hombre se encuentra a la vista, es muy fácil asignarle la función de ser el centro del placer. En la mujer se encuentra semioculto y entonces es fácil otorgar a voleo a cualquier zona adyacente (clítoris, vagina, punto G, ano, etc) esa función.

        No sé si realmente la he liado más.

      2. Luis dice:

        Quizá sea bueno traducir también lo que escribe Vincenzo Puppo, aunque mi inglés es también bastante básico, esto es lo que me ha parecido entender:

        «Todo queda en familia»: Sylvia de Béjar:

        ¡Qué vergüenza! «Todo» en Anatomía Clínica, una revista internacional! Por favor, dejaros de hipótesis y opiniones personales !! Para la salud sexual de las mujeres: No existe orgasmo vaginal ni punto G. Al igual que el orgasmo masculino, «orgasmo femenino» es el término correcto! El orgasmo es la percepción subjetiva de un pico de placer a los estímulos sexuales. Fisiológicamente todos los orgasmos femeninos siguen los mismos patrones de respuesta de reflejo, no importa cuál sea la fuente de la estimulación sexual. Un orgasmo que viene de frotar el clítoris no puede distinguirse fisiológicamente de uno que viene de la relación sexual o la estimulación del pecho solo. El enfoque principal para la respuesta sensual en la hembra humana es el clítoris. Los labios menores son casi tan perceptivos a la sensación táctil superficial como el glande del clítoris. Los labios menores son tan importantes como el clítoris casi como una fuente de excitación erótica como el cítoris. El orgasmo «vaginal» que algunos reportan algunas mujeres, siempre es causado por los órganos eréctiles que la rodean. La mayoría de las mujeres en todo el mundo no tienen orgasmos durante el coito: expertos en medicina sexual, sexólogos, psicólogos y terapeutas sexuales debe usar (científicamente) el término orgasmo femenino, por lo que las mujeres de todo el mundo no van a sentirse inferiores o anormales por no llegar a un orgasmo vaginal del punto G o un orgasmo activado vaginalmente, y para las mujeres que reportan los orgasmos «vaginales» (utilizan el término debido a que en los medios de comunicación, y en la educación sexual, los sexólogos lo utilizan), el uso de «orgasmo femenino» no hace ninguna diferencia. En todas las mujeres, el orgasmo es siempre posible si los órganos eréctiles femeninos son estimulados de manera efectiva durante la masturbación, el cunnilingus, la masturbación por la pareja, o durante el coito vaginal / anal si el clítoris es simplemente estimulado con un dedo … Masters y Johnson informaron en 1966 sobre la importancia del desarrollo en los protagonistas de las técnicas coitales específicas para facilitar la estimulación del clítoris y que la posición coital de la mujer arriba permite la estimulación directa del clítoris por alcanzarlo fácilmente con los dedos, también y sobre todo durante la «primera vez …» ver en anatomía clínica 2103 con 21 figuras y 1 vídeo y anatomía clínica 2014 con 12 figuras y 1 video.

        1. sylvia dice:

          Gracias por tomarte la molestia. Así se entenderá mi pregunta sobre qué aporta. Es más, me has hecho caer en la cuenta de que tal vez alguien quiera leer dicho trabajo. En este enlace se puede leer el principio y decidir si , pagando, se quiere leer más, y, de paso, ¡ver las ilustraciones del pene femenino!

    2. Noemí Márquez Pérez dice:

      Then… Maybe we need to change the name of all the parts of our bodies:
      Male arm, female leg, male anus, female head, male foot, female nail… Why not a male clitoris, probably lots of women will be in agreement, your daughter obviously not.
      And finally, you should read Sylvia’s work, you’ll learn something about women and sexuality.

  8. Natalia dice:

    Hola Sylvia,
    Estoy completamente de acuerdo contigo. Yo también leí el «estudio» que mencionas (porque no sé yo si a eso se le puede llamar estudio), bueno, de hecho, me lo leyó mi pareja y yo me iba cabreando por momentos. Y ya, cuando efectivamente, dicen que deberíamos llamar al clítoris «pene femenino» ahí ya empecé a lanzar improperios a todos lados… La verdad es que me tienen harta. ¿Por qué no llamamos «clítoris masculino» a lo suyo entonces?! ¿A que a nadie se le ocurre semejante estupidez? Pues lo mismo…
    Yo no sé quién se creen que son o en qué narices piensan todos estos científicos (hombres) que hablan sobre cómo son (o deberían ser!) nuestros orgasmos, de cómo es la sexualidad femenina… es alucinante cómo se montan sus películas, cuando hay cosas que son tan sencillas como preguntar directamente a las mujeres! A mí como mujer no se me ocurriría hacer un estudio sobre «sexualidad masculina» omitiendo las opiniones, creencias y experiencias de los hombres… Y a veces leo este tipo de artículos y pienso «y estos, ¿cómo narices han llegado a esa conclusión?, porque si las mujeres «son» así, a lo mejor es que yo no soy una mujer, porque yo no soy así, o a mí no me pasa eso…»
    A todos estos, les pediría por lo menos un poco más de respeto. Y que se lean algún libro y algún estudio anterior, porque hay cosas que ya están demostradas de sobra, y no sé muy bien a qué viene que cada dos por tres salgan artículos de este tipo, que no sé a quién benefician, pero está claro que a nosotras no.

  9. Ignasi Tebé dice:

    Para descubrir todo el potencial de los genitales femeninos, hay que partir de 0, ser como un niño y pedirle permiso a tu pareja para investigar, curiosear, chafardear, jugar, investigar,… con delicadeza y respeto estos rincones maravillosos que contiene la mujer… un buen día descubrirás que sólo poniendo el dedo corazón sobre su ano, con mucho amor, intención y energía… despertarás en ella un tipo de orgasmo «sin nombre». Más parecido al éxtasis que un orgasmo normal… Yo le llamo: «te amo mi niña». Besos a tod@s

  10. Iván dice:

    Hola Sylvia, estoy de acuerdo con lo deplorable que es querermasculinizar la genitalidad femenina como si no fuera lo suficientemente particular para recibir su propio nombre, y también en la decisión de cada una en investigar, explorar y sentir por sí misma las zonas y las formas que más placer le produzcan, lo que sí tendríamos que ser los que atendemos mujeres y parejas, es precavidos, y desmitificar, justamente, a algunas zonas y formas, como fuentes de placeres increíbles, que no pueden dejar de explorar, cuando (como sucede con el punto G), pueden ser causa de frustraciones en la mujer y su pareja, al creer que viven una sexualidad mas limitada que las afortunadas que tienen punto g, p y h en el hombre, y hasta leí un punto V (en el fondo vaginal posterior). Saludos y hasta pronto. Iván

  11. Domnina VS dice:

    ¡Muy bien dicho y totalmente de acuerdo y dándo todo mi apoyo a la causa!
    La verdad que los científicos son los primeros en experimentar bien poco el sexo… ¿Qué? A un laboratorio hay que dedicarle horas y igual que al cuerpo mismo… y hoy en día o estás por todo o mejor no digas nada 😉

    Mirad la serie de ‘Masters of sex’… estoy enganchadísima… y precisamente habla del estudio del orgasmo femeníno.., como el estudio de un científico necesita la ayuda de una mujer abierta de mente para lograr datos exactos… y esos datos como son? Pues de todos los colores… evidentemente, porqué el sexo es un reflejo de todo cuánto nos influye a nuestro alrededor… Lo mejor de todo, cuando critican las teorías de Freud cuándo separaba un orgasmo maduro de otro inmaduro… A ver señor@s… aquí lo que importa en este mundo es que se hable más de sexo… que se asuma que a las mujeres nos gusta el sexo y no hay nada más bello que verla regozijarse en el placer… ¡Ah! Y que da igual de que modo, en qué momento… y qué talla o pie calcemos… ¡Somos mujeres, todas tenemos clítoris y queremos orgasmos! Empiecen, no a analizarnos, sinó a acceptar qué es una mujer… y paren ya de echarnos tierra encima y a maquillar las realidades con tal de manipularnos ¡porqué sin nosotr@s no hay vida!

  12. Malicieux dice:

    Es cierto. Lo importante es aprender a escuchar el cuerpo y disfrutar de él. Ya vale de intentar ponerle y quitarle nombres a todo y de poner nuevas metas a las mujeres, como si nuestra sexualidad fuera asunto de toda la comunidad científica.

  13. Dora dice:

    Por fin alguien alza la voz y se rebela contra esta carrera de fondo que parecen nuestros genitales. Ya está bien, ni que fueran propiedad de todo el mundo.

    1. Ojo vertical dice:

      Y … Sorpresaaaaa!!! Lo hizo Sylvia!!! Gracias amiga or enseñarme tanto. Por compartir tanto

  14. Noemí Márquez Pérez dice:

    Leí ayer el artículo que hace referencia a la investigación de los Puppo, este padre e hija italianos, de hecho, aquí lo enlazo por si alguien quiere leerlo:
    http://smoda.elpais.com/articulos/todo-lo-que-sabias-sobre-el-orgasmo-femenino-se-tambalea/5452

    Me quedé estupefacta, me pareció estar retrocediendo al pasado, a un pasado en el cual yo aún no había nacido y me hizo pensar, en los descubrimientos de Master&Johnson, que en su momento fueron una revolución y que al lado de estudios como el de los Puppo siguen siéndolo. Me niego a que volvamos a dar pasos atrás, para atrás ni para coger impulso! porque además creo que esto conllevaría un retraso en muchas otras cosas que a las mujeres les ha costado mucho conseguir, qué es lo próximo, un estudio donde diga que las mujeres no tienen derecho a votar, no tienen derecho a tener una vida laboral??
    Por favor!
    Solo espero y deseo con todas mis fuerzas que el estudio de los Puppo se quede ahí y se apolille dentro de una gabeta, lo que más increíble me parece es que sea una mujer la que firma ese estudio, de verdad esta mujer no ha sentido un orgasmo en su vida que le haya recorrido todo el cuerpo?
    En fin, sigamos luchando, Sylvia, sigue haciendo tu maravilloso trabajo que tanto ayuda a muchas de nosotras y sigamos disfrutando de nuestra sexualidad, que para eso es nuestra y nos merecemos todos los orgasmos que podamos sentir!
    Un abrazo,
    noemí

  15. Paulina Cespe dice:

    Estoy completamente de acuerdo con tus descargos…soy una mujer chilena de 39 años….y a diario veo como bombardean con ideas tan estúpidas por decirlo suave sobre nuestra sexualidad y genitalidad femenina…las «investigaciones» y «estudios» tienen tan poco respaldo científico en muchas ocasiones y solo por el hecho de aparecen en la prensa cibernética o común ya las personas las validan como ciertas sin cuestionar absolutamente nada….mi experiencia personal es clara yo veo como y donde siento mas placer, como quiero que me toquen y que es lo que realmente me satisface a la hora del sexo, desde muy chica he escuchado mi cuerpo lo he recorrido y se lo que me gusta y lo que no, manejo mi placer es mi derecho…es tan personal e individual la sexualidad de cada uno, todos somos seres distintos cada uno vibrara con lo que le satisfaga….cada persona es un universo individual que es rico compartir..

    Pau

Deja un comentario

Los campos obligatorios están marcados con