El Confesionario (LXI)

1. Tengo 21 años, soltero, heterosexual, aunque permito felaciones masculinas durante los tríos.

2. Me atraen las mujeres maduras. Ligo con ellas por internet. Todas tienen entre 35 y 65 (que yo sepa). No lo llamaría fetiche, sino preferencia.

3. Mi primera relación con una fue a los 19. Ella tenía 37. Su marido e hijo estaban de viaje ese fin de semana. Vivía fuera de la ciudad, pero fui sin dudarlo. Me recogió en la estación, fuimos a por comida, y a su casa. Luego, la conversación, las miradas, el tacto…

4. Fue amor a primera vista: supe que lo mío eran las mujeres maduras.

5. No diría que lo mío con ellas se reduzca al tema sexual, pero los complementos que aportan las mujeres con experiencia lo hace fabuloso. Desde que follo con lobas, disfruto mucho más. Me gusta su clase, sus miradas, el hecho de estar haciendo algo tabú. Supongo es lo mismo que siente el de 60 al ligar con una de 18 e igual lo vivirán mis amantes.

6. La mejor ha sido una mujer de 48, aún intento quedar con ella. Ex bailarina de ballet, me gustaron demasiado sus posiciones, sus miradas, su flexibilidad, el que se balanceara mientras me cabalgaba y me mirara a los ojos. El contacto visual es demasiado importante y cuando una mujer madura te mira así… Es una pena que solo hayamos follado en sofás y me haya hecho una felación en un lugar público, en su coche, que para ser una mujer adulta y de familia católica es todo una gesta. Siempre he dicho que el machismo nos ha robado el buen sexo.

7. He usado todas las redes sociales y he recibido toda clase de respuestas, propuestas. Uso Internet porque filtro rápido. En los bares se suele perder y ganar en minutos, porque hay gente que solo va a divertirse, no todos buscamos follar… Pero si te desnudas en internet, aunque seas tú quien busque, eres “comprado” y no vendido.

8. Mi frase es: “A todos nos gusta el sexo”. Es mi manera de pensar: follar nos gusta a todos y lo buscamos, es cuestión de preguntar a la gente adecuada y hacer una oferta atractiva.

9. ¿En qué me fijo? ¿Tiene fotos con familia? ¿Le gusta el sexo y no tiene miedo a mostrarlo? Amigos en común, a quien sigue, a quien comenta, qué ha leído, sobre todo por saber con quién intento liarme y si tengo opciones o demasiada competencia. Todo esto lo hago con instinto. Estudio económicas, es inevitable. A partir de allí barajo opciones, proximidad…

10. ¡Una vez vino una señora expresamente de Suiza! 49 años, separada, la conocí en una página que empareja a las personas por afinidad. Ella tenía una muy alta conmigo. Visité su página, le dije que me gustaban sus fotografías y que si pasaba alguna vez por mi ciudad, Madrid, que no dudara en saludarme. Ella vio mis fotos, le gusté y dijo que no dudaría en liarse con un tipo como yo.  Luego decidió que le vendría bien un tiempo fuera de Zurich, sin sus hijos, y se vino cuatro días, a conocerme, con la promesa de que si no nos gustábamos siempre podríamos ser amigos.

11. Hablamos bastante, antes de conocernos en persona, y luego, algo haríamos entre polvo y polvo, jajaja. Llegado el día, me quedé sin móvil justo antes de ir al lobby del hotel donde nos íbamos a encontrar. Ella había decidido no bajar por miedo a ser vista con un chico tan joven. Pero, como yo no lo sabía, tuve que volver a casa, para cargar el móvil y hablar con ella. Me pidió que subiera a su habitación diciendo mi nombre, porque lo había reservado para ambos. El resto de días, me sentí muy Julia Roberts. Buenas vistas, desayunos grandes y mucho sexo. No sé quién disfrutó más y de quién fue la fantasía.

12. Intento ir fuerte: una foto desnudo sin mostrarlo todo. No tengo el cuerpo perfecto, pero es el primer filtro, es la mejor manera. Intuyen tus intenciones y quien no quiere jugar te ignora. Luego ven mis gustos, el respeto, mis respuestas y forma de hablar. Esto ayuda mucho a superar la barrera de la edad, que para muchas es una sorpresa. Llegado el momento, lo de “soy un poco mayor, podría ser tu madre”, lo respondo con un “tengo edad para ser tu amante… si tengo suerte”.

13. Lo demás es muy normal: bar o cena, su casa u hotel, y, al ser algo que hemos “planeado” durante muchos días, casi siempre terminamos follando. Las mujeres maduras creen saber y haberlo vivido todo, por lo que reaccionan de manera estupenda a las ideas locas que tengas. Considero que escribo bien y soy bueno narrando las posibles situaciones, así tienen más ganas de ver lo que puedo (o intento) hacer.

14. En dos años he conocido a 28 mujeres… una de 60 y tantos. He hecho dos tríos con sus maridos y uno con dos amigas divorciadas. No es un gran número, soy muy de repetir, porque la novedad apasiona, pero muchas veces la complicidad hace que el sexo gane con los días. Busco sexo, sí, pero me gusta demasiado follar como para no repetir. Muchas veces ha sido más que un polvo, supongo que veo a la gente como personas, no solo carne.

15. He mantenido relaciones abiertas, novia formal nunca.

16. Puede que haya salvado muchos matrimonios sin quererlo… Si me lee algún marido o pareja.. les recomendaría que dejen la televisión, el ordenador, el móvil y follarán más y mejor.

Si el tema de este confesionario te ha interesado, quizás te apetezca leer  el post “Mujer madura busca hombre joven”.

Si te ha gustado leer esta historia real, ¿por qué no te animas a contarnos anónimamente la tuya? Quienes ya han compartido su confe explican que les resultó una experiencia muy enriquecedora y, en ocasiones, hasta excitante. Mi propósito es que creemos, entre todos, un archivo de historias REALES. Necesitamos un archivo así; algo que nos ayude a normalizar la sexualidad, a derrumbar falsas creencias, a descubrir y aprender… Si te animas, escribe a detodosaprendemos@gmail.com aquello que quieras compartir.

Si necesitas más información sobre cómo funciona esta sección, entra en “¿Quieres compartir tu historia sexual?”. También puedes plantearme tus dudas en el email de la sección.

En la pestaña El Confesionario, encontrarás las entregas anteriores.

Entra en estos enlaces para informarte sobre mi trabajo como coach sexual y mis cursos de sexualidad y talleres.

 

14 respuestas a “El Confesionario (LXI)”

  1. gisella dice:

    Ami me encanta leer desde la historias hasta los comentarios, y me doy cuenta que no he disfrutado mi sexualidad a mis 25.

  2. Mirian dice:

    Como he dicho en otros apartados del blog de Sylvia, soy una chica lesbi, de Madrid, pero residiendo en Alemania. Soy sexualmente muy activa, desde que tuve mi primera vez, a los 17 años, con una profesora de 37. Me parecio tan maravillosa la tarde que pase en su casa, que podria decir que no he parado desde entonces. Hoy tengo 35 años.
    He tenido , y tengo, relaciones con chicas de todas las edades, razas y situacion, solteras o casadas, pero siempre recordare algo que lleva camino de ser el mejor polvo de mi vida. Y fue con una señora de 62 años, del norte de España. Tenia una gran belleza y elegancia, vivia en una especie de palacete decorado con un gusto exquisito y sabia vestir como nadie. Ademas, en la cama lo sabia todo. Sabia en que punto exacto habia que tocar, en que momento y con que presion. Niguna mujer, a lo largo y ancho del mundo, ha sabido hacerme, como ella me hizo, algo que me chifla y para lo que se requiere que tu pareja sexual tenga una sensibilidad especial. Se trata de mantenerte en ese punto exacto del preorgasmo, el mayor tiempo posible. Sin pasarse y que te llegue la oleada y sin dejarte decaer y que se te corte el rollo.
    El fin de semana que pase con ella, fue todo un master de sexo lesbico, del que hoy se aprovechan mis parejas sexuales, tanto como yo.
    Con mujeres de cincuenta y tantos, tambien he estado varias veces. Por cierto, una de ellas era tambien suiza y casualmente de Zurich.

  3. Adelita dice:

    ¿Permites felaciones masculinas durante los tríos y crees que eres heterosexual? Creo que andas algo despistado o bien piensas que aquí nos chupamos el dedo además de otras cosas…

    1. Paseante dice:

      No seamos binarios. Se puede hacer sexo con uno de tu mismo sexo y, no obstante, seguir deseando a los del sexo contrario. ¿Eso es ser bisexual o hetero? Bueno, yo diría bisexual tal vez pero sin mucha convicción. Sobre todo entre hombres, a quienes el sexo nos ciega.

  4. Paseante dice:

    Eres un hombre sabio. Tan joven y ya te has dado cuenta de la “high quality” sexual de las mujeres maduras (las que gustan del sexo, no las otras), en relación a las jóvenes (salvo aquellas a las que les encanta el sexo, no las otras).

  5. Lola Ce dice:

    Hola, desde hace dos años recopilo en un blog, minovioesmasjoven.com, historias como esta. También hablo de películas, de libros y de parejas famosas de todos los tiempos, siempre con un nexo en común: que ella sea mayor que él. Yo me creo a este hombre; ¿por qué no?

  6. Sol dice:

    Yo tengo 30 años, pero al igual que él me gustan siempre más grandes, creo que es el prejuicio de que el hombre más grande sabe lo que a una mujer le gusta. Aunque debo confesar que solo 2 veces estuve con chicos menores que yo, uno fue un ex alumno de secundaria de adultos.

  7. nina dice:

    Olé por ti y tu “preferencia”, tú sí que sabes apreciar lo que vale realmente la pena.
    Si todos los chicos de tu edad ¡y los mayorcitos! fueran tan inteligentes com tú, igual habría menos niñas anorexicas, mujeres acomplejadas por su cuerpo…
    Me dan ganas de pedirte el móvil.

  8. txabi dice:

    Esta historia no es real es una paja mental como muchas otras q hay en Internet. Sólo hay q darse una vuelta por pgs de encuentros sexuales para ver cuanta gente se dedica a escribir sus fantasías desde el sofá, frente al ordenador. Un saludo

    1. gloria dice:

      ¡Qué mala es la envidia!

  9. Miguel dice:

    Este tema es bastante interesante, ya que a la mayoría de los hombres a cierta edad, digamos.entre los 18 y los 25, lo cual no es necesariamente en esos años, nos dá por fantasear con mujeres mayores o que tambien llaman maduras. Esto se debe a que suponemos que son ya experimentadas sexualmente y eso nos estimula la imaginacion. Aqui en mi mi país decimos que todos los hombred hemos tenido o hemos deseado tener una relación con una “doña otoño”.

  10. Lua dice:

    Guau…no me atraen los hombres tan jóvenes pero está claro que sabes d que hablas y lo que te gusta. Tienes estilo y creo ofreces algo mas que morbo y carne. Como soy de las de “podría ser tu madre” sólo te diré que me ha encantado tanto lo que escribes como lo que describes. Así que te animo a seguir corriendo con lobas y a seguir arrancandoles aullidos.

  11. Isabel dice:

    Hace poco he conocido a un chico más joven que yo (tengo 38 y él 28). Al principio la diferencia de edad me supuso un impedimento mental, pero él insistió e insistió. Y los mensajes han ido subiendo de tono. No hemos quedado aún, pero quedaremos. Igual que el chico que cuenta su experiencia, hace años que sólo sale con mujeres mayores que él, y también tiene ese punto insolente, descarado y despreocupado, que da la juventud que, almenos en mí caso, hace que me plantee quedar con él (y follar, claro).

    1. Paula dice:

      Te cuento mi experiencia, al inicio salimos muchas veces y me tenía loca… un día me invita a su casa… sale el tema edad… resulta que el 25 y yo 34… Me quería morir… no sabía si irme o quedarme a disfrutar una noche, opte por la segunda y después se veria… nunca más nos separamos , hace 4 años estamos juntos y en pareja… con probar no se pierde nada.

Responder a txabi Cancelar respuesta

Los campos obligatorios están marcados con