Cuando la cama sólo sirve para dormir… toca revisión

“El hombre es un animal de costumbres. Eso dicen… pero en lo referente al sexo, ¡nada peor! Para que nuestro deseo siga vivo necesitamos mucho de novedad, misterio e imposibilidad y, claro, cuando una pareja comparte las sombras de la vida cotidiana -léase, pelos en la ducha, la basura que sacar, una gastroenteritis-, no resulta fácil. Así, pues, un año, a lo sumo dos, es el tiempo que solemos tardar en pasar de la pasión sexual a la rutina, al más de lo mismo, al hoy no tengo ganas o algo peor”.

“Es lógico vivir etapas de menos apetencia (estrés, posparto, bache emocional…), pero no que la norma sea cama igual a dormir y conformarnos, ¿a la espera de un milagro?, mientras que soñamos con el príncipe azul (nosotras) o directamente pasamos a la aventura extradoméstica (los dos). La pasión en parejas de largo recorrido no es un regalo: hay que ganársela”*… y si deseamos retomar el vuelo, hemos de dedicarle un tiempo a analizar cómo son y cómo podemos sazonar nuestras relaciones sexuales.

Formas de afrontar la situación hay muchas, pero para sintetizar, aquí va una propuesta. Pregúntate…

–    qué te gusta y qué no,
–    qué falta, y
–    qué podríais mejorar.

Aunque leas esto de corrido, ¡no es una nimiedad! Hablamos mucho y muy frívolamente de sexo, lo que nos perjudica, porque acabamos por no tomárnoslo con la consideración que se merece. Sólo se puede mejorar de verdad desde un planteamiento realista y para ello nada como empezar con una buena reflexión. Piensa en cada apartado propuesto durante un rato y, si te ayuda, saca lápiz y papel y no te cortes: elabora tu lista de deseos hasta agotar tus ideas, ¡siempre habrá tiempo para las rebajas!

Para ayudarte, aquí tienes ejemplos de cuestiones a tener en cuenta y unas pocas especias para renovar el menú. Primero aborda los temas clave: tus practicas sexuales preferidas; dónde y cómo quieres ser estimulada/o; si necesitas más besos y caricias; más o menos saliva; tus posturas coitales favoritas;  ¿más sexo oral?;  sólo manos, sexo anal…

Repasados estos temas, puedes abordar otros (¡todos los que quieras!) a fin de aumentar tu líbido: qué tal variar de escenario (de pie en la ducha, en la terraza de noche, cita en un probador o en una cabina de sex-shop); cambiar el horario (si ponéis el despertador un poco antes ¿mejoraría vuestro día? ¿Y si os saltáis la comida?); adoptar otras actitudes (más romanticismo, comentarios lascivos, juegos de dominio-sumisión) y/o afrontar nuevos retos (encontrar zonas erógenas como el cul-de-sac femenino o el P masculino, cambiar de papeles, disfrazarse, filmarse).

No hay espacio para más, pero espero que estas pinceladas sirvan para captar la idea: se trata de desmenuzar tu vida sexual (el antes, durante y después) para encontrar todo aquello que pueda mejorar y actuar en consecuencia. No tires la toalla: no sólo es posible remontar, el deseo puede ir a más si juegas bien tus cartas.

La guinda:
Si siempre hacéis lo mismo es probable que estés más que aburrida/o, incluso desilusionada/o, de tus relaciones sexuales. Pero no te precipites y, por extensión, empieces a cuestionar tus sentimientos hacia él/ella o vuestro futuro en común: “Si le quisiera, ¿no debería desearle?” El tedio sexual no implica que el amor haya muerto. Intenta reavivar el fuego carnal y luego te planteas tu crisis, ¡si es que te acuerdas! La alarma sólo debe saltar cuando pasan los meses y nada de nada. Entonces, mejor tomar cartas en el asunto.

* Los dos primeros párrafos pertenecen casi enteramente a “Deseo”, lo que sigue no… Lo comento por si a alguien le suena.

43 respuestas a “Cuando la cama sólo sirve para dormir… toca revisión”

  1. isabok dice:

    la mayoria de las veces, la solucion unica es cambiar de marido..no hay más..
    feliz navidad

  2. Jesus dice:

    Suscribo a Sylvia. BRAVÍSIMA FATI.

  3. Fati dice:

    A veces el sexo se hace monótono porque encontramos la manera más fácil y cómoda de obtener placer. Pongamos de ejemplo que te acostumbras a llevar la misma dinámica en tus relaciones sexuales: masturbación mutua, clímax y a dormir. Como vemos que nos funciona muchas veces, seguimos la misma rutina. A veces puede costar encontrar y fomentar más cosas en la relación por muchas causas (prisas, estrés, etc).

    Una vez que te has acomodado va pasando el tiempo y sigues haciendo lo mismo una y otra vez (las personas a veces podemos ser muy vagas, hasta para el sexo). Hasta que esa rutina hace que pierdas quizás esa chispa, esas ganas del principio, esa actitud de ser sorprendido, recompensado… y pasa al: venga un polvete rápido que me tengo que ir, que estoy cansado/a… a veces propones cosas nuevas o quieres proponerlas y te mueres de la vergüenza por el “qué dirá?”, etc.

    Creo que esto no es cosa de un día, es algo que se va comiendo poco a poco la pareja porque “nos hemos acomodado”. Y el problema es que cuánto cuesta expresarnos!!!! yo creo que esa es la clave, que no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Si durante mucho tiempo te has hecho a no expresarte y hacer las cosas como una máquina, llega un día en que quieres hacerlo y te faltan las palabras, no sabes por dónde empezar….

    Personalmente, llevo 7 años de relación (tengo 24 años), y es ahora, cuando estamos empezando a comunicarnos. He tirado yo del carro, en este caso, igual que muchos de vosotros, tras leer a Sylvia (cuánto te lo agradezco), pero no me siento responsable de nada, pues por alguien tiene que empezar y ahora parece que a mi pareja también le corroe algo por dentro y va proponiendo cosas también.

    Con esto quiero decir que no nos acomodemos a algo que nos es fácil conseguir mediante determinadas actitudes, sino que sigamos buscando, en definitiva conociéndonos con nuestras parejas (me parece excelente manera de conocer a una persona), de enriquecerse juntos, de aprender juntos y no desistir en el intento. A mi me sirve y espero que a vosotros también.

    1. sylvia dice:

      🙂
      Una lección… ¡y tiene 24!
      Te hago la ola, ¿a qué mola?

    2. Lucas dice:

      Biennnnnnnnnnn por tí y para tí 😉

      Nota: por mucho, muchísimo que le guste la tortilla de patatas a uno y por muy bien que la haga dudo que nadie sin un serio problema se plantee comer únicamente eso todas las comidas del día todos los días del año

  4. Isabel dice:

    Bueno, según mi experiencia personal, nuestro problema ha sido de “idiomas”, es decir, que mi pareja no entendía qué me sucedía a mi, ni yo era capaz de entender su (al menos en su momento lo entendía así) obsesión con el sexo. Era como Al dice, todo matemático, tal día, a tal hora, empezamos así, y acabamos de esta manera. De esta forma es normal que tampoco le apetezca, aunque con esto no estoy diciendo que seas el responsable, en una pareja los dos tienen la misma responsabilidad. En este tema tuvimos que ir a un especialista para que ambos conociésemos (traductor) lo que le sucedía al otro. Pueden ser mil cosas, no se puede decir es tal o cual.

    El libro de Sylvia lo pone todo muy claro, es más, como ya le comenté es exactamente lo que me sucedía antes, lo que hicimos durante (con ayuda) y el resultado de después. Es cierto que ahora me veo y reconozco que no me daba derecho a disfrutar y veía las cosas de otra manera. Ahora soy el lado opuesto, hay que atarme…. jjajajajaajaj

    Os aconsejo que si después de muchos y diferentes intentos, y mucho pero que mucho dialogo. Busquéis un especialista, tampoco es necesario interminables sesiones, quizá con unas pocas es suficiente. Al final del libro tenéis bastantes referencias.

  5. Al dice:

    Que mal repartido está el mundo.
    Parece que medio mundo esté (o estemos) con la otra mitad del mundo con la que no somos compatibles (o por lo menos en algunos aspectos).
    Leo los comentarios aquí vertidos y me siento perfectamente identificado (como por ejemplo con Ana y Alejandra), por que tenemos tan mala suerte?? o es que nos lo hemos ganado a pulso el dejar que nuestra pareja se distancie de nosotros sexualmente? lo habremos dejado correr demasiado y lo habremos dejado todo por supuesto con demasiada facilidad? son preguntas que me hago constantemente y mas todavía desde que empecé a leer el libro de Sylvia (a la cual jamás tendré bastante para agradecerle el facilitarme abrir mi manera de pensar y ver las cosas de una manera muy diferente a como lo veía hasta ahora)
    Yo tengo 36 años, mi chica tiene 30 y desde hace un año y medio que nos fuimos a vivir juntos, nuestras relaciones íntimas han pasado a ser prácticamente nulas (1 al mes o menos) aunque lo peor de todo no es la frecuencia sino la “calidad”, han pasado de ser espontáneas e imaginativas a ser “sexo programado”, es decir, nos “toca” el domingo por la tarde en el mismo sitio y con el mismo guión.
    Llevo dos meses intentando que esto cambie y lo único que he conseguido de mi pareja ha sido un “es que ya no es como antes” y no la saco de ahí.
    Incluso le he pedido por favor que empiece a leer el libro de Sylvia, para que se de cuenta que lo que a ella le pasa es algo totalmente normal y lo mejor de todo ¡¡ que tiene fácil remedio !! incluso le he propuesto ir a un terapeuta para que nos ayude a reconducir todo esto a buen puerto, y la única respuesta que escucho es “a mi nadie me tiene que decir lo que tengo que hacer”
    Como la saco de esa cerrazón, como consigo que intente querer cambiar las cosas, que mejoren?
    Se que por “calidad” no es, ya que ella me lo ha confesado una y mil veces, conmigo en la cama disfruta como una loca (va a sonar a “macho man” pero ella me ha asegurado que mínimo alcanza el clímax 6 veces cada vez que lo hacemos) entonces….. cual es el problema?? No lo entiendo!!! como puede no querer disfrutar mas veces? como no quiere que todo “vuelva a ser como antes”? y claro, uno se come la cabeza y se autoinculpa, se juzga y se declara culpable automáticamente.
    Estoy solo o le pasa esto a mas gente?

    1. sylvia dice:

      Había comenzado a responderte y se ha borrado. Creo que mi inconsciente ha velado por mi y me ha hecho pulsar la tecla adecuada. Estaba enfadada y se notaba en lo que había escrito. Chispas, sapos… ¡muy negativa! Coño, es que tengo mi corazoncito y este tipo de comentarios me cuestan mucho; me joden, a qué negarlo. Se supone que se quieren, ¿no? Pues qué puñetas está pasando, cómo es posible que se hagan esto, otros que han caído en la trampa… ¡JODER! Y ya está: ¡cabreo al cuadrado!

      Has leído “Deseo” y sabes, lo dices, que hay salida a ese desencuentro, pero si no lo quiere afrontar… ¿qué puedes hacer? Quizás al ser hombre te has saltado el capítulo 3. Cometí un error (lo siento porque a ti te ha perjudicado fijo) al no advertir que vosotros, aunque no fuera vuestro problema -evidentemente, no es el tuyo- debíais leerlo, porque la forma de encarar la cerrazón de la pareja a hablar del problema/afrontar está explicado, en gran parte, allí. Léelo… sáltate el trozo que aborda las razones por las que un hombre deja de desear, pero fíjate en lo que le explico a la lectora que ha de hacer cuando él se cierra en banda. ¡Y ves a por todas!

      No seas conformista. Espera que el comportamiento de quien te dice te amo esté a la altura de sus palabras. No te conformes con menos.

      Pinceladas finales:
      – Es verdad que nadie tiene que decirle lo que tiene que hacer, pero también creo que no logra nada poniéndose a la defensiva. Quizás ni siquiera se haya dado cuenta de su actitud. ¿Y si se lo intentaras hacer ver?
      – Tú no tienes que hacer que vuelva a ser como antes, si acaso lo tenéis que hacer los dos. Esto es un juego a dos, no uno tira del carro y el otro se acomoda.

      ¿Sabes una cosa? A veces el problema está en quien no se da cuenta de que tiene derecho a ser amado. Piénsalo. Si crees que te lo mereces…

      No quiero causar(te) dolor, no sé todas las respuestas. Sólo intento ponerme en tu piel. Humana. Como tú.

      1. Al dice:

        Gracias por tu respuesta Sylvia.
        No es que me haya saltado el tercer capítulo, estoy precisamente inmerso en él.

        Si, si le he intentado hacer ver en varias ocasiones que ella es la primera perjudicada poniéndose en esos términos, cerrándose en banda y no dejando que podamos mejorar las cosas, pero me estampo contra un muro en el que hay un gran cartel que pone “es lo que hay”.

        Más de una vez me he planteado si tengo derecho a ser amado de esas maneras o no, de echo me lo planteo cada noche cuando nos metemos en la cama y acabamos dándonos la espalda y la respuesta es NO, está claro, pero también pienso en que ella también tiene derecho a ser amada y la respuesta es SI, la quiero con locura, llámame iluso, idiota o loco, pero la quiero.

        Lo que está claro es que hablamos dos lenguajes diferentes, cuando yo hablo de relaciones sexuales con ella hablo de sentimientos, de pareja, de compenetración, para ella en cambio, hablar de sexo es hablar de cosas sucias, de sometimiento masculino y de aquí mando yo (si, y sólo tiene 30 años, alucinante, es lo que tiene haber tenido una madre que la educó sexualmente igual que su abuela la educó a ella, tu tienes un “coño” (y perdón por la expresión) y gracias a eso, administrándolo vas a tener a tu chico debajo de tu zapatilla. Y claro…. así van las cosas…

        Terminaré el tercer capítulo de tu libro y veré como puedo aplicarlo.
        Gracias de nuevo Sylvia!

        1. sylvia dice:

          ¿Estás diciendo que el tema no es de cama sino de su forma de (mal)ver su relación con los hombres? La de mujeres que llevan metido entre ceja y ceja e inconscientemente que estáis en este mundo para jorobarnos y que hay que andarse con ojos… yo tb tengo épocas de esas, para qué negarlo. Quizás por eso se pone a la defensiva.
          Pero eso no quita que te hagas tu sentada (te mereces ser escuchado) y le expongas todo eso que dices (tu penúltimo párrafo, eso es lo que has de intentar exponer)… y pidas un esfuerzo en común para que acerquéis posiciones. Utilizando lso consejos de cómo comnicarse para lograr traspasar el mensaje (Cap.1) y apelando a su corazoncito (chico, hay que tener mucha mano izquierda, ya sabes lo que digo en DSO).
          Y no pierdas de vista tus derechos y que los límites que estás dispuesto a aceptar los pones tú. Te recuerdo lo de acción-reacción, las ganancias ocultas, la intención positiva (todo cap. 1)!!!
          Juega tus cartas, lo mejor que puedas, pero juégalas. No dejes que esto se enquiste, porque hoy lo llevas bien, el amor lo puede todo… momentáneamente.
          Bueno, vaya parrafada. En fin, eso es lo que haría yo, que no soy ni experta, ni clarividente, ni infalible. Lo que sí tengo cada día más claro es que llega un punto en esta vida en que no hay que excusar al otro. Es lo que te escribí: Espera que el comportamiento de quien te dice te amo esté a la altura de sus palabras.
          Lo expuse en DSO: si renuncias a lo que crees merecerte, omite las quejas. (Conste que no te lo estoy diciendo a ti. Te lo diré si dentro de un tiempo sigues igual!!!)
          Un besote

          1. Lucas dice:

            “si renuncias a lo que crees merecerte, omite las quejas” esta frase se merece un monumento.

            Sin querer meter el dedo en la llaga, el sexo es vuestro único problema? Permiteme dudarlo. Por cierto, volvemos a la carga con mezclar sexo y amor, NO ES LO MISMO. Si pretendes convivir con alguien sólo por como folla o como cocina lo llevas crudo, pero si lo que pretendes es hacerlo con alguien que no te gusta como lo hace, lo llevás realmente jodido.

        2. MaRioSe dice:

          Qué dificil saber qué decir para ayudar, ponerse en la piel del otro y acertar.
          … y qué egoistas nos hacemos, a veces, con los años, nos acomodamos y nos equivocamos tanto porque no nos ponemos en el pellejo del otro, al creernos que tenemos el poder (sexual, etc) y es toda una equivocación. Como esa plantita que si dejamos de regar, se va marchitando y secando, que necesita abono, mimos, cuidados, pues lo mismo.

  6. Barí30 dice:

    ¿Por qué no ha de ser importante el interior? Acabo de entrar a leer este blog y bueno estoy de acuerdo en ciertas cosas pero he leído una en concreto que no me ha parecido del todo cierta con respecto al comentario de Alejandra y su pregunta: Que no podemos conectar con nuestra voz interna? A lo que Sylvia comenta: Y eso de “si conectáramos con nuestra voz interna”… Igual nos convertíamos en Budas sin sexo.

    Qué tiene que ver conectar con el interior con el convertirse en un “buda” sin sexo? Qué ocurre, que si una persona se acerca más a lo profundo, a lo espiritual no puede experimentar un sexo satisfactorio? Me gustaría una explicación al respecto, la verdad.

    Creo que cuestionarse el interior, dar respuesta a preguntas que desde dentro surgen daría la llave a muchas de las dudas y miedos que nos surgen en cualquier aspecto de la vida.
    No es trabajo fácil hacer una introspección hacia lo más profundo de nosotros porque estamos llenos de “vergüenza y miedo” y esa vergüenza y miedo se ven claramente reflejadas en nuestras relaciones de pareja. Cargamos con muchas heridas que las llevamos en la mochila de nuestro día a día. Lo que se trata, en mi opinión es de intentar liberalizarse de ellas, con amor, comprensión y aceptación y tal vez así consigamos conectar sexualmente con nuestro compañero o compañera de viaje.

    Que conste que es una mera opinión.

    Un saludo

    1. sylvia dice:

      Bari30… era una broma. Y si sigues leyendo, creo que queda claro. Y se admite la crítica!!! De hecho, en “Deseo” hablo del miedo y de cómo nos corta y nos hace ser niños en las relaciones, manipular al otro… y recomiendo un libro que igual conoces o tal vez te gustaría leer: “De la codependencia a la libertad (Cara a cara con el miedo)” del psiquiatra y maestro espiritual Krishnananda. Un abrazo y gracias por llamarme al orden. Necesito que me lean la cartlla de vez en cuando. Me dicen demasiadas cosas bonitas y corro el peligro de torcerme. 🙂

      1. bari30 dice:

        Hola Sylvia, gracias por tu aprobación y tu respuesta casi inmediata a mi opinión. He tenido la oportunidad de leer de la Codependendia a la libertad como tb de la Confianza ficticia a la confianza real de Krishnananda y tb otros autores que tratan nuestro niño interior como a John Bradshaw, pero aún así es difícil llegar a lo más profundo de uno mismo, se necesita de un trabajo de Doctorado por lo menos, mucha consciencia, mucha paciencia e infinito amor, en ello estamos, jeje¡¡  Un placer conocer tu espacio y tal vez en un futuro tus libros, aunque si mal no recuerdo hace algunos años leí Tu sexo es tuyo, bueno le robaba algunos pasajes del libro a mi ex mientras yo subía antes a dormir y él se quedaba en el sofá….vamos lo que se comentaba más arriba, jajaja¡¡ Un saludo

        1. sylvia dice:

          Tb he leído a Bradshaw, de hecho, creo que fue el primero que leí, era una adolescente, y me marcó muchísimo. Y ese de Krishnananda… me lo voy buscando. Seguro que es más interesante que el de Eyaculación Precoz que estoy leyendo ahora. El libro es buenísimo, pero no deja de ser un tema jodidillo. Jajajaja

          Te deseo que encuentres, si aún no existe, a alguien que te haga quedarte en el sofá… a compartir lectura o lo que se tercie.

          1. bari30 dice:

            Hay tanto bueno por leer, ¿verdad? Ya que hablamos de lecturas ésta es fácil de encontrar en la red y la puedas leer en un momento, es de Krish y de Amana, una aportación a una revista ya cerrada Conciencia sin fronteras (una pena) con un contenido precioso http://www.concienciasinfronteras.com/PAGINAS/CONCIENCIA/sombra_amor.htm

            Yo de, de momento, problemas de eyaculación precoz no padezco, jajaja¡¡¡ 🙂

            Un saludo

          2. Lucas dice:

            Algunas de esas paparruchadas he leido, y la verdad, que necesidad tiene la gente de reemplazar un tipo de “religión” por otro, vamos que me da igual Krisnaloquesea, que menos comer cabezas y vender libros chorras y más ser serios y realistas, o como decía mi abuela ‘menos pajaritos y más esfuerzo’

            Nota: los guruses de lo que sea me ponen de mala leche, quien coño se creen que son?

          3. sylvia dice:

            ♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥ Luki, cielo, haz el amor no la guerra!!!
            Fondo musical de all you need is love, tataratata, de Los Beatles.
            No te metas con Krishnananda!!! Es verdad que hay mucho asaltacocos suelto, pero el libro que menciono es una preciosa reflexión acerca de cómo nuestros miedos nos hacen joderla a menudo. Si lo digo así suena mejor???
            ♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥
            Te escribo desde Santiago de Compostela. Hoy en la plaza del Obradoiro casi levito. Ya se me ha pasado, pero ha sido mágico. Mi vida la pretendo dirigir yo. Ni gurus, ni iglesias, ni nadie. Aunque he de decirte que creo que la Iglesia es la única que realmente está haciendo algo por la gente que ya no tiene ni que llevarse a la boca y Caritas merece todo mi respeto. Pero esa es otra historia.

  7. sylvia dice:

    Dándole vueltas a lo que dices…. De entrada, creo que tienes tu parte de razón y sí, seguramente todo va en contra de la relación. Trabajo, las mil cosas que existen en nuestra sociedad de consumo, el ocio, incluso esto que hacemos de compartir nuestras cosas por internet… Hay tantas cosas que nos apartan, pero no puedo evitar plantearme que tal vez sea una excusa… que tal vez lo usamos como excusa para no ver lo que duele ver. Intento explicarme… Lucas, soy ¿jodidamente realista? y me planteo lo siguiente: mucho de eso ya existía al iniciar la relación y aún así el otro era nuestra prioridad. Parábamos el mundo para estar, escuchar, amar al otro. Lo dejábamos todo o al menos lo intentábamos para estar, escuchar, amar al otro. Seamos sinceros: el otro nos interesaba por encima de todo… ¿ahora ya no? Y creo que a esa frase le sobran los introgantes. Está claro.
    En cualquier caso… si creo en lo del tiempo para ambos. por lo menos una escapada al mes, aunque sea de una tarde si es que se tienen hijos. Convivir no es fácil y sin eso nos ahogamos en ese mejunje del que hablas. Pero ese es otro tema.

    1. MaRioSe dice:

      Me encantó esta respuesta… y qué saco de esto? que el sábado será nuestro, bueee….no parte de él. Lo cerraré todo y me dedicaré a él.. ya me las ingeniaré para que así sea. No creo que me cueste mucho, porque está siempre dispuesto, pero lo que no se imagina es lo que le espera… no será sólo sexual, sino además intentaré que sea más sensual… a lo mejor lo consigo. 🙂
      Gracias por las reflexiones, yo creo que ellos se rallan menos que nosotras.

  8. Lucas dice:

    Buenas, hay una cosa que me ha llamado la atención, el estress y el trabajo. En situaciones que he conocido el mayor enemigo de la relación de pareja, ya no del sexo exclusivamente es el resto de la vida.

    Más frecuentemente de lo que parece las personas, ellas y ellos, tienen cien mil cosas en la cabeza y las prioridades son distintas, mientras que a uno le gustaría charlar sobre sexo a otro le preocupa que demonios va a presentar al día siguiente en la reunión del comité, etc..

    Esto lleva en general a que las ofertas de acercamiento se interpreten como agresiones o recriminaciones, es que no me haces caso, es que no quieres estar conmigo, es que no ….

    Algunas veces la solución pasa por tener un break para los dos, sin interrupciones externas, no es fácil pero es posible.

    También sé, que cambiar la forma de actuar de la gente es muy jodido y que al final puede cambiar por un tiempo, pero sino se mantiene es mejor pasar hoja y seguir con otro libro.

    1. alejandra dice:

      Tal cual… algo así me estoy planteando, un break en la vida cotidiana… un fin de semana aunque sea de reclusión y dialogo, acercamiento, comunicación…

  9. sylvia dice:

    Ana, es verdad que nos cuesta y nos duele y rompe por dentro plantearnos que algo en lo que hemos invertido ilusión, tiempo, amor, esfuerzo… no es cómo esperábamos. Pero creo que llega un punto en que uno tiene que decidir si eso es lo que espera de una relación… y si no lo es, ponerse un límite, decir hasta aquí aguanto, ni un milímetro más. Ahora que he rescatado tu email y has dado pistas… creo que realmente has de esperar que lgo más de él. Tienes derecho a pedirle a alguien que dice amarte algo más de interés en solventar eso que a ti te quema. Tienes derecho. Lo otro es falta de respeto.
    Si él se da cuenta de que trazas la raya, igual reacciona y decide tomar cartas en el asunto. Quizás tenga un problema que le haga ser tan poco activo y tema reconocerlo, quizás hay otra razón, pero sea como sea ¿no crees que te mereces una explicación, una reacción, algo? Y si no, no tengas miedo. Nadie debería conformarse con lo que no cree merecerse.
    Y conste que esto, como todo lo que escribo aquí, lo digo como amiga. No soy quien para decidir por ti. No tengo a respuesta a todas las preguntas. Sólo me pongo en tus zapatos y pienso qué haría yo.

    1. alejandra dice:

      Un apunte;
      He logrado un compromiso previo a trabajar ambos con la base de tu libro Sylvia… aún no lanzo campanas, pero creo que esta vez estamos ambos comprometidos… quizás le hayamos visto las orejas al lobo. Gracias mi niña!

      1. sylvia dice:

        A mi no me des las gracias. Quien habla con él, quien le hace ver la necesidad de hacer algo, eres tú. Tal vez este post te haya espoleado un poquito y ya no te digo los comentarios de los demás (tanto Jesús, que ha compartido y comparte penas, la reacción de Ana o el comentario de Lucas (3 de junio), que está claro que te ha dado una idea…), pero está claro que los pasos los das tú. Que no decaiga… y no dejes pasar lo del break de Lucas.

  10. Ana dice:

    Muchas gracias por vuestras opiniones, tenéis mucha razón en todo lo que comentáis. Me ha aliviado saber que lo que me ocurre a mí le pasa a más gente, así no me siento tan extraña.
    Después de mucho tiempo de pensar y meditar he llegado a una conclusión: la persona que tengo a mi lado es así y no la voy a cambiar, y no lo digo porque sea una persona negativa, sino porque he probado muchas cosas para que cambiara la situación antes de llegar a este punto.
    Así es que ahora la pelota la tengo yo en mi campo. Seré yo la que tenga que decidir si quiero estar toda la vida lamentándome por lo que tengo o ser valiente y seguir caminando sola.

    Es una cuestión de valentía, de enfrentarme a ese miedo al cambio, a lo que vendrá después… pero, sabes lo que digo? que ya estoy cansada de tener miedo.

    Un beso muy fuerte y un abrazo a todos!

  11. Jesus dice:

    Paciencia …. paciencia … ciencia … cia … cia …
    Cuanto sentir en vuestras palabras ….
    Nos encontraremos… porque nos buscamos y nos queremos….
    Yo os mando ya mismo desde aquí un abrazo grande y sincero a vosotras post-compañeras y maestras.

    1. Alejandra dice:

      je… Buen recurso.. paciencia.. cia,cia,cia….
      Otro abrazo pa tí Jesús.
      Sabes? A veces es fácil el recurso de “mal de muchos” pero… a que las cosas compartidas pesan menos? P por lo menos uno no se siente tan “bicho raro”…

      1. Jesus dice:

        Desde luego Alejandra, perdón por la tardanza, no había leído hasta hoy tu respuesta. Tienes toda la razón. En dosis razonables, como casi todo en esta vida, el apoyo y comprensión mutuas nos hace más fuertes. O mejor dicho: más humanos.
        La empatía bien desarrollada cambiaría el mundo en dos días. Sería una autentica revolución.
        De momento aquí, en esta casa de Sylvia, se respira mucha y de la buena.
        BES@S

        1. Jesus dice:

          Me olvidaba. Si no habeis visto Los Chicos estan bien, os ruego que la busqueis como sea y disfruteis de una joya de película. “La pareja es una puta gran maratón. Es la Gran Maraton de nuestras vidas, es jodidamente mucho más dura que cualquier otra carrera …” En fin, no recuerdo el diálogo exacto pero algo así es lo que suelta el personaje de Juliane Moore delante de su familia. Un momentazo.

  12. sylvia dice:

    Ese “follamos” -en vez de hacer el amor- ya es un paso hacia delante en dejar de ser buena y servil!!!
    Y eso de “si conectáramos con nuestra voz interna”… Igual nos convertíamos en Budas sin sexo. No thanks!!!
    Sonríe mujer.

    1. Alejandra dice:

      je….hoy nos levantamos con otro humor! 🙂

      Pues yo uso follar,en realidad, me suena cursilón eso de hacer el amor..no lo puedo evitar!

  13. sylvia dice:

    Alejandra… Lloro o río? Pero tienes tu razón.
    Son las jodidas ironías de la vida.

    Solo quiero que me quieras.
    Solo quiero que me quieras.
    ¿Tanto cuesta de entender?
    Es para darse de ostias contra la pared. Todos gritamos: quiéreme, quiéreme. Cada uno de una forma distinta.
    Y el otro percibe en ese grito lo contrario. Lo oye como una queja, una exigencia, una agresión.
    Nos cuesta tanto entendernos. Le quieres, te quiere, pero…
    A veces, nos sentimos tremendamente solos en compañía. Quién no lo ha sentido?

    Me duele el alma. Literalmente. Mi corazón me duele. Lleva días doliéndome. ¿Qué coño me estará intentando decir?

    Alejandra, algún día nos daremos ese abrazo que hace años nos debemos.

    1. Alejandra dice:

      Pues claro que nos daremos ese abrazo! No lo dudes,aquí o allí, pero sucederá! Y será como si nos conociéramos de siempre.

      Me emocionó mucho este post que me has dejado.
      Será que son tantas las heridas que traemos en nuestras mochilas vitales,que nos sentimos así?

      Será que lo que uno desea,se confunde en el otro como demanda o exigencia?

      Será que nos han enseñado que pedir no está bien? Y será también que nos han educado para ser “serviles” entonces no nos atrevemos a manifestar lo que queremos?

      Será que somos tan repres,que no podemos siquiera relajarnos y descojonarnos cuando hacemos el amor ( o follamos,vamos)…

      Me siento como tu, pero a eso le sumo “la culpabilidad” de sentir eso, ante alguien a quien amo respeto y admiro enormemente.

      Me siento confusa,como tantas personas que en estos tiempos de tanta chifladura,parece que vamos dando bandazos por los afectos,por no poder conectar con nosotros mismos..

      Será eso?
      Que no podemos conectar con nuestra voz interna?

  14. Jesus dice:

    Hola amig@s
    La verdad es que si no he dado antes mi parecer es porque sinceramente no sabía que consejo dar ni que opinar. Ya que como vosotras me siento en la misma situación. (Sylvia, por favor, no nos cierres el chiringuito que no hay otro igual en toda la Galaxia. ¡¡¡Eres única!!! )
    A menudo me da la impresión que ella y yo viajamos en diferentes frecuencias herzianas y que para más dificultad a la hora de compatibilizarlas, se repelen la una a la otra. Yo estoy a la espera de que mi chica comience a leer Deseo (bajo petición mía, si yo no se lo digo ella difícilmente lo leería) y se le abra la mente y las posibilidades como me pasó a mí. Ojalá. De momento la sobrecarga de trabajo no le deja tiempo para coger el libro y yo espero impaciente …. a veces incluso me siento furioso y le achaco su falta de curiosidad e interés para que no coja el libro. Pero he de reconocer que en esta ocasión es verdad que el trabajo le tiene bastante agobiada.
    Ana, lo unico que se me ocurre es que suscribo a 200 por 100 las primeras frases de Sylvia. A veces damos por sentado que nuestra pareja capta nuestras ideas cuando en realidad no se las hemos comunicado con claridad. Damos por sentado esto o lo otro y partir de este error de base nos hacemos una enorme bola de angustias, reproches y sinsabores. Así que borrón y cuenta nueva. Parte de cero y céntrate únicamente en esta primera tarea de saber transmitir tus deseos y sentimientos.
    Suerte. Besos.

    1. Alejandra dice:

      Jesús, para darle un toque de ligereza, casi te diría que tu chica,debe ser mi chico y viceversa por la similitud que encuentro en ambos post.
      Me he propuesto, intentar al menos, no ser demasiado exigente (o parecerlo), que no sienta que lo examino, ni lo indago, pero, hacerle saber, entender y sentir, que para mi, este tipo de diálogos, lecturas, y acercamientos es esencial para sintonizar nuestro deseo.

  15. Alejandra dice:

    Me olvido de un dato,muy importante,importantísimo..
    amo a mi pareja, por encima de todo,y quizás por eso,esto me tiene tan mal…

  16. Alejandra dice:

    En realidad me siento totalmente identificada con el planteo de Ana, porque me pasa algo parecido.
    No tengo idea de cómo se deshace la madeja, supongo que será poner un poco de parte y parte.
    Yo necesito cosas,que mi pareja,(aparentemente) no, entonces,si no recibo,ese estímulo,pues mi libido baja.
    No es tan lineal como lo expongo,pero,hay cosas que se han hablado no una sino cientos de veces,y aún no hemos resuelto.

    Él necesita un contacto más físico, y yo más emocional e intelectual,para sentirme empáticamente cercana. Yo no resuelvo todo con un “aquí te pillo aquí te mato” salvo,en algún momento en que ambos estemos de acuerdo.

    NO sé si me explico,porque este tema me tiene confundida,esa es la verdad.

    Digamos,que necesitamos estímulos diferentes,y como ninguno,los inicia,porque es como el cuento de la pescadilla que se muerde la cola, caemos,en una especie de letargo rutinario.

    A mi ,por ejemplo me encanta hablar con él de sexo,de las cosas que me gustan, de mis fantasías,etc..pero,él es un tío llano, no se plantea tantas cosas,y no tiene problemas con su deseo,porque de alguna forma su deseo es más lineal que el mío.
    Entonces se produce el desencuentro,cuando yo intento que “juegue” conmigo,porque no tiene imaginación, se cohibe, se corta, y se va todo al carajo,hablando en plata.

    Este es uno de los muchos ejemplos que podría poner,aunque me hago cargo de toda la parte que me toca a mi, ya que esto me hace ser,poco afectuosa,poco física…

    Ahora,por ejemplo,que estoy leyendo tu libro, siento que le has puesto voz a mi pensamiento, y le he intentado explicar,que me encantaría que él participara en la lectura,cuando tuviera ganas,que trabajáramos juntos etc…sin presión,sin apuro…
    Él está muy estresado por el curro,con lo cual,tampoco es que tenga demasiadas ganas de florituras,y como dice Ana,tampoco ve demasiado problema, salvo mi bajada abrupta de deseo ( cosa,que es cierta).

    En fin,que estoy aquí destripando mi relación,y no sé si algo de lo que digo le sirve a Ana..

    Creo que corren tiempos muy difíciles para todos,pero,como dice Sylvia,soy una irredenta ilusa….y quiero pensar que es posible remontar la historia..aunque hayan pasado ya 30 años que estamos juntos.

  17. Ana dice:

    ¿Qué ocurre cuando no se termina de estar del todo contenta con tus relaciones sexuales, y por mucho que hables con tu pareja ésta no pone demasiado de su parte? Entonces, ¿qué se hace?. Es un tema complicado, sobre todo cuando una de las partes no ve ningún problema.

    1. sylvia dice:

      Creo que a Ana le gustaría leer otras opiniones. El objetivo es que todos podamos compartir, ayudarnos, apoyarnos los unos a los otros… El día que deje de creer en ello, cierro este local. ¿Alguien quiere decirle algo a Ana? ¿Qué harías tú si estuvieras en su piel?

      Empezaré por hacerlo yo.
      A veces creemos que comunicamos lo que queremos decir, pero por algún motivo el otro no lo capta. Generalmente, la forma de decir las cosas es tan o más importante que lo que decimos, tenlo en cuenta. Si cuando abordas la cuestión, le suena a queja (aunque tú no te estés quejando), se cerrará en banda, o sea que plantéate cómo sacas la cuestión, cómo la expones… Igual eso ya te ayuda a avanzar. Por cierto, hace unos días sugerí un libro que ayudaba a comunicarse, lo encuentras en la pestaña sugerencias si es que te interesa: es el de Gottman, uno de mis ídolos. También sé que eres lectora de Tu sexo es tuyo (me acuerdo de ti: el email -original- es la pista), o sea que si aún tienes el libro (espero que no lo hayas dado: tarde o temprano se vuelve a él como es el caso), te recuerdo que en el capítulo 5 tienes una sección que habla sobre cómo hablar de sexo con tu pareja. Rescata, lee y aplica.

      Dicho esto, supongo que estarás de acuerdo en que toda acción genera una reacción (incluso lo es una no reacción). Otra cosa es que queramos o nos cueste reconocerla. ¿Estamos? En este caso, la reacción a tu modo de ver es: no pone demasiado de su parte. Si estás segura de que el mensaje ha sido captado y que esa es su respuesta, eres tú quien se ha de plantear si te conviene seguir en esa relación… en esas condiciones. Y has de hacérselo saber. No en plan ultimátum, eso se deja para cuando realmente ves que no hay nada que hacer y que si no cambia lo vas a dejar de verdad. Pero ahora toca exponerle que eso no es suficiente y que quieres ponga algo más de su parte. ¿Puedes detallarle el qué?

      No me extiendo más, porque no sé cuál es el problema que hace que no estés del todo contenta. ¿Quieres darnos una pista? Igual con eso logramos dar algún paso en positivo.

      Sea como sea, creo que es importante que entiendas que él está en su derecho a no poner demasiado de su parte, pero tú estás en tu derecho a decidir que no vas a aceptarlo.

      Todos tenemos derechos. No sólo hemos de aguantar o esperar un milagro.

    2. MaRioSe dice:

      Ana… ¿qué te falta en esa relación sexual? ¿Cómo te gustaría que fuera? en qué falla tu chico? Díselo, sin ruidos de fondos, cara a cara, de forma suave, sin recriminar, para que no se ponga a la defensiva, al revés, para que consigas lo que quieres. Si se lo echas en cara, por instinto se defenderá… y lo que quieres es pasión, no palabras ¿verdad? pues al lio! jejeje…! suerte!

  18. alejandra dice:

    Gracias,
    Este post me encanta…
    Me lo releeré mucho, mucho… A veces me bloquea el pensar tanto y me cuesta dejarme llevar, porque entro en mi propia exigencia… ¡y ahí se pincha todo!

Deja un comentario

Los campos obligatorios están marcados con